Asamblea Vertical, y dos chispazos de luz

Era previsible. Un presupuesto millonario, con cifras de beneficio abrumadoras y con un discurso único y uniformador como eje, la directiva encabezada sobre el papel por Josu Urrutia aprobó una vez más su examen menos exigente, el intrascendente trámite en que han convertido una asamblea de compromisarios que parece una tertulia de 13TV.

No faltaron los clásicos, las peroratas interminables, las vergonzosas alusiones al estatus social y a los estudios de los presentes, las frikadas insoportables y en definitiva, las mil y una maneras de hacer el ridículo más espantoso en un atril mientras personajes con el culo bien pelado como Aldazabal o Uribeetxebarria se tenían que estar descojonando de la risa. No así Josu, que otra vez respondía con muecas, poca cintura, y la actitud de un chiquillo a cada pregunta, fuera incómoda o no. ¿Es posible que no se dé cuenta de las conspiraciones a su alrededor y que la única figura que se quema es la suya?

ichh2

Reunión de compromisarios de ICHH para preparar la Asamblea General con Borja Merino y Alberto Rey en el centro. (Luis JAUREGIALTZO / ARGAZKI PRESS)

La buena noticia fue la irrupción de la ICHH con varios discursos impecables, torpemente contrarrestados con eufemismos, generalismos y despejes a la tribuna. Una respuesta reaccionaria, como nos tienen acostumbrados, a unas demandas lógicas, racionales y bien argumentadas de un colectivo que cada día suma más apoyos y que está dando forma a una disidencia que tendrá que ser tenida muy en cuenta sí o sí, con esta directiva o con cualquier otra. Harían bien en escuchar Aldazabal, Corres y demás, y también sus tentáculos en la asamblea, el partido guía y los medios de comunicación.

 

Por otro lado, la plataforma Athletic Danontzat presentaba varias propuestas para aumentar la participación del socio en el devenir del club. Propuestas que quedaron en la orilla ante el rodillo de la directiva, que ni escucha, ni discute, ni reforma. Urrutia no acepta envites, es de órdago a mayor.

El modelo de compromisarios está agotado y su legitimidad cada vez más en duda. Obedece a ciertos intereses partidistas y su única inercia es reproducirse y retroalimentarse. Un modelo muy deficiente de democracia, pero, a tenor de lo reiterado ayer, en Ibaigane para cambiar una bombilla se necesita modificar previamente los estatutos. Y es que “no podemos retorcer los estatutos para que digan lo que no dicen”. Lo dijo Aldazabal, y disimuló perfectamente la satisfacción que le producía en su fuero interno.

Sacó pecho Urrutia diciendo que su propia junta directiva impulsó cambiar los estatutos. Alguien le recordó que el fallido intento se hizo deprisa y corriendo y que desde aquello el proyecto coge polvo en algún cajón perdido. Valentía, le pidieron, y Urrutia se enrabietó, porque la acusación tenía razón. Es absolutamente más cómodo no hacer nada y escudarte en los estatutos, esa sagrada escritura que vela por el club y sus socios. Así se entiende mejor que no hagas absolutamente nada al respecto toda vez que tu propuesta, supuestamente independiente, no ha vencido.

Nadie cede, y menos esta junta, por eso resulta pueril que Urrutia acuse a un socio de hacer diferencias. “No me ha gustado ni el tono ni eso de vosotros y nosotros”, vino a decirle el presidente. Como si él no fuera la parte visible de un bando bien definido. Como si la gestión de su junta no discriminara y trabajara únicamente por un modelo exclusivo del Athletic; no inclusivo con las capas populares y plegado, encima, a intereses político-económicos ajenos al club. “Yo no hago diferencias”, dijo. Y nosotros nos chupamos el dedo, Josu.

A esto podemos sumarle las muestras de populismo barato, sintetizable en frases huecas como “todos somos Athletic y queremos lo mejor para el club”, que no dejan de ser un modo de obviar y esquivar cualquier crítica; por si fuera poca la habilidad de los huesos dispuestos en la tarima en el arte de ejercer de frontón frente a las reclamaciones populares.

Más: socios de fuera de Euskal Herria tienen hasta el móvil de Josu. Toda una muestra de cercanía y campechanía. En fin, también Felipe VI saluda a la plebe desde palacio de ciento en viento y dice querer lo mejor para Cataluña mientras abraza la constitución. ¿Se entiende el símil, verdad?

En resumen, poco que añadir, un año más de sopor y cada día más alejados de una idea de club que cada vez se asemeja más al sindicato vertical. Los NODOs de la provincia, Deia y El Correo, afilan las espadas para la futura pugna por la presidencia mientras asistimos cansados a la muerte en vida de nuestro Athletic utópico. El suyo, por desgracia, está muy vivo.

Más info:

http://bilbotarra.naiz.eus/es/info_bilbotarra/20171004/ichh-se-organiza-para-reivindicar-una-grada-popular-potente-y-que-se-escuhe-su-voz-en-la-asamblea

 

Anuncios