Bilbao Athletic – Cádiz: la contracrónica

Con ganas de ver a los cachorros pelear el ascenso a segunda A contra todo un Cádiz, nos acercamos a San Mamés para ver el partido desde una atalaya poco habitual, la tribuna. Qué mejor manera de ir al fútbol acompañados de críos y demás aficionados poco habituales en los encuentros del primer equipo.

Como visitante, la afición del Cádiz, que siempre ha resultado muy querida y respetada en La Catedral. De hecho, algunos teníamos incluso la sensación de que no nos habría importado demasiado una derrota contra ese equipo al que nos gustaría ver de nuevo en Primera. Alojados en los sectores visitantes en buen número, se les oía cantar con buen nivel de decibelios. Enfrente, una ICHH con menos miembros de lo habitual pero que, dadas las circunstancias y la fecha, intentó contrarrestar a los gaditanos en esa minúscula y ridícula esquina que tenemos por grada. Y viendo el panorama, surgió esta conversación con una compañera primeriza en San Mamés:

  • ¿Ésa esquina es vuestra grada?
  • Sí.
  • ¿Y esa es la grada visitante?
  • Sí.
  • Pero si es mucho más grande.
  • Sí. De hecho lo es todavía más en partidos europeos.
  • ¿La directiva del Athletic es (poned un calificativo antónimo de inteligente)?

Sí amigos, por fin entendimos a esos amigos tribuneros que nos decían que no se nos oía casi incluso en los partidos que creíamos que habíamos estado a buen nivel. Hay que estar atento y afinar bien el oído para reconocer las canciones que salen del 110. Y si además tienes una afición visitante ruidosa, pues la tarea se convierte cuanto menos en complicada. Y no sería porque la ICHH no lo dio todo, porque se vio mucho movimiento.

Dejando de lado el aspecto graderil, los cachorros dominaron el encuentro de principio a fin, con dos bacalaos de Santamaría y buena disposición táctica. Nos gustó mucho la actitud general y el nivel del equipo es perfectamente equiparable al de cualquier segunda. Ahora bien, durante los 10 minutos en los que el Cádiz apretó y pudo marcar, se vio cierta falta de experiencia en los despejes y en situaciones que en segunda A te pueden matar pero que achacamos a la juventud. No obstante, tanto la defensa como el portero estuvieron muy atentos y acertados y nos fuimos al minuto 90 con el 2-0, gran resultado que habrá que amarrar en la caldera gaditana donde nos intentarán comer vivos en la vuelta.

En definitiva, tarde redonda a la que se deberá poner la guinda en la Tacita de Plata. Para finalizar, cabe destacar el homenaje de las Brigadas Amarillas a Iñigo Cabacas en el callejón y la pancarta de HNT en solidaridad con Alfon, vallecano y bukanero encarcelado esta misma semana.

Anuncios