Una hamburguesería para San Mamés Barria

Fuentes de toda solvencia consultadas por este medio aseguran que el Athletic, mediante la sociedad San Mames Barria, tiene previsto acometer un nuevo proyecto estratégico a fin de consolidar la internacionalización del nuevo estadio como “Gune Gastronomiko de Bizkaia”, tras comprobar el reclamo que suscita el restaurante San Mamés Jatetxea (https://goo.gl/JbCFng)

Se trata, más concretamente, de abrir un flamante Burger King en el espacio que actualmente ocupa el palco premium en la tribuna norte. A pesar de que la junta directiva que preside Josu Urrutia se muestra reticente a desvelar públicamente la ocupación e ingresos del anillo VIP, su núcleo duro (Aldazabal, Corres, Berasategi, quienes realmente ostentan el poder en la sombra) es consciente de que dicho sector está absolutamente infrautilizado. Temen que dicha gestión pueda pasarles factura en un futuro cercano, en caso de que alguno de ellos decidiera dar el salto a la presidencia o integrar una nueva plancha electoral, pues es evidente que Urrutia, cada vez más desacreditado y ya totalmente amortizado, no apurará sus opciones de continuar en la dirigencia.

Borrikin

La inminente apertura del Burger King supone, asimismo, un golpe a ese minúsculo sector de la afición que recurrentemente había venido criticando una supuesta elitización del club, a cuenta de los palcos VIP, los precios en entradas, viajes en chárter, museo, jatetxe, camiseta y tienda oficial, así como la carestía a la hora de hacerse socio y la inexistencia de abonos para jóvenes. La junta entiende que abrir un Burger King es un gesto social para con los aficionados de bolsillo menos pudiente. Un Athletic para todos, en definitiva.

La decisión, empero, ha sido bien meditada. Previamente, infinidad de proyectos han sido descartados, entre ellos destinar el espacio a las necesidades de los vecinos de Basurto y Olabeaga o ampliar la grada de animación reubicando en dicha tribuna a los socios afectados. Esta última opción fue desechada al entender que los socios de la ICHH ya están debidamente subvencionados para, encima, lo poco que animan.

El proyecto de San Mamés Burger King Jatetxea será implementado por un lado por IDOM, que ha prometido un local sin goteras, y por Balzola, que ha asegurado la finalización de las obras para dentro de, exactamente, un mes.

Es tal la minuciosidad del plan que este medio puede desvelar algunos de sus detalles más jugosos. La decoración del local combinará la tradición americana de la cadena de comida rápida con elementos zurigorris. Sin embargo, lo más reseñable reside en la calidad de la carne, auténticamente Eusko Label y conforme a la particular filosofía del club rojiblanco. Las hamburguesas serán confeccionadas sólo con vacas nacidas o formadas en Euskal Herria. Entran dentro, eso sí, las reses nacidas en Barcelona, Logroño, Agen o Costa de Marfil siempre que hayan llegado a los pastos de Lezama a una edad máxima de 16 años.

Unas hamburguesas que cambiarán sus habituales nombres por leyendas rojiblancas de ayer y hoy. Así, la viuda pasará a llamarse Kike Sola, la doble con bacon será Stepi Burguer y la vegana (que ni es burguer ni es nada) se denominará Lamikiz. Además, reputados cocineros trabajan contrarreloj ideando una hamburguesa de raíz más vasca si cabe. Sería la hamburguesa conocida como bakalao-bakalao. Pero no sólo eso: los socios tendrán un descuento del 5% en nuggets y patatas fritas, mientras los simpatizantes y patronos de la Fundación contarán con una sala en exclusiva para ellos, donde podrán reflexionar sobre el fútbol contemporáneo. Dicha sala estará engalanada con un rótulo en el que se podrá leer: “Piensa, pero no cambies nada”. El lema será traducido al euskara y latín, lenguas muertas que dan solera y visten mucho. Por cierto, la Fundación fue consultada para el proyecto pero su opinión, un silencio traducible como “ni sí, ni no, ni todo lo contrario”, no fue tenida en cuenta. De todos modos, la junta directiva le ha encomendado seguir desviando la atención del aficionado biempensante mediante sus habituales proyectos. Por último, suena Michel para engrosar la lista de exjugadores amigos que, vía Fundación, reciben su nómina del club.

Por otro lado, Aburto y Rementería ya han calculado el impacto que el nuevo restaurante tendrá en el turismo. “Lloverán euros, mearemos colonia”, se les oyó decir fuera de micro, mientras mandaban desalojar el enésimo gaztetxe, concretamente esta vez el de Deusto. La junta directiva, por su parte, ha declinado dar cifras exactas, pero estima que las ganancias pueden oscilar entre 10.000 euros y trece billones, dependiendo del apetito que deje el resultado y la hora que elija Tebas para el partido.

La medida contentará, claro está, a la juventud local. Todo aquel interesado en trabajar en el San Mamés Burger King Jatetxea debe mandar su currículum con foto actualizada al ayuntamiento de Berango, a la atención de la alcaldesa María Isabel Landa (PNV), que con suma bondad y amabilidad tiene a bien intermediar entre el paro juvenil y un sector al alza como es el de la hostelería, en el que con tesón, perseverancia, rodilleras y suavidad uno puede ascender rápidamente; quién sabe si, en este caso, a txapelgorri o lateral izquierdo titular.

Entretanto, la masa social se muestra, como siempre, dividida. Según un socio, “esto está muy bien, así ni mi amatxu ni mi novia tienen que hacerme el bocadillo”. Otro hincha coincide en que “es fenomenal, porque traerá muchísimo dinero y así podremos fichar finalmente a Monreal. Además, es mejor que anunciar, qué sé yo, prostíbulos. ¿Cómo? ¿Que ya se hace? Pues no sé, casas de apuestas y alcohol. ¿Que también? Joder, cómo estamos, menuda fiesta”. Los hay contrarios al nuevo restaurante, claro. “Esta marranada devaluará mi palco VIP. ¿A dónde vamos a llegar?”. Como ven, nunca llueve a gusto de todos.

Anuncios