Contracrónica viguesa

*Colaboración de Dinoseto

Vigo es una de esas citas que se tienen marcadas en rojo en el calendario. La experiencia de los años te dice que, por lo menos, mal no lo vas a pasar y que no te cruzarás con fascistas o spaniards tocándote las pelotas. Cuando el pasado verano salió el calendario para esta temporada y vi que coincidía con el puente del 1 de mayo, no me quedó otro remedio que amenazar a los colegas a 10 meses vista.

Así que el domingo a la mañana, con fuerte viento de levante, pusimos rumbo en coche a la ciudad de las Islas Cíes. Dicen que si te encuentras a un gallego en el descansillo de la escalera, por más que le preguntes nunca sabrás si sube o baja. Algo así nos debió pasar a nosotros, por mucho que hayan hecho autopista por todo el Mar Cantábrico y que te lleve directo a Vigo, en un par de ocasiones no sabíamos si íbamos o veníamos; y al final, llegamos.

Vigo, objetivamente, es una ciudad fea pero la gente es maja; lo cual nos recuerda lo que nos han dicho a nosotros toda la puta vida. Bueno, a veces no hemos pasado ni por jatorras, pero no nos desviemos.

LFP_Aficion_Athletic

Parada obligatoria, Casco Vello. La parroquia rojiblanca estaba allí reunida, desde los que acababan de llegar, los que llevaban desde el viernes y se jactaban de estar dejando seca la ciudad, o los que te contaban que llevaban hecho un rute por todas las capitales de provincia gallegas para terminar en Vigo. El ambiente, inmejorable, unos alardeando de sacar la mariscada más grande y otros de vaciar botellas de orujo de dos tragos. Como para escribir cuarenta bilbainadas.

Nublados pues de priva y marisco, cuando ya nos imaginábamos a algún concejal del PNV calculando el impacto de nuestra afición en el PIB local, empieza la Kalejira. Nosotros, dada la distancia, optamos por el bus. Buen puñado de risas para saber cuál coger. El conductor te dice que subas, que te deja en Balaidos, miras y es el numero 12. Un lugareño insiste en que cojas el 8, el mapa sugiere el 16 y algunos bilbaínos insisten en que ellos solo se van a montar en el 11 porque así se lo han dicho.

Una vez llegados a los aledaños, lo de siempre, unos tragos y para dentro. No hay como viajar para ver que lo que tienes en casa es la misma mierda que en el resto de los sitios. La puerta 13 de San Mames es la misma mierda que la 20 de Balaidos: colas, cacheo-colonoscopia, presión policial…. En fin, que si no fuera por la alegría que llevas dentro te planteas el ir al futbol, pero ya que estas allí qué vas a hacer… Pues entrar 15 minutos tarde.

¿El partido? Casi ni hubo. Victoria fácil. Y a domicilio. Joder, no parecíamos nosotros. No hizo falta ni que saliera Aduriz de inicio, así que es inexplicable sacarle cuando el partido está ganado. Si llega a romperse, alguno trinca a Txingurri y lo deja anclado junto a los Dinosetos de Vigo (una especie de atractivo turístico mierdoso que algún local tuvo a bien tratar de quemar).

Por lo demás, en el descanso se puso en pantalla la Gran Noche de Raphael para sorpresa de propios y extraños, elevando el éxtasis de la parroquia a limites estratósféricos. Sí, un tanto spanish caspa, pero a) es pegadiza y b) mayores mierdas habrás bailado a altas horas de la madrugada en más de un tugurio.

Resumiendo: 3 pitidos, 3 goles, 3 puntos…. y para muchos 3 asteriscos en los próximos análisis de sangre. Quizás tengamos que preguntarle a nuestro presi cuál es el secreto para capear tanta jamada futbolera.

Vigo, te llevo en la memoria, y como buen ateo practicante, rezo cada noche por que el año que viene pueda volver a verte.

