Crónica de una asamblea anunciada

La pelotita entra e incluso goleamos, así que esperado resultado el de la asamblea de ayer. Y aún así, ambiente enrarecido por dos hechos irrefutables: la gente se moja y San Mamés parece un velatorio la mayor de las veces.

Quiso darnos lástima Urrutia presumiendo de implicación y preocupación con el dichoso tema pluvial. Porque él se preocupa; palabra de Dios, te alabamos señor. Oyéndole hablar pareciera que los afectados, malpensados sin otro quehacer, conspiraran en su contra. Es lo que pasa cuando hablas mucho, te jactas de ello en plan bilbaíno con que a ruedas de prensa no te gana nadie pero no dices nada. En estos casos, los hechos hablan por ti.

Había soluciones fácilmente abordables para la lluvia. Por un lado, la ICHH propuso un traslado a sur creando allí una amplia grada popular y, por otro, hubiera bastado un gesto por parte de la junta en forma de reducción de cuotas. Ni uno ni lo otro. Aldazabal matizó ayer que la reducción se debía a que los que se mojaban no tenían techo; ahora que lo tienen no toca rebaja. Cuesta decir algo así sin sonrojarse.

Jenny Munro, daughter of Canadian author Alice Munro, collects her mother's Nobel Prize in Literature during the 2013 Nobel Prize award ceremony in Stockholm December 10, 2013. REUTERS/Claudio Bresciani/TT News Agency (SWEDEN - Tags: SOCIETY)  ATTENTION EDITORS - THIS IMAGE WAS PROVIDED BY A THIRD PARTY. THIS PICTURE IS DISTRIBUTED EXACTLY AS RECEIVED BY REUTERS, AS A SERVICE TO CLIENTS. SWEDEN OUT. NO COMMERCIAL OR EDITORIAL SALES IN SWEDEN. NO COMMERCIAL SALES

Finalmente, la solución pasa por una obra cuyo coste ascenderá a 10 millones de euros. Quién la pagará, no se sabe. Quién se responsabiliza, nadie. Recordemos las ingentes cantidades de dinero público invertido en un proyecto que fue otorgado a dedo a Idom. Pito, pito, gorgorito, la empresa del partidito. Total, 10 kilos arriba-abajo son calderilla en García Rivero.

En comparación con la lentitud en abordar el problema de las lluvias, por no hablar de desidia y contemporización, pues de lo contrario los afectados no se hubieran embarcado en recoger firmas, llama la atención los esfuerzos en promocionar, acondicionar e implementar los palcos VIPs. Consumidores de primera VS hinchas de segunda. O de tercera, casi, si hablamos de los irreductibles del córner.

A la petición de una amplia grada popular, abonos ídem y regeneración de la masa social, un enfadado Urrutia quiso enfrentar a dichos partidarios frente al resto de socios, ya que quienes  “han elegido asiento también tienen sus derechos”. ¿Acaso la grada no tiene derecho sobre su ubicación histórica? Olvida interesadamente Urrutia que fue su propia junta quien trasladó al córner a los bolsillos menos pudientes subiendo las cuotas abusivamente; algo que Aldazabal llamaría paliar “agravios comparativos”.

Es posible, pues, fomentar VIPs pero no hacer del Athletic un club más inclusivo y popular. Como aquí carecen de argumentario, tiran por la tangente reduciendo el problema a la animación. Así nos recordó Josu que no es lo mismo jugar contra el Logroñes que contra el Newcastle. Excusas para aferrarse a un clavo ardiendo, pues sabe bien que 1) el club ha ninguneado, mareado y mentido a la ICHH, promesas falsas mediante, y 2) que, salvo cambio de 180º, pasará a la historia como el gradicida que dio la estocada final a la animación (y a las clases populares) en San Mamés. Ya no hay una General que apriete; ya no hay dos fondos a reventar; no hay condiciones, o son mínimas, para impulsar la animación.

Dicen preocuparse, dicen estudiar los problemas, pero son expertos en dar largas. Eso sí, agradecen las críticas porque “nos hacen mejores”. ¿Se puede ser más cínico?

Otro elocuente detalle sobre el club es cómo a la hora de explicar sus bondades saltan rápidamente a la Fundación, que trabaja con “sin techo, sindrome de Down, etc”. Pero, claro, tener un txontxongilo que oficialmente no es tuyo te lleva a admitir, al menos de cara a la galería, que la Fundación es “externa” y “ajena” al club, aunque éste sea socio fundador. Sin embargo, si Kutxabank es socio de la Fundación ciertas transacciones se hacen por esa vía, si no entendimos mal. Como somos malpensados, huele a beneficio fiscal y chanchulleo. Y el colmo es que la Fundación trabaje con los sin techo con el dinero que le brinda Kutxabank Desahucios SA, que algo sabe de dejar a la gente a la intemperie.

Asimismo, tenemos un club suspendido en transparencia  por culpa de un maldito test remitido por Transparency International, que según wikipedia es una ONG que actúa “contra crímenes corporativos y corrupción política”. Por lo que dejó entrever Aldazabal, las preguntas del test estaban fuera de lugar y el caso no merecía más vueltas. Ocurre que no sabemos si había preguntas de mayor enjundia, y no lo sabremos porque el club no lo hará público… ¿O sí? Nos quedan dos opciones: creer en Aldazabal en un acto de fe o pensar que se trata del relato edulcorado de un niño al que han suspendido en la ikastola.

Siendo el test de recibo o no, es evidente que este club deja mucho que desear en términos de participación y democracia. La propia estructura de la asamblea y sus mecanismos de votación en bloque hacen de ella una herramienta infrademocrática y extemporánea. El presi dice que el club se moderniza. Ya, será para lo que le interesa.

Finalizamos con una última cuestión: ¿Ya no hay necesidad de pedir el EHNA en la entrada?

Anuncios