El Correo intoxica la memoria de Iñigo Cabacas

5 años después, cuando la secuencia de los hechos ocurridos aquella noche está aclarada a falta de conocer lo más importante, los culpables, El Correo vuelve a usar su maquinaria para intoxicar y manipular la memoria colectiva y, de paso, blanquear la actuación de la Ertzaintza y el Departamento de Interior.

ElCorreoICHH

Sí, aquellos que dieron publicidad a las fantasiosas versiones de Ares sobre supuestas porras extensibles y demás objetos a investigar en el callejón, vuelven a la carga con estas palabras:

…”Iñigo Cabacas, el joven fallecido en abril de 2012 por un pelotazo de goma en la cabeza durante el operativo policial para frenar los altercados entre los seguidores del entre el Athletic y el Schalke 04 tras un encuentro de la Europa League”

No, señores de Vocento. La Ertzaintza y la seguridad del club solo mostraron su brutalidad (aqui si que pudimos ver porras extensibles) contra los hinchas alemanes en el interior de San Mamés, con los que no hubo ningún altercado en todo el día. Además, según ustedes y Lakua, ¿el despliegue de ertzainas en la herriko no fue para cortar unos supuestos altercados entre hinchas del Athletic que ya se demostró que fue una simple pelea disuelta 15 minutos antes de la carga mortal? Si es que hay audios públicos que dan fe de que allí no ocurría nada y que Ugarteko dio la orden de entrar con todo gratuitamente.

La derecha unionista periodística vuelve a asomar la pata de la forma más hiriente, criminalizando a la afición del Athletic y lo que es más grave, al propio Iñigo, del que se deja caer que recibió un pelotazo por estar cerca, dentro o involucrado en unos altercados. Ésta es la postura de El Correo justo cuando el caso toma un nuevo impulso. No es casualidad, pues. Se vuelven a alinear con el corporativismo y la impunidad, aprovechando en esta ocasión la reivindicación de la ICHH en la puerta 13 de San Mamés y que ha vuelto a dejar clara la postura, también corporativista, de la directiva del Athletic. Otros que tal bailan.

Mientras contenemos a duras penas la rabia contra toda esta ralea, queremos recordar a todos aquellos que están en el lado oscuro que no pasarán. Que en esto no hay medias verdades. Iñigo fue una victima inocente y el relato de lo que allí ocurrió, afortunadamente, no lo va a escribir el grupo Vocento.

JUSTIZIA IÑIGORENTZAT

Entren con todo [JUSTIZIA IÑIGORENTZAT!!]

Con esta demoledora frase, el Bilardo de la comisaría de Deusto daba orden de arrasar el callejón de María Díaz de Haro. A pelotazos, directamente. Sin razones previas, como todo Bilbao sabe. Y ojo, no contentos con eso, y sin necesidad de decir un “pisalo, pisalo!” por radio, algunos de sus chicos se dedicaron a maltratar, acosar y amenazar a los amigos de Iñigo y a Laia con el cuerpo de Iñigo todavía sobre el frío suelo del callejón. Conviene recordar estos detalles cuando las hienas sacan sus dientes a relucir.

Porque, señor Pastor, usted no estuvo allí. Probablemente estaría cenando alegremente con su familia, de potes con amigos, fumándose un habano pagado con los impuestos de, entre otros, Manu Cabacas y Fina Liceranzu, o considerando el talante que ha mostrado en la prensa últimamente, disparando a las palomas en el parque parapetado tras un arbusto. Sin embargo, en Bilbao, antes y después de los partidos, y especialmente esa noche, el callejón es frecuentado por miles de hinchas, todos ellos testigos directos de los hechos. Y que constituyen, con su relato, que es vox populi, la verdad de lo que allí ocurrió, por encima de intoxicaciones, sesgos interesados, paranoias colectivas (probablemente inducidas por el excesivo consumo de batidos proteicos) made in Esan o actuaciones judiciales que avergüenzan a todos los ciudadanos del Botxo.

