Empieza la fiesta

No sabemos si es un dejá vu, el día de la Marmota o si hemos montado en el Delorean con Doc para retroceder un año, pero esta película nos suena. El Athletic vuelve a empezar con una previa europea y nosotros tenemos las mismas sensaciones (enlace).

Empezamos los partidos oficiales contra un Inter de Bakú que nos trae irremediablemente a la memoria aquellas infames eliminatorias contra Young Boys, Tromso o Trabzonspor y la Intertoto de 2005. Sea como sea, hay que pasar dos rondas, y desde luego, desde la grada se intentará superar la enésima sobredosis de opio futbolero para acudir a la esquina que el club nos vuelve a asignar esta temporada. Y decimos acudir, porque habrá que ver qué postura toma el club al respecto, si es que la toma.

Y es que 3 años después, seguimos exactamente en la misma situación. Ni un avance, más allá de declaraciones de intenciones o detalles de cara a la galería en las elecciones. No tenemos datos oficiales por parte del club desde que habilitó la posibilidad de trasladarse al sector 109 y quizá acometer la tan ansiada ampliación de la grada, eso sí, sólo con socios. Siguen sin querer oír hablar de abonos (a pesar de cientos de peticiones  en manos de la ICHH), de jóvenes, ni nada que se le parezca, y hoy tenemos una de las cuotas más altas de toda la liga. Ojo, sin contar medios días del club y competiciones de Copa y Europa League. Cuando nos decían que querían un club de élite, pensamos que se referían a otra cosa… aunque claro, visto que este año inauguran por todo lo alto los palcos VIP, vemos que las cosas iban por otros derroteros.

UrrutiaGrada

Se les acaban las excusas y a nosotros la paciencia con una directiva que no ha sabido hacer una lectura de lo positivo que fue el comportamiento en Barcelona de una grada poblada por 7000 personas. Pues bien, este tendrá que ser un año de medidas y decisiones, por dolorosas que sean. Como primer plato, ya son cerca de 700 las firmas que piden la instalación de una grada popular en San Mamés. (enlace)

El segundo plato del verano viene con 3 partidos contra un Barça que, sinceramente, nos aburre. Nos da igual que venga Messi, el que lleva un zurullo en el melón o el que tiene cuentas pendientes con nuestra afición desde que se puso una nariz roja en la final de Copa y se puso a hacer una de esas cosas que nos repugnan del fútbol moderno, el payaso. Cuánto se parecen a sus primos hermanos de la Capital del Reino. Sinceramente, a pesar de que esté un título en juego, el partido carece de gran interés y ya nos cansa ver cómo esa empresa que factura 500 millones de euros al año se pasea por todos los campos con unos aires de grandeza que nos cuestan tragar…

La buena noticia es que quizá, con tanto circo, los periodistas que cubren la actualidad rojiblanca se centran en el juego y dejan de lado las insoportables tonterías que año tras año llenan los periódicos y webs con rumores de fichajes que no necesitamos, filtraciones de agentes, vacaciones de jugadores y demás salsa rosa. Este verano la palma se la ha llevado uno de los esclavos del grupo Vocento con un ritmo de un artículo diario hablando de su querido Llorentini. Repugnante. Aunque lo peor es que gran parte de la afición les sigue el juego.

Por acabar, no nos olvidamos de Iñigo Cabacas. Una temporada más volverá a estar en nuestro corazón, en nuestros cánticos, camisetas y banderas. Nuestra grada, a pesar de la intención del club de no mover un dedo al respecto, se llama y llamará Iñigo Cabacas Herri Harmaila, en honor de un chaval que nunca debió morir asesinado aquella noche, hecho por el que todavía nadie ha pagado. Si el clamor de las tribunas se va apagando, el de la grada aumentará. Justicia ya.

Nos vemos donde siempre, en la calle, el campo y la grada. De pie, cantando, animando, como siempre. Hay cosas que nunca cambiarán…mientras nos dejen…

Los hinchas primero.

Anuncios