Athletic Club – Torino: Contracrónica fragmentada.

Equipo: Mal. Fallos atrás imperdonables: incauto Gurpe en el penalti, segundo gol en el 47 y el no-despeje de Etxeita en el 2-3. El medio del campo lento, poca invención en zona de tres cuartos para ofrecerse entre líneas y escasa fluidez. El juego estático nos mata, cortocircuita las ideas. ¿Tenemos plan b? Porque el Torino sabe perfectamente a lo que juega, ha sido un puñal, y el Athletic salta a ver qué surge con exasperante reiteración. Salvamos, eso sí, la actitud de los nuestros, por no perderle la cara al encuentro y haber luchado hasta el 2-3. Eso debería valer para hacer afición pero la peña parece cansada.
Árbitro: Sionista complaciente con las continuas faltas italianas pero raudo para mostrarnos amarillas.

Ambiente: Es la primera vez que el nuevo campo parece un estadio de fútbol… gracias a la afición del Toro. 2500 tíos, todos de pie, todos animando. No como en Manchester, donde tuvimos que aguantar un “siéntate que no veo” cada 3 minutos. La tribuna muerta, la grada impotente y el ambiente frío. Como punto culminante un amago de pelea en la norte alta. We are a happy family. Sólo tiran del carro honrosas excepciones y la constancia del 110, a donde Muniain ha tirado su camiseta. No ha ido al 108 o al 123. No, ha ido al 110. Que los jugadores también se mojen y demanden agallas a la directiva para mejorar el ambiente, más allá de mosaicos que, lo repetimos, no tragamos y no ayudan cuando en el campo van mal dadas. Además, la directiva volvió a prohibir colgar banderas. ¡A tope con la afición! Hipócritas. La ecuación es simple: bufanda, garganta, grada popular.

Perspectivas: Europa y el ambiente de los próximos meses se juegan en Cornellá, donde nos espera un Espanyol ansioso por vencer a un equipo cansado cuya afición no ha agotado su cupo de localidades. Eso sí, como pasemos habrá tortas por las entradas, montaremos un Ibilaldi etílico en algún rincón del Reino adonde iremos todos a cantar Aida y dar palmas como en los toros, sacando pecho autocomplacientemente por ser la mejor afición del mundo y alrededores. Si no pasamos, deambularemos sin pena ni gloria lo que resta de temporada en medio de un ambiente ramplón, aburrido, con la junta atrincherada en su sillón. Sería un desilusion pero nos apearíamos de esta montaña rusa.
Anuncios

El Correo Hooligans: anima tú

Podemos estar tranquilos. Si los ingleses tienen sus firms de hooligans, los italianos los ultras y los argentinos las barras bravas, nosotros tenemos a El Correo Español para que San Mamés tenga voz. Así titulan su artículo para dar a conocer los ganadores del concurso que han organizado para, supuestamente, crear canciones para ser cantadas en San Mamés. En su día nos partimos de la risa cuando vimos el anuncio del concurso, y ayer, viendo los ganadores, todavía más.

Animatu

Cómo no nos vamos a descojonar viendo como una tal Olaia les cuela en sus derechosas fosas nasales la versión de una canción revolucionaria italiana en honor a los partisanos antifascistas, y encima se lleva 3000 euros de premio. Nos quitamos la txapela, porque en el fondo, sabemos que realmente, los del Correo ni siquiera sabían que la canción era Bella Ciao, por otra parte, ya usada y cantada en multitud de gradas con conciencia de clase (Livorno, Torino, Burdeos…), justo lo contrario que ese medio. Tampoco esperábamos mucho de quienes se financian con anuncios de contactos y de dar portadas a Mercadona, ¿no? Si lo llegamos a saber, colamos una versión de Bandiera Rossa.