Resulta curioso que alguien que ha tenido que llevar escolta y ha sufrido la pérdida de compañeros resulte tan grotescamente carroñero, pueril y malnacido ante un caso como el de Iñigo. Es de entender, no obstante, si atendemos a otros primeros espadas de su partido en la CAV, como Francisco I de Coscojales o, sobre todo, Rodolfo Ares. ¿Se imagina usted, señor Pastor, qué ocurriría si alguien de, pongamos, la izquierda abertzale (aberchales radicales para Ares) o un ciudadano cualquiera de la CAV sin afiliación concreta, dijera sus mismas palabras para describir y justificar la muerte violenta de un cargo del PSOE? ¿Si se inventara pruebas falsas, las vertiera en prensa, y utilizara a la familia del fallecido como saco de boxeo? ¿Le suena la Audiencia Nacional, el régimen de incomunicación, la prisión preventiva prorrogable, la dispersión? ¿La ley Mordaza, quizá?

Su poltrona queda muy lejos de las calles de Bilbao, afortunadamente para usted si valoramos la reacción que han causado sus palabras en la afición del Athletic. Pero puede estar tranquilo. Si algo ha demostrado la hinchada rojiblanca es un saber estar, un tesón y un aguante que, siguiendo el ejemplo de los familiares y amigos de Iñigo, no va a cejar en su empeño de justicia sin caer en las constantes provocaciones a las que son sometidos. Y no es fácil, créame. Se hace cuesta arriba intentar olvidar la actitud chulesca y mamporrera de los hombres de negro en San Mamés, la lejanía de la directiva de Josu Urrutia, la inexplicable tardanza en los juzgados, la no imputación de Ugarteko, la colaboración cómplice de algunos medios de comunicación, en fin, todo lo que ha ocurrido durante estos 5 años, que ya tenía precedentes y que era cuestión de tiempo que ocurriera. Cuesta horrores no arramplar a hostias con todo. No quiero ni imaginar lo que es estar en la piel de Manu o Fina.

Sea como sea, ya se ha ganado su hueco en la lista de personas non gratas de la Catedral. Zorionak. Es un título que llevan con orgullo personajes de la talla de Esperanza Aguirre, Javier Tebas o Francisco Franco.

Así que, parafraseando a algún político de actualidad, no nos queda otra que decirte: Nos vemos en el infierno, gángster.

[Harmailatik] San Mamés fue un clamor por Iñigo Cabacas

Ni el horario, ni el día, ni Lakua, ni Ibaigane fueron impedimento para que San Mamés, de nuevo, fuera un auténtico clamor pidiendo justicia para Iñigo Cabacas. La ICHH había repartido 10.000 cartulinas a tal efecto, y una afición rojiblanca, harta, cansada y hastiada dio buena cuenta a quienes estuvieran en el palco o delante del televisor. Un minuto 28 que dejó bien patente todos estos sentimientos. No creemos que políticos y demás vayan a rectificar un ápice la actitud tan rastrera que han mostrado hasta ahora y de la que han dado vomitivas muestras recientemente.

17795947_1462842873750443_4959730129566968427_n

Nos referimos, claro está, a las declaraciones de Pastor (PSE, socios de gobierno del PNV), asegurando que si la Ertzaintza no hubiera sido recibida con botellas y pedradas, probablemente, no se hubiera producido la carga policial”. Es más, enmarca la muerte de Cabacas tal como sigue: Como se había generado en este país, en determinadas partes de la sociedad, una especie de cultura del odio, entre ellos, a la Ertzaintza, eso provoca situaciones indeseables”.

Es difícil ser más canalla y vil. Y eso viniendo de un partido que respaldó a Ares, máximo dirigente político del dispositivo que mató a Cabacas. Un Ares que después trató de falsificar lo ocurrido mareando con porras extensibles que sólo existían en su imaginación. Un PSE que se ha hartado de pedir que no se politice la muerte de Cabacas nos viene con justificaciones políticas de baratillo, intentando desviar la atención y eludir su responsabilidad. Bien saben, además, que la policía jamás cargaría en un batzoki o casa del pueblo.

