Rugby VS Fútbol

* Colaboración de Ángel Lluis Carrillo Pujol, del blog Placaje Alto

Durante la final de este año de la Heineken Cup, uno de los mejores jugadores del mundo, Bryan Habana simuló una falta para que expulsaran a un rival, una acción poco vista en el mundo del rugby, inaudita.

Tras esta jugada Habana pidió disculpas, los periodistas de todo el mundo oval lo pusieron a caldo, muchos jugadores también, es una leyenda, no puede comportarse así, para mí lo mejor es que le hubieran sancionado unos cuatro meses, se perdía el Cuatro Naciones del Hemisferio Sur y así aprendían todos la lección. Juega a rugby, no nos toques las pelotas.

No puedo imaginar que aquí los periodistas del “Mundo Deportivo” pongan a parir a Messi por marcarse un piscinazo o a los de “Marca” criticando a Cristiano Ronaldo por simular una falta.  Y las trampas existen, cada jornada que hay fútbol podemos encontrar ejemplos, y no pocos.  Un vídeo para refrescar la memoria de los olvidadizos.

Tras cientos de partidos ovales que he visto era la primera vez que presenciaba algo así, se me removieron las tripas, ¿qué estaba ocurriendo?  ¿Llegaba la filosofía del fútbol al rugby?  Victoria a cualquier precio, pagar cualquier precio por la victoria, aunque sea hundiendo en el fango los valores que distinguen este deporte, honestidad, lucha, deportividad, no rendirse, respeto al rival -si no hay un contrincante no se puede jugar-, épica -la historia no se escribe contando a tus nietos como Neymar simuló un penalty o la picardía de Pepe cuando consiguió que expulsaran a dos rivales, la historia la escriben los ucranianos que jugaron contra los nazis, ganaron y perdieron la vida, Uruguay ganando el Mundial de Brasil en Maracaná contra los anfitriones, la Holanda de Cruyff, George Best con sus copas de más y sus aforismos:

“Gasté un montón de dinero en coches, mujeres y alcohol. El resto simplemente lo malgasté”, “En 1969 dejé las mujeres y la bebida, pero fueron los peores veinte minutos de mi vida”, “Hace años dije que si me daban a elegir entre marcar un golazo al Liverpool o acostarme con Miss Mundo iba a tener una difícil elección. Afortunadamente, he tenido la oportunidad de hacer ambas cosas”, “Si yo hubiera nacido feo, ustedes no habrían oído hablar de Pelé”, “Tenía una casa al borde del mar, pero para ir a la playa había que pasar por delante de un bar. Nunca me bañé”.

Esto es historia, esto es divertido, pero, ¿qué se contará ahora?  Como Cristiano Ronaldo se sacó la camiseta para enseñar músculos cuando metió el cuarto gol de penalty en la final de Champions, que por cierto, jugó como el culo.  Eso es lo que tenemos ahora en el deporte Rey, en lo que ha quedado, por no hablar de algunos periodistas que viven del fútbol, no para, si no de.

Manu Carreño:

“La verdad es que no tengo ni idea de la actuación que puede hacer Australia en el Mundial de Brasil. Antes de viajar tendré que preguntar a Maldini para que me diga que aborígenes ahí allí que sean unos cracks. Todavía no he visto ningún partido suyo, pero dudo mucho que a España le ponga demasiadas complicaciones”.

Y en el mundo del rugby luchamos contra esto, todos ponemos nuestro granito de arena, escribiendo un artículo como este, comentándolo en una tertulia de bar, con unos amigos, escribiendo comentarios en páginas o foros de rugby, luchando con nuestras pequeñas armas, pero eso es el rugby, luchar y no rendirse, levantarse tras caer, una y otra vez, como canta la gente de Munster:

“Stan’ up an’ fight until you hear de bell,

Stan’ toe to toe, trade blow fer blow,

Keep punchin’ till you make yer punches tell,

Show dat crowd watcher know!

Until you hear dat bell, dat final bell,

Stan, up an’ fight like hell!”

El profesionalismo del rugby nos puede llevar por este camino, pero todavía andamos lejos, el presupuesto del club más rico del Planeta Oval es Toulon, con un presupuesto de 30 millones de euros, a una distancia considerable del mayor presupuesto del mundo del fútbol, Real Madrid con 550 millones de euros.  Pero no debemos ni podemos bajar la guardia.

Y este tema no me preocupa solo a mi o a cuatro más que disfrutamos del rugby, es un tema que todos conocen y muchos comparten, entre ellos los profesionales.  Para terminar os dejo este par de vídeos, como un par de árbitros hablan a los jugadores dándoles un mensaje claro, “Esto No Es Fútbol.”

Anuncios