Ertzaintza, un cuerpo de Champions…

Seguramente no muchos hinchas del Athletic sean conscientes de la situación que se dio el miércoles en los alrededores de San Mamés y del peligro que corrieron. Pues bien, por ser breves, entre lo que hemos visto y lo que nos han contado, nos hacemos una idea del nivel de inteligencia que habita los despachos de las comisarías de la Ertzaintza que llevan la seguridad en los partidos europeos.

Como no nos metemos donde no nos llaman y no es nuestro ámbito, no haremos una crónica de las partidas de ajedrez entre ultras o hooligans, eso queda entre los implicados. Sin embargo, como la seguridad de los aficionados, digamos “normales”, es competencia del cuerpo de policía pagado por todos los ciudadanos, entre ellos nosotros, vamos a comentar la graciosa actuación, una vez más en la cumbre, de los men in black and red de la CAV.

Parece ser que, a pesar de los desmentidos de la Consejería de Seguridad en medios de masas, un grupo de 30 ultras napolitanos con pocas ganas de visitar el Guggenheim y con algunos artilugios en las manos, se paseó buscando a Wally por los alrededores de San Mamés durante 1 hora sin que ningún ertzaina, municipal o similar les preguntara quiénes eran o qué hacían por ahí, por si no era suficientemente obvio por sus pintas. Tan gracioso fue que tras media hora de paseíllo se quedaron a la espera en el último tramo de la calle Pozas como quien espera un taxi.

Wiggum1

Nos preguntamos qué habría sucedido si en vez de la actitud que mantuvieron, hubieran decidido seguir los pasos de los ultras del PSG y se hubieran puesto a repartir regalos entre los hinchas que por allí estaban. O si hubieran provocado como los aficionados del Anderlecht y hubiera saltado la chispa. Podemos asegurar que la sensación fue de descontrol total. Y es que tras una hora, aparecieron 3 txalainas con gesto de incredulidad, preguntándose, “¿y vosotros de dónde cojones salís?”. Del metro de Indautxu, no te jode.

Todo esto, a escasos 100 metros del campo, mientras el grueso de beltzas con todo el equipo antidisturbios vigilaba a los hinchas del Athletic que esperaban al autobús del equipo. Y es que ya sabemos que la labor preventiva no es uno de sus fuertes. El protocolo de Lakua es más bien tendente a resolver a guantazos las situaciones cuando éstas ya han estallado, normalmente contra la parroquia local.

wiggum2

Empezamos bien la temporada en esta materia. Se suponía que uno de los actos de justicia con Iñigo Cabacas sería asegurarse de que una actuación así no volvería a repetirse y se haría lo necesario para establecer unos protocolos preventivos correctos. Podemos decir que están en la sartén los mismos ingredientes que provocaron su asesinato y que nadie en Lakua ha sacado ninguna conclusión de lo que pasó aquella noche.

¿Quizá la solución pasaría por exigir un poco más en el psicotécnico del acceso a Arkaute? ¿Una asignatura de sentido común? No lo sabemos, pero mientras esperamos a que los ciclados chicos de negro hagan su trabajo, nos vamos matriculando en un gimnasio.

 

Anuncios

Athletic-Napoli: Kontrakronikie.

Zelai berria bere osotasunean estreinatu eta Txanpionzeko ligaxkan sartu, dena bat. Mundu erdia, hots Bilbo, pozarren ibiliko da zakilak (eta aluak) lagunartean miazkatzen, Aduriz dela, zelaia gora, giroa behera. Bularra alkandoran ezin kabiturik dabiltzan horiek seguraski mutu asko ibiliko ziren Napolik bigarren zatiko lehen minutuan huts eta batekoa sartu eta gutxira.

