Israel, ¡fuera de la UEFA! (2)

enlace a artículo anterior

No diremos nada nuevo si calificamos la situación actual de Palestina como agónica. Gaza, tras semanas de criminales bombardeos, está en estado de emergencia humanitaria absoluta, agravada por el bloqueo total por tierra, mar y aire y la destrucción de infraestructuras como la planta de energía, el puerto o el aeropuerto. En el caso de Cisjordania, las protestas contra la intervención en la Franja se han saldado con varios muertos. Todo ello sumado a los miles de detenidos y torturados, entre ellos, ciudadanos palestinos del propio estado de Israel.

10484521_1448663848732236_2813418429450202554_n

Las protestas en todo el mundo no se han hecho esperar, y en lo que al fútbol y el deporte en general atañe, han sido varias las iniciativas y los incidentes que se han producido. Los grupos de animación de los equipos de baloncesto firmaron un  comunicado conjunto, e hinchadas de todo el mundo han mostrado pancartas de solidaridad con el pueblo palestino, desde Glasgow a Chile pasando por Chicago. Incluso se produjo una invasión de campo por jóvenes árabes en un partido amistoso del Maccabi de Haifa en Lille que acabó en pelea cuando un jugador del Maccabi agredió a uno de ellos, tal es su prepotencia incluso cuando juegan fuera de casa.

Pero de todas las barbaridades que ha cometido el Estado Sionista, como futboleros y en este ámbito, queremos poner el foco en dos crímenes que una vez más quedarán impunes. El primero, el asesinato a sangre fría de Nadir Idris, que recibió un balazo a quemarropa en la parte vieja de la ciudad durante unas protestas contra la operación de Gaza (enlace). Nadir era conocido por ser un acérrimo hincha del Hebron Youth Sports Club, con el que solía viajar a lo largo y ancho de la Cisjordania ocupada para ver los partidos. A su funeral acudieron miles de personas entre las que se encontraban muchos hinchas del equipo cisjordano.

El segundo crimen fue cometido durante los bombardeos en la Franja de Gaza. Ahed Zaquot, leyenda del fútbol palestino de 49 años, dormía en su cama cuando una bomba israelí cayó sobre su casa. En palabras de un periodista gazatí a la agencia Reuters, “Palestina ha perdido uno de sus mejores jugadores, incluso podría ser considerado el mejor centrocampista de su historia”. Zaquot jugó para Palestina en los 90 antes de que fuera aceptada oficialmente por la FIFA. Llegó a jugar el amistoso contra la Francia del presidente de la UEFA Michel Platini en el 94. Actualmente trabajaba de ojeador y comentarista de la televisión gazatí.

En estas circunstancias, con el estado sionista ignorando todas y cada una de las resoluciones de la ONU y pasándose por el arco del triunfo la posible condena del Consejo de Derechos Humanos por crímenes de guerra, creemos, desde nuestra condición de hinchas de fútbol de un equipo y una federación integrados en la UEFA, que es momento de tomar cartas en el asunto para pedir la expulsión sin retorno de los equipos y las selecciones israelíes de todas las competiciones europeas.

Dicho esto, nos gustaría alertar sobre el posible uso de la causa palestina por parte de los grupos fascistas y neonazis que pululan, en muchos casos a sus anchas, por los estadios de fútbol de todo Europa, en un intento de capitalizar la propia causa y extender sus vacías ideas de odio, racismo y antisemitismo aprovechando la coyuntura. Lo que pedimos es exactamente lo contrario, el castigo de un Estado que practica el apartheid con el apoyo masivo de su población, que asesina impunemente a unos críos que juegan al fútbol en una playa, que torturan y detienen y que además usan el fútbol como medio de propaganda.

¡ISRAEL FUERA DE LA UEFA!

¡ISRAEL UEFATIK AT!

 

Anuncios