El Athletic y el “derecho a decidir”

Domingo, 10 de junio de 2018. Las calles de Euskal Herria, desde Donostia a Gasteiz, pasando por Bilbao y un sinfín de pueblos, es unen en una cadena humana por nuestro derecho de autodeterminación. El derecho inalienable de todo pueblo a decidir su futuro. Ese mismo día, el Athletic Club, una de las instituciones más arraigadas de nuestra provincia, publica un sencillo tuit de apoyo a la iniciativa. Suficiente.

Tuit

¿Para qué? Para que, cómo no, hordas de “amantes del status quo actual” (nótese el eufemismo) escupan su odio en la red social y se permitan juzgar a nuestro club como si tuvieran algo que decir en él. Porque ojo, el juicio no viene, mayoritariamente, de personas coherentes que nunca mezclan churras con merinas ni fútbol con política y son miembros activos de esta institución, donde una crítica tendría, evidentemente, más empaque.  Viene desde las posiciones de siempre, las más inmovilistas y reaccionarias y de supuestos “simpatizantes” allende nuestros mares. Farsantes, bots, ultrillas y demás. Es lo que tiene remover el avispero, que se fuerza a que el facherío invisible se torne visible. No pueden soportarlo y se regalan en tópicos: “¿qué vais a jugar, la liga contra el Sestao?”. Pues ojalá.

No obstante, eso del derecho a decidir que se sacaron de la manga para que lo de autodeterminación no sonara tan radical, tiene algo más de profundidad que un mero tuit. Nos explicamos. El derecho a decidir es extensible a todos los ámbitos, esto es, desde el futuro de un pueblo al futuro de una institución. Los socios seríamos a la Asamblea de Compromisarios lo que el pueblo vasco es a un referéndum. Y aquí es donde entramos en conflicto con lo que ellos (la derecha, el PNV y su directiva) entienden sobre este derecho, y lo que entendemos nosotros. Para nosotros, cualquier decisión de calado debe ser preguntada, y una asamblea de compromisarios vertical, comprada y poco representativa no es lo que entendemos por democracia. Así como tampoco entendemos que el partido guía se mueva en Gure Esku Dago por meros intereses y cálculos electorales y de poder y utilice al club para ello, por muy buena intención que éste tenga.

Todos se pueden imaginar a un Sankt Pauli claro, cristalino, coherente y representativo en cualquier iniciativa reivindicativa justa, por eso se ven sus símbolos a millares. Pero nadie se imagina a un Athletic Club en esa línea, y por ello se ven más camisetas de Messi que de Aduriz. Es por algo, y de ahí la sorpresa de mucha gente al leer el tuit de ayer. Una institución con olor a alcanfor no puede trasmutar en algo moderno a base de ladrillazo o por tener redes sociales y usar emoticonos. La cosa es más seria y surge de más abajo. Al igual que el derecho de autodeterminación. El pueblo vasco está en marcha, y la afición del Athletic también. Al pueblo hay que darle herramientas o las tomará él. Al igual que nuestra afición. En nuestra mano está. Gure esku dago.

hilo

EUSKAL HERRIAK AUTODETERMINAZIOA

Anuncios