Illarra & El Correo: Mentiras de corto alcance.

El fútbol es un estado de ánimo y nada como dos victorias seguidas para que el sufrido hincha encare optimista la cuesta de febrero, con Barça, Espanyol en Copa y Torino a la vuelta de la esquina. Las derrotas, en cambio, desmoralizan a la afición, que tan pronto cae en la pesadumbre como en la esquizofrenia. Y es que hace escasamente una semana no pocos aficionados querían fichar a Illarrra a cualquier precio y traerse de Eibar hasta las duchas de los vestuarios. Tras la actuación de San José el jueves y la victoria ante el Levante, nadie en su sano juicio podría juzgar de imperiosa necesidad el despilfarro de 25 millones en un jugador cuya demarcación está bien cubierta y que además se ha reafirmado en su postura de no venir a Bilbo.

Que la ilusión de algunos seguidores zurigorris dependa de los fichajes no es un síntoma saludable, pero en cierto modo es comprensible que a muchos les dé por hacer fútbol-ficción cual managers del PC Fútbol. Lo que no se puede consentir es que un medio de comunicación trate de explotar las ansias más o menos irracionales del personal usando viles mentiras. Estamos hablando de El Correo, que en su particular carrera por atizar a Urrutia y caldear el ambiente titulaba de esta guisa la crónica del partido del sábado: “El Real Madrid golea a la Real con una notable actuación de Illarramendi”. La realidad es bien distinta, pues las crónicas provenientes del foro hablaban de una actuación gris y de inicio titubeante. Marca puntuaba con un discreto 6 su partido, la nota más baja de todo el once inicial junto con Casillas.

ElCorreoIllarra

Pero hay más. La propia crónica del Correo no aludía a Illarramendi más que en su titular, ni rastro de sus andanzas en líneas posteriores. Había gato encerrado. El relato que publicó la versión edulcorada de ABC correspondía a la agencia EFE, y otros medios, como La Nueva España (enlace) , utilizaron idéntica crónica con, oh sorpresa, un titular diferente, en el que evidentemente Illarra no tenía cabida porque, lisa y llanamente, su actuación había pasado desapercibida.

El Correo nos miente con Illarra y como pretender que no lo hagan en otros temas de mayor importancia es demasiado para la fachenda local, sólo esperamos que no aburran a la borregada con el de Mutriku, como hicieran con el ínclito Llorentito.

Anuncios