Pd: Suerte al Celta en su eliminatoria contra el Manchester de nuestros amigos Glazer, Mourinho y Ander Horrore.

Ultras y nazis y viceversa (y alguna lágrima de cocodrilo)

A juzgar por sus pintas, el protagonista del día de ayer bien podría haber sido tronista de MyHyV en su versión 3000 viviendas. Si ya de por si el Betis era un club que tenía mala prensa en Bilbao por sus Lopera, Zozulya, Rubén Castro, los lanzadores de botellas y los ultras nazis que jalean el maltrato, ha tenido que venir el segundo Herrera a Bizkaia que se va por la puerta de atrás después de dar por culo. Es justo mencionar, no obstante, que muchos aficionados béticos les repudiaron públicamente.

Hacía tiempo que no veíamos a los ultrillas del club verdiblanco por el Botxo, y el recuerdo que teníamos era el de verles enjaulados en un hotel a la espera de ser devorados por las fieras en las horas previas de una semifinal de copa de infausto recuerdo. Tuvieron que ser sus amigos uniformados los que les sacaran las castañas del fuego. Como ayer, aunque con notables diferencias, a juzgar por el material gráfico que ellos mismos se encargaron de gestionar para darse autobombo.

Día de la Hispanidad.
Donosti  12.10.07
Foto   JOSE MARI LOPEZ

No es que queramos darles un protagonismo que no se merecen. Pero tras la visita de los US y la de estos vainas, es evidente que los fachas se están viniendo arriba. Y lo hacen porque saben que, con el respaldo de las redes sociales y la impunidad con la que gozan, cualquier acción de mierda que hagan, como agredir a un transeúnte que está tomando el café mañanero (esa mentalitá siempre por delante), tiene mucho impacto en una ciudad no acostumbrada a agresiones y grupos de esta calaña. Resulta chocante, no obstante, la actitud de muchos ciudadanos (normalmente muy demócratas y correctos) pidiendo la asistencia de cierto repudiado grupo futbolero antifascista local para dar la cara contra ese elemento. Donde no tiene huevos de actuar ni la policía. Putos hipócritas.

Hoy todo el mundo se pregunta cómo, por qué, dónde está la policía…en fin, sorprende que se rasguen las vestiduras con los precedentes que hay y con lo bien que se llevan las Fuerzas de Seguridad con estos tipos. El caso es que comenzada la primera parte, un grupo de ultras béticos hizo acto de presencia en San Mamés, con sus uniformes negros, sus pancartas, su rojigualda y su fascismo, escoltados y protegidos. Y automáticamente nos vinieron a la mente las imágenes de hace una semana de la policía nacional cargando en la grada de Schickeria Munchen por tener una bandera mitad ikurriña mitad jamaicana. Qué rasero tan equilibrado hay en el Estado Español. Este tipo de gente, US; FA o SGS es la que mató a Aitor Zabaleta, Guillem Agulló o Carlos Palomino. Pero según el criterio patrio, en Altsasu, una pelea de bar es terrorismo, pero en Bilbao, una agresión fascista al grito de Arriba España y llamando proetarra a una persona que toma un café, se queda en nada, o casi, a tenor por la denuncia de oficio que ha tramitado la Ertzaintza. España siempre ha protegido a sus chicos cuando se trata de las vascongadas.

Suponemos que la Fundación Athletic está trabajando incansablemente en un documental sermoneándonos sobre el uso que hacen los fascistas del fútbol y lo mala que es la violencia en las gradas. Quizá les podemos ayudar con un pequeño spoiler. Gracias a, entre otros, el propio club, Sabin Etxea y la patronal (que son todo uno, como los Mosqueteros), hordas de estos nazis van a pasearse, libremente, por las calles de Bilbao durante la Eurocopa de 2020 a mayor gloria de los ingresos por eventos deportivos. Y ellos, los que nos sermonean, no van a estar en la calle ni para comerse sus agresiones, ni para dar la cara. Porque todo eso no se hace ni en una comisaría, ni en un despacho, ni en un palco y hace falta tenerlos bien puestos para enfrentarse a esta peña a pecho descubierto.

