Los nazis y el fútbol moderno

Este finde nos llegaban malas noticias desde Xixón (enlace), puesto que algunos nazis decidieron realizar una visita nocturna a La Cruz. Aparte de dibujar esvásticas y célticas, trataron de cargarse el icónico mural donde se podía leer “Against Modern Football”.

La hazaña, por desgracia, no nos sorprende y, ciertamente, poco queda por decir acerca del retraso cognitivo y madurativo de estos valientes soldados arios. Sin embargo, llama la atención el hecho de que hayan desdibujado el mural mientras otros compañeros de filas de los mentados han llegado a dar cancha al slogan de marras contra el fútbol moderno.

Si estamos contra el fútbol moderno y defendemos que otro fútbol es posible, que el “back to the roots” ciarista (y de tantos otros) es preferible al actual fútbol de élite, no es por reacción, ni siquiera por romanticismo, tampoco postureo, sino por el rechazo que nos provoca la mercantilización del deporte, el hecho de haberse convertido en un mero negocio capitalista.

Si los nazis/fascistas que destrozaron el mural se pararan a pensar más de dos minutos se darían cuenta de que con sus acciones solo glorifican ese capitalismo que dicen odiar. No es nuevo, al fin y al cabo el fascismo y el nazismo no son sino meras mutaciones del capitalismo. Ya lo dijo, entre otros, Horkheimer: “el fascismo no es nada mas sino el gobierno capitalista-democrático que dejo al lado sus adornos“. La prueba del algodón sería reparar en la propiedad de los medios de producción; y la historia ha demostrado cuán tranquila ha vivido la clase empresarial bajo este tipo de regímenes. Lo decimos por si algún nazi despistado, de esos que se autodenominan revolucionarios, se deja caer por aquí.

*Ejemplo de uso torticero e hipócrita (y nazi) del lema “Against modern football” en un lugar cercano a Ceares

Rsg-Ponferradina-8.jpg

Tras ese “against modern football” hay, pues, anticapitalismo. O al menos así lo entendemos en esta casa. Y tras el ataque hay un rechazo al fútbol popular, un modo de funcionar asambleario y, sobre todo, pocas neuronas.

Puxa Ciares!

*entrevista al UC Ceares

*Documental UC Ceares

Anuncios