Otros que hacen el juego al poder en esta “mini” batalla del relato son los comentaristas de Bein Sports. El clamor de San Mamés fue tal que en la retransmisión en directo Santiago Segurola se vio obligado a decir que se estaba recordando el “fallecimiento” de Iñigo Cabacas. Ni una palabra sobre quienes ejecutaron tal hazaña, como si le hubiera caído una teja. Nada más salió de su boca, ni de la de Xabier Mendia ni del resto de contertulios, supuestos eruditos a los que les suponemos cobardía y no desconocimiento, pues son los mismos que no escatiman en peroratas sobre el tipo de jugador que fue Quique Sánchez Flores o sobre lo interesante que es el Thinking Football. Hablando de la Fundación, ¿dónde está? ¿Qué hace cuando matan a un hincha de su propio club? ¿Reflequé?

Claro que lo de la Fundación y demás nos cuadra perfectamente, sobre todo teniendo en cuenta la caza a la que se dedicó la Ertzaintza y la seguridad del club en las inmediaciones de La Catedral y en los accesos, identificando a los que repartían carteles e intentando impedir su introducción (en vano, la voluntad popular es imparable), sumado todo ello a las coacciones habituales, pues todo entra en un guión perfectamente interpretado por los diferentes actores de una misma película. La ICHH lo denunciaba en Redes Sociales.

17796408_1424173047653092_8958807654784470017_n

Es decir, cuando el club asegura que no tiene que decir absolutamente nada sobre Cabacas y que deja hacer a la justicia (su puta justicia, la burguesa a los servicios de policía y establishment, huelga recordar), pero luego monta y ampara todo este circo coartando la libertad de expresión de su propia masa social, lo que está haciendo es posicionarse claramente con aquellos que, lejos de querer hacer justicia, desean condenar a Cabacas al más puro silencio y ostracismo. ¿Merece la pena ser socio de un club que trata así a sus hinchas?

Si de alguna manera podemos resumir estos 5 años, ¡5!, que llevamos esperando una sentencia, es con la sensación de hartazgo total. Hartos de amagos que no van a ningún lado, hartos de jueces, políticos, responsables policiales, “sindicatos del crimen” de la policía autonómica y demás calaña. En definitiva, hartos de ver cómo intentan escurrir el bulto y tapar bajo la alfombra un asesinato que va a quedar impune, más allá de castigos administrativos que pudieren darse.

Ojo, no hemos sido nosotros los que hemos trazado una línea roja bien clara, con Iñigo o contra él. Han sido “ellos”, los violentos, los represores, los ocultadores de pruebas o los medios que les amparan (con plumillas de Vocento a la cabeza), todavía hoy. Y esa línea marca claramente el camino y la actitud que desde el 5 de abril de 2012 en adelante nos guía. Cero credibilidad y cero respeto por quienes pueden asesinar impunemente sin necesidad siquiera del más mínimo arrepentimiento mientras, para más inri, “ellos”, sus amos, nos sermonean a los demás con suelos éticos. O se usa la misma vara de medir para todo o el mensaje que cala en la sociedad es el de la hipocresía total.

Poco más podemos añadir, excepto otro (y son ya demasiados, señoría) abrazo fraternal a unos familiares y amigos que bien podrían ser los nuestros, o los de cualquiera que pisara aquel día aquel maldito callejón.

JUSTIZIA IÑIGORENTZAT

17622095_1454637604570970_5109285914329917562_o

“Iñigo hiltzeagatik saritu egin dituzte”

Finarenak, Iñigo Cabacasen amarenak, dira goiburuko hitzak. Iragan igandean Berria egunkariak Pituren gurasoei egindako elkarrizketatik ateratako pasarte bat da. Lau urte igaro dira Pitu hil zutenetik eta oraindik justizia aldarrikatzen dabiltza senide, lagun eta bere izena daraman harmailak. Hori dela eta, elkarrizketa horretatik ateratako pasarterik esanguratsuenak hona ekartzea beharrezkoa dirudi.

Manu: [Estefania Beltran de Heredia] sailburu berria izendatu zutenean telefonoz deitu zidan eta esan zidan prest zegoela laguntzeko auzia argitze aldera. Bi urte geroago harekin batzartu nintzenean inpresioa eman zidan nahi zuela baina bere alderdiaren gatibu dagoela. Asko mindu ninduen horrek, baina, egia esateko, ez diot herrarik, uste dut politikaren gatibu dagoela.