Hoy leemos en Deia, órgano propagandístico de Sabin Etxea y la directiva del Athletic, una tira de humor de su mesa de redacción. Muy indignados. Mucho. Casi violentos. Dándose golpes en el pecho y casi llamando a las armas entonando el “Vía fora“. Calificando al gobierno de Madrid de fascista…mientras el propio PNV negocia los presupuestos con ellos. Así tienen la cara, de cemento armado.

Y todo esto ocurre el día después del 80 aniversario del bombardeo de Gernika. La piel estaba muy fina en San Mamés y se notó. La entrada de los ultras vino acompañada de claros gritos que hacía tiempo que no se oían en La Catedral. El fascismo nunca es ni será bienvenido en Bilbao. Bueno, quizá por las autoridades sí, si es que los ultras dejan pingües beneficios en sus cuentas corrientes…

Se veía venir…

Duele que te eliminen en dieciseisavos, pero visto el juego que el equipo venía desplegando, sobre todo fuera de casa, la eliminación era cuestión de tiempo. El sopapo es duro y ya da igual calificarlo de fracaso, hecatombe o cualquier otro sustantivo hiperbólico. Tampoco vale poner paños calientes y hablar de la efectividad del Apoel, porque los chipriotas sí sabían qué tenían que hacer en el campo. Fueron un bloque aguerrido y sufridor que jugó sus bazas pero, sobre todo, fueron un equipo.

_20170223202502-key-980x554mundodeportivo-web

Fuente: Mundo Deportivo

Sin embargo, el Athletic lleva tiempo sin saber a qué juega. Lo fía todo a San Mamés y a Aduriz, un tipo en vías de canonización. Por lo demás, no hay frescura en el juego, se carga el ataque por la banda derecha y se fía todo al balón parado y a las individualidades.

Así las cosas, es Muniain quien lleva el peso del juego y rompe líneas rivales a base de regates estirando así el equipo. En banda no brilla, pero colocarlo en el centro supone sacrificar a Raúl García, cuyo rendimiento se resiente jugando escorado. O Muniain o Raúl García, pero Valverde aún sigue indeciso.

La Adurizdependencia es preocupante a corto plazo. Williams, ya se ve, no es un killer. Adolece de puntería y, si nos apuran, incluso de técnica, al menos para ser un jugador crack y resolutivo. Acaso es que nos hemos acostumbrado a lo bueno y pedimos demasiado. O acaso sólo pedimos en función de la escala salarial que manejan los jugadores.

Otro gran déficit son los centros al área. Balenziaga, De Marcos o Muniain, jugadores de banda todos ellos, no centran bien y apenas dan asistencias. Suponemos que estas cosas se ensayarán en Lezama, pero son exasperantes. Y así podríamos seguir hablando del portero (ayer bien por lo demás), de la falta de sangre de Susaeta o del árbitro, pero ya da igual.

Toca centrarse en Liga, dar con la tecla del buen juego, que, como diría Bielsa, es el camino a la victoria. Ocurre que tanto partido, tanta sobredosis futbolística, ha llegado a cansar incluso al aficionado, cortoplacista por lo demás, que pedirá fichajes y la cabeza del míster a nada que sigamos en esta línea de ganar en casa por testiculitis y dar lástima allende nuestras fronteras.

El futuro no se atisba con claridad. A saber cómo bajan los ánimos en la caseta, si el míster está harto, quemado o se siente incapaz de seguir al frente de la nave y ha perdido de una vez por todas la ilusión. Lo peor es la sensación de que, con Txingurri o sin él, la incertidumbre, la desilusión y la monotonía puedan instalarse a medio plazo sobre equipo y afición.

