Priva, putas y apuestas: Estilo Athletic.

Ahora el Athletic patrocina un pacharán. O el pacharán patrocina al Athletic. O todo a la vez, no nos ha quedado claro después del quinto trago. Resumiendo, somos como el Urroztarra al que cantaban Tijuana in Blue pero sin el aura romántica de equipo pueblerino. Resumiendo mejor, cierto licor de endrinas pasa a ser el producto/sponsor oficial número tropecientos (Compra, memo, compra) , sumándose a una lista donde ya figuraban paradigmas de la ética empresarial como BBK, Petronor o Iberdrola.

También tenemos casa de apuestas oficial. Incluso casa de putas, anuncio en videomarcador incluido desde hace décadas, algo que seguro encandila a las féminas (¿feministas?) que han apoyado públicamente a Josu. La amatxu de Begoña y sus feligreses estarán igualmente extasiados con el proceder del club:  misas y ofrendas por un lado, pecaminosas invitaciones al lupanar por otro. Así que ya sabemos cómo encarar los partidos: primero apostando, durante el juego privando (si es que no te cachean como en la puerta 13) y después, en función del resultado, bebiendo más o yéndonos de lumis. De lo contrario no eres Athletic.

Puti

Si los grandes sponsors del club se dedicaban a desahuciar, contaminar y conspirar en elegantes despachos, los pequeños fomentan la ludopatía, el alcoholismo y la prostitución. No es que nos hayamos puesto exquisitamente puritanos; eso mejor se lo dejamos a los dos periódicos derechones provincianos que se lucran mediante anuncios subiditos de tono.

Esto va, habrán podido adivinar, de hipocresía. De cómo se fomenta el consumo de alcohol para luego perseguirlo en el estadio, sobre todo en ciertos sectores, mientras otros beben a placer en los palcos, sean VIPs o de autoridades. Las leyes son para el resto, bien lo sabía Corcuera, el mismo ministro que prohibió el alcohol en los estadios y luego fue pillado in fraganti con su bota en el Bernabeu.

Esto va de cómo nos camelan con que somos diferentes y con estilo propio pero luego nos vendemos, como el resto, al olor del dinero. Si queremos pasta gansa el club debería seducir a vendedores de armas. Los padrinos, demócratas y no-violentos, de esta junta directiva tienen experiencia en el sector y sabrían cómo lidiar con, por ejemplo, la getxoztarra Sener (Tiritas y ostias & PNV y las armas). Bombas de racimo Athletic, huirás cantando el Alirón.

Esto va de que el gure estiloa en boca del presidente contiene más humo que una rueda de prensa de Caparrós y que lo único tangible de ese estilo se llama negocio, siendo la implantación de la grada VIP en detrimento de medidas populares el mejor ejemplo. Si la filosofía, esa que se salta para fichar riojanos, Nolaskoaines o Garcías, y la imagen del Athletic van unidas a alcohol, juego y putas, llegamos tarde para fichar a George Best.

Sin embargo, amigos, todo hace indicar que ninguna apreciación generará debate público. Es lo que hay, lo cotidiano, la costumbre, lo normal; y el club es reflejo de la ciudad y la provincia. Será que la corrección política funciona en estos parámetros.

Anuncios