Manu: Hauteskundeen aurretik EAJk esaten zuen gobernura iritsiz gero ahalegin guztiak egingo zituztela gertatutakoa argitzeko. Eta nik sinetsi egiten nien. Jaurlaritzan sartu eta hamabost egunera aldatu zuten iritzia.

Fina: Gugandik ihesi ibiltzen dira, EAJkoak ere bai. Badirudi geuk haiei egiten diegula kalte. Hori guretzat oso gogorra da. Gogora institutuaren inaugurazio ekitaldian egon ginen, eta Aintzane Ezenarro gure ondotik pasatu zenean, nire ahizpak irakurri zizkion bezperan El Correo-n egin zituen adierazpen batzuk. Ez zion ezer txarrik esan, Ezenarrok berak egindako adierazpenak gogorarazi baino ez. Eta Ezenarrok bizkarra eman zigun, eta eskuarekin keinu bat egin zigun, bakean uzteko esanez bezala. Gero, Bilboko Areatzako ekitaldian [Memoriaren Plazaren inaugurazioan] nigana etorri zen eskua ematera, eta esan nion ezetz, ez niola eskurik ematen. Beharbada gaizki jokatu nuen, baina oso minduta nengoen.

Manu: Ares, Buen, Patxi Lopez eta gainerako arduradun politikoek erantzukizuna euren gain hartu, eta azal dezaten zertara etorri zen balentria hura, zergatik horrenbeste gorroto. ETA desagertuta zegoen, kale borrokarik ere ez zegoen, eta zergatik mendekua hartzeko grina hori?

Fina: Orain, Madrilen daude denak. Lau urteren ondoren, ondorio hori ateratzen dut nik: hiltzeagatik saritu egin dituztela. Eta gero, telebista piztu eta Patxi Lopez «ibilbide garbia duen politikaria» dela entzun behar izatea ere!

Fina: Niri futbola ez zait inoiz gustatu, baina orain Athleticen partidak ikusten ditut telebistan, badakidalako Iñigoren lagunak han daudela eta Iñigoren aldeko ikurrak haizatuko dituztela. Nolabait, Iñigo han bueltaka egongo balitz bezala da.

Manu: Jende asko gurekin egon da, baina egon behar zuten batzuk ez dira egon. Eta hori oso tristea da, Iñigori gertatutakoa edozeini gertatu ahal zitzaiolako. Bildukoak gure ondoan egon dira beti, eta badirudi batzuek hori ez dutela ondo ikusten eta ezkerrarekin bat egitea leporatzen digutela. Aizu, ba besteak ere etor daitezela, nik laguntza guztiei eskatu diet eta! Hau ez da politika egitea: arazo honetan gizarte osoak erreakzionatu behar zuen, eta ez da hala izan.

Fina: Julen Arzuaga, esaterako, oso ondo portatu da gurekin. Eta Andoni Busquet Basauriko alkatea ere bai.

Manu: Hori egia da. Instituzioetatik, horixe izan da gurekin ondo jokatu duen bakarretako bat. Andonik ez du ihes egiten, ikusten nau eta niregana dator besarkada bat ematera.

Manu: [Ugartekori buruz] Egin duena egin ostean salaketa jartzea familiari barre egitea da. Zer nahi du? Gu are gehiago umiliatzea? Gu iraintzea? Hori da polizia izateko modua? Nik beti esan dut morroi hori kalean egotea arrisku bat dela. Beharbada pentsatzen du horrekin beldurtuko garela; bada, jai dauka. Kexu da honekin bere ibilbide profesionala amaitu omen zaiolako. Niri ere amaitu zitzaidan, gainean neukan guztiarekin lana utzi egin behar izan nuelako. Baina lana ez ezik, bizitza ere kendu didate, semea hil egin didatelako.

Podredumbre

Son las clases dirigentes las que modelan la sociedad a su gusto y antojo, de ahí que el deporte de masas y, más explícitamente, el fútbol sean un buen reflejo y termómetro de la época que nos toca vivir. Sin embargo, cuando históricamente políticos de muy diverso signo han intentado usar el deporte como instrumento de propaganda, resulta sintomático y muy revelador el esfuerzo de muchos media en tratar el fútbol como un mero juego, banalizándolo hasta el ridículo o jaleándolo como opiáceo adulterado.