Sobre el concurso en sí, qué vamos a decir. En pleno debate sobre la grada popular y el ambiente de San Mamés, cuando hay una actividad inusitada alrededor de la grada con canal de youtube, blogs y un despliegue de medios importante, cogen estos oportunistas, y fieles a su estilo, tratan de meter sus sucias garras en una fiesta a la que nadie les ha invitado. Pensaréis que somos unos amargados y que El Correo ha intentado aportar su granito de arena en forma de billete de 500, lo único que entienden estos juntaletras liberales de tres al cuarto. Y nosotros diremos que si alguien pisa San Mamés conocerá perfectamente de dónde salen el 99% de los cánticos en La Catedral y que este concurso sólo busca protagonismo en un ámbito donde El Correo no pinta nada, ni pintará, mal que les pese. Mejor que se dediquen a echar basura sobre el Athletic para poner a su candidato oficial en Ibaigane, que se les da muy bien.

En fin, que a ese punto hemos llegado y esto es lo que piensa Vocento de la afición del Athletic, tratándola como si fuera una mercenaria en busca de dinero. Y con algunos ha dado en el clavo, 3000 euros son una buena pieza de caza y un ganador ya ha dicho que va a reformar su habitación con la pasta. Lo que sucede es que quizá lo que no se habían planteado es que la gente acabara participando sólo por eso, por la pasta, y no por amor a los colores, con lo que el concurso en sí queda bastante desdibujado y con poco sentido.

Aaaay, afición del Athletic, quién te ha visto y quién te ve vendiendo tu dignidad por 30 monedas de plata de los Pilatos de la provincia. Como cantaban los Siniestro, menos mal que nos queda Portugal, o la Herri Harmaila, y como siempre, se seguirá cantando y componiendo simplemente por el bien del equipo y el ambiente en La Catedral, desde los bares, desde la calle o el autobús en algún desplazamiento. Sin patrocinios.

El hijo del hincha: la contracrónica

Nos quitamos nuestra bufanda de irredentos supporters de la grada de pie de San Mamés para hacer un análisis lo más objetivo posible de un libro que, escrito por otro irredento hincha del Athletic, nos agita la conciencia y nos hace sentir hooligans, simples aficionados, seres racionales e irracionales, todo ello a la vez. Porque entre otras cosas, está escrito desde la sincera experiencia de un zurigorri de manual, de los de bufanda tejida por amama.

El hijo del hincha es el título elegido por el escritor J.M. Isasi, habitual colaborador independiente en páginas deportivas de un conocido periódico amarillista, morboso , derechón y auténtico cáncer para la sociedad en general y el Athletic en particular. Y aún así, tuvo el gesto de enviar a la redacción de Alabinbonban una copia promocional de su autoeditada novela. No podemos negar que le guste el riesgo.

El-hijo-del-hincha-de-J.-M.-Isasi

Una lectura atravesada por un choque generacional y de valores en el que nos identificamos con Martín Larralde, auténtico protagonista del libro en nuestra opinión. Anclado en el Old Style, en la vieja General, romántico filósofo o simple hincha, rehuye toda mercantilización y se aferra a unos valores que desgraciadamente se van perdiendo en una sociedad y afición cada vez más necesitada de ellos, entrando en mil contradicciones una y otra vez. Se contrapone esta realidad, la del aita orgulloso del pasado, con la de su hijo, estrella del fútbol moderno, carente, por lo menos superficialmente, de ese aura de misticismo arcaico que envuelve al Athletic. Su pragmatismo y ambición son elementos que forman parte de los futbolistas de hoy.

Esas dos realidades contrapuestas en el libro resumen a la perfección la batalla encarnizada que se ha desatado no sólo en Bilbao, con nuestra particular filosofía e idiosincrasia, sino en todo el mundo del fútbol. Intereses económicos por encima de los deseos de los hinchas y estrellas que cada vez más parecen actores de Hollywood. Batalla sobre la que pivota el libro, que no sólo se centra en el aspecto futbolístico, sino que profundiza además en las vidas personales de los futbolistas, su experiencia desde dentro del negocio y el espectáculo, los retos a los que tienen que enfrentarse y la soledad que pueden sentir en un mundo que es demasiado artificial.