Momentu txarretan, 0-1 horrekin  erakutsi behar zen zalegoaren handitasuna, ahotik ateratzen zaigunaren mailan egoteko bederen. Eskerrak golak eragin handiagoa izan zuen zalentuengan taldearengan baino. Tribuna mutu zebilen, hegoaldeko animazio harmaileko gehiengoa eserita bizpahiru taldetxo salbu (bitartean iparraldeko goiko tribunan bazegoen jendea zutik, antza)… eta orduan Napolik bere izaera italiarra inmolatu zuen defentsan egindako bi akats larrirekin. Bata, Athleticek ongi entsaiatutako kornerrean eta, bestea, defentsa eta atezainaren gaizki ulertu batean. Globalizazioaren ajeak izango dira, Italiako talde bati halakoak egiten ikustea ez baita normala.

nap buenaAdurizen lehen golarekin, orduan bai, hasi zen harmaila suspertzen eta hortik aurrera dena izan zen festa, Aida eta bufandak airean. Etxeko nahiz atzerriko kronikek eskeintzen dizkiguten loreek, ordea, ezin dute errealitatea izkutatu. Gabezia handiak ditugu animazio atalean Levanteren aurkako partiduan ikusiko den moduan, eta zelai liluragarri eta polit hau diru publikoarekin eta lan baldintza negargarriekin altxatu izanak inor gutxi asaldatzen du dagoeneko. Autokonplazientzia tristea eta memoria petrala, masarena.  

Amaitzeko, partida amaieran Athleticzale batzuk Napolitarrak txalotu zituzten. Erraza da gisako keinuak irabazterakoan baina, edonola, ultra horiek ez zuten agurrik merezi egunean zehar erakutsi zuten jarrera ikusita.

Mateu La Hez – Athletic: Kontrakronikie

Aste Nagusia geldiarazteko moduko lapurreta herenegun Malagan jazotakoa. Luzapenean Mateu “sigan, sigan” Lahez epaileak Iraizozen burukada ikusgarri bat baliogabetu zuen. Ez zen faltarik, ez jokoz kanporik, ez ezertxo ere ez eta inork ez daki oraindik zergatik ez zuen gola ontzat eman. Litekeena da konpentsazioaren lege ergel hori aplikatu izana. Aurretik Malagaren bi jokalari egotzi zituen, ondo egotzita gainera. Jokalari tontoenaren txapelketarik balego podiumean egongo litzatekeen Duda izan zen zelaia uzten lehena. Muniaini baloikada bat emateko saiakera antzuaren ondoren Txantreakoa bultzatu eta lurrera bota zuen epailearen muturren aurrean. Antunes izan zen bigarren kanporatua atzetik egindako sarrera baten ondotik.

Como aquella película: "El bueno, el malo y el hijouta".

Como aquella película: “El bueno, el malo y el hijouta”.

Iraizozen gol puska baliogabetzea gutxi iruditu eta hurrengo jokaldian gure aldeko penalti argi bat pitatu barik utzi zuen Lahez-ek. Itsua behar horretarako. Athleticek ez zuen atzo punturik atera epaileari sudur puntan jarri ez zitzaiolako. Horregatik, Athleticen zuzendaritza-batzordeak kexa ofizial bat aurkeztu behar du eta egin beharrekoa egin nazkagarri honek Athletici beste partidurik ez zuzentzeko. Otsailerarteko hozkailua merezi du Lahezek eta, akaso, Mundialean ikusi genuen gisako portadaren bat:

doc-401892

Tira, herri honetako prentsa desberdina da. Ostegunean Valverdek Athleticen hamaikakoa irauliko zuela zabaldu zuten ia egunkari guztiek. Azkenean, aldaketa bakarra izan zen: Iraola De Marcosen lekuan. To kazetarien fidegarritasuna! Zelaian ikusitakoaren arabera ganorazko ordezkoren bat merezi dezakeena Gurpegi da. Atzoko penaltia bere akats baten ondoren etorri zen (bigarren akats larria bost egunean) eta jokoz kanpoko marra botatzeko orduan geldo samar ibili zen. Txanponaren beste aldean Muniain izan genuen, joko ofentsibo guztia bere hanketatik pasatu zen.

Eskerrak Napoli datorkigun asteazkenean, Malagaren kontrako partiduaren amorru eta inpotentzia pixakanaka bare dadin.

