Gradas y medidas de excepción

Bajan las aguas revueltas por las gradas de todo el Estado. Las medidas de excepción aprobadas por la LFP y el Gobierno y que van a imponer a todos los clubes de la liga profesional a partir de esta misma temporada y sobre todo la 2016/17 van a cercenar, por enésima vez, los derechos de miles de socios y abonados de los clubes de primera y segunda. A saber, control por huella dactilar, más controles en los accesos, incautación de material, infiltrados para vigilar los cánticos, cierres de sectores y gradas e imposibilidad de que el abono / carnet sea transferible.

http://futbol.as.com/futbol/2015/06/03/primera/1433292288_107130.html

El desencadenante de todas estas medidas reaccionarias ha sido el asesinato de Jimmy por parte del Frente Atlético, grupo neonazi reincidente que se ha bastado él solito para que los botarates que manejan el fútbol a sus anchas las apliquen sin distinción, seas ultra, hooligan, hincha, supporter o un señor que pasaba por la grada. No son medidas tomadas únicamente aquí, en Argentina, Italia o Inglaterra el control biométrico se lleva utilizando un tiempo con pocos resultados en cuanto a prevención de la violencia fuera de los estadios, donde ocurren la grandísima mayoría de los incidentes.

Sea como sea, los primeros en sufrir las acometidas de las nuevas normas han sido, como viene siendo habitual, grupos de izquierda, desde Biris a Bukaneros pasando por Indar Gorri. Los primeros con petición de cierre de su grada, los segundos con un control exhaustivo de todos sus movimientos, y los terceros con la prohibición de todo tipo de material como banderas, bufandas o pancartas. Este verano se ha sumado el Alavés que, en una inesperada decisión, quiere instaurar la huella digital en la nueva grada unificada de Mendizorrotza donde se aloja Iraultza 1921 y que ha ocasionado la convocatoria de asamblea (enlace) de estos últimos para valorar el movimiento de su directiva. Málaga, Calderón o Valencia se suman al carro a su manera. En el programa radiofónico de Bukaneros, La Vida Pirata, dan buena cuenta de todo esto y el caso concreto de Sevilla y los Biris (a partir del minuto 48:35):

En el caso particular de San Mamés, desconocemos cómo, cuándo y en qué forma se van a ejecutar los dictámenes que vengan de Madrid y el club todavía no se ha pronunciado públicamente al respecto más allá de asegurar que este año se entrará con el carnet de socio de manera habitual. La transparencia no es una de las virtudes de esta directiva, y menos en este asunto, visto que desde febrero no hay noticias sobre la hipotética ampliación de la grada al 109. La hipotética obligatoriedad de juntar todos los grupos de “animación” en un solo sector complica la adopción de cualquier medida por parte del club bilbaíno, que puede verse obligado a mover a parte de sus socios. Por otra parte, nadie sabe qué pasaría con el sector 124 y los famosos jetas que allí están por el precio de la localidad sin hacer otra cosa que masticar el bocata en el descanso.

Lo que está claro es que en caso de materializarse cualquiera de las propuestas, la discriminación que sufrirían los socios del 110 sería a todas luces inaceptable. No contentos con cacheos excesivos, videovigilancia en todo momento, miembros de seguridad vigilando constantemente de cara a la grada y despliegue especial de policía en nuestra puerta, lo siguiente puede ser no poder dejar nuestro carnet a un amigo y registrar datos personales privados que no deberían constar en un campo de fútbol, máxime cuando al resto de la afición no se le aplica.

La sombra de la criminalización gratuita vuelve a sobrevolar nuestras cabezas mientras contemplamos cómo personajes de la dudosa catadura moral de Javier Tebas, conocido ex-militante de extrema derecha y encausado en diferentes litigios (enlace1, enlace2) nos dicta las normas mientras el Frente Atlético sigue campando a sus anchas y las empresas y los poderes fácticos se siguen haciendo con el poder de los clubes para mayor gloria del circo futbolístico y desgracia nuestra. Era de esperar.

Tebas

El hecho de que los Boixos o los Ultras Sur sigan en activo y captando adeptos en la calle debería hacer abrir los ojos a aquellos hinchas que piensen que estas medidas serán efectivas. La violencia no se soluciona, sino que se traslada y cambia de escenario del estadio a la calle, cosa que ocurrió hace muchos años ya. La pedagogía y reflexión que debería haberse hecho sobre la infiltración fascista y neonazi en los estadios causante de la mayoría de los incidentes, lejos de producirse, ha mutado en esta cruzada contra el hincha de a pie que no tiene nada que ver con actitudes de ese tipo. Qué casualidad que los más afectados sean sencillos aficionados que ocupan las gradas más baratas de los estadios. El fascismo haciendo el trabajo sucio del capital, de que nos sonará esta historia…

Será complicado plantar cara a todo esto y la línea que siguen lleva a un escenario con hinchas de primera y segunda. En los palcos VIP podrás beber alcohol, meterte farlopa, saltar, insultar y aparcar tu deportivo en el garaje del estadio. En la grada sólo podrás aparcar tu dignidad.

Somos hinchas, no delincuentes

Anuncios