Podría hablarse del fútbol como una pieza más en el engranaje del poder; del fútbol como paradigma del turbocapitalismo; de los largos tentáculos de los palcos; de la corrupción; del politiqueo barato; de la compraventa de niños; de agencias y comisiones; del amaño de partidos; de deudas impagables; de contabilidad que no encaja. Todo esto y mucho más podría ser central pero no sucede así, quizás porque tirando del hilo podría peligrar el chiringuito (en singular y plural; no nos referimos a basura televisada pero también valdría).

Así que lo que tratan de proyectar y vendernos es lo normal. Si lo criticas y te sales del guión es que estás politizando el fútbol. Ensuciándolo. Y eso está muy feo, ya lo dijo Maradona: “la pelota no se mancha”. Menos aún cuando las alubias de muchos están en juego.

Viene esto a colación de las detenciones ayer de cerca de una veintena de miembros de Indar Gorri. Según se lee en Argia, la orden la emitió el juez Fermín Otamendi, quien llevó a juicio a los “arrantzales barbudos” de San Fermínes y exoneró al cuerpo policial que, de un pelotazo, dejó sin ojo a un joven navarro durante una manifestación en el marco de una huelga general de 2014. “Que reclame a los convocantes”, fue la respuesta de Otamendi.

Una de las acusaciones, pertenencia a “banda criminal”, suena totalmente desproporcionada, por decirlo suavemente, y, aún a riesgo de equivocarnos, el caso huele a montaje, similar al sufrido por Bukaneros. Este tipo de literatura, bombas mediáticas y razzias no son nuevas en Euskal Herria. Las últimas noticias de anoche, por cierto, correspondían a cargas policiales en Iruñea.

El sesgo ideológico es claro, y todo esto sucede en unas fechas en las que otras gradas de izquierda son puestas en el disparadero. El Sevilla es multado con 120.000 euros por una pancarta en la que se podía leer “se armó la gozadera” mientras las machistas descalificaciones hacia Shakira en un país donde la violencia contra las mujeres está lejos de erradicarse le costaban al Espanyol 4.000 euros. No es una excepción. En Cádiz y Gasteiz bien podrían dar otros ejemplos.

Nada de esto podría entenderse sin el asesinato de Jimmy, aún hoy presentado por muchos medios como una pelea pactada de antemano. Casualmente, el correspondiente juicio se inició hace una semana, pero nada hace indicar que la negligencia policial de aquel lejano domingo esté en el orden del día. Es más, todo huele a que el marrón se lo comerá algún menor, un chivo expiatorio, mientras los frentistas gozan de una defensa top (¿quién, cómo y por qué pagará los elevados emolumentos de los letrados?). Será que el Frente Atlético, con dos muertos en su haber, no es una “banda criminal”, y sí Indar Gorri.

Tristemente, no hay garantía de no repetición. Básicamente porque no se ha ido a la raíz del problema y porque Tebas, no nos cansaremos de repetirlo, ese (¿ex?) ultraderechista, miembro de Fuerza Nueva en su juventud y más tarde bestialmente enriquecido gracias a chanchullos derivados del fútbol, Tebas, decíamos, ha aprovechado la ocasión para atacar sobremanera aquellas gradas de izquierdas que reivindican un fútbol popular y muestran solidaridad con causas en sus antípodas ideológicas. Tanto por convicción política como por mero interés económico personal, la disidencia es acallada.

Mientras tanto, la derecha local hace lo propio con los padres de Cabacas, que ayer volvían a la calle para reivindicar su papel de víctimas frente a estómagos agradecidos como Ezenarro y Jonan Fernández. Que nos digan de una vez si lavarse las manos y silbar forma parte de su suelo ético o simplemente es el peaje a pagar por trepar. Lecciones las justas. Y Cabacas, justizia. De una vez y sin más dilación.   

Basta, pues, una  semana de “fútbol” para recordar que España no rima con democracia y que, como berreaba Evaristo, “tras el fútbol hay mucha mierda”. Aunque también resquicios para la solidaridad, como el de Osasuna y un otra vez ejemplar Mikel San José apoyando a los currelas de TRW. Queremos, en fin, otro fútbol para otra sociedad. Sobre todo, otra sociedad.

