Entrevista al UC Ceares, el orgullo de Xixón

Alabinbonban se desplaza virtualmente a Xixón, Asturies, la tierra de la sidra, el cachopo y las fabes, para entrevistarse con Iñigo Arza, directivo del Unión Club Ceares, club que se ha ganado un puesto de honor en el fútbol asturiano y estatal a base de llevar a cabo sus ideas con honradez. El lema “Contra el fútbol moderno” deja de ser un cliché para convertirse en una realidad en su feudo de la Cruz. Como dice el cartel de la entrada, Esto ye la Cruz, ni más ni menos.

  • ¿En qué situación estaba el club antes de que lo cogiera la actual directiva? ¿Cómo ha logrado crecer y salir de aquella crisis que casi acabó con él?

El club estaba en una situación de abandono, La Cruz era prácticamente un solar y apenas se llegaba a los 100 socios, de hecho, era casi imposible hacerse socio. Desde entonces ha habido grandes cambios, mucha gente trabajando en distintas parcelas, el protagonismo principal para el aficionado, la reconstrucción de la identidad del club e incluso del barrio…

  • ¿Nos podéis contar los detalles del funcionamiento interno?

La idea clara es que sea algo participativo, aunque lograr esto es complicado y vamos aprendiendo de nuestros errores. Hay una junta directiva formada por unos 12-15 aficionados del equipo, que es la que rige el día a día del club y se reparten las áreas de trabajo. Y luego hay una gran masa social a la que se intenta hacer partícipe, con asambleas, actividades, cuadrillas de trabajo… Tras debatirlo en la última asamblea de socios, acordamos que realizaríamos una asamblea general cada 3 meses y además una reunión informativa cada mes. Muchos aficionados, como los que somos directivos, también echan una mano, por ejemplo con las entradas, limpiando las gradas, o en lo que haga falta. Digamos que al directivo le distingue que dedica más tiempo y trabajo a la gestión del club, pero la colaboración del socio es clave.

  • El UC Ceares es el equipo de un barrio obrero y está muy vinculado su entorno social. ¿Qué tipo de actividades se realizan desde el club en ese ámbito?

Realizamos actividades sociales, culturales y solidarias. Por ponerte algún ejemplo, hicimos desde concursos literarios o talleres diversos, hasta recogidas de alimentos o días solidarios con trabajadores en huelga. La idea es que el equipo esté abierto tanto al barrio como a todo lo que le rodea, porque ni el U.C. Ceares ni el fútbol en general pueden vivir al margen de la sociedad, y más en la situación que vivimos. La última aventura en la que nos hemos metido es recuperar el boxeo, el deporte histórico de Ciares, y para ello vamos a hacer una velada en La Cruz el 4 de Octubre.

  • El fútbol se presta a enemistarse con el resto de equipos y aficiones, una tradición muy inglesa. Sin embargo, parece que hay buen rollo entre equipos “en contra del fútbol moderno”. ¿Tienen el Ceares y su afición algún enemigo, declarado o no?

No tenemos ningún rival histórico. Quizás lo más parecido sea el Gijón Industrial, el otro equipo histórico gijonés de la Tercera Asturiana y que además representa a otro barrio obrero de la otra punta de la ciudad, con ellos jugamos el derbi de Xixón pero no tiene especial rivalidad ni enemistad. Sí que es curioso y bonito que a veces cuando vamos a algunos campos, el club y la gente de esos pueblos se moviliza para contrarrestar que nosotros vamos muchos, y si normalmente van 100, entonces van 200. De vez en cuando salen partidos que se calientan, y también hay lugares donde nos cuesta ganar año tras año, encerronas… lo normal en el fútbol, pero entre que nuestra afición se basa en el humor y el cachondeo, y que en nuestra categoría no se mueven grandes masas de aficionados, no tenemos grandes rivalidades.

Desgraciadamente tengo que señalar que extrafutbolísticamente tenemos un serio problema con un grupo de neonazis que ya han intentado asaltar La Cruz dos veces, han mandado a nuestro vicepresidente al hospital, pintadas, amenazas… y una lista de sucesos impresentables que no ha supuesto ni una sola acusación. La situación es tal que el tema ha llegado hasta la comisión de Seguridad Ciudadana del Ayuntamiento, veremos si toman alguna decisión.

 

  • Si el dinero es un impedimento para poder ascender deportivamente, esto puede resultar frustrante para club, afición y jugadores. ¿Cómo creéis que podéis seguir creciendo? O, más bien, ¿qué significa crecer para el Ceares?

