Athletic VS Hertha: modelo PNV VS modelo alemán

Ayer fuimos testigos directos, en primera persona y en nuestra casa, de la antítesis al modelo de fútbol imperante en nuestro entorno y en el que la dirección del Athletic ha profundizado más que nadie. No solo se daban cita dos equipos necesitados de puntos para superar la liguilla. También dos aficiones, dos gradas y dos modelos. Y si en el césped el conjunto bilbaíno salió vencedor, en el estadio el resultado fue opuesto y demoledor. Para la dirección, entiéndase, nosotros ya lo teníamos claro y de hecho, la grada local mantuvo un buen nivel ante un rival aplastantemente superior.

Nada más entrar en San Mamés, la visión de la grada visitante era espectacular. 3000 alemanes, 1800 de ellos de su grada popular, contemplaban el calentamiento de su equipo de pie, animando de manera ensordecedora a ratos, formando ese compacto muro tan común en Alemania, sea Berlín, Munich o el archiconocido de Dortmund. Enfrente, una todavía semivacía Herri Harmaila empezaba a tomar consciencia de que la labor de animar sería, de nuevo, hercúlea.

Sobre lo que ocurrió en el césped, poco que añadir. Simplemente que cuando el equipo aprieta la afición responde y la grada empuja más. La segunda parte dio buena muestra de ello y durante unos minutos San Mamés se hizo dueña del ambiente con la ICHH pisando el acelerador. Pero fue un espejismo. Era ponerse a animar los alemanes, y la balanza de decibelios caía claramente de su lado. Lógico, nos triplicaban en número y contagiar a las tribunas es complicado. Y eso que el 111 suele responder y parte del 109 también. Del 124 qué decir…

*comparativa de las dos gradas en sus respectivos estadios

Alguno seguirá repitiendo el mantra de que de viaje se anima más, que viajan siempre los aficionados más dispuestos a alentar, que el horario no acompaña, que el partido es de pago y que el juego es insulso. Mantras de una afición acostumbrada a mirarse el ombligo y no ver más allá del la cima del Gorbea. Alemania cuenta con las gradas más potentes y numerosas de Europa, con precios populares, con unos horarios conocidos desde principio de temporada, unos estadios modernos y adaptados a un modelo que permite que miles de hinchas jóvenes sigan acudiendo a ver a su equipo cada fin de semana. Y no estamos hablando de un fútbol que combate lo que se ha venido a llamar fútbol moderno. Están metidos hasta el tuétano. Pero han sabido combinarlo.

Ahora pensemos en San Mamés, “nuestro” San Mamés y el modelo que ha puesto en marcha el PNV. Porque esto viene de arriba, no lo ha diseñado Josu Urrutia. Asientos Premium casi completamente vacíos en una zona que corta en dos la grada y la tribuna. Palcos VIP a rebosar de gente guapa mientras la ICHH se ahoga en una esquina que resulta insultantemente ridícula. Sí, los Gazte Eguna son una buena iniciativa (idea de la ICHH, por cierto), pero debería ser en la grada y su sitio histórico y lógico, el centro de la tribuna baja de San Mamés. Se pueden poner los parches que se quieran, pero la realidad es que la gentrificación de La Catedral no se soluciona como lo han hecho con la cubierta. Se afronta de raíz. Ayer se evidenció. Y para muestra, os dejamos unos cuantos vídeos de la curva local del Hertha.</p>

 

Anuncios