Infrafútbol & A las armas

Tras la ingrata sensación que nos dejó Un soviético en La Catedral, la colección Hooligans Ilustrados de la editorial Libros del KO ha logrado mitigar aquel mal sabor de boca con Infrafútbol, de Enrique Ballester y dedicado al Castellón, y A las armas, del reconocido rayista Quique Peinado.

Básicamente la fórmula de la colección, si exceptuamos El autoestopista de Grozni, se reduce a hablar en primera persona de la pasión futbolera por un equipo e intentar dotar al relato de agilidad, empatía y ciertas dosis de literatura, por qué no decirlo, poética.

Infrafútbol ya había sido mentado en alguna ocasión en este blog, básicamente como contrapunto al vergonzoso librillo de Rodrigálvarez, pero sería injusto loarlo por comparación, pues es notable en sí mismo. Ballester, primero hincha y después periodista deportivo del equipo de sus amores, sintetiza fielmente qué significa ser hincha de un equipo otrora pujante pero errante a día de hoy. Nos recuerda que básicamente los sentimientos y la pasión no entienden de divisiones, aunque luego la realidad sea tozuda y el baile de socios y abonados en cuanto se asciende o desciende demuestre lo contrario. Siempre quedarán unos fieles irreductibles, y ese es el punto de vista del narrador. Ganar tiene que ser la hostia, amigos, y subir a segunda ni te cuento.

9788416001187

Comprar libro

Y la prosa, no la olvidemos:

“Infrafútbol es el hallazgo de una pasión que te mata lentamente. El hórror vacui en cada córner. La luz pastosa y tenue de los segundos tiempos. Los bocadillos de fritanga. El sabor metálico de las latas de cerveza. Infrafútbol es aprender de qué va la vida ahí fuera: (…) De exhibir los tacos y afilar los codos. De matar para no ser matado. Infrafútbol es la verdad en chándal y zapatos. (…) La ley del patio del colegio, el código de la calle”.

Recomendado queda. Siguiente parada: Vallekas. A Quique Peinado le conocíamos de “Futbolistas de izquierdas”, un totum revolutum donde lo mismo cabían Lucarelli que, agárrense, Vicente Del Bosque. La “izquierda”, que es muy amplia. A pesar de que la mayoría de historias ya las conocíamos, hay que alabar el trabajo de Peinado por reunir todas esas historias que, de lo contrario, quedarían diseminadas en tropecientos recortes de prensa.

En “A las armas” nos da cuenta de una biografía ligada al Rayo Vallecano, con licencias para hablar de su paternidad, el boxeo o yonkis buscando dosis en el Madrid 80´s. Tampoco podían faltar protagonistas como Cota o Wilfred, futbolistas de los que ya no quedan, al menos en primera. Al igual que Infrafútbol, A las armas se lee de una sentada y a nosotros, que somos un tanto obtusos, nos deja pensativos cuando leemos cosas como:

“El Rayo Vallecano, de unos años a esta parte, representa (de una manera muy simbólica, no querría yo exagerar) el espíritu revolucionario en algo tan poco revolucionario como el fútbol. En concreto, desde que los Bukaneros se han hecho fuertes en el fondo y han contagiado a las otras gradas. (…). El Rayo es un club politizado por su hinchada”.

Que el lector athleticzale piense ahora en Bilbo, Bizkaia y San Mamés. Quizás se entiendan mejor ciertas actitudes. Asimismo, el citado grupo anima al equipo, jamás a los jugadores, que no tienen cánticos particulares. Rompieron la norma con Larrivey… y éste acabó yéndose en pocos meses. Jugadores, “la camiseta para ellos es de alquiler”ilustra Peinado. Cuánta razón en tan pocas líneas.

9788416001408

Comprar libro

Dos librillos, dos. Fácil, ágil, entretenida y sentida lectura futbolera para despachar de dos sentadas. Acompañada de cerveza, mejor.  

Anuncios