SSC Napoli – Athletic Club: kontrakronika

Txapeldunen Ligako atariko kanporaketarekin hasi da denboraldia. TVEko esatariaren arabera, ez “el Bilbao” errepikatzen zuen Radomir Anticek, atzoko banakoa emaitza “fantastikoa” da. Guk ez genuke hainbeste esango baina ontzat emango dugu, noski, irabazteko puntuan egon ginen era berean galtzeko aukerak ere izan baikenituen. Iraizozek partidaren azken txanpan sekulako gelditua dugu oraindik gogoan…

San Paolo eta Napoli aurreikusitakoa baino otzanagoak izan ziren eta Athleticek bere nortasuna erakutsi zuen. Italiarrek, edonola, ordena, intentsitatea eta kontraeraso galanta dituzte eta, gutxi balitz, Higuain ere badute, Athletici nola jolastu badakiena. Laporterekin izan zuen ika-mika bat, modu negargarrian plantak egin zituen (iragan madrildarraren isla) eta minutu batzuen buruan Muniainen gola berdindu zuen. Hortik aurrera, aukerak bi taldeentzat, zelai erdia indartzeko Valverderen aldaketak eta ezpatak airean San Mameserako.

NapAth

Kanporaketa pasatu ala ez, atzokoak ere Athleticen gabeziak azaleratu zituen: Balenziagaren joko ofentsiboa, Susaetaren odol eskasia (noiz sartuko du hanka indarrez?), Moranen esperientzia falta…  Ez dira albiste, baina horrek ez du esan nahi behingoz konpondu behar ez direnik. Tira, ea San Mamesek laguntzen duen datorren astean.

Israel, ¡fuera de la UEFA! (2)

enlace a artículo anterior

No diremos nada nuevo si calificamos la situación actual de Palestina como agónica. Gaza, tras semanas de criminales bombardeos, está en estado de emergencia humanitaria absoluta, agravada por el bloqueo total por tierra, mar y aire y la destrucción de infraestructuras como la planta de energía, el puerto o el aeropuerto. En el caso de Cisjordania, las protestas contra la intervención en la Franja se han saldado con varios muertos. Todo ello sumado a los miles de detenidos y torturados, entre ellos, ciudadanos palestinos del propio estado de Israel.

10484521_1448663848732236_2813418429450202554_n

Las protestas en todo el mundo no se han hecho esperar, y en lo que al fútbol y el deporte en general atañe, han sido varias las iniciativas y los incidentes que se han producido. Los grupos de animación de los equipos de baloncesto firmaron un  comunicado conjunto, e hinchadas de todo el mundo han mostrado pancartas de solidaridad con el pueblo palestino, desde Glasgow a Chile pasando por Chicago. Incluso se produjo una invasión de campo por jóvenes árabes en un partido amistoso del Maccabi de Haifa en Lille que acabó en pelea cuando un jugador del Maccabi agredió a uno de ellos, tal es su prepotencia incluso cuando juegan fuera de casa.

Pero de todas las barbaridades que ha cometido el Estado Sionista, como futboleros y en este ámbito, queremos poner el foco en dos crímenes que una vez más quedarán impunes. El primero, el asesinato a sangre fría de Nadir Idris, que recibió un balazo a quemarropa en la parte vieja de la ciudad durante unas protestas contra la operación de Gaza (enlace). Nadir era conocido por ser un acérrimo hincha del Hebron Youth Sports Club, con el que solía viajar a lo largo y ancho de la Cisjordania ocupada para ver los partidos. A su funeral acudieron miles de personas entre las que se encontraban muchos hinchas del equipo cisjordano.

El segundo crimen fue cometido durante los bombardeos en la Franja de Gaza. Ahed Zaquot, leyenda del fútbol palestino de 49 años, dormía en su cama cuando una bomba israelí cayó sobre su casa. En palabras de un periodista gazatí a la agencia Reuters, “Palestina ha perdido uno de sus mejores jugadores, incluso podría ser considerado el mejor centrocampista de su historia”. Zaquot jugó para Palestina en los 90 antes de que fuera aceptada oficialmente por la FIFA. Llegó a jugar el amistoso contra la Francia del presidente de la UEFA Michel Platini en el 94. Actualmente trabajaba de ojeador y comentarista de la televisión gazatí.

En estas circunstancias, con el estado sionista ignorando todas y cada una de las resoluciones de la ONU y pasándose por el arco del triunfo la posible condena del Consejo de Derechos Humanos por crímenes de guerra, creemos, desde nuestra condición de hinchas de fútbol de un equipo y una federación integrados en la UEFA, que es momento de tomar cartas en el asunto para pedir la expulsión sin retorno de los equipos y las selecciones israelíes de todas las competiciones europeas.

