Temporada 2014-15: buscando la motivación

La campaña anterior terminó con la clasificación para la previa de la Champions. Cualquier hincha calificaría el hito como “subidón”, y más después de 15 años. La verdad, no sé por qué razón, pero últimamente acabamos todas las temporadas un poco quemados y con ganas de terminar, nos clasifiquemos para Champions, Europa League o quedemos duodécimos. Sólo hay que comparar la explosión de alegría del año 98 con la tibia celebración del 2014.

Y es que, ¿cómo abstraerse de todo lo que rodea nuestras vidas y conseguir ilusionarse por un deporte que ya no lo es? ¿Cómo inyectarse todo ese opio sin acabar con sobredosis? Unido al proceso de mercantilización y desnaturalización del fútbol como deporte va el ataque neoliberal a nuestros derechos laborales, sociales y políticos. Cuando entramos en San Mamés, no podemos dejar de lado nuestra condición de ciudadanos, miembros de una sociedad que asiste impasible a los hechos que se desarrollan a su alrededor. Desde las altas esferas se intenta convertir al hincha en un mero consumidor, miembro de una masa estúpida que compre la última camiseta y ni siquiera se plantee quién la ha fabricado, o se siente en su localidad sin pensar en cómo se ha construido.

nik ez

Esta temporada en particular, no podemos evadirnos de lo que está ocurriendo en Gaza, máxime cuando los equipos israelíes y su combinado nacional juegan con total naturalidad competiciones europeas y nuestra federaciones y gobiernos no sólo miran para otro lado, sino que son cómplices necesarios. Asimismo, no podemos evitar pensar que esta misma temporada nos cruzaremos con el Shaktar en la ciudad de Lviv porque su estadio, su centro de entrenamiento, su ciudad y su pueblo están siendo bombardeados y aniquilados. Pero mismamente nos podríamos haber cruzado con otros equipos ucranianos cuyas hinchadas fascistas y neonazis, como la del Chernomorets o Metalist Jarkov, han sido parte activa del asesinato de civiles, como en la Masacre de Odessa.

Y ya centrándonos en el Athletic, ¿dónde encontraremos la inspiración que nos empuje a seguir animando a nuestro equipo? Hay quien dirá que con el reto de la Champions, la calidad de la plantilla y un nuevo estadio deberíamos estar en una nube. Pues sentimos decir que nada más lejos de la realidad. Un verano más algún jugador nos recuerda que el compromiso con un buen proyecto se lo lleva el viento cuando hay pasta de por medio, un año más la directiva se empeña en cerrar la puerta a los jóvenes al estadio con unos precios dignos de la Ópera de Viena, y qué decir de la construcción del estadio y la explotación laboral. Por no hablar de palcos VIPs, politiqueo y amiguismo en el palco, Petronor y BBK en la camiseta y los horarios de las TV. ¿Y la justicia con Iñigo Cabacas? No queremos perder la esperanza y seguiremos coreando su nombre cada partido.

PetroNube

Puffff… con estos ingredientes, ¿qué receta nos va a salir? Pues intentaremos centrarnos en lo bueno. Ir con los colegas de siempre a potear donde siempre. Entrar a la grada a dejarnos la voz, de pie, como toda la vida, quizá con un nuevo impulso con nuevas iniciativas. Esperar con ganas el viaje a Vigo, o a Vallecas, a los lugares donde nos tratan bien. Quizás una visita a Oporto y, quién sabe, algún cruce más allá de la liguilla Champions. Vivir los partidos de Copa con intensidad, a ver si este año cae de una vez un título. Vamos, nuestro ritual de siempre, sin necesidad de champán, angulas y 1000 euros de cuota. Sin necesidad de circo y de opio. Sin Cristianos y Messis.

En definitiva, estamos de vuelta, y no nos vamos a ningún lado. Y vamos a por todas. Nos vemos en la grada, donde siempre, como siempre. We’re coming back, coming back to you.

Athletic gu gara

 

Anuncios