Athletic Club – Córdoba: Contracrónica

Decíamos en anteriores contracrónicas que las últimas victorias del equipo seguían escondiendo viejos déficits y errores todavía sin corregir. Pues bien, lamentablemente, el espectáculo del sábado tarde no hizo sino corroborar lo previamente expuesto. No es que este blog sea un oráculo futbolístico pero es evidente que el juego del equipo y los apaños de Valverde mantienen las dudas entre la hinchada.

Saltó falto de ritmo el Athletic y lo pagó caro poniendo en bandeja la primera victoria a todo un colista. A falta de Aduriz, Valverde apostó por Williams tras dos entrenamientos con el primer equipo, desplazando a Viguera a banda. Fuera de sitio, el riojano aportó más bien poco y Williams, quien aparte de goles también demuestra lagunas en el filial, tampoco es que hiciera nada del otro mundo. El experimento del mister salió mal y si Aduriz se recupera, ¿qué va a hacer con Williams? ¿Devolverlo sin más ni más al filial? ¿Es esta la mejor manera de hacer debutar a un cachorro? Caparrós responderá afirmativamente pero nosotros no lo tenemos tan claro.

EuskalHooligans

El juego en el medio campo fue espeso y con escasa profundidad. El habitual recurso del balón parado no funcionó, porque como diría Beñat “los centros los hacen buenos los rematadores“, aunque la mitad de los córners que botó ayer fueran de suspenso, y el Córdoba se llevó los tres puntos tras otra enorme cagada de Iturraspe en el centro del campo (y van…). Bastó que los andaluces supieran cerrarse bien atrás para que la remontada no fuera más que una ilusión de la afición. Una afición como la de la chavalería del anillo central que se asomó para animar junto a la ICHH. La misma afición a la que desde el palco no se le deja crecer.

Por lo demás, el partido nos dejó el recuerdo de los bertsolaris en el descanso y las camisetas con las que saltaron ambos conjuntos, cuyo lema era “fútbol sin violencia”. Obvian las causas de la violencia, no osan atacar el nazismo, mienten a traves de sus medios de comunicación posibilitando la equiparación entre víctima y verdugos, y acaban regalándonos una dosis de corrección política, léase hueca y conservadora. A todas luces insuficiente, calculado brindis al sol.

tasio violencia infancia futbol nazis

Anuncios