Dicho esto, nos gustaría alertar sobre el posible uso de la causa palestina por parte de los grupos fascistas y neonazis que pululan, en muchos casos a sus anchas, por los estadios de fútbol de todo Europa, en un intento de capitalizar la propia causa y extender sus vacías ideas de odio, racismo y antisemitismo aprovechando la coyuntura. Lo que pedimos es exactamente lo contrario, el castigo de un Estado que practica el apartheid con el apoyo masivo de su población, que asesina impunemente a unos críos que juegan al fútbol en una playa, que torturan y detienen y que además usan el fútbol como medio de propaganda.

¡ISRAEL FUERA DE LA UEFA!

¡ISRAEL UEFATIK AT!

 

Fútbol en el norte de Irlanda: the mighty Belfast Celtic FC (3ª Parte)

** Corresponsal de Alabinbonban en Irlanda

… continuación de la segunda parte

En los años 30 siguieron llegando los títulos, ganando seis ligas más -cinco de ellas seguidas entre 1936 y 1940- y dos copas, además de otros torneos de menor rango como la Gold Cup o la City Cup. El verdadero problema, sin embargo, seguía siendo extra-futbolístico. El club tuvo que aguantar todo tipo de abusos verbales tanto de los equipos contrarios, como de sus aficionados. Ya hemos comentado que su máximo rival, el Linfield, contaba con una afición muy arraigada en la comunidad protestante del gran Belfast, detalle que es indispensable tener en cuenta para medir en toda su dimensión esta rivalidad y caer en la obviedad de que traspasaba lo meramente deportivo. Si el derby de Glasgow entre Rangers y Celtic fue bautizado como ‘The Old Firm’, Linfield y Belfast Celtic fueron conocidos como los ‘Belfast’s Big Two’.

Los años 40 comenzaron de la manera más terrible con el estallido de la II Guerra Mundial. Belfast sufrió severamente los bombardeos nazis. La ciudad parecía no estar preparada para una crisis de tal magnitud. La situación, sin embargo, fue muy diferente en la República de Irlanda ya que se mantuvo neutral durante el conflicto. Y es que se trataba de un estado de reciente creación. Tras la partición de 1921, el Estado Libre Irlandés se convirtió en un dominio autogobernado pero dentro de la Commonwealth británica, pero con el paso de los años, derivó en la República de Irlanda en 1937, ya sin ninguna atadura con el Reino Unido y convertido en un nuevo estado completamente independiente. El presidente irlandés, Eamon De Valera, optó por la prudencia y decidió mantener a la joven república al margen de la segunda gran guerra.

En lo futbolístico, también fue una década negra para el club ya que un lamentable incidente ocurrido en 1948 significó el principio del fin (incidente que detallaremos posteriormente). Ciñéndonos al verde, hubo algunos hitos para la historia, como goleadas al Lisburn Distillery por 10 a 2 y al eterno enemigo del Linfield por 1 a 8 en Windsor Park en la County Antrim Shield. Y en 1941, el mediocentro Peter O’Connor rompió todos los récords al marcar él solito 11 goles al Glenavon.

Peter O'Connor, autor de 11 goles en un mismo partido

Peter O’Connor, autor de 11 goles en un mismo partido

Durante esta década, también surgió la última perla local, Charlie Tully, quien jugó para el club entre 1944 y 1948, para luego fichar por el Celtic FC y hacer historia en Glasgow, hasta el punto de que el jugador aparece en la letra del cántico ‘Willie Maley’ que la afición del Celtic todavía recita hoy en día desde las gradas de Parkhead. Tully era un genio dentro y fuera del campo. Tenía fama de revoltoso en el vestuario como recuerdan sus ex-compañeros. De hecho, llegó a decir “Ojalá hubiera nacido un 12 de julio, sólo por incordiar un poco”.

“And they gave us James McGrory and Paul McStay

They gave us Johnstone,Tully, Murdoch, Auld and Hay

And most of the football greats

Have past through Parkhead’s gates

For to play football the Glasgow Celtic way”

Los títulos siguieron llegando, aunque más en copa (cuatro), que en liga (una, en la temporada 1947-48). Temporada que nos lleva, desgracidamente, al terrible incidente antes mencionado: Durante el ‘Boxing Day’ de 1948 –día del periodo navideño en donde es tradición en las islas que se jueguen partidos- se enfrentaban Linfield y Belfast Celtic en Windsor Park.

