El Correo intoxica la memoria de Iñigo Cabacas

5 años después, cuando la secuencia de los hechos ocurridos aquella noche está aclarada a falta de conocer lo más importante, los culpables, El Correo vuelve a usar su maquinaria para intoxicar y manipular la memoria colectiva y, de paso, blanquear la actuación de la Ertzaintza y el Departamento de Interior.

ElCorreoICHH

Sí, aquellos que dieron publicidad a las fantasiosas versiones de Ares sobre supuestas porras extensibles y demás objetos a investigar en el callejón, vuelven a la carga con estas palabras:

…”Iñigo Cabacas, el joven fallecido en abril de 2012 por un pelotazo de goma en la cabeza durante el operativo policial para frenar los altercados entre los seguidores del entre el Athletic y el Schalke 04 tras un encuentro de la Europa League”

No, señores de Vocento. La Ertzaintza y la seguridad del club solo mostraron su brutalidad (aqui si que pudimos ver porras extensibles) contra los hinchas alemanes en el interior de San Mamés, con los que no hubo ningún altercado en todo el día. Además, según ustedes y Lakua, ¿el despliegue de ertzainas en la herriko no fue para cortar unos supuestos altercados entre hinchas del Athletic que ya se demostró que fue una simple pelea disuelta 15 minutos antes de la carga mortal? Si es que hay audios públicos que dan fe de que allí no ocurría nada y que Ugarteko dio la orden de entrar con todo gratuitamente.

La derecha unionista periodística vuelve a asomar la pata de la forma más hiriente, criminalizando a la afición del Athletic y lo que es más grave, al propio Iñigo, del que se deja caer que recibió un pelotazo por estar cerca, dentro o involucrado en unos altercados. Ésta es la postura de El Correo justo cuando el caso toma un nuevo impulso. No es casualidad, pues. Se vuelven a alinear con el corporativismo y la impunidad, aprovechando en esta ocasión la reivindicación de la ICHH en la puerta 13 de San Mamés y que ha vuelto a dejar clara la postura, también corporativista, de la directiva del Athletic. Otros que tal bailan.

Mientras contenemos a duras penas la rabia contra toda esta ralea, queremos recordar a todos aquellos que están en el lado oscuro que no pasarán. Que en esto no hay medias verdades. Iñigo fue una victima inocente y el relato de lo que allí ocurrió, afortunadamente, no lo va a escribir el grupo Vocento.

JUSTIZIA IÑIGORENTZAT

Ultras del amarillismo

La violencia genera morbo. El morbo, convenientemente explotado, genera ventas. No es extraño, pues, que sea El Correo quien esté capitalizando lo acontecido el jueves en Bilbo bajo la excusa de una auto-arrogada rectitud moral.

Amarillismo

Nos han regalado videos, fotos, grandes titulares y hasta editorial. Una editorial donde piden explicaciones a Beltrán de Heredia amparando la postura de ERNE. Lógico, pues, que se maquille en páginas deportivas la actuación de la Ertzaintza en los alrededores del estadio. Connivencia, maquillaje y trato de favor entre policía y un medio de comunicación, sobre todo cierto fotógrafo “infiltrado” que se jacta en twitter de tener como amigos a “manguis, putas, policías y taxistas” y carece de escrúpulos para fotografiar primeros planos de piquetes en huelgas generales. Cosas de “cumplir con el trabajo”. Eso sí, la editorial en ningún momento se cuestiona el copago policial… por los servicios no prestados. Privatizar la policía no es escandaloso.

Tampoco lo es que Ugarteko pida casi 800.000 euros tras haber mandado entrar con todo al callejón donde mataron a Cabacas. De hecho, si el jueves hubo violencia es porque la Ertzaintza está “atenazada”; al menos es la excusa que el mismo medio viene amplificando reiteradamente. Lo que, en jerga futbolística, se denomina hacer la cobertura.

El Correo solicita mano dura, sus plumillas ansían que los violentos no campen a sus anchas, pero olvidan convenientemente que el único muerto hasta la fecha es Pitu. No hay reparación y su verdugo está en la calle. Ni una voz más alta que la otra sobre todo esto. El tono es monocorde, no sea que el lector se salga del guión.

La vehemencia y el odio son reservados para los ultras: “Porra dura (…), condenas largas, multas contundentes”. Elogio de la represión a mayor gloria policial y judicial. El Correo jamás ha usado un tono similar para las guerras del capital o las acciones de la OTAN, infinitamente más mortales y sanguinarias que los hooligans. Ni siquiera muestran tamaña vehemencia con la corrupción que asola su brazo político y económico, la derecha nacionalista española. Ni, claro está, con su pasado (¿?) franquista.

Amarillismo

Tratan de generar alarma social mediante el uso amarillista de la violencia. Pero, sin ánimo de banalizar el hooliganismo, resulta más preocupante que la sociedad ingiera tanta rancia pornografía ultraderechista y que los salvadores del orden y la ley se nos presenten como adalides de la paz cuando son quienes amparan, si no jalean, otros tipos de violencia mucho más dañina, mortal y perversa.

Marsella: contracrónica made in Lakua

Después de lo visto y vivido ayer en las calles de Bilbao, capital de la República bananera de Bizkaiastán, si algo nos queda claro es que a nivel de gobernanza en materia de seguridad estamos a la par que Oporto, y peleando el puesto clasificatorio con las autoridades belgas que gestionaron lo de Heysel.

Los precedentes estaban sobre la mesa, las cartas boca arriba y marcadas. Como hacen los equipos de fútbol en la previa, la alineación de los contendientes se conocía de antemano. Pues bien, nada de esto fue suficiente. No nos metemos (política de blog) en las historias hooligans y sus quehaceres. Ellos sabrán. Eso sí, algunos que apelan a cierta honorabilidad y grandilocuentes (y supuestas) ideas, deberían hacer examen de conciencia sobre actitudes como agredir a camareros, robar bufandas y/o banderas a chavalines y provocar y tocar las pelotas a quien se cruzara con ellos en Deusto, Indautxu o Abando. No digamos ya ir armados cual ejército de Pancho Villa. Tiene su gracia que los marselleses se parecieran tanto, por momentos, a cierta afición parisina que supuestamente tanto odian. Será que se contagia.

Imagen2

 

Pero todo esto, de principio a fin, no habría sucedido si no tuviéramos un mandril oligofrénico manejando el cotarro. Durante los días anteriores, el Gobierno Vasco había publicado a bombo y platillo que iban a cobrar el despliegue de la Ertzaintza con motivo del partido. En teoría, ese despliegue se debía a la declaración de alto riesgo que se había decretado. Pues bien, después de que se vieran decenas de vídeos de ultras marselleses en medio de la ciudad desde primeras horas y en gran número, en vez de prevenir y meterles en el estadio bien prontito, por ejemplo, o enviarles al parque a dar de comer a los patos, ya que, como decíamos, el horario era propicio para ello, los chicos de negro y sus líderes prefirieron permitir que deambularan por las calles adyacentes al estadio con el resultado que a estas horas todos conocemos. Aquí somos más de represión que de prevención, ya se sabe, y de convertir Pozas en el viejo oeste.

Así que cabe preguntarse, ¿va el Gobierno Vasco a devolver el importe del despliegue a los socios del Athletic ya que el resultado es que ha habido incidentes prácticamente en cada esquina de Indautxu