El libro interpela a la reflexión y evidencia que las heridas provocadas por las marchas de Bielsa, Llorente y compañía aún no han cicatrizado entre la afición. Siguen sobrevolando fantasmas, preguntas no resueltas y una cierta sensación de “nada volverá a ser igual”.

Ágil, ritmo y gancho, cualquier hincha del Athletic encontrará el libro entretenido, aunque uno de sus handicaps en el mundillo literario pueda ser precisamente ese, a saber, convertirse en una obra de consumo interno debido a las reflexiones que plantea. Desde nuestra humilde posición de críticos (esta es nuestra segunda crítica literaria tras la de Fray Perico y su borrico en 4º de EGB), hemos de apuntar que ciertos diálogos carecen de frescura, algunas situaciones se ajustan demasiado a clichés y que el uso, recurso y abuso de los interrogantes es a todas luces excesivo. Asimismo, en su ánimo de arrojar cuestiones y puntos de vistas divergentes, el relato apuesta por la contención, sin  llegar a estallar del todo, lo cual quizás lastre el aspecto más literario de la obra. El fresco dibujado, eso sí, es verosímil y de correcto trazo.

Como detalle final destacamos que el nombre del protagonista coincide con el del poeta labortano del XIX cuyas vicisitudes popularizarían Sarrionaindia y Ruper. Habida cuenta de lo vivido por el Martin Larralde real, no parece baladí la elección del nombre.

No desvelaremos más secretos porque, sinceramente, el libro contiene suficientes virtudes como para animar a su lectura a cualquier hincha del Athletic que se precie y también a cualquier jugador del club o aspirante a serlo.

Comprar libro

* Más infopresentación del libro, página de Facebook

Athletic Club – Rayo Vallecano: contracrónica

Después del buen resultado en Turín, y expectantes ante el partido del jueves, el equipo se medía ayer a un Rayo Vallecano siempre luchador y fiel a su juego. Cabe mencionar que en la previa, los hinchas franjirrojos de Bukaneros hicieron su particular homenaje a Iñigo Cabacas en el callejón de María Díaz de Haro. Detallazo.

El partido empezó con una primera parte en la que el Athletic dominó, por lo general, aunque sin llegar a materializar, bien porque nos falta chispa en ataque, bien porque Unai López se puso un plátano en el pie o bien porque el árbitro decidió anular un golazo de Mikel Rico. En el minuto 12, los hinchas del Rayo se unieron a coro en un cántico común contra el señor Tebas, dueño y señor del fútbol estatal. La primera parte terminó sin pena ni gloria y con un arbitraje bastante malo.

En la segunda parte, y tras varias ocasiones, Aduriz logró pescar en los últimos minutos un balón rechazado tras una buena y luchada jugada de Balenziaga, llevando la tranquilidad a la parroquia local y el éxtasis a la grada, que se soltó con la canción Txus de la Polla Récords, el Txoria Toxri de Laboa y Goazen Athletic de Depeche Mode. Despliegue de lujo para poner la guinda al partido y celebrar 3 puntos que necesitábamos como el comer, después de una racha de 9 partidos en los que sólo se ha perdido uno.

En esta línea ascendente encaramos el partido del jueves con confianza, con varios cachorros asentándose en el equipo y la ilusión de acabar haciendo un buen papel en Europa. Quién nos lo iba a decir hace un mes.

Cómo no, también en Alabinbonban nos sumamos a la campaña por una grada popular en San Mamés y os dejamos el vídeo que se han currado.

HERRI HARMAILA BATEN ALDE! 

JUSTIZIA IÑIGORENTZAT!

Torino – Athletic Club: kontrakronika.

