Ultras y nazis y viceversa (y alguna lágrima de cocodrilo)

A juzgar por sus pintas, el protagonista del día de ayer bien podría haber sido tronista de MyHyV en su versión 3000 viviendas. Si ya de por si el Betis era un club que tenía mala prensa en Bilbao por sus Lopera, Zozulya, Rubén Castro, los lanzadores de botellas y los ultras nazis que jalean el maltrato, ha tenido que venir el segundo Herrera a Bizkaia que se va por la puerta de atrás después de dar por culo. Es justo mencionar, no obstante, que muchos aficionados béticos les repudiaron públicamente.

Hacía tiempo que no veíamos a los ultrillas del club verdiblanco por el Botxo, y el recuerdo que teníamos era el de verles enjaulados en un hotel a la espera de ser devorados por las fieras en las horas previas de una semifinal de copa de infausto recuerdo. Tuvieron que ser sus amigos uniformados los que les sacaran las castañas del fuego. Como ayer, aunque con notables diferencias, a juzgar por el material gráfico que ellos mismos se encargaron de gestionar para darse autobombo.

Día de la Hispanidad.
Donosti  12.10.07
Foto   JOSE MARI LOPEZ

No es que queramos darles un protagonismo que no se merecen. Pero tras la visita de los US y la de estos vainas, es evidente que los fachas se están viniendo arriba. Y lo hacen porque saben que, con el respaldo de las redes sociales y la impunidad con la que gozan, cualquier acción de mierda que hagan, como agredir a un transeúnte que está tomando el café mañanero (esa mentalitá siempre por delante), tiene mucho impacto en una ciudad no acostumbrada a agresiones y grupos de esta calaña. Resulta chocante, no obstante, la actitud de muchos ciudadanos (normalmente muy demócratas y correctos) pidiendo la asistencia de cierto repudiado grupo futbolero antifascista local para dar la cara contra ese elemento. Donde no tiene huevos de actuar ni la policía. Putos hipócritas.

Hoy todo el mundo se pregunta cómo, por qué, dónde está la policía…en fin, sorprende que se rasguen las vestiduras con los precedentes que hay y con lo bien que se llevan las Fuerzas de Seguridad con estos tipos. El caso es que comenzada la primera parte, un grupo de ultras béticos hizo acto de presencia en San Mamés, con sus uniformes negros, sus pancartas, su rojigualda y su fascismo, escoltados y protegidos. Y automáticamente nos vinieron a la mente las imágenes de hace una semana de la policía nacional cargando en la grada de Schickeria Munchen por tener una bandera mitad ikurriña mitad jamaicana. Qué rasero tan equilibrado hay en el Estado Español. Este tipo de gente, US; FA o SGS es la que mató a Aitor Zabaleta, Guillem Agulló o Carlos Palomino. Pero según el criterio patrio, en Altsasu, una pelea de bar es terrorismo, pero en Bilbao, una agresión fascista al grito de Arriba España y llamando proetarra a una persona que toma un café, se queda en nada, o casi, a tenor por la denuncia de oficio que ha tramitado la Ertzaintza. España siempre ha protegido a sus chicos cuando se trata de las vascongadas.

Suponemos que la Fundación Athletic está trabajando incansablemente en un documental sermoneándonos sobre el uso que hacen los fascistas del fútbol y lo mala que es la violencia en las gradas. Quizá les podemos ayudar con un pequeño spoiler. Gracias a, entre otros, el propio club, Sabin Etxea y la patronal (que son todo uno, como los Mosqueteros), hordas de estos nazis van a pasearse, libremente, por las calles de Bilbao durante la Eurocopa de 2020 a mayor gloria de los ingresos por eventos deportivos. Y ellos, los que nos sermonean, no van a estar en la calle ni para comerse sus agresiones, ni para dar la cara. Porque todo eso no se hace ni en una comisaría, ni en un despacho, ni en un palco y hace falta tenerlos bien puestos para enfrentarse a esta peña a pecho descubierto.

Hoy leemos en Deia, órgano propagandístico de Sabin Etxea y la directiva del Athletic, una tira de humor de su mesa de redacción. Muy indignados. Mucho. Casi violentos. Dándose golpes en el pecho y casi llamando a las armas entonando el “Vía fora“. Calificando al gobierno de Madrid de fascista…mientras el propio PNV negocia los presupuestos con ellos. Así tienen la cara, de cemento armado.

Y todo esto ocurre el día después del 80 aniversario del bombardeo de Gernika. La piel estaba muy fina en San Mamés y se notó. La entrada de los ultras vino acompañada de claros gritos que hacía tiempo que no se oían en La Catedral. El fascismo nunca es ni será bienvenido en Bilbao. Bueno, quizá por las autoridades sí, si es que los ultras dejan pingües beneficios en sus cuentas corrientes…

Anuncios