Maquinista, rumbo a Barcelona

Marineros, zafarrancho de combate. Como varias generaciones de aficionados zurigorris, aitites, amamas, aitas y amas antes que nosotros, volvemos a viajar por tierra, mar y aire a tierras lejanas a disputar una final de Copa. Como Ramius, el capitán del Octubre Rojo, decía a sus tripulantes, “jugaremos a un juego de ajedrez con nuestros viejos rivales…vuestros padres y después vuestros hermanos mayores antes que vosotros lo hicieron bien”.

Para algunos es la primera vez, otros sufrieron los sinsabores de 2009 y 2012 y muchos esperan ansiosos repetir gestas como la de 1984, y en la cara de todos, la misma ilusión y ganas de traer el título al Botxo y empezar a recuperar nuestro trono como Rey de Copas.

El ambiente se presupone espectacular. La ICHH ha conseguido que la directiva reserve casi 7000 localidades para animación, lo que por fin provocará que este aspecto en una final esté más que garantizado, tras las decepciones en anteriores finales. Con las pilas bien cargadas y la ilusión por las nubes para empujar a nuestro equipo hasta el título, estaremos en la grada dándolo todo.

Toca tirar de corazón ante un rival superior que juega en casa, que tiene una delantera temible y hace gol con mucha facilidad. Pero en peores nos hemos visto. En nuestra mente se apelotonan hazañas históricas, victorias imposibles, remontadas y gestas de equipos del club que han escrito las más brillantes páginas de nuestra historia. Hay una generación entera de jóvenes vizcaínos esperando referentes.

No nos olvidamos de que en este viaje no podrá estar con nosotros Iñigo Cabacas, Pitu, mientras su familia todavía espera justicia. Sin embargo, pueden estar seguros de que viajará con nosotros, en nuestro corazón, y en nuestras voces.

Con la mochila llena, la bufanda, la camiseta y alguna bandera que otra nos ponemos en marcha y subimos al bus para unirnos a nuestros compañeros de aventura. De pie, cantando, animando, como siempre. Invitamos a toda la familia athleticzale a olvidar diferencias, a unirse en un solo grito y a empujar como nunca.

Porque la contracrónica más dulce de este blog puede escribirse en sólo unas horas…

ZABALDU DAIGUN GUZTIOK IRRINTZI ALAIA

ATHLETIC! ATHLETIC! ZU ZARA NAGUSIA, ALTZA GAZTIAK!

 

Anuncios