El partido, como es habitual en encuentros de máxima rivalidad, fue bronco con algún expulsado incluido. El Celtic fue ganando todo el partido 0-1, pero en el último minuto  los locales empataron poniendo el 1-1 definitivo. Lo peor llegaría tras el pitido final, cuando hinchas del Linfield saltaron al campo, atacando salvajemente tanto a aficionados, como a jugadores visitantes, en el enésimo ejemplo de violencia sectaria en Belfast, pero esta vez con la novedad de que ocurrió en un campo de fútbol.

Irónicamente, la peor parte se la llevó el jugador del Celtic, Jimmy Jones, que era protestante, al que le rompieron una pierna y dejaron inconsciente tendido en el césped. El defensa Robin Lawlor y el portero Kevin McAlinden también fueron gravemente heridos. Y todo esto ante la increíble pasividad de la policía: no se produjo ni un solo arresto, los policías ni siquiera hicieron ademán de usar las porras como medio disuasorio y el personal de seguridad del propio estadio no proporcionó la más mínima protección al equipo y aficionados de Falls Road. Poco después, Windsor Park fue clausurado durante un mes, pero el daño ya estaba hecho. Ni siquiera el título liguero conseguido al final de esa temporada, alivió el profundo malestar de la directiva del club, que comenzó un serio debate interno sobre si continuar en la competición o no.

En pleno debate, el equipo se aventuró en una gira por EEUU en 1949 para jugar una serie de amistosos, incluido uno contra la selección de Escocia, en el que se impusieron los de Belfast por 2-0. Incluso al otro lado del Atlántico, el equipo siguió levantando ampollas entre el unionismo norirlandés cuando se mostraron imágenes de los jugadores saltando al campo durante un partido de la gira portando una gran bandera irlandesa. Dentro del club, el hecho se redujo a anécdota. Las dos Irlandas en estado puro.

La foto de la discordia: los jugadores en EEUU posando con la tricolor irlandesa en 1949.

La foto de la discordia: los jugadores en EEUU posando con la tricolor irlandesa en 1949.

Tras la vuelta a casa, los jugadores recibieron la peor de las noticias: la directiva, no sin discusiones internas, finalmente había decidido retirarse de la competición. La afición estaba a muerte con el equipo, cosa que los directivos sabían perfectamente, pero priorizaron la seguridad de los jugadores y aficionados sobre todo lo demás, algo que no podían asegurar tras recibir las pertinentes e insuficientes explicaciones de las autoridades. Además, el club por entonces contaba con serios problemas económicos, lo que ahondó la crisis.

En un principio, decidieron retirarse de la competición temporalmente hasta que esos asuntos se solventaran, pero la solución nunca llegó. El equipo no volvería a disputar un partido oficial y se despidió jugando un par de amistosos, uno en casa contra el Celtic FC en 1952 y otro en campo del Coleraine, un 24 de junio de 1960. Aquel día, el Belfast Celtic jugaba su último partido de fútbol. El club se despedía con un impresionante palmarés de 14 ligas, 8 copas y otros muchos torneos de menor entidad.

Último partido disputado por el equipo contra el Coleraine en 1960.

Último partido disputado por el equipo contra el Coleraine en 1960.

 

Hubo una especie de descendiente en 1970, con la creación del Donegal Celtic FC, para algunos, el heredero natural del Belfast Celtic. El club vistió los mismos colores, también jugó de local en West Belfast y, lamentablemente, de nuevo tuvo que padecer las iras del sector más sectario de la afición del Linfield, cuando una eliminatoria copera en 1990 acabó como aquel triste Boxing Day de 1948: el partido debía jugarse en campo del Donegal Celtic, pero la federación norirlandesa, aconsejada por las fuerzas de seguridad, decidió llevar el encuentro a Windsor Park, alegando –a saber por qué- motivos de seguridad.

Hooligans del Linfield provocando altercados durante un partido contra el Donegal Celtic.

Hooligans del Linfield provocando altercados durante un partido contra el Donegal Celtic.