Okerrena espero genuenean, hara! Harro egoteko moduko partidua. Aduriz etxean lagata bazirudien Valverdek Europa League bota nahi zuela. Jokaldi arriskutsua, ordea, bikain atera zaio emaitza ona dakarrelako etxera. Hasi baino lehen taldearen lehiakortasuna airean zegoen, hiru txapelketa larregi zirela-eta ilusio gutxi giroan. Bazirudien iraganeko mamuak berpiztu nahi zirela, Peña Deustukoek Bielsa handiari egindako bisitatik hasita (ulergarria, txalotzekoa eta Rosariokoaren itzal itzelaren adierazle) zale bakan batzuk Llorenterekin batera Turinen ateratako argazkietara. Ematen baitu, hein batean bederen, zalegoak zauri batzuk ixteke dituela oraindik.

Lehen zatian Torinok martxa bat gehiago sartu du Williamsen gol goiztiarra irauliz baina bigarren zatian Valverderen erabaki taktikoek, gaur bai!, eta aldaketek bizirik mantendu dute taldea, binakoa lortzeraino eta irabazteko aukerak ere izanda. Ez diote aurpegia galdu norgehiagokari eta ez da gutxi taldearen denboraldi osoko itxura ikusita.

Athletic Bilbao's Inaki Williams celebrates with his team mate Iker Muniain after scoring against Torino during their Europa League round of 32 first leg soccer match at the Olympic Stadium in Turin

Izen batzuk aipatu beharko genituzke: Williams, Gurpe bere gol izugarriagatik, San Jose baloiak mozten fin ibili baita eta Beñat behingoagatik baloi on andana jarri dituelako; baina benetan azpimarratzekoa Muniainena. Bigarren zatian puntaerdi lanetan aritu da eta Torinokoak zeharo zoratu ditu, hamaika falta eta arerioentzako txartel horiak lortuz. Itzulerako partidurako zentratuta hasi behar du partidua bai ala bai. Hor egin die min izugarria italiarrei.

Entrevista a la Peña Leones Italianos – Italiako Lehoiak

Con motivo del desplazamiento a Turín, la cittá del Toro y la Juve, a pies de los Alpes y capital del Piamonte, aprovechamos para charlar con los amigos de la Peña Italiako Lehoiak – Leones Italianos, que nos cuentan cómo se vive eso de ser Athleticzale en Italia, y sobre todo, por qué.

  • En primer lugar, ¿emocionados con la visita del Athletic a Turín? ¿Acudiréis al partido? ¿En qué número?

Estamos esperando este partido desde el 28 agosto del 2000, fecha de nacimiento de la Peña. Para mi la emoción es doble, porque vivo en Turín, y poder acoger la familia zurigorri aquí es algo increíble no, lo siguiente. Iremos más de 100 socios de los 150 que formamos la peña…

  • ¿Cómo prevéis el recibimiento al Athletic en la ciudad? Los más veteranos recordarán con cariño el viaje a Delle Alpi en Champions allá por el 98, aunque algún sector de la afición de la Juve no fue precisamente amistosa.

No veo problemas y estoy seguro que todo irá bien. Estamos en contacto con la afición del Torino, que, aunque no quieren un hermanamiento oficial, muchos aficionados del Toro le tienen cariño al ATHLETIC. En la parte de la Juve suelen verse ikurriñas últimamente, más por un tío nacido en Pamplona que por cuestiones políticas, pero también tenemos amigos en esta hinchada, asi que todo debería ir con tranquilidad. Por cierto, ambas aficiones tienen una parte de derecha, pero dudo que se junten para molestar.

  • El equipo no está en su momento más dulce, y unas pocas voces oportunistas en Bilbao cuestionan valores como la filosofía. ¿Qué opináis de esto unos aficionados que si algo admiráis del club es eso, su idiosincrasia? ¿Seríais del Athletic sin esos rasgos?