Sanjo

Ugarteko declara, la familia espera

Más de 3 años después del trágico día en el que la afición zurigorri perdió un hermano, el responsable directo de los hechos declaraba ayer en el Juzgado de Bilbao donde se llevan a cabo las diligencias previas al juicio. Por ese motivo, Bikendi Arrausi, amigo de Iñigo, hacía estas declaraciones en Info7 Irratia: http://www.info7.com/2015/06/17/cabacas/

En sus palabras se hace evidente el hartazgo, cansancio y desesperación que siente. No es para menos. No sólo es que se esté alargando el proceso más de lo que debería, sino que además tienen que soportar cómo la fiscalía, por ejemplo, no hace su trabajo y ni siquiera formula preguntas a Iñaki Larrea, Ugarteko, máximo responsable del operativo esa aciaga noche. La justicia nunca fue tan dependiente.

omerta

La buena noticia, por decir algo, es que empiezan a abrirse brechas en la versión oficial que hasta ahora había venido manteniendo la Ertzaintza y el propio Gobierno Vasco. Las declaraciones cruzadas entre responsables del operativo pueden provocar que se abran cauces de investigación y se imputen a más ertzainas, cosa que debería haber ocurrido en el minuto 1 del caso.

http://www.naiz.eus/eu/hemeroteca/gara/editions/2015-06-18/hemeroteca_articles/ugarteko-cree-que-hay-ertzainas-que-mintieron-al-decir-que-no-dispararon

Mientras tanto, los amigos y familiares siguen reclamando justicia. En una actitud que está siendo modélica por su saber estar y su dignidad, siguen pidiendo no sólo reparación, sino garantías de que nunca más vuelva a ocurrir. Desgraciadamente, estamos lejos de que eso ocurra, y la desvergüenza y cobardía de los estamentos políticos de este país no han tenido ni la más mínima intención de cambiar el modelo policial que la sociedad vasca pide a gritos. En esta época en la que se supone que deberíamos estar cimentando la tan ansiada paz, seguimos viendo actuaciones y actitudes que recuerdan a otros tiempos. Sólo hay que darse una vuelta por San Mamés un día de partido o por cualquier manifestación pacífica para darse cuenta.

Se sigue sembrando el odio y el rencor, y gran parte de esta sociedad ve en la Ertzaintza una policía política y corporativista, un grupo de personas armadas e imprevisibles que atiende a unas órdenes de dudoso valor moral y que no pagan por los posibles actos ilegales que pudieren causar.

Exigimos pues, en la línea que hacen los amigos de Iñigo, que los partidos políticos que se tomen la petición de justicia como propia lleven en sus programas políticos para las siguientes elecciones un cambio integral del modelo policial y la eliminación de las pelotas de goma del armamento. Nada de palabras vanas y vacías. Concreción. Ya va siendo hora.

Cabacas, PNV y ETB; o la “justicia” en un país subdesarrollado.

Acaban de cumplirse 3 años desde que un pelotazo policial matara a Cabacas. En dolorosa comparación con la prisa que se dan los poderes fácticos en otro tipo de menesteres, la reclamación de justicia, esclarecimiento y reparación sigue vigente, tanto en la grada que lleva el nombre de Pitu como en la calle, caso del último acto celebrado en el fatídico lugar.

Tres largos años para aún no haber encontrado funcionarios responsables. La democracia funciona… de esta guisa. Bien lo sabe Areso, actual alcalde de Bilbao, quien tarde pero al menos se ha dignado a tener un gesto con los familiares y amigos de Iñigo al tiempo que pedía esclarecer lo sucedido, “mínimo exigible a cualquier sistema de justicia de cualquier país desarrollado”.

Poco después de realizar estas declaraciones, prometiéndole a la familia que el Ayuntamiento estará “a su lado para que se haga justicia”, Areso se reafirmaba en la declaración institucional que PNV, PSE y PP acordaron en 2012 y en la que se achacaba la muerte de Cabacas a la “violencia en el fútbol”. Como si a Pitu lo hubiera matado una pelota… de fútbol. O el 4-4-2. Insultante.