Contracrónica del ausente (NO AL FÚTBOL LOS LUNES)

*artículo de colaboración 

Había quedado y tenía prisa. Los nervios de siempre de última hora por salir justo del curro. Casi sin tiempo, Me encontré con un par de caras conocidas con las mismas caras de agobio. ¡Joder, que no llego! 5 minutos antes de cerrar las puertas del súper, entré y pude hacer la compra. Por los pelos. En el camino me había cruzado con algunos hinchas que iban a San Mamés con cara de autómata. Yo, desde luego, no me lo podía permitir. ¿A esas horas, un partido de liga, para pegarme un madrugón al día siguiente y arriesgar la vida en la carretera o en el trabajo? No. Sorprende cómo se ha naturalizado hoy lo que hace 4 años era una locura. Parece que en Bilbao nadie lo discute, como puede pasar, sin ir más lejos, en Gasteiz. Esas cositas de la mejor afición del mundo…

Puse las lentejas al fuego mientras hacía el resto de tareas pendientes, poner la lavadora, preparar la cena, planchar…. Como tampoco tengo (ni puedo permitirme, ni estoy por la labor) plataforma digital de TV, tocaba pinchar el partido por internet.
15621650_1374536432597507_5246600839201223320_n

Imagen de Iraultza 1921 (D. Alavés) de la serie Fanatics Poster Collection

Tedioso, errático, inocente…un fútbol medieval impropio del Athletic se me ofrecía a una calidad muy lejos del HD, con lo que fui desconectando. y centrándome en no cortarme los dedos en mis arranques de mala gaita. Sinceramente, tampoco me daba mucha pena no acudir a este partido (y van unos cuantos) con el frío y la lluvia que harían a esas horas en Bilbao. Y eso que el rival practica un fútbol atractivo, sin complejos y sin especulaciones, como demostró hasta que faltaban 10 minutos para acabar, cuando San José se vistió de Roberto Ríos.
No se puede conciliar vida laboral, social y familiar con ir a San Mamés. Ya no. Y la asistencia lo volvió a demostrar. Y lo que es peor, con el tétrico ambiente (grada – lata de sardinas incluida) que se apreciaba en la retransmisión, en ningún momento eché de menos estar en mi querida localidad, cosa que sucede cada vez con más asiduidad.
En resumen, que por culpa de los horarios de los cojones, un apostador chino, gratis, vio al Athletic ganar, y yo me lo perdí, habiendo pagado. Ahora toca apoquinar la cuota, y hasta algunos de los denominados “subvencionados” nos estamos replanteando si realmente merece la pena… Espero que por lo menos las lentejas me sepan a gloria…

Athletic Club – Eibar: ¡a la huelga!

Derby contra el Eibar, domingo a las 16:15 y la posibilidad de escalar a posiciones en la tabla cercanas a puestos Champions no fueron acicate suficiente. Ya camino del estadio, notábamos apatía. Una apatía que viene siendo norma desde hace unos años y crece y se extiende como un virus. Supuestamente, con el nuevo estadio 5 estrellas y una plantilla tan competitiva nos deberíamos estar comiendo el mundo. O eso creíamos antes de toparnos con la cruda realidad con la que nos obligan a convivir.

Resulta que, después de todo el historial de desagravios que la grada (y el común de los socios, por extensión) ha venido sufriendo durante los últimos años por parte de esta Junta Directiva, la sucesión de acontecimientos de la última semana corona a Urrutia, Aldazabal y sus compinches como Reyes Supremos del esperpento. Tiremos de línea temporal. En el partido europeo contra el Genk, la seguridad del club intentó obligar a HNT a retirar su pancarta, proscrita en la Catedral en competiciones estatales por las normas abusivas de Tebas. Siendo Europa, esta prohibición no procedía. Pero a la directiva le dio igual y envió a sus mamporreros, con los 4 jinetes del Apocalipsis Represivo en cabeza. El rifirrafe no fue más allá de una sokatira, y HNT mostró su pancarta durante la primera parte.

