Fútbol en el norte de Irlanda: the mighty Belfast Celtic FC (3ª Parte)

** Corresponsal de Alabinbonban en Irlanda

… continuación de la segunda parte

En los años 30 siguieron llegando los títulos, ganando seis ligas más -cinco de ellas seguidas entre 1936 y 1940- y dos copas, además de otros torneos de menor rango como la Gold Cup o la City Cup. El verdadero problema, sin embargo, seguía siendo extra-futbolístico. El club tuvo que aguantar todo tipo de abusos verbales tanto de los equipos contrarios, como de sus aficionados. Ya hemos comentado que su máximo rival, el Linfield, contaba con una afición muy arraigada en la comunidad protestante del gran Belfast, detalle que es indispensable tener en cuenta para medir en toda su dimensión esta rivalidad y caer en la obviedad de que traspasaba lo meramente deportivo. Si el derby de Glasgow entre Rangers y Celtic fue bautizado como ‘The Old Firm’, Linfield y Belfast Celtic fueron conocidos como los ‘Belfast’s Big Two’.

Los años 40 comenzaron de la manera más terrible con el estallido de la II Guerra Mundial. Belfast sufrió severamente los bombardeos nazis. La ciudad parecía no estar preparada para una crisis de tal magnitud. La situación, sin embargo, fue muy diferente en la República de Irlanda ya que se mantuvo neutral durante el conflicto. Y es que se trataba de un estado de reciente creación. Tras la partición de 1921, el Estado Libre Irlandés se convirtió en un dominio autogobernado pero dentro de la Commonwealth británica, pero con el paso de los años, derivó en la República de Irlanda en 1937, ya sin ninguna atadura con el Reino Unido y convertido en un nuevo estado completamente independiente. El presidente irlandés, Eamon De Valera, optó por la prudencia y decidió mantener a la joven república al margen de la segunda gran guerra.

En lo futbolístico, también fue una década negra para el club ya que un lamentable incidente ocurrido en 1948 significó el principio del fin (incidente que detallaremos posteriormente). Ciñéndonos al verde, hubo algunos hitos para la historia, como goleadas al Lisburn Distillery por 10 a 2 y al eterno enemigo del Linfield por 1 a 8 en Windsor Park en la County Antrim Shield. Y en 1941, el mediocentro Peter O’Connor rompió todos los récords al marcar él solito 11 goles al Glenavon.

Peter O'Connor, autor de 11 goles en un mismo partido

Peter O’Connor, autor de 11 goles en un mismo partido

Durante esta década, también surgió la última perla local, Charlie Tully, quien jugó para el club entre 1944 y 1948, para luego fichar por el Celtic FC y hacer historia en Glasgow, hasta el punto de que el jugador aparece en la letra del cántico ‘Willie Maley’ que la afición del Celtic todavía recita hoy en día desde las gradas de Parkhead. Tully era un genio dentro y fuera del campo. Tenía fama de revoltoso en el vestuario como recuerdan sus ex-compañeros. De hecho, llegó a decir “Ojalá hubiera nacido un 12 de julio, sólo por incordiar un poco”.

“And they gave us James McGrory and Paul McStay

They gave us Johnstone,Tully, Murdoch, Auld and Hay

And most of the football greats

Have past through Parkhead’s gates

For to play football the Glasgow Celtic way”

Los títulos siguieron llegando, aunque más en copa (cuatro), que en liga (una, en la temporada 1947-48). Temporada que nos lleva, desgracidamente, al terrible incidente antes mencionado: Durante el ‘Boxing Day’ de 1948 –día del periodo navideño en donde es tradición en las islas que se jueguen partidos- se enfrentaban Linfield y Belfast Celtic en Windsor Park.

El partido, como es habitual en encuentros de máxima rivalidad, fue bronco con algún expulsado incluido. El Celtic fue ganando todo el partido 0-1, pero en el último minuto  los locales empataron poniendo el 1-1 definitivo. Lo peor llegaría tras el pitido final, cuando hinchas del Linfield saltaron al campo, atacando salvajemente tanto a aficionados, como a jugadores visitantes, en el enésimo ejemplo de violencia sectaria en Belfast, pero esta vez con la novedad de que ocurrió en un campo de fútbol.