Estamos en una fase de gran crecimiento social. Hemos terminado en torno a los 500 socios, una cifra muy importante, y con unas entradas cercanas a esa cifra. Además, en los dos partidos de playoff de La Cruz hemos rondado los 1500 asistentes. El reto va por ahí, mantener a los fieles y aprovechar el momento para que los que vienen puntualmente se queden. Además también estamos creciendo mucho en cuanto a fútbol base, ya tenemos equipos en casi todas las categorías, y en general los niños se identifican con el club, incluso muchos van a ver los partidos de Tercera. En este aspecto hay un objetivo fundamental para el club: un campo de entrenamiento. La Cruz es de césped natural y es delicado debido a las lluvias y demás, solo lo podemos utilizar para jugar el de Tercera; para entrenar y para el fútbol base tenemos que alquilar otros campos. El futuro del club pasa por conseguir un campo de fútbol donde entrenar y donde jueguen nuestros pequeños, pero no nos lo están poniendo nada fácil. Si tuviésemos dinero, sería más importante invertirlo ahí que en cualquier otro sitio.

  • ¿Cómo es la implicación de los comerciantes del barrio con el club? ¿De qué manera lográis financiación? ¿Tenéis deudas?

No tenemos ninguna deuda, y es algo que nos enorgullece mucho. Los problemas de cobro que hemos tenido han sido al revés, porque alguien no nos pagaba a nosotros. Nuestros principales ingresos son publicidad (camiseta, vallas del campo, cartelería…), socios, cantina y merchandising. El club se autogestiona, gastamos lo que el propio club genera, nadie inyecta dinero. Los comerciantes del barrio son clave, financian parte del club con publicidad: poniendo una valla, un anuncio… y además dan vida al equipo con bufandas en los bares, camisetas y demás. Hay mucha cercanía y la hostelería del barrio está orgullosa y también agradecida porque el Ceares genera un movimiento que hace años no existía.

  • ¿Cómo viven jugadores de 3ª división el ambiente de cercanía, el tener cánticos hechos a su medida?

Algunos dicen que es lo más cercano que van a estar de ser futbolista profesional, es toda una experiencia, hay algún otro equipo con animación, pero esto va más allá, es el trato familiar. Al principio les sorprende, porque salen a jugar y la grada les conoce por su nombre, o incluso por la calle les saludan aficionados y les animan. Además nunca se pita en la Cruz, pase lo que pase solo se anima, siempre que se entreguen al 100% el resultado es lo de menos, la idea es que sea una fiesta del fútbol.

  • Resulta muy curioso ver a los directivos del club animando en la grada, cortando el césped o acondicionando las instalaciones… ¿esa cercanía es lo normal en el resto de clubes del entorno o es sólo Marca Ceares?

Aciertas de pleno, yo creo que esto es lo que nos distingue, y los propios jugadores lo dicen. Por ejemplo, un jugador puede acabar la temporada sin saber exactamente quiénes son los directivos del club, ellos solo ven gente trabajando, gente que además después ven en la grada animándoles como locos, y al día siguiente te los encuentras otra vez en el entrenamiento, o te tomas una cerveza con ellos. Si a veces que la línea entre directivo y aficionado es muy delgada, en la grada no existe esa línea.

Es justo decir que la figura del directivo en Tercera, en general, es la de una persona aficionada al fútbol que dedica su tiempo a trabajar por su club. Mayoritariamente está muy alejada de la figura de traje y corbata del fútbol profesional, y con algunos directivos de otros equipos tenemos muy buena relación y les encanta nuestro proyecto.

  • Me imagino que la ilusión es un parte fundamental del proyecto ¿cómo se mantiene la colaboración desinteresada realizando trabajos para el club? ¿siempre hay alguien dispuesto?

Sí, por suerte siempre hay alguien dispuesto, si no no podríamos tirar de esto para delante, lo que nos mueve es la pasión por el club y la responsabilidad de que o lo hacemos nosotros o no lo hace nadie. Hay trabajos más agradables y otros menos agradables, te puede apetecer más o menos, puede haber discusiones… pero como sabes que hay que hacerlo, no hay más, nos los repartimos entre los directivos y los socios que colaboran. Por ejemplo en el playoff fue todo muy rápido y no teníamos experiencia, de repente tenías que habilitar La Cruz en cinco días: poner vallas, segar, poner tarimas, colocar carteles… Hicimos un llamamiento y en unas horas se plantaron en La Cruz unos cuantos socios dispuestos a ayudar en lo que fuese.

  • ¿Cuándo se impulsa la cantera en el Ceares? ¿Qué valores se transmiten y cómo lo ven/viven los padres? ¿Juegan todos los chavales o hay “eternos condenados al banquillo”?