La filosofía es parte del ATHLETIC, sin esa particularidad no sería el mismo, o peor, sería un equipo cualquiera. Me he hecho del ATHLETIC también por su compromiso con su tierra, su cantera, por ser un “último baluarte”, dudo mucho que sin esto pudiéramos tener más de 150 socios en toda Italia. Las derrotas pasan, los titulos tambien, ser distintos es algo legendario.

  • Sorprende mucho que en un país como Italia, con grandes equipos y mucha tradición futbolera, una peña como la vuestra tenga tantos miembros y tan entregados a la causa. ¿Cada día sois más? ¿Se os acerca mucha gente?

Somos un poco el espejo del país, que vamos a buscar fuera lo que no hay en casa. Aquí el fútbol se ha convertido en una basura donde el dinero lo manda todo, y no te hablo solo de equipos, también en los ultras hay mucha mafia. Las peleas entre ultras suelen ser una manera para elegir un jefe para el tráfico de drogas en las gradas.

El ATHLETIC es algo diferente y pertenecer a la gran familia zurigorri es algo que me honra. Creo que con 150 socios estamos bastante a tope, suelen pedirnos información más aficionados todavía, quizás dentro de poco seamos 200…

  • ¿Qué perfil de hincha forma parte de vuestra peña? ¿O es de toda clase y condición?

Hay de todo, radicales y gente que si fuera en España les daría su voto al PP. Porque eso es el fútbol, lo une todo, el rico y el pobre; el patrón y el obrero; que animan a tope a un mismo equipo, dejando juntos la garganta en las gradas.

Obviamente, el grupo más radical es aquel que anima más y suele viajar para ver el ATHLETIC. Hay dos almas en la peña: una más en plan Ultra y una más en plan Tribunero, pero ambas siente el ATHLETIC a muerte.

  • Siendo una peña geográficamente tan diversa, ¿cómo os organizáis? ¿Las decisiones se toman de manera asamblearia? ¿Hacéis algún tipo de evento cada cierto tiempo?

No es fácil organizarse. Cada año nos reunimos para decidir las cosas más importantes, como la fecha de cuándo ir a Bilbao a ver un partido o a quién destinar el dinero que solemos dar en beneficencia o algo así. Otras decisiones menores, se toman a través del blog o por mail. Los que viven cerca, como en Milán o Turín, a veces nos reunimos entre nosotros, tan solo para estar juntos.

  • ¿Tenéis relación amistosa con algún grupo de aficionados de Italia? En el caso de Bilbao, ¿tenéis alguna relación especial o particular con alguna peña o hinchada?

En Italia no haya nada oficial, aunque algunos socios son ultra del Mantova, del Carpi, del Genoa, del Atalanta y suelen seguir a su equipo. En Bilbao hay hermanamientos con muchas peñas, como la Peña Gabarra, la de Zalla, la Peña Tzibi de Gamiz, Itzalan Taldea, aunque no te voy a nombrar todas que si no buff… y por supuesto también tenemos muy buenas relaciones y alguno una buena amistad con integrantes de Piratak, HNT o Abertzale Sur, sobre todo el sector ultra que te he comentado antes.

  • Últimamente, y a raíz del asesinato de Jimmy y el ataque al ASD Ardita romano, os habéis mostrado solidarios y comprometidos con unas ideas alrededor del fútbol, como pueden ser la lucha contra el racismo y el fútbol moderno. ¿Nos podríais explicar un poco más en profundidad las ideas de la peña en cuanto a estos asuntos?

Sólo hay una manera: fuera los fascistas de las gradas. Son los únicos que no saben cómo relacionarse, que utilizan cuchillos en las peleas y que encima comparten la mesa con policías y mafia. Somos una peña antifascista, de ahí que compartamos todas las ideas contra el fútbol negocio moderno que alimenta esta escoria que últimamente se ve demasiado por las gradas.