Parecía que la cosa quedaba en tablas, hasta que días después, la directiva publicó una infame circular de la que hablamos aquí (enlace), y que suponía la prohibición de facto de introducir cualquier bandera que no pasara el filtro que a algún segurata se le pusiera en la punta del capullo. Directamente. No hablamos ya de las banderas artesanales que se curran muchos hinchas. ¿La excusa? Que no son ignífugas. Tócate los pies y llama a los bomberos.

15322493_545096252366164_67295611_o

Para dar más empaque a su decisión, la directiva ordenó, en el siguiente partido de liga, retirar las pancartas de dos peñas del sector 111 (Vídeo). No contaban con que HNT iba a regularizar su estatus en el famoso libro de hinchadas de Tebas e iba a conseguir introducir de nuevo su material. En esta situación, llegó el día del homenaje a Iñigo Cabacas, y la ICHH, siguiendo el proceder impuesto por el club, solicitó a la directiva la introducción de una pancarta con el lema “Orain!”. La Junta, sin intuir, al parecer, que se trataba de un homenaje, la autorizó. En un principio, claro, porque cuando se enteró a traves de las redes sociales de qué iba el asunto denegó el permiso. ¿Consecuencia? Pues ya visteis que la pancarta entró, el estadio no se incendió y no se provocaron incidentes por el lema escrito en ella. Pero la intención de la Junta dejó una sensación de amargura y asco bastante evidente.

Como resultado de todo esto, y ante esta absurda escalada que no solo afecta a San Mamés sino que se extiende a Lezama y los partidos del femenino y el BA en su nueva flamante tribuna, la ICHH decretó huelga de animación. La segunda en las últimas temporadas contra la patronal de Ibaigane. Ya se sabe, cuando se pasan el convenio por el forro, toca tirar de recursos.

15178052_1332665860101479_241403198218503541_n

Durante la primera parte San Mamés estuvo callado hasta el punto que se oían los gritos de la defensa eibartarra desde norte. Un par de tímidos Athletic, Athletic salieron desde algún lugar de la Tribuna Alta y en el minuto 28 se exigió justicia para Iñigo. Y ya, esto da de sí nuestro estadio sin la grada apretando. El guión de la segunda parte ya lo sabéis, pero merece un par de apuntes. La ocupación de la grada popular fue muy inferior a la habitual. Algo que está ocurriendo de manera frecuente últimamente. El hastío empieza a calar hondo y no es el primer socio que anuncia su baja en próximas fechas.

Es demasiado. Horarios de locura que obligan a hacer mil cambalaches laborales y familiares para poder madrugar e ir a trabajar, para encontrarte con que en la puerta de tu grada te espera una semiviolación en forma de cacheo a cara de perro. Si quieres meter una simple bandera te la tiene que aprobar el Comité Censor y el Parque de Bomberos Municipal, y al entrar te arriesgas a que la policía del cántico y el cigarro te ponga una multa de 3.000 euros y una prohibición de acceso al campo de 6 meses. Todo ello habiendo pasado por delante de las puertas de los VIP donde solo falta que las azafatas hagan genuflexiones enseñando el tanga a sus honorables señorías.

Cansa. Mucho. Así que la huelga estaba más que justificada. Desde algunos sectores no se entiende y esgrimen los archiconocidos argumentos. Que si estamos subvencionados, que si somos grada de “no animación” nos suban la cuota, etc… La hasbará de la directiva haciendo el trabajo sucio. No entienden que la implementación de una grada popular es por el bien de todos, que la entrada de abonados jóvenes va a nutrir de nuevos socios a la entidad, que se asegura el relevo generacional y da oxígeno a una grada vieja y pequeña, que el subidón de ambiente viene con esas medidas, y que por mucho que nos empeñemos y cantemos, sólo lo hacemos nosotros. Eso si nos dejan, claro. Las restricciones a la grada son extensibles al resto de sectores. Y mientras nos peleamos entre nosotros los directivos se descojonan de la risa mientras dan de comer a sus VIPs y sus clientes preferentes.

