Asamblea de compromiSAURIOS

¿Alguien se acuerda de Jurassic Park, de la escena del Tyranosaurus Rex acercándose y el agua de un vaso temblando? Pues cada vez que hay asamblea, nos viene un deja vú cuando los pasillos del Euskalduna reciben los cientos de compromisaurios que hacen temblar los cimientos del palacio atraídos por el olor del canapé y la posibilidad de pasar una tarde echando el rato en los cómodos sillones del palacio de congresos.

Sobre el papel, la Asamblea de Compromisarios es el órgano representativo de los socios (o de su cuarta parte) que regula el club y sus normas y actúa cual parlamento en el Athletic controlando la labor de la directiva. Sobre el papel del canapé, suponemos, porque visto y oído lo que se mueve en los bajos fondos del Palacio Euskalduna cada vez que hay asamblea, sospechamos que entre las especies que habitan ese lobby, alguno que otro lleva ocupando el puesto desde el impacto del meteorito hace 65 millones de años. Por no hablar del sentido de las votaciones y la sospecha de compraventa de votos a cambio de vaya usted a saber qué.

Antxoas

Y es que aunque el proceso de elección de los 1300 compromisaurios se realiza cada 4 años, las caras siguen siendo casi siempre las mismas y los grupos de poder también, como si fueran manadas de velocirraptores con las garras bien afiladas. Visto este fenómeno natural que supera todos los límites del conocimiento humano y desafía a la propia evolución, nos hemos puesto en contacto con un especialista en la materia y nos ha desgranado las especies que suelen merodear por el hábitat rojiblanco para diferenciarlas bien del común de los socios y estar alerta, ya que nunca se sabe dónde se puede cruzar uno con un ejemplar peligroso.

Batzokisaurio: este ejemplar normalmente suele tener una edad avanzada. Socio de tribuna principal o este alta, acude a las asambleas por el mero placer de llevar el título de compromisario, que lo saca a relucir en cualquier discusión que se tercie. Jersey al hombro, elegante y txirene, aprovecha los días de asamblea para salir de casa, tomar un par de vinos, y esperar a que la votación termine pronto para irse a su casa o a tomar unos potes. Votará en función de lo que diga Sabin Etxea. No hay más discusión y el que lo ponga en cuestión no es del Athletic, ni de Bilbao, ni vasco. Punto final.

Empresaurio: joven o de mediana edad, atractivo y con buena planta, se las da de alternativo con un despliegue de dinamismo digno de un actor de Hollywood. Coderas y gafas de pasta opcionales. Podría ser compromisaurio o corredor de bolsa, uno no lo sabe muy bien, pero hablan de la misma manera. Profesional liberal o dueño de una empresa, con pasta y esos aires renovadores y embaucadores, no dudará en hablar de fútbol de mercado, de inversores o fichajes, incluso de extranjeros, sin importarle un carajo lo que pase sobre el césped.

Freakysaurio: especie muy común, endogámica, y resistente a meteoritos, guerras nucleares e incluso armas químicas. Su droga es tener un minuto de gloria y salir en TeleBilbao, ya sea hablando del affaire Sarabia – Clemente, el caso Guerrero o el fichaje de Roberto Ríos, aunque estemos en 2015. El púlpito es su lugar. Siempre dispuesto a remover cualquier tema, deportivo, social o económico. Provocan el 75% de la audiencia de Bilbosport.

Grupisaurio: son los gruppies de la directiva de turno o de su rival. Da igual que el presidente electo y su junta prometan erradicar la vida de la faz de la tierra o que quieran poner en los estatutos que hay que entrar a San Mamés haciendo el pino. Votará Sí o No a todo, en función de lo que diga su amo. A veces simplemente por joder al contrario.

Yquehaydelomiosaurio: Capaz de tragarse las todas las exposiciones y aguardar su turno para hablar de lo suyo. Lanzará cuestiones sobre su individual vivencia como socio. Cuestiones personales que nunca afectarán a otros socios, particularidades a las que quiere, desde su tribuna, dar solución con la ayuda de la junta directiva. Le caracteriza su insistencia y capacidad de golpearse contra el frontón que es la JD. En su cuadrilla lo apodan “el presi”.

Hay alguna especie más, pero no son dignas de mención o ejemplares en extinción, como el Sociosaurio, socio normal y corriente que en su inocencia, creía que iba a representar dignamente a los socios que le dieron la firma y tras ver el espectáculo, ha decidido retirarse. Si alguien ve alguna de las otras especies, que corra. No dudarán en hacer trizas a aquellos socios que osen poner en cuestión el sistema representativo del Athletic. Acabar en sus fauces puede ser lo último que hagas.

Y es que en la Asamblea de Compromisaurios, después de las intervenciones, “debates”, paridas y un aburrimiento casi mortal, nunca se llega a nada, se vota, y todo sigue igual, cuando no peor. Vamos, el día del marmotasaurio. Tendrá que caer un meteorito en el Euskalduna… y aún así, igual seguirían sobreviviendo las cucarachas.

Anuncios