Putos y financistas (o cómo sedujo Josu a Raúl García)

Tras años pasando olímpicamente del Athletic, llegó el día en que los intereses de Raúl García y Athletic confluyeron. La directiva da un golpe de efecto de última hora al hacerse con un jugador de buen bagaje y contrastada calidad mientras el navarro se asegura un pedazo de retiro, sabedor que no iba a aguantar en la pomada del Avionetas los próximos cuatro años.

RG221

Suponemos, también, que habrá firmado un mejor sueldo. Suponemos, claro, porque esta junta directiva, reafirmando su suspenso en transparencia, no se digna a informar a sus socios y aficionados. Dice Urrutia que “cuando presentemos las cuentas se sabrán los detalles del traspaso. No tenemos ningún secreto”. Entonces, ¿por qué tanto silencio y secretismo? Según RadioMarca, el montante total asciende a 30 kilos. 10 para el Atlético y 2,5 (5 brutos) anuales para el jugador. Como decían en Nueve Reinas, “putos no faltan; lo que faltan son financistas”.

Ay, el dinero, viejo celestino. De esto iba el fútbol profesional… salvo para nuestro presidente, el mismo que ha repetido hasta el infinito aquello de que sólo quería jugadores cuya máxima aspiración fuese jugar en el Athletic. Ya se ve. Hace falta mucho cinismo e hipocresía para tapar sus posibles miserias en la gestión de algunos jugadores, predisponiendo a la afición contra ellos, mediante tamaña palabrería vacía.

 Sin embargo, a Urrutia se le ve cómodo contando milongas a una afición que, según el periodista Latxaga, resulta ser un tanto tiquismiquis. “Aquí, el fichaje de Raúl García despierta algún recelo y parece que ha herido a los especialmente susceptibles, ¡qué le vamos a hacer!”. Vamos, que la culpa es nuestra.

Y en parte es cierto. En cuanto Raúl García marrullee a nuestro favor, meta un par de goles y sude como el que más, nadie recordará ni precio ni declaraciones pretéritas. Del mismo modo que parece olvidado el hecho de que juguemos en un estadio pagado con dinero público. Obsceno a todas luces. Tampoco vamos a exigir ahora que una afición cegada reflexione un mínimo sobre los cimientos sobre los que se apoya este club hoy. Cualquier duda o contestación a lo establecido es etiquetada de anti-Athletic.

Pero pongamos sobre la mesa dudas, que para eso estamos. ¿Sólo somos de cantera cuando nos interesa? Hay overbooking en el medio campo, con un repescado como Eraso al que pueden cortar su proyección, además de una buena camada en un filial que cuenta con Unai López, amén de Galarreta cedido. Si el inminente rendimiento de Raúl García tapona a nuestros canteranos y se ven obligados a marchar, ¿tendremos que volver a gastar un dineral por ellos en un futuro, como pasó con Beñat? ¿Nadie advierte el peligro de un círculo vicioso?

RG

Más: ¿el plus deportivo que nos dará Raúl García será el suficiente como para optar a cotas más altas que las actuales? Otra más: pudiendo Eraso jugar de ancla retrasando su posición actual, y teniendo dos buenos centrales en el filial, ¿para qué se fichó a Elustondo? (Elustondoak eta Viguerak). Y el bonus track: ¿si Unai López, por poner un ejemplo, fuera jugador de Zubieta o Tajonar no hubiéramos puesto el taco como con Etxebe o Martínez, otorgándole galones?

Cortoplacismo futbolero, falta de valores, ausencia de estilo y amor propio, histeria pro-fichajes. Todo se ha salido tan de madre que ya nos la pela si en diciembre viene Monreal o un cono naranja fabricado en Carcastillo.

Nos creemos diferentes cuando somos demasiado parecidos al resto.

Anuncios