  • Con la represión que se ha instalado ahora en La Liga en cuanto a gradas se refiere, se empiezan a ver medidas parecidas a la “tessera del tifoso”. ¿Cómo se han vivido en Italia?

La tessera del Tifoso es la muerte del fútbol, que en lugar de castigar a los culpables, castiga a todos. Ése es el problema, los que arruinan el fútbol o hacen negocios en las gradas, siguen a lo suyo. Los que de verdad luchan por un fútbol limpio son castigados por medidas fascistas que permiten a los clubs elegir con quién compartir el negocio. “No a la tessera del tifoso”, odio eterno al fútbol moderno.

  • ¿Cada cuánto os desplazais a la Catedral? ¿Se os da alguna facilidad o el club no ayuda? ¿Habéis notado algún cambio con el nuevo estadio?

Venimos a Bilbao como Peña cada año, el club nos trata como una Peña cualquiera, y esto nos parece bien, porque no queremos ser una Peña particular, queremos participar a la vida del club siendo uno más, no queremos trato especial. Cuando hay un problema, el club nos atiende de manera cariñosa, siempre han estado disponibles y amables con nosotros. Cada Junta Directiva ha tenido su manera de colaborar con nosotros, con la junta actual tenemos una colaboración que puedo definir perfecta, la mejor sin duda. El nuevo campo es estupendo, pero yo también lamento la falta de una grada de animación detrás de la portería, echo de menos a la vieja grada norte.

  • Se recuerda, en especial en el fondo norte, una anécdota de dos miembros de vuestra peña que se declararon amor eterno delante de todos mediante una pancarta mientras la grada cantaba a coro “que se besen, que se besen”. ¿Qué nos puedes contar de aquello? ¿Nos tenéis reservadas más sorpresas para el próximo desplazamiento?

Te comento que seguramente la novia, Valentina, no estarà en el campo, debería dar a luz una nena en los días cercanos al partido de ida; el novio depende de cómo van las cosas… jajajaj. Para la próxima visita a San Mamés, espero no tener que preparar nada, pero me temo que tendrè que preparar algo para despedir a alguien. Pero hasta que las cosas no sean fijas, no digo nada.

10103163

  • ¿Echáis de menos el viejo campo? ¿Qué creéis que se ha ganado y se ha perdido?

El viejo San Mames lo echo de menos como echo de menos a mi abuelo, era parte de mi vida, me sentí como en casa cuando lo pisé por primera vez, siempre me quedaré con su recuerdo. El nuevo es un campo espectacular, no es cuestión de ganar o perder algo en el cambio, es que creo que la afición en general ha cambiado su manera de vivir el partido, quizás también en el viejo San Mames este cambio estaba ya en marcha. Pero como te dije, al nuevo campo seguramente le falta una grada de animación adecuada.

 

Los límites de la rebeldía, Thinking Football 2015

Otra edición del festival cinematográfico organizado por la Fundación Athletic. Aunque encomiable y de notable interés en cuanto proyecta documentales futboleros de difícil acceso, seguimos manteniendo (crónica del 2014) que el certamen falla en su vertiente social, en toda esa pretenciosa palabrería de “repensar el papel del fútbol en sociedades contemporáneas”. La reflexión que inducen es personal, jamás colectiva; no hay cauces. Lejos de ejercer la autocrítica, el club ahoga cualquier voluntad popular, crítica y transformadora en aquellos asuntos de verdadero calado. Mientras, nos regalan un desfile de rebeldes en la gran pantalla. Y un deseo latente: “ni se os ocurra rebelaros en casa”.

Alguno bramará que es gratis, obviando ciertos patrocinadores, contexto y panorámica general. En cualquier caso, entrando ya de lleno en el cargado programa de este año y lejos de dogmatismos, ¿qué se supone que debe reflexionar el populacho ante el popurrí ideológico del cartel? De Lucarelli y los ultras livornesi a los yankis de Filadelfia o los sueños individuales de jóvenes africanos hay un salto; por no hablar de documentales de, a priori, marcado sesgo occidental y capitalista. El hilo conductor en términos políticos es finísimo, más próximo a un bazar del pensamiento: “tome lo que desee”.