Tantas peticiones y disponibilidades para colaborar con el club formuladas con cada vez más insistencia siguen sin respuesta por parte de quienes integran el palco, que no dejan de hacer guiños de desprecio a una grada que al final termina cansándose. Tanto es así que, por ejemplo, la Junta Directiva dice permitir cada partido 24 banderas grandes de las que se ondean con palo de plástico, ¿Alguien ve todas esas 24 banderas a lo largo del campo? No, nadie, ya que el club contesta negativamente cada vez que se le pide introducir más banderas de las que él mismo dice permitir. Se saltan hasta sus propias normas. No hay ambiente, no hay viajes, no se puede acudir a gran parte de los partidos en casa. Sólo falta la extremaunción y los malos augurios no presagian nada bueno. Si el lobby PNV-PSE se sale con la suya y logra archivar el caso del asesinato de Iñigo Cabacas el cansancio y el hastío se juntarán con la mala hostia. Mala combinación. Sinceramente, eso de dejarse la garganta quedará en último plano. Y no será porque no se ha dado opción al socio de reunirse con la ICHH para proponer iniciativas.

En fin, un encuentro en el que el resultado fue lo de menos para nosotros, donde el partido que se juega en las gradas marcará el devenir de lo que será San Mamés en el futuro y que preocupa a cada vez más gente. No vamos a tragar con su ley mordaza, eso podéis tenerlo bien claro. Quizá cuando los grupies de la directiva se den cuenta de que ha muerto una parte de San Mamés sea demasiado tarde para resucitarla. Seguimos creyendo que estamos a tiempo, aunque el reloj juega en nuestra contra…

Gracias a la Junta Directiva por hacer de este club algo tan “especial”.

15310597_545117365697386_1570464750_n

Athletic Club – Villarreal SAD: contracrónica

Cuando la Ertzaintza mató a Cabacas, éste tenía 28 años. Por eso ayer se eligió dicho minuto para demandar justicia, ya, sin más dilación, al unísono grito de “Justizia Iñigorentzat”. Esperamos que se oyera en el callejón, en comisaría, en el juzgado, en la casa del pueblo y en el batzoki. Hablando de batzokis, en ese gigante que es San Mamés la cosa pasó con timidez, porque la tribuna no se arrancó a secundar la enésima protesta, si bien aplaudiera con tibieza.

Por otra parte, continúa la escalada represiva y demente en el tema banderas y pancartas. No vale escudarse en Tebas, delirantes circulares o cualesquiera sean las excusas para justificar que los seguratas traten de quitar o arramplar la pancarta de tela de la peña de Bilbo Zaharra, que no había causado ningún mal ni molestia durante todo el partido. Asco, hastío y un club que te hace sentir vergüenza ajena en lo que debería ser nuestra propia casa.

Athletic Club – Real Sociedad SAD: contracrónica [Harmailatik]

Durante la semana habíamos publicado en nuestro muro de Facebook una matización a las palabras de Josetxo Olalde, representante de peñas de la Real, que acusaba al Athletic de no sumarse a la campaña de pactar precios para aficiones visitantes en los derbis vascos, cosa que ya se ha hecho en el Osasuna – Real Sociedad. Esta matización suscitó un debate, en principio sin mayor problema, y que acabó necesitando que tuviera que borrar bastantes comentarios e insultos contra los habitantes de Donostia y Gipuzkoa e hinchas de la Real. En Twitter la cosa anduvo parecida, y gran parte de los hinchas del Athletic defendieron la postura de la junta de Urrutia sin pararse a pensar que la Real pondrá unos precios parecidos a los aficionados rojiblancos que quieran desplazarse a Anoeta en el partido de vuelta. “Que se queden en su casa”, “que se jodan”, “allí nos cobran lo mismo y el campo es peor”, y demás argumentos científicos se leyeron. Tuvimos que acordarnos irremediablemente de la pancarta que nos dedicaron, con total razón y mucha sorna, los ultras del Schalke 04 aquella noche de infausto recuerdo. Estamos como para pedir precios y abonos populares en casa.