El fútbol base comenzó a impulsarse hace dos años, esta va a ser la tercera temporada. La idea es transmitir los valores más positivos del fútbol: trabajo en equipo, fair play, pasión por el juego… y por supuesto también que cada uno progrese todo lo que pueda, que aprendan a esforzarse tanto por mejorar ellos como por mejorar el equipo. Tenemos mucho cuidado con la elección de entrenadores, tienen que tratar muy bien a los niños y también saber educarles bien en el fútbol. Nuestros guajes juegan todos, lógicamente siempre hay alguno que juega más que otro, pero eso de tener niños que se pasen los partidos en el banquillo no sucede, iría totalmente en contra de nuestro discurso.

  • ¿Cuál es la presencia femenina en La Cruz? ¿Tenéis equipo femenino? Si es que no, ¿hay intención de montarlo?

No tenemos equipo femenino, aunque sí que tenemos un par de niñas jugando y también dos entrenadoras. Es curioso lo del equipo femenino, porque mucha gente nos pregunta a ver por qué no montamos uno, y a nosotros nos parecería genial, pero claro, primero tendrá que llegarnos un ofrecimiento para ello, gente que se haga responsable, jugadoras… Si algún día se plantea la oportunidad sería una gran noticia para nuestro club. En un sentido más amplio, la presencia femenina en las gradas de La Cruz está creciendo mucho, era (y sigue siendo) una preocupación recurrente porque apenas había presencia, pero esta temporada la sensación es de un gran crecimiento, aunque aún muy lejos del 50% que sería lógico.

  • ¿Creéis que el modelo asambleario, participativo, abierto y transparente es aplicable en equipos de primera como el Athletic, por ejemplo?

Cada club tiene que construir su modelo. Nosotros somos un club de barrio, muy familiar, con unos 500 socios, y podemos permitirnos hacerlo así. En un club con miles de socios tendrían que hacerlo de otra forma. Pero sí que hay unos mínimos que cualquier institución puede cumplir: asambleas menos dirigidas, más transparencia e información, votaciones para temas importantes, claridad en las cuentas… El tema de la participación está muy en boga, si hay interés hay multitud de experiencias y estudios para ver de qué forma se puede dar voz a los socios.

  • ¿Creéis que correis peligro de que se os vea como equipo de moda, carne de hipsters alternativos, y ser citados en las conversaciones mientras se apoya la actual mercadotecnia futbolística de primera división?

Esperemos que no, no lo pondremos fácil, aunque luego queda en la coherencia de cada uno. Alguna vez ya nos ha caído el adjetivo hipster, con el consiguiente ataque de risa para cualquiera que nos conozca. Queremos ser más que una fachada, lo importante es que todo esto que te estoy contando, que puede sonar muy bonito y muy utópico, es cierto, existe, y lleva mucho trabajo mantenerlo. El aficionado tiene que ser consciente de ello, que en cuanto no haya trabajo y asamblea, se acabó todo. ¿Hay gente a la que solo le interesa esa imagen de alternativos y modernos, y obvia la carga sociofutbolera que tenemos? Bueno, pocos están a salvo de ser asimilados por el capitalismo espectacular.

Nosotros no queremos ser los raros, ni los especiales, ni nada así; ojalá que los modelos comunitarios y democráticos se extiendan y pasemos a ser un club más de tantos.

  • ¿Cuáles son las críticas habituales que os hacen y cómo las desmontais?

No somos tan importantes como para recibir críticas, las más importantes son las que nos hacemos nosotros mismos, socios y aficionados, para mejorar el club.

  • Muchos de vosotros venís de las gradas del Molinón, y en concreto, del grupo Norte Xixón. ¿qué factores han pesado en vuestra decisión de dejar de ir a ver al Sporting y acudir a La Cruz?

El fútbol en Xixón casi lo monopoliza el Sporting, por lo que muchos de nuestros aficionados vienen de El Molinón. Hay aficionados que lo compaginan, otros ya solo van a La Cruz, y otros nunca fueron a El Molinón y van a ver al Ceares porque solo les gusta ese fútbol. Lo importante es que aunque haya aficionados que sean de los dos equipos, el Ceares tiene una gran identidad que no se mezcla con nada, y que además no para de crecer, siendo una identidad bastante pura. El comentario general es el “es que esto es otra cosa”, tanto por el ambiente en la grada como por las relaciones que hay jugadores-afición, o directivos-socios. Es difícil contestar esta pregunta porque cada persona tiene una historia personal y llega a La Cruz con unas experiencias futbolísticas, sociales y culturales diferentes, y eso es una suerte porque nos está aportando mucho. Darte una vuelta por La Cruz, sobre todo por el fondo de la cantina, y ver y escuchar a la gente es una experiencia: los punkis tienen su sitio fijo, la Duncan Ewart más allá, los “guiris” y la Tartan Army en el córner, los viejos directivos en su barandilla, los peques del fútbol base y sus padres y madres… son muchos conocimientos y muy diversos, que nos vienen genial. La masa social del Ceares es bastante más compleja y plural.