Rebeldes2

Nuestro particular repaso comienza con la segunda parte de Rebeldes del Fútbol, cinco muestras de valentía. Las historias de Tamburrini, represaliado por el régimen de Videla, y del español de Matthausen resultan interesantes; la de Alfonsinho y su lucha laboral pasa bastante desapercibida (extraño en nosotros) y la de Lucarelli recibe un tratamiento parcial y superficial. El formato, apenas alcanzan veinte minutos el espacio dedicado a cada futbolista, no es el idóneo para profundizar, por eso Honey Thaljieh, impulsora de la selección femenina palestina, aparece un tanto aislada de una realidad mucho más compleja. El metraje en su honor adolece de una correcta contextualización, brindando una limitada y sesgada foto del conflicto palestino, construyendo un relato cómodo para el europeo de a pie.  Remata la jugada Eric Cantoná, conductor del documental, llamando a la aceptación mutua entre palestinos e israelíes mientras posa con una bufanda palestina. Brindis al sol y cínica equidistancia disfrazada de rebeldía. Fue entonces cuando nos acordamos de la petición del Athletic de no portar banderas palestinas ante la visita de un equipo israelí en la Europa League .

Siguiente parada: Democracia en blanco y negro, documental que narra la experiencia democrática impulsada en tiempos de dictadura militar por Sócrates, Wladimir y Casagrande en el Corinthians. Venía precedida de buenas críticas, lo cual levantó cierta expectación que el film cumplió relativamente (ejem, resultó ganador del festival) gracias a una historia recurrente, mucho material de archivo, testimonios de primera mano, un ágil montaje y la mezcla de fútbol, música generalmente atroz y política. Sin indagar en ideologías y limitando posicionamientos a vagos “soy demócrata” o “de izquierdas”, el relato torna más narrativo que reflexivo. La democracia corinthiana duró un par de años y ¿qué queda de todo aquello? ¿qué ha hecho el PT al pisar moqueta? Claro que el Lula de los 80 parecía Lenin en comparación con el infame Isidoro.

Sócrates

Asimismo, el film deja entrever las condiciones y los límites de la democracia. La dificultad de construir utopías es inversamente proporcional a la facilidad con la que pueden ser demolidas. Necesitas gente inteligente como el trío corinthiano para cambiar las cosas pero basta un reaccionario como Leao para reventarlas. Nos dio por pensar qué hubiera pasado si la democracia partiera de un vestuario formado por peña como Yeste, Del Horno o Javi González y caímos en la cuenta de que el papel de “comandante” hubiera recaído en Urrutia. Ahora bien, tras masturbarnos con lo que Sócrates hizo durante dos años en Brasil, ¿qué aplicamos en casa? ¿Oís cómo croan las ranas?

La sorpresa del festival vino de la mano de El entrenador Zoran y los Tigres del Sol. Navega entre aguas turbulentas, a veces comedia y drama no están bien hilvanadas, pero el seguimiento en tiempo real de las andanzas de Zoran es digno de elogio. El periodismo debería ser algo en esta línea. Al hilo: Sudán del Sur logró la independencia en 2011 y contrató a Zoran, un entrenador serbio curtido en mil batallas, como seleccionador nacional. Claro, estamos en África, infraestructuras y profesionalidad de corte occidental cero. Zoran da la impresión de ser una especie de Clemente, como cuando éste estuvo en Libia, pero mucho más vehemente, pasional y alocado. También patriótico, porque Zoran lo vive, por encima de burócratas locales. Un elefante en una cacharrería, vamos. En medio de un clima inestable, gravísima crisis incluida, el amigo se empeña en sacar adelante su proyecto deportivo cuando las prioridades del país son otras, pues llegan a quedarse desabastecidos y sin electricidad. Demasiado fútbol puede nublar la cabeza, amigos. Luego tenemos a los jugadores, jóvenes que anhelan triunfar, y en medio de tanto drama mal que bien sobrellevado, el documental nos regala momentos de tremenda comicidad como las discusiones de Zoran con sus superiores o sus discursos de corte Caparrosiano: “si pierdes hasta tu novia te quiere dejar”. Y el final del docu, atención al leve spoiler, nos recuerda un mecanismo habitual en el fútbol: la secuencia “1) Venimos a ganar y no caben excusas. 2) Palmar con estrépito. 3) Apelar a la dignidad (“somos sursudaneses, hostia”). 4) Echar pestes de otros (con o sin razón)”.  En definitiva, un acierto de documental.