galeria34997

Todo este ambientillo viciado no se reflejó en las calles del Botxo, donde ambas aficiones compartían tragos sin mayor problema en el Casco Viejo, bertsoderbi incluído, y más tarde en Indautxu y San Mamés. Eso sí, echamos de menosa los hipotéticos cientos de realistas que habrían acudido a Bilbao de haberse pactado los precios. Bajando al barro economicista, si los tan cacareados beneficios de una Eurocopa, una final de Copa o una de Europa League son tan pingües, ¿por qué no se aprovecha para hacer caja (en la hostelería, no en el estadio, que ya se hace a conciencia) con los rivales más cercanos? ¿O con ellos no vale? ¿Preferimos recibir cientos de ultras fachas rusos o polacos a pacíficos hinchas de la Real? ¿Alguien más se plantea estas cosas o simplemente nos ajustamos la txapela demasiado fuerte mientras soltamos unga unga?

En cuanto a lo meramente deportivo, una dura Real que no sabemos muy bien a qué quería jugar, especialmente sacando el balón, encajó una justa derrota que pudo ser mayor de haber estado más acertados de cara a portería. Victoria que nos aúpa a posiciones nobles de la tabla y que nos hace lamentarnos de la ocasión perdida en Málaga. Menciones especiales a Yeray y Lekue, asentados totalmente en el primer equipo y con una implicación máxima y muy acertada.

Desgraciadamente, tenemos que hacer un par de reseñas para terminar la crónica. La primera, una agresión a un seguidor de la Real en Tribuna Este Baja y que hizo que la seguridad del estadio montara un circo totalmente prescindible. La agresión en sí (desde el desconocimiento de qué había causado la discusión previa), pues viene a demostrar que todos aquellos que tiran de victimismo y cuentan mil películas de sus viajes a Donostia (que si meadas, que si insultos, que si blablabla) omiten que los hinchas de la Real vienen a sufrir exactamente lo mismo en San Mamés. Tranquilos, conocemos vuestro eterno argumento: “ellos empezaron primero”. La situación terminó con los dos realistas (uno de ellos recibió un guantazo) siendo apartados del sector mientras decenas de hinchas locales que no sabían ni qué había pasado les insultaban de pie y muy airados, lo que indica que estaban con ganas y totalmente predispuestos a ello. Muy señorial. Lo que organizó al término del encuentro el personal de Prosegur con el agresor, en fin…menuda película.

Y para terminar, y con 3-1 en el marcador y el partido encaminado, una cuadrilla de realistas que se encontraban en los asientos Premium de norte celebró el 3-2 golpeando los soportes publicitarios. Terrible delito que les valió la airada reacción de gran parte del público rojiblanco que les dedicó cortes de manga, insultos y demás lindezas. Ante tal avalancha, uno de ellos, con gran sentido del humor, vaciló un rato con una sonrisa en la cara. Nos quitamos el sombrero, ya que retrata perfectamente la mala hostia con la que el personal acude a La Catedral en el derbi contra la Real. Y eso que muchos siguen defendiendo (carcajadas aquí, por favor), que nuestros derbis son contra Madrid y Barcelona y que el partido contra la Real es uno más.

La total ausencia de autocrítica de la que siempre hace gala la afición del Athletic Club vuelve a hacerse evidente. Nadie lo menciona, nadie lo comenta. Es un tabú, uno más que nos hace ser más pequeños y más parecidos al resto de aficiones. Que bonito sería canalizar la mala gaita en forma de cánticos cachondos, con buen humor, y disfrutar de un partido de fútbol sin más. Parece que no hay manera. Una pena…como es una pena que en Donostia y Anoeta pequen exactamente de lo mismo. Qué fácil es enfrentar al pueblo con el fútbol. En España deben estar bailando la conga viendo el percal…

75