#MundoTortas2018 – Póngalo en H

H de Hostias. Las que puede haber en Rusia. Empezamos la serie con la que cubriremos un Mundial en el que volvemos a estar sin representación y en el que nos sentimos huérfanos. Así que, como espectadores imparciales en la gloriosa tierra que vio nacer la Revolución de Octubre, bienvenidos a #MundoTortas2018.

*Colaboración de Animazio Harmaila.

pongalo en H

Sean bienvenidos a la vigésimo primera edición de los Juegos del Hambre de la FIFA. En las postrimerias del Mundial de Rusia, no podemos más que regocijarnos en el mes repleto de ocio que nos depara. Cuidado neófitos, la FIFA no es un juego de la play, no sólo un juego de la play. Bueno, una especie juego sí que es, pero no de los que se controla con mandos. Bueno, sí que la controlan otras manos,…meh, is very dificult todo esto, vamos a dejarlo en que la FIFA…. ehmmm la segunda ya tal.

Mundial 2018, donde va a haber de todo, creo que hasta furbol. Mundial en Rusia,  David de Jorge gordo y feliz, y Arguiñano también aspiraría a meterse en el meollo si quisiera, y Aguiriano pulsará un teclado al azar para enviar crónicas de su amada selección y realpolitik mezclando churras, merinas, goles y mierda, as usual.

Y esta vez, es en Europasia, o lo que sea que se quiera catalogar a Rusia, pero que parece que, el manolo del bombo de turno de cada país participante tiene, en teoría, más facilidades para asistir a esta suerte de circo de los horrores con el fútbol como excusa.
Un circo con tres pistas, payasos, escapistas y al ligre o el tigon, según se mire. Por lo tanto, hay altas posibilidades de jornadas con intensos intercambios de experiencias entre los anfitriones y los visitantes. Ya sea debates sobre caviar o fish & chips, quilmes o caipirinha, y incluso paella o baguette.

Asi que cojan su vodka mas preciado, birra o Kas Manzana y cojan sitio en el sofá, expropien el mando de la TV mediante acción armada si fuera necesario (yo no lo condenaría) abran sus redes sociales y disfruten del MONDO TORTAS que se nos acerca.

mondo tortas

Los precedentes de la Eurocopa y de la Batalla de Marsella hacen que me se pongan los pezones para colgar medias del iturrigorri después de jugar en un campo embarrado, de la posibilidad de que se repitan gloriosas imágenes de nazis machacándose entre ellos.

– HOYGA, biolensia no eh, porfabor, eso no esta bien,
– ¿Que no? ¿QUE NO ESTÁ BIEN?

Que no podemos paladear un destorni mientras un ruski de extrarradio moscovita, en chándal, sin camiseta y con riñonera, entrenado en los bajos de un edificio brutalista de 15 plantas al ritmo de Tripaloski, le parte la crisma de un sillazo a un gordo, calvo, de la campiña inglesa, tambaleándose por las 28 pintas ingeridas durante el día y con el poppy tatuado en un antebrazo? NO SABÉIS DISFRUTAR DE LO QUE OS OFRECE LA VIDA.

No estamos aquí para diseccionar las costumbres de ocio del pueblo eslavo o de los hijos de la Pérfida Albión, entre otros, cyka blyat. Sino para pasar el tiempo que nos queda hasta el inicio de la liga. Y era esto o reposiciones de Verano Azul. O peor,  Aladina.

– Oyes, pero no sé nada del pueblo eslavo o de RUSIA, sólo que es un país que vive gente maravillosa, que ha habido en el tema de política algunos cambios y no sé mucho más.

Pues ya está todo dicho, aplástate en el sofá que vas a quedarte a gustísimo e informadísimo desde el enclave de Kaliningrado, pasando por Leningrado, Moscú a Ekaterinburgo, y disfruta de sus constumbres; y deja que los chavales camelen, si camelan pegarle un poco a uno disfrazado de torero con un capote de España o camelan pegarle un poco a otro con una vuvuzela y plumas en la cabeza, pues déjalos.

NASDROVIA!

Anuncios