No es tozudez. Es el cinismo de quien dora oídos sin hacer autocrítica, esa que su partido demanda a su rival político día sí, día también. Intentan despolitizar la muerte de Cabacas pero la realidad es terca y les estropea la foto, como ocurrió ayer en el Parlamento Vasco, donde PNV, PP, PSE y UPyD unían sus votos para no prohibir las pelotas de gomas. Lo hacían, además, frente a los padres de Cabacas, entre otros damnificados por pelotazos.

Ya en el pasillo, el aita de Iñigo le recordaba a Joseba Egibar que sustituir las pelotas de gomas no es lo mismo que prohibirlas. La incomodidad del jeltzale, en teoría incomprensible pues simplemente le remarcaban lo que previamente él y su partido habían votado, llegó al punto de pedir a las cámaras que no grabaran la discusión. ¿Por qué? “Porque no se graba”, respondía. Tras tamaño ejercicio de talante democrático y transparencia, la cámara de ETB continuó grabando, algo que, según varios testigos, trató de impedir Luke Uribe-Etxebarria, otro jelkide. Moraleja: la sociedad no debe ver cómo la inmensa dignidad de Manu y Fina retrata la bajeza moral de los sheriffs jeltzales.

Los padres de Iñigo Cabacas reprochaban la actitud del PNV en el debate sobre la restricción inmediata y sustitución definitiva de las pelotas de goma.

El PNV no pudo impedir la grabación pero al manejar ETB como si fuera su cortijo particular, el Teleberri de noche de ETB2 informó de lo acontecido a la media hora de emisión, por detrás de noticias de rabiosa actualidad como la campaña del espárrago navarro o la situación de la máquina-herramienta en China. Tal cual, no es una licencia literaria. Ya se sabe, la vida es cuestión de prioridades. Por eso ETB maquilla la chulería de Egibar y amplifica los abrazos de Areso. Todo un circo, fiel reflejo del Parlamento Vasco. En palabras de Manu:

«Es la segunda vez que comparezco aquí y será la última porque en las dos ocasiones nos han tomado el pelo. Han hecho demagogia barata y con ambigüedades. La sustitución inmediata no es prohibición. Hay que prohibir, porque mi familia ya esta muerta, pero hay gente que va a morir si esto no se prohíbe».

Previamente, el Parlamento Vasco había respondido a los padres de Cabacas que “no todas las viudas de ertzainas saben quién ha matado a sus maridos” (fuente). Como si Iñigo o sus padres tuvieran algo que ver en eso. Bonita manera de decir “jodéos” y de paso legitimar la impunidad policial. Barra libre para la Ertzaintza. Está bien saberlo.

Iñigo Cabacasen omenez Bilboko Kirruli plazan atzo eginiko ekitaldia.

En fin, la performance política no es nueva: juego a dos bandas, solemnes palabras, fotos y flashes en pos de rentabilidad electoral. Pero cuando se trata de retractarse, investigar, asegurar que no haya más injusticias por culpa de pelotazos, depurar responsabilidades y apartar del cargo a los responsables, se adivinan oscuros intereses en su proceder. Para que luego nos den lecciones de ética.

Es inexplicable que Jorge Aldekoa, jefe de la comisaria desde la que se ordenó “entrar en la herriko con todo” no presente factura del trágico suceso y haya acabado recuperando su rango de intendente. Su carrera le debe mucho a Beltrán de Heredia, consejera de Seguridad que en campaña electoral prometió esclarecer todo lo sucedido con Cabacas para que después su propio partido cerrara el paso a una comisión de investigación parlamentaria y ayer mismo hiciera suyas las tesis de Ares, contra las que votó cuando hacía oposición. Trolas y más trolas. Sensibilidad sólo si hay elecciones o cámaras amigas.

¿Qué teme el PNV si, según ellos, sólo era fútbol, si nada de esto tenía que ver con política? ¿Se trata de contemporizar hasta que el juez decrete homicidio involuntario u cosa semejante y dé por zanjado el caso? Lo único claro es que, parafraseando a Areso, hoy por hoy habitamos un país subdesarrollado donde no ha lugar la justicia. ¿Hasta cuándo?

0412_iri_tasio