[REPRESIÓN] Sancionados y multados en la ICHH

Hemos tenido que tomarnos unas horas para que el monumental cabreo que llevamos encima nos permita escribir estas líneas sin encadenar un taco tras otro. En la tarde de ayer, la ICHH comunicaba en redes sociales que decenas de sus integrantes estaban recibiendo misivas con multas y sanciones por supuestos insultos a la policía el día 28 de abril durante el encuentro contra el Deportivo de La Coruña, coincidiendo con el homenaje a Íñigo Cabacas. Todas ellas sin una sola prueba documental.

 

No por sobradamente conocido de antemano el modus operandi deja de sorprender. Forma parte de una calculada y premeditada campaña de criminalización que venía afectando sobre todo a un grupo en concreto de la ICHH y que ahora se extiende a toda ella. Justo, casualmente, antes de las vacaciones y de la precampaña electoral.

Los que conocemos la grada sabemos la gran mentira que se cierne sobre este nuevo ataque. Ya hace años, un miembro de los Euskal Lions fue sancionado por gritar “policía asesina” en el sector 124. Fue un aviso a navegantes. La introducción de la nueva normativa que la liga aplica en los estadios y la ley mordaza hicieron el resto. Desde hace mucho tiempo a nadie en la grada se le ocurre decir, cantar o gritar nada que se salga de la delgada línea que nos separa de una sanción. Mucho menos de manera organizada y/o auspiciada por el speaker, que está obligado a ceñirse a las normas más que nadie. Tanto es así que debe estar identificado.

Pues bien, según dicta el comunicado, entre los señalados está el propio speaker. Los que le hemos visto actuar, y los socios de los sectores colindantes sabemos que han tocado a alguien con una actitud encomiable. Nunca salió de su boca un insulto, un reproche o una consigna que se saliera del estricto guión al que nos someten. Nunca. Lo sabemos nosotros y lo sabe el Athletic. Y también lo sabe la policía y la seguridad de San Mamés, que aparte de infiltrados in situ, cuentan con una red de cámaras que nos graban constantemente en HD.

Todo esto sin tener en cuenta, dicho sea de paso, que los hinchas de la grada estamos totalmente discriminados y coartados en nuestra libertad de expresión, ya que estas medidas no se toman con hinchas de otras localidades, especialmente los VIP. Clasismo impregnado de prejuicios.

Lo quieren todo. Quieren que el juicio de Íñigo Cabacas acabe en nada. Quieren imponer su ley en San Mamés. Nos quieren multados, amordazados, y criminalizados. Y para ello disponen de todo a su favor. No van a dudar en atacar donde más duele, ya sea asaltando locales en pleno concierto para robar la recaudación, con cargas policiales indiscriminadas o con sanciones a tutiplén.

Nos quieren callados. Les molesta la petición de justicia, el no querer apechugar con su responsabilidad. Parafraseando a Urkullu: ¿Tan difícil es decir que cargar estuvo mal? Pero no, tienen la piel muy fina. Pueden “entrar con todo” aunque “la situación está controlada”; pero se soliviantan o se inventan apelativos, pues no aportan pruebas, para tratar de empapelar a muchos hinchas casi con “agosticidad”. El honor mal entendido, como cuando Ugarteko demandó a Gara y Goirizelaia.

Si al Athletic Club le queda algo de dignidad, algo que decir en pro de sus socios, un golpe en la mesa para parar esto, es el momento. De lo contrario, lo lo tomaremos como lo que es, un acto de mala fe, un ataque indiscriminado y un punto de inflexión que no tiene vuelta atrás. No estamos dispuestos a tragar más.

36336016_1951987281502664_3372522433805287424_n

ALABINBONBAN ZIGORTUEN ALDE

IÑIGO CABACAS GOGOAN ZAITUGU

Anuncios