Durante el partido -cuyo comienzo tuvo que retrasarse media hora debido a altercados entre las aficiones- hinchas del Linfield saltaron al campo, consiguiendo agredir a algún jugador visitante. Ahí no estuvo al quite la policía (el entonces RUC), pero sí que lo estuvo para entrar con porras y material antidisturbio a la zona de los aficionados del Donegal Celtic para reprimirles, mientras los hinchas locales celebraban con mofa y signos de triunfalismo cada porrazo. Por supuesto, el partido no se suspendió y acabó imponiéndose el Linfield por dos goles a uno. Tras el pitido final, los altercados se extendieron a la calle, dejando un saldo de 30 heridos. La prensa reconoció que fueron los incidentes más graves en muchos años relacionados con el deporte norirlandés.

** Video de la noticia en la televisión norirlandesa sobre los incidentes durante el Linfield vs. Donegal Celtic en 1990

En cuanto a Celtic Park, el campo continuó como escenario para carreras de galgos hasta la década de los 80, cuando fue derribado para construir un centro comercial. A día de hoy, una pequeña placa en algún lugar de este centro recuerda a los clientes que allí, una vez jugó un equipo de fútbol que fue el orgullo de Falls Road, que dominó el fútbol irlandés durante muchos años y que sólo pudo ser frenado por el odio y la sinrazón del sectarismo, en vez de por los defensas rivales. En 2010, la Belfast Celtic Society abrió en este centro comercial un pequeño museo dedicado al club. Esta sociedad de homenaje y recuerdo al equipo se había fundado en 2003, con el fin de dar a conocer entre las nuevas generaciones el legado del Belfast Celtic FC. Como presidente honorífico, eligieron a Jimmy Jones que presidió orgullosamente la sociedad hasta su fallecimiento, el pasado mes de febrero de 2014 a la edad de 85 años. Charlie Tully Jr. recogió el testigo de Jones.

 

Jimmy Jones poco antes de su fallecimiento, quien presidió la Belfast Celtic Society entre 2003 y 2014.

Jimmy Jones poco antes de su fallecimiento, quien presidió la Belfast Celtic Society entre 2003 y 2014.

Si el futuro es difícil de predecir, lo es más en un lugar como Belfast, ciudad demasiado acostumbrada a los vaivenes y la inestabilidad política. Lo que es cierto es que el nombre del club sigue registrado y, como ya dijo un ex-técnico del equipo en 1989, quién sabe si algún día volverán a renacer. En la temporada 2013-14, un nuevo club bajo el nombre de Belfast Celtic, se inscribió en la Northern Ireland Football League (NIFL), entrando en la ‘Division Four’ y ganando el ascenso a la ‘Division Three’, tras finalizar en segunda posición. El equipo, como no podía ser de otra manera, juega sus partidos como local en Falls Road. ¿Significará esto el regreso del “grand old team” como rezaba el himno del club?

 

Documental emitido en 1989 por la televisión norirlandesa sobre el Belfast Celtic

 

BIBLIOGRAFÍA RECOMENDADA:

-Coogan, Tim Pat (1980). The I.R.A.. Glasgow: Fontana Books

-Fitzduff, Mary (1998). Más allá de la violencia. Bilbao: Bakeaz-Gernika gogoratuz

-Gurruchaga, Iñigo (1998). El modelo irlandés. Barcelona: Península

-Rolston, Bill (1992). Drawing support: murals in the north of Ireland. Belfast: Beyond the Pale publications

-Rolston, Bill (1998). Drawing support 2: Murals of war and peace. Belfast: Beyond the Pale publications

-Waldmann, Peter (1989). Radicalismo étnico. Madrid: Akal

-Feeney, Brian (2002). Sinn Féin, a hundred turbulent years. Dublín: The O’Brien Press Ltd.

-Arthur, Paul (1997). “Reading” violence: Ireland, sacado de Apter, David E., The legitimization of violence. London: MacMillan Press Ltd.

-Bruce, Steve (1992). The red hand: Protestant paramilitaries in Northern Ireland. Oxford: Oxford University Press.

-Bryson, Lucy y MaCartney, Clem. (1994). Clashing symbols? A report on the use of flags, anthems and other national symbols in Northern Ireland. Belfast: Queen’s University of Belfast.

-Law, Gary (1998). The cultural traditions dictionary. Belfast: Blackstaff Press.

-Woods, Ona (1995). Seeing is believing? Murals in Derry. Derry: Guildhall Press.

CAIN (Conflict Archive on the INternet):http://cain.ulst.ac.uk/

Más info en http://www.belfastceltic.org