Reflexiones sobre la grada (1): la chavalería

Recuerdo ávidamente cómo hora y media antes de empezar los partidos, allá por los 80 y 90, cientos de chavales se agolpaban en las puertas 11, 14 y 17 de la grada sur. Previamente, el viernes anterior, las colas en las taquillas ardían de grupos de niños y adolescentes ansiosos por conseguir las preciadas entradas de menor de 14 para el gallinero. ¿Por qué? Pues porque costaban 4 duros y se lo podían permitir. Si no, siempre podías pillar invitaciones para ir al del Bilbao Athletic, pero no era lo mismo.

Los que teníamos abonos de temporada recordaremos el año 97 como un año de aciago. Con la excusa de los asientos, se duplicó el precio. El de menor de 18, que costaba 16.000 pesetas de la época, pasó a costar más de 30.000. El de mayores, el doble. Como comprenderán, era demasiado para el bolsillo de muchos obreros, parados, estudiantes o adolescentes. El éxodo fue de libro. Recuerdo especialmente la cantidad de asientos blancos que se veían en la grada norte. Gente que llevaba toda la vida ahí, desapareció de un plumazo, y con ella, la diversidad social del club. Para empeorar las cosas, el precio de las entradas también se duplicó, lógicamente.

Bengalas fondo sur

La mayoría de la gente siguió entrando con el abono de menor de 18 (que acabó costando 360 euros por temporada), a pesar de superar ampliamente la edad. Años después de esto, tras ver la huida en masa, algún presidente quiso poner un parche con la Harrobi Txartela, que hay que decir que se notó.

¿Cuál es la situación de hoy? Sólo hay que echar un ojo a los alrededores del campo. Los menores de 25 son difíciles de ver, a no ser que sus padres les hayan hecho socios, y para eso, hay que tener mucha pasta. Sólo hay 2 sectores en San Mamés algo más asequibles, y entre las 2 no llegan a los 1.500 asientos y están llenas de socios.

Con estas condiciones, ¿volveremos a ver cuadrillas de chavales peléandose por entradas en las taquillas? ¿Volveremos a ver caras llenas de ilusión mientras se dejan la voz animando y gritando de pie? ¿Tendremos relevo generacional que asegure el futuro?

Nuestro objetivo es claro, queremos volver a ver hordas de niños y chavales en San Mamés de todas las clases sociales. Pero nos haría especial ilusión que fueran de clase obrera, porque eso significaría que el Athletic por fin se ha bajado de la nube para ver la realidad social y laboral de su entorno y su masa social.

Grada Sur años 90

HERRI HARMAILA DUINA NAHI DUGU

#HarmailaDuina #HarmailaDuina #HarmailaDuina #HarmailaDuina

#HarmailaDuina #HarmailaDuina #HarmailaDuina #HarmailaDuina

 

Anuncios