La importancia de los gestos: Argentina VS Eaj-Pnv

Desazón, ira, impotencia…sentimientos que se agolpaban ayer ante el enésimo atropello a los jóvenes de nuestro país. Mientras se llevaban secuestrados a los de Altsasu y las noticias y la descripción de los hechos se apelotonaban en nuestro timeline de Twitter, llegaba desde Argentina la gran noticia de la negativa de sus jugadores a jugar ante Israel en Jerusalén. Un claro en un día oscuro.

Mientras esperábamos un gesto político público por parte de los representantes de la CAV, un mísero tuit, algo, por pequeño que fuera, unos jugadores de fútbol plantaban cara al presidente de su Federación y al de su propio país. Diciendo basta, dicho sea de paso, a uno de los Estados con más poder e influencia en el mundo. Un “por ahí no pasamos” que quedará en la historia del deporte y que, aunque no evitará a corto plazo una nueva masacre contra Palestina, es un gesto de enorme entidad y calado, gigante por su significado y con un tremendo eco internacional a escasos días para que empiece el mundial.

Todo esto nos llevó irremediablemente a acordarnos de la actitud que mantuvo la gente del PNV cuando nos visitó aquel equipo sionista en Europa League y que conllevó desde prohibiciones a amenazas a hinchas del Athletic y ciudadanos de la CAV. Miserables con los de casa y plegados y mansos con los de fuera. Lo mismo que los medios locales, como El Correo, que justifica la decisión por las supuestas amenazas a Messi para no poner en valor la postura humana y política de la plantilla.

En estas estábamos, tragando bilis, cuando Josu Erkoreka rompió el silencio gubernamental y vino a echar tierra sobre Altsasu de la manera más ruin que hemos visto en años, y mira que este pueblo ha tenido tragaderas recientes. Su particular manera de hacer nación.

La importancia de un gesto, una declaración. Higuaín VS Erkoreka. Argentina VS Eaj-Pnv. Mientras las caretas van cayendo una tras otra y la sociedad vasca premia incomprensiblemente en las urnas toda esta hez, se acerca la Euro 2020 y con ella la última careta en caer en Sabin Etxea. Para entonces es probable que los de Altsasu continúen en prisión a la espera de que el TEDH les dé la razón, a pesar de que, como sostiene Erkoreka, pueden “recurrir la sentencia”.

UTZI PAKEAN, ALDE HEMENDIK

#BDS #BoikotIsrael #RedCardIsraeliRacism #AltsasukoakAske

Anuncios