Mercado de invierno, de Philip Kerr

Tras la pelota hay mucha mierda, nos cantaba Evaristo. La mayor de las veces la intuímos, incluso pareciera que llegamos a olerla, como ocurre en política, si bien es prácticamente una quimera que el hincha de a pie pueda destapar toda la podredumbre con pelos y señales. Aprovechando el filón que da un ambiente viciado por la corrupción que va unida a las insanas cantidades de dinero que el fútbol profesional mueve, el escocés Kerr se marca una entretenida y apañada novela negra con el fútbol, mucho fútbol, como eje.

9788490564271
Scott Manson es el segundo entrenador del London City, un ficticio equipo de la Premier dirigido en los despachos por un turbio multimillonario ucraniano y en el terreno de juego por un lenguaraz entrenador. Los más que evidentes trasuntos de Abramovich y Mou no son las únicas caracterizaciones con acierto, pues la novela funciona también como fresco del actual fútbol moderno. Dinero, corrupción, jugadores vagos, árbitros soberbios, periodistas de tercera regional jugando en primera, hinchas explotados y ávidos representantes son algunos de los ingredientes que nos alejarían de la ficción si no fuera porque, pongan voz de Angela Lansbury, se ha escrito un crimen que hay que resolver.

Con este telón de fondo Kerr va soltando reflexiones más o menos futboleras en boca del narrador Scott Manson mientras avanza sin prisa pero sin pausa en la resolución del crimen. Ciertamente, los ingredientes podían haber procurado un plato más suculento, pero la lectura resulta ligera y contiene abundantes dosis de humor inglés, y una pizca de sexo, que nunca viene mal, como para ser desdeñada así como así. Además, Kerr tuvo la deferencia de incluirnos en las páginas de la novela. Lean:

“Uno puede esperarse que los equipos que participan en la Copa de África, e incluso algunos escoceses, lleven unas camisetas penosas, pero no los grandes equipos europeos. ¿Ha existido peor equipación que la que llevaba el Athletic de Bilbao en 2004, que parecían los intestinos de un gordo?”.

Menos mal que Kerr no ha visto al individuo que acompaña al Athletic con un pijama de corazones rojiblancos. Quizás lo incluya en su próxima novela si le mandamos una foto…

*Comprar libro (papel)

*Comprar libro (ebook)

Anuncios