Zoran

Acabamos con Sons of Ben. Un grupo de futboleros de Filadelfia se empeña en que su ciudad cuente con un equipo de fútbol profesional, para lo cual se montan una hinchada en pro de un equipo que obviamente aún no existe y se dedican a dar la matraca para conseguir que les pongan un club de fútbol en su casa. Parecía que el lema “los hinchas primero” iba a ser llevado hasta sus últimas consecuencias, pero nada más lejos de la realidad. Esta gente son freaks de clase media que venden sus ansias futbolísticas al negocio, dejan que su pasión sea explotada por otros en vez de impulsar un club de fútbol a menor escala. Porque lo que quieren es un equipo profesional, subrayamos profesional, para jugar en primera división. Si no, no les vale. Alguno aducirá que también nosotros dejamos que el Athletic nos explote, y en parte tendrá razón, si bien el Athletic ya estaba, con otros valores que hoy denosta, cuando nosotros llegamos. Lo de los chicos de Philly es como si yo quiero comer hamburguesas en mi pueblo y me movilizo para lograr un McTxerri. Como colofón nos venden su proyecto como parte salvadora de un peligroso ghetto. El hombre blanco auxilia al pobre negro, típica caridad tan del gusto capitalista. Del business que rodea la construcción de un estadio y pelotazos urbanísticos ni una palabra. Mucho menos algún estudio crítico, en la línea de Szymanski y Kuper. De reparto de riqueza, bueno, vale ya, stop. Lo cojonudo llega al final, cuando los Sons of Ben hacen balance y subrayan, algunos entre lágrimas, la importancia de formar parte de la misma familia. Para ese viaje no hacían falta alforjas, pues el sentimiento de pertenencia y comunidad es el mismo tanto en tercera división entre los hinchas del Castellón (el libro Infrafútbol bien lo explica) como en la MLS. Y, además, es este fútbol moderno basado en el negocio, ése de sueldos estratosféricos y entradas a 100 euros para ver al Granada, el que está matando el romanticismo y el vínculo entre los hinchas. De ahí el intento de Ceares o FCUM por devolverle el fútbol al aficionado, bastante en las antípodas de unos SOB que ponen su capital y su militancia al servicio del business aunque el film quiera resaltar su lado más ONG, loable por otra parte. En fin, Sons of Ben es una americanada de manual. Mendizabal no nos contó nada al respecto, ¿o sí? (Un Athleticzale en los Emerald City Supporters).

Sons of Ben

Finalizamos, no sin antes recordar que rebelde o valiente no es sinónimo de revolucionario. Que la revolución no será televisada ni patrocinada por la BBK. Que el postureo casa bien con la canción del Che con que finaliza Rebeldes del Fútbol 2. Revolución encapsulada en t-shirts de oferta. Todo domesticado, vacío, institucionalizado. Veremos el año que viene, a ver si nos traen más joyitas, algunas del Offside apuntan maneras, y vuelven a apostar por la ficción con, por ejemplo, El 5 de Talleres, presentado en el festival de Xixón. Porque lo cortés no quita lo valiente y como mero entretenimiento Thinking Football es mucho.