Match Day: otra muestra de clasismo

No es sólo el eufemismo y la apropiación de un término, Match Day, que se usa en círculos más plebeyos que un palco VIP, algo que estamos acostumbrados a que suceda con otras tantas cosas (como el lema “Athletic gu gara”). En esta ocasión, el detalle que más nos cabrea es el hecho de que ellos sí, los malditos VIP, puedan comprar la localidad que quieran para el partido de la temporada que quieran. Así, como quien pide un cubata en el bar (cosa que también pueden hacer, por cierto, en sus palcos). Una demanda de gran parte de los hinchas y que es imposible de cumplir por los horarios impuestos por Tebas y su mercado asiático de los cuyons. Pero el Athletic Club, en aras de vender su producto estrella (nada de filosofía, ni historia, ni merchandising), no entiende ni de horarios.

Después de toda la pretemporada, las únicas noticias que hemos tenido desde el club hacia los hinchas han sido las relacionadas con los VIP, con la cubierta de 15 millones de euros y la carta que enviaron a los socios del 110 para recoger en Ibaigane y en horario de mañana unos carnets que luego no funcionaron. ¿Pretenden que viajemos por Europa, dejándonos el alma, la pasta y las vacaciones con estas premisas? Nosotros no, y nos empezamos a cansar del “beti zurekin” cuando el club sólo te pone palos en las ruedas mientras coloca una alfombra roja para que, en palabras textuales y según la web del club: “La garra, entrega y pasión del Athletic Club se ven reflejadas en cada uno de los espacios de San Mames VIP Area. Y convierten a este espacio en una zona destinada a disfrutar de los partidos del Athletic y de otras muchas experiencias. Servicios de máxima calidad, cocineros de prestigio internacional, espacios sorprendentes para ofrecerte una experiencia totalmente diferente. Un diseño abierto y espacioso, con el objetivo de fomentar las relaciones entre empresas y particulares alrededor del fútbol y la más selecta cocina de Bizkaia.”

Y no contentos con eso y dando una vuelta más a la tuerca que nos aprieta los cataplines, dan la posibilidad de abonarse. Citamos de nuevo: “Además de la venta online de las localidades VIP, el Club también ofrece la posibilidad de abonarse para toda la temporada en butacas del anillo central del Campo con todos los servicios del “match day” incluidos.”

carlton

Tocados y hundidos. Una de las mayores peleas de la grada popular, la recuperación de la figura del abonado, ignorada, vilipendiada y descartada de malas maneras, es instaurada en los palcos VIP, básicamente, por pasta y arte de magia. Por pertenencia a una clase social. Por su cara bonita y su traje caro. De la mano de Urrutia, Aldazabal, Ucha y compañía, que hay que empezar a mencionar a los artífices de este desastre.

En resumen, nos da asco. Esperamos con ansia el nuevo festival cultureta de cine de la Fundación en la que se nos invite a reflexionar sobre el papel social del fútbol y, más en concreto, del Athletic. Pues señor Reguera, aquí tiene usted reflexión. Su Match Day “Esperientzia” (al loro con el nombre que le han dado, tope marketing) es, en esencia, la antítesis a lo que cualquier hincha de la calle, normal y corriente, hace cuando va a La Catedral. Es lo contrapuesto a lo que hacían nuestros aitites y a lo que significa el Athletic Club. Y es muy parecido al modelo inglés (al moderno, no al antiguo) y su gentifricación futbolera.

Anuncios