  • Realizáis un programa radiofónico muy interesante, Bombialú, en el que, entre otras cosas, demostráis buen gusto musical. ¿Cómo surgió la idea? ¿Y el nombre?

El programa en realidad está desvinculado del club, es una iniciativa de aficionados, pero que casualmente varios somos directivos. Bómbialu surgió esta temporada porque a mí me gusta mucho esto de la radio, he colaborado en alguna emisora, y un día se lo propuse a un par de colegas. Luego la bola fue creciendo, y ya hay unos cuantos jugadores que también son fijos del programa, gente del cuerpo técnico… Además de un programa por y para aficionados (como el club), es una especie de punto de encuentro para tomar algo y echarnos unas risas. Nos lo pasamos genial haciéndolo, el programa en principio está dedicado al Ceares, pero casi pasamos más tiempo diciendo absurdeces y riéndonos, además hablamos de la Tercera División, ponemos bastante música, descubrimos intimidades del vestuario y del club… La palabra “bómbialu” es una expresión asturiana muy típica que significa algo así como colgar el balón. En La Cruz empezamos a cantar el tema “Vindaloo” como “Bómbialu”, y de ahí cogimos el nombre del programa.

  • Tenéis una anglofilia que roza la enfermedad. ¿Qué os hace tan fans de las islas? En ese sentido, ¿qué nos podéis comentar sobre vuestra estrecha relación con el Stockport?

Como te decía antes cada uno tiene sus gustos, pero es cierto que en general sí que hay un cierto interés por el fútbol de las islas y por la cultura que le rodea. Muchos entendemos que allí hay un ambiente más puro, que se mantuvieron durante más tiempo las raíces del fútbol, y que se respeta mucho más al aficionado. Además tenemos unos cuantos aficionados ingleses y escoceses, y siempre dicen que el ambiente de La Cruz es el más parecido que han visto al de sus países de origen.

Lo de Stockport es una historia muy curiosa: todo empezó como un viaje de algunos directivos a Inglaterra para conocer al FC United of Manchester. Resultó que al llegar allí el partido se había suspendido por el mal tiempo, así que decidimos ir a ver otro partido, y mirando mapas y poco más, acabamos yendo a ver al Stockport County de la 5ª división. Había unas 3.000 personas en el campo, la gente de allí nos trató genial, así que hicimos amistad con unos cuantos chavales, y desde entonces ellos vienen a Ciares y nosotros vamos a Stockport, intercambiamos regalos entre los clubs…

  • ¿Se puede ser socio del ceares y no tener patillas?

Hay algún excéntrico que no lleva patillas, sí, pero son excepciones. Y luego también algunos niños del fútbol base. La verdad es que es un fenómeno para analizar.

  • En agosto se ha organizado con vuestra implicación el I Encuentro de Fútbol Popular en Palencia. ¿Qué tal fue el evento? ¿Cómo veis el futuro del fútbol popular?

El encuentro fue una inyección de moral. Nos juntamos gente de varios equipos con ideas parecidas, además de asociaciones de aficionados, medios de comunicación… y nos dimos cuenta de que no estamos solos y que tenemos problemas muy parecidos y también que estamos haciendo cosas similares. Palencia solo fue el comienzo, de ahí ha salido una coordinación entre estos clubs democráticos  que veremos hasta donde llega. Al menos nos estás sirviendo para aprender de otras experiencias y coger nuevas ideas que nos puedan servir. La idea es que dos clubs no repitamos el mismo error, ir haciendo el camino entre todos y avisándonos de las trampas y atajos que puede haber.

  • Futuros retos y proyectos.

Lo primero, seguir divirtiéndonos, que en el fondo de eso se trata el fútbol. Como objetivo principal, conseguir un campo de fútbol para nuestra cantera, es la única forma que tenemos de seguir creciendo y además de mantener las raíces en nuestro barrio. Y deportivamente sería genial si algún año repitiésemos la hazaña del playoff, es una experiencia que nunca se nos va a olvidar.

Más Info:

http://www.ucceares.com/es/

https://www.facebook.com/Bombialu

 

 

Anuncios