Athletic Club – Real Madrid: la previa

Hacía tiempo que no hacíamos una previa. Y qué mejor ocasión que una visita merengue para rescatar algunas tradiciones. Visita siempre salpicada de aromas añejos y que excede lo meramente deportivo y que supone apoquinar de nuevo un medio día del club.

Los tiempos han cambiado y la Belle Epoque zurigorri no volverá, así que los jugadores del Real Madrid ya no se encontrarán con una Catedral a rebosar donde ardan las bengalas con decenas de jóvenes hinchas subidos a la valla con la intención de intimidar al rival y vaya usted a saber qué más. Les recibirá un flamante y luminoso estadio, tan brillante por fuera como apagado y acomodado por dentro. Todo ello sumado al abismo deportivo y económico que nos separa. No obstante, siempre hay un extra de motivación para darles un efímero correctivo que les recuerde que aquí seguimos, como el año pasado, Aritz Aduriz mediante.

bengaleo sur

Y es que no podemos olvidar que el club merengue, que anteriormente era el equipo del Régimen, ahora representa lo peor del fútbol moderno y lo más casposo y reaccionario del país, entre otras muchas cosas. Una especie de antónimo al que nos empezamos a parecer demasiado pero con txapela. Y es quizá esa doble rabia la que nos impulsará mañana a gritar más, a cantar más y a celebrarlo más si les ganamos.

Así que emulando a aquellos cientos de chavales que subían a la carrera las cuestas que conducían a las puertas de los fondos del antiguo San Mamés, con mucha antelación para coger sitio preferente y cargados de banderas, bufandas, pancartas, turutas y bengalas, haremos nuestro particular Vía Crucis únicamente con lo que, aunque coartadas, nos permiten. Nuestras voces. Va por ellos.

ATHLETIC GU GARA

Anuncios