Irónicamente, la peor parte se la llevó el jugador del Celtic, Jimmy Jones, que era protestante, al que le rompieron una pierna y dejaron inconsciente tendido en el césped. El defensa Robin Lawlor y el portero Kevin McAlinden también fueron gravemente heridos. Y todo esto ante la increíble pasividad de la policía: no se produjo ni un solo arresto, los policías ni siquiera hicieron ademán de usar las porras como medio disuasorio y el personal de seguridad del propio estadio no proporcionó la más mínima protección al equipo y aficionados de Falls Road. Poco después, Windsor Park fue clausurado durante un mes, pero el daño ya estaba hecho. Ni siquiera el título liguero conseguido al final de esa temporada, alivió el profundo malestar de la directiva del club, que comenzó un serio debate interno sobre si continuar en la competición o no.

En pleno debate, el equipo se aventuró en una gira por EEUU en 1949 para jugar una serie de amistosos, incluido uno contra la selección de Escocia, en el que se impusieron los de Belfast por 2-0. Incluso al otro lado del Atlántico, el equipo siguió levantando ampollas entre el unionismo norirlandés cuando se mostraron imágenes de los jugadores saltando al campo durante un partido de la gira portando una gran bandera irlandesa. Dentro del club, el hecho se redujo a anécdota. Las dos Irlandas en estado puro.

La foto de la discordia: los jugadores en EEUU posando con la tricolor irlandesa en 1949.

La foto de la discordia: los jugadores en EEUU posando con la tricolor irlandesa en 1949.

Tras la vuelta a casa, los jugadores recibieron la peor de las noticias: la directiva, no sin discusiones internas, finalmente había decidido retirarse de la competición. La afición estaba a muerte con el equipo, cosa que los directivos sabían perfectamente, pero priorizaron la seguridad de los jugadores y aficionados sobre todo lo demás, algo que no podían asegurar tras recibir las pertinentes e insuficientes explicaciones de las autoridades. Además, el club por entonces contaba con serios problemas económicos, lo que ahondó la crisis.

En un principio, decidieron retirarse de la competición temporalmente hasta que esos asuntos se solventaran, pero la solución nunca llegó. El equipo no volvería a disputar un partido oficial y se despidió jugando un par de amistosos, uno en casa contra el Celtic FC en 1952 y otro en campo del Coleraine, un 24 de junio de 1960. Aquel día, el Belfast Celtic jugaba su último partido de fútbol. El club se despedía con un impresionante palmarés de 14 ligas, 8 copas y otros muchos torneos de menor entidad.

Último partido disputado por el equipo contra el Coleraine en 1960.

Último partido disputado por el equipo contra el Coleraine en 1960.

 

Hubo una especie de descendiente en 1970, con la creación del Donegal Celtic FC, para algunos, el heredero natural del Belfast Celtic. El club vistió los mismos colores, también jugó de local en West Belfast y, lamentablemente, de nuevo tuvo que padecer las iras del sector más sectario de la afición del Linfield, cuando una eliminatoria copera en 1990 acabó como aquel triste Boxing Day de 1948: el partido debía jugarse en campo del Donegal Celtic, pero la federación norirlandesa, aconsejada por las fuerzas de seguridad, decidió llevar el encuentro a Windsor Park, alegando –a saber por qué- motivos de seguridad.

Hooligans del Linfield provocando altercados durante un partido contra el Donegal Celtic.

Hooligans del Linfield provocando altercados durante un partido contra el Donegal Celtic.

Durante el partido -cuyo comienzo tuvo que retrasarse media hora debido a altercados entre las aficiones- hinchas del Linfield saltaron al campo, consiguiendo agredir a algún jugador visitante. Ahí no estuvo al quite la policía (el entonces RUC), pero sí que lo estuvo para entrar con porras y material antidisturbio a la zona de los aficionados del Donegal Celtic para reprimirles, mientras los hinchas locales celebraban con mofa y signos de triunfalismo cada porrazo. Por supuesto, el partido no se suspendió y acabó imponiéndose el Linfield por dos goles a uno. Tras el pitido final, los altercados se extendieron a la calle, dejando un saldo de 30 heridos. La prensa reconoció que fueron los incidentes más graves en muchos años relacionados con el deporte norirlandés.

