SD (S.A.) Eibar – Celtic: kontrakronika

* Wee provo & green bastard, corresponsales de Alabinbonban en Eibar.

El 18 de julio, fecha contradictoria para visitar Eibar, una delegación de Alabinbonban BlogZinea se dirigía a Eibar, cambiando sus habituales franjas rojiblancas por los famosos aros verdiblancos del Celtic.

Tras un primer contacto negativo, bandera del Qatar FC colgada de un balcón mediante, nos dirigíamos al centro de la villa armera, a la plaza que vio nacer la Segunda república. Nos la encontramos engalanada con banderas de otra república, la irlandesa, y pudimos confirmar, The Celts Are Here.

Las tradicionales tricolores de los CSCs (Celtic Supporters Clubs, las peñas del Celtic) evidenciaban que allí nos habíamos juntado Celts de todos los rincones del mundo: Glasgow, Tenerife, South Wales, West Belfast, Vila-Real, Bray, Huesca, Bergamo, Madrid, Suiza… Toda una demostración de la enorme masa social de un club que a veces se nos olvida mencionar entre los grandes.

En las horas previas al encuentro (5 PM in Ireland-Scotland) en la plaza Unzaga y los aledaños abundaban de escoceses e irlandeses que habían venido días antes a pasar unos días a EH. Con gran respeto y admiración hacia nuestro país, casi nos pusieron rojos, pudimos comprobar una vez más el feeling que hay entre nuestras respectivas naciones. De hecho ellos fueron quienes se percataron de un sujeto portando la camiseta de La Cosa que andaba en doble fila al lado de los bares. La “ovación” a dicho sujeto no se hizo esperar.

Particularmente nos cautivó un grupo de amigos de Bray (Éire) con su buen humor y su conocimiento de vocabulario en euskera. Además, también nos demostraron que dominaban la lengua de Cervantes con un “Real Madrid gilipollas”. Desde aquí les deseamos suerte con su recién fundado Lisbon Lions CSC. (https://www.facebook.com/lisbonlions.cscbray).

Mención especial también al encargado del puesto de merchandising, que nos indicó que a la mañana habían tenido lugar unos juegos de levantar piedras y cortar arbolitos. Tela.

arboliitos

Se acercaba la hora del partido, y topamos con un protagonista que no puede faltar en todo away day en Las Islas: el balón. Un grupo de aficionados visitantes haciendo tiki-taka en la plaza Unzaga, algo digno de ver. Entablamos conversación con ellos, en inconfundible e incomprensible acento IMG_20150718_174214Glaswegian. “from Glasgow aye?” Tras un par de indicaciones pusimos rumbo a Ipurua.

Una vez allí nos hacíamos los escoceses para evitar el cacheo (a medias); y nos hacíamos los suecos, para colocarnos en los asientos que nos diera la gana, con el resto de los Celts, por supuesto.Daba comienzo la ceremonia, muy Scottish.

Veníamos con la sensación de que desde la institución del Eibar se había malinterpretado el significado de Celtic Football Club: born of famine and opression. Está claro que es un club escocés, con gran cantidad de aficionados escoceses, pero fue fundado por la comunidad irlandesa, tradicionalmente marginada por el establishment escocés y la sociedad en general.

Procedieron pues los pipers a tocar “Scotland the Brave” y “Flower of Scotland”. Aplaudimos las piezas, que nos encantaron y tuvieron muy buena recepción, pero no se formó el habitual coro. Aquellos jugadores no eran la selección escocesa, Ipurua no era Hampden o Murrayfield, y el medio millar de aficionados ataviado con tricolores irlandesas e ikurriñas no eramos la Tartan Army. Continuando con el protocolo, pronto sonó un impresionante cañón. Personalmente nos recordó a la ceremonia en honor a las Fuerzas Armadas Británicas que celebran en Ibrox cada noviembre, y no debimos ser los únicos (véase imagen) pero, somos ignorantes en lo que a actos escoceses se refiere.

canon

 

6 PM, con la delegación de Alabinbonban ocupada en cantar You’ll never walk alone, el partido ya había comenzado. El Celtic, más pendiente de su previa de Champions, se enfrentó a un Eibar que aún no tiene una plantilla definida. Esperemos que las cosas cambien, pues de momento nos parece un firme candidato al descenso. Sobre el partido nada más que comentar, gran diferencia entre ambos equipos y un 1-4, con tres penalties para entretener a la afición (https://www.youtube.com/watch?v=4m70w7G1ym4) y una voltereta de Efe Ambrose, proclamado candidato al balón de oro por la afición de los Bhoys. Pero la delegación Bizkaitarra no estaba allí para ver el fútbol.

