Suena Mendieta

Uno se coge vacaciones futboleras con la certeza de que Laporte jugará en el Manchester City tal y como adelantó El Correo e, inexplicablemente y por primera vez en la historia, resulta que el grupo Vocento mentía. Mon Dieu!

Ya a la vuelta de nuestro retiro, tras la ensalada de hostias en la Eurocopa y el enésimo circo-business de las Olimpiadas en el que, contra pronóstico de economistas y capitalistas varios, el populacho brasileño sigue en similares índices de pobreza y malestar general (tomemos nota: no habrá lluvia de talegos con la Eurocopa 2020, el PNV miente), resulta que el Athletic dio una imagen lastimosa en Xixón y perdió, como era de esperar, contra el Barça. Cero puntos.

Pensábamos que nos habíamos perdido lo mejor del verano, el runrún de fichajes y salidas, pero llegamos a tiempo para el sprint final. Finalmente no ha habido fichajes, cosa que hasta nos alegra y nos retrotrae a nuestros años mozos, cuando el Athletic no fichaba sino que simplemente subía a chavales del filial. Vamos, que te valían los mismos cromos del año pasado. Eso de no fichar es algo casi contranatura a día de hoy, una excentricidad o una acción derivada de la escasez económica.

JOL

Sin embargo, no parece que en Ibaigane quisieran no fichar, sino que más bien los jugadores están jodidamente caros. Haciendo un acto de fe grande, inmenso, enorme, ingente, dicen los plumillas especializados en inventar historias, cifras e intereses que el club estaba dispuesto a pagar 40 kilos por Oyarzabal (gran jugador), no-sé-sabe-cuánto (una burrada, seguro) por Azpilikueta y, cágate lorito, 3 kilos y no se sabe si regalar algún jugador como Sola o Rico por Berenguer, a quien su mister comparó con Neymar. Ciertamente, hemos echado en falta a Monreal en la lista de rumore-rumore. Lo jodido es que nos lo creemos todo, básicamente porque vemos a Urrutia capaz de cualquier cosa.

A la gente le gusta la salsa y hay quien hasta se toma a mal, casi como una afrenta personal, que el Osasuna no te regale jugadores. Que somos el Athletic, aivalaostia. Podemos pagar la cláusula de Etxebe pero a ver quién se cree ese tal Bayern Munchen para llevarse a Martínez. También los hay desatados, llegando a pedir la vuelta de Herrera por 20-25 kilos. Como si tuviéramos pocos mediocampistas y falsetes ondeabanderas en nómina. Un poco de dignidad, por favor, aún a costa de no poder competir por ganar tripletes.

Eso sí, ya hemos aligerado plantilla. Borja Nunca-Entró-En-La-Filosofía Viguera se nos va al Sporting, al que marcó un gol de rebote con el culo a centrochut de Williams en la jornada inaugural. Toquero e Ibai Gómez al Alavés. Y Kike Sola cedido al Getafe. La aportación de todos ellos ha sido mínima estos últimos años y el coste elevadísimo. Es lo que ocurre cuando se tiene un mercado tan reducido, que fichas y renuevas jugadores como un ludópata inserta monedas en la tragaperras. Por ley de probabilidades alguno saldrá bueno. De ahí que los adalides de la New Philosophy estén ampliando las fronteras de Euskal Herria; primero a Agen y después ya se verá.

Eso por un lado. Por el otro tenemos fichajes incomprensibles como el de Elustondo, ya lo dijimos el año pasado, quien parece no haberse largado al Leganés por motivos económicos. Nos han jodido. En Bilbao se vive muy bien y todo el mundo sabe que en Lega no hay Guggenheim. Echamos a faltar el sonsonete de “me quedo para pelear por un puesto”; no se sabe si en el banquillo o en el palco de los no convocados.

Así que sin fichajes, aunque sea contra la voluntad de mister, junta directiva y la mayoría de la afición, y nosotros tan contentos. Aprovechen, pues, los forofogoitias para sacar pecho y recordar que el Athletic es un club de cantera. Y a aquellos a quienes se les aparecen Javi Martínez, Oyarzabal y Griezmann (WTF?) en sus sueños húmedos, simplemente decirles que el equipo ha dado guerra sin Bakero, Begiristain, Mendieta, Ivan Campo (risas, por favor), Monreal, Illarramendi y un largo etcétera.

Anuncios