Lo llevo en la sangre

Admitámoslo: elegir un equipo es un acto un tanto irracional. De acuerdo, puede haber un factor hereditario en forma de adoctrinamiento familiar, o algo más simple como lo es el ambiente local; pero el hecho en sí, esa elección tomada poco después de aprender a andar, no suele ser algo muy meditado. Curiosamente, esa ingenua elección te sigue y te condiciona hasta que los gusanos asaltan el cajón en el que te entierran.

¿Pero y si hubiera un factor genético, una prueba médica que científicamente avalara de qué equipo eres? Es lo que se plantea “Lo llevo en la sangre”, un cortometraje de poco más de 15 minutos, en el que una familia fanática del Chacarita Juniors espera que su hijo debute con el primer equipo. Antes tendrá que pasar el examen A.F.A.F, acrónimo de Análisis del Factor de Adhesión Futbolística, para asegurar que realmente es del Chaca y no un vulgar impostor.

Más allá de sesudos análisis sociológicos o psicoanalistas, anda que no molaría que nuestros jugadores pasaran el dichoso control. Bueno, hay quien no necesita exámenes pues alguno de los que hoy anda por Lezama ya la debió de pifiar en twitter animando a quién y al Real Madrid para después asegurar que era del Athletic de toda la vida; o aquel defensa, hoy cedido en segunda, que afirmó soñar con jugar en un grande. Aunque ya puestos, lo que de verdad triunfaría sería un campeonato con jugadores que de verdad son de su equipo “de sangre”. No nos hagamos ilusiones, pues seguro que entonces se le agolparía el trabajo a Eufemiano Fuentes y con total certeza la liga la ganaría el poderoso Club del Dinero. Vamos, como hoy en día…

Anuncios