16159_998658306810835_3857584507403159135_n

 

Apartado de la animación, empezamos por los locales. Después de oír a nuestro admirado Joseba Urkiola teníamos unas expectativas bastante altas del grupo que se hace llamar “Eskozia la Brava”, que no se cumplieron. Simplemente tararearon durante 25 minutos non-stop melodías ultras (tienen de escoceses lo que nosotros de canadienses). Sumando a esto el desorbitado precio que impuso el club, nos pareció que al club eibarrés le quedó muy grande esta cita. Qué paradoja, 75 aniversario, un partido para las y los aficionados y con precios astronómicos. Esto en Bizkaia no nos pilla de sorpresa pues estamos más que habituados con Urrutia I “El Gradicida” con su sexo telefónico y promesas incumplidas para la Herri Harmaila. Aún así, es lo justo reconocer que la directiva del Eibar ha hecho un gran esfuerzo para traer a los Hoops. Aprende, Josu.

La afición visitante fue sin duda lo más llamativo del día. Éramos un grupo heterogéneo, nada que ver con los miles de socios Celts que cada fin de semana cruzan la bella Escocia (Inverness, Dingwall, les da igual) para abarrotar el campo rival y llenar sus arcas. No teníamos ni su cohesión ni su organización, pero así con todo nos las arreglamos para crear un genial ambiente.

grada

El repertorio Celt fue el habitual con canciones que muchos y muchas ya conocíamos: the Celtic Symphony, Soldiers’ Song, Let the People Sing, The Celts Are Here, Fields of Athenry, Can you hear the Rangers sing?, Here we go, 10 in a row… También hubo inclusiones locales, como Isil-isilik (impagable ver a los compañeros irlandeses hacer ‘Kalian gora, kalian behera’) y Txoria Txori, que prendió más fácil entre los extranjeros que en muchas zonas de San Mames. (Cuando este vídeo fue tomado, el cántico ya había perdido fuelle, pero es un buen aperitivo https://www.youtube.com/watch?v=GgNvnwq33hw)

Personalmente, el momento que más nos encandiló fue el “Let’s all do the huddle“. Mientras, en la tribuna de enfrente los integrantes de Eskozia la Brava seguían con su repertorio de Pipi Calzaslargas y sus repetitivos cánticos de “Go west” no cesaban…

Al ser un partido fuera de Escocia se pudieron entonar melodías que en Caledonia a día de hoy están prohibidas por ser consideradas “sectarias”. Se vio el alivio de algunos aficionados, libres por una vez de la vigilancia. Let the people sing their stories and their songs. Permitidnos unos ejemplos de lo que la ley considera sectario:

De todos modos, a falta de Police Scotland, fueron los empleados de seguridad del Eibar los que se portaron cual chuloplayas, con miradas amenazantes, requisando cervezas e intervenciones de banderas a los aficionados del Celtic en la valla de la Porteria Oeste de Ipurua.

A la vuelta, volvimos a topar con la ya olvidada bandera del Qatar FC, que a nada que nos hubieramos quedado consumiendo alguna cerveza más, hubiera volado del balcón (o al menos algún cristal roto hubiera quedado seguro).

En resumen, una jornada muy positiva con una de las pocas aficiones, la del Celtic, que cumple su reputación como una de las mejores del fútbol.

La única pena que nos quedó fue que la afición de en frente no fuera la del Athletic. Tenemos la impresión de que encajaríamos perfectamente. Seguimos empeñados en que hay que hermanarse con el Celtic, y qué mejor que un cruce Europeo para esto. Aunque quizá sea hora de dejar de esperar a un encuentro que lleva más de un siglo sin llegar (en competición oficial), y lanzarse a buscarlo. Nosotros personalmente, ya planeamos el viaje a Parkhead.

Anuncios