** Video de la noticia en la televisión norirlandesa sobre los incidentes durante el Linfield vs. Donegal Celtic en 1990

En cuanto a Celtic Park, el campo continuó como escenario para carreras de galgos hasta la década de los 80, cuando fue derribado para construir un centro comercial. A día de hoy, una pequeña placa en algún lugar de este centro recuerda a los clientes que allí, una vez jugó un equipo de fútbol que fue el orgullo de Falls Road, que dominó el fútbol irlandés durante muchos años y que sólo pudo ser frenado por el odio y la sinrazón del sectarismo, en vez de por los defensas rivales. En 2010, la Belfast Celtic Society abrió en este centro comercial un pequeño museo dedicado al club. Esta sociedad de homenaje y recuerdo al equipo se había fundado en 2003, con el fin de dar a conocer entre las nuevas generaciones el legado del Belfast Celtic FC. Como presidente honorífico, eligieron a Jimmy Jones que presidió orgullosamente la sociedad hasta su fallecimiento, el pasado mes de febrero de 2014 a la edad de 85 años. Charlie Tully Jr. recogió el testigo de Jones.

 

Jimmy Jones poco antes de su fallecimiento, quien presidió la Belfast Celtic Society entre 2003 y 2014.

Jimmy Jones poco antes de su fallecimiento, quien presidió la Belfast Celtic Society entre 2003 y 2014.

Si el futuro es difícil de predecir, lo es más en un lugar como Belfast, ciudad demasiado acostumbrada a los vaivenes y la inestabilidad política. Lo que es cierto es que el nombre del club sigue registrado y, como ya dijo un ex-técnico del equipo en 1989, quién sabe si algún día volverán a renacer. En la temporada 2013-14, un nuevo club bajo el nombre de Belfast Celtic, se inscribió en la Northern Ireland Football League (NIFL), entrando en la ‘Division Four’ y ganando el ascenso a la ‘Division Three’, tras finalizar en segunda posición. El equipo, como no podía ser de otra manera, juega sus partidos como local en Falls Road. ¿Significará esto el regreso del “grand old team” como rezaba el himno del club?

 

Documental emitido en 1989 por la televisión norirlandesa sobre el Belfast Celtic

 

BIBLIOGRAFÍA RECOMENDADA:

-Coogan, Tim Pat (1980). The I.R.A.. Glasgow: Fontana Books

-Fitzduff, Mary (1998). Más allá de la violencia. Bilbao: Bakeaz-Gernika gogoratuz

-Gurruchaga, Iñigo (1998). El modelo irlandés. Barcelona: Península

-Rolston, Bill (1992). Drawing support: murals in the north of Ireland. Belfast: Beyond the Pale publications

-Rolston, Bill (1998). Drawing support 2: Murals of war and peace. Belfast: Beyond the Pale publications

-Waldmann, Peter (1989). Radicalismo étnico. Madrid: Akal

-Feeney, Brian (2002). Sinn Féin, a hundred turbulent years. Dublín: The O’Brien Press Ltd.

-Arthur, Paul (1997). “Reading” violence: Ireland, sacado de Apter, David E., The legitimization of violence. London: MacMillan Press Ltd.

-Bruce, Steve (1992). The red hand: Protestant paramilitaries in Northern Ireland. Oxford: Oxford University Press.

-Bryson, Lucy y MaCartney, Clem. (1994). Clashing symbols? A report on the use of flags, anthems and other national symbols in Northern Ireland. Belfast: Queen’s University of Belfast.

-Law, Gary (1998). The cultural traditions dictionary. Belfast: Blackstaff Press.

-Woods, Ona (1995). Seeing is believing? Murals in Derry. Derry: Guildhall Press.

CAIN (Conflict Archive on the INternet):http://cain.ulst.ac.uk/

Más info en http://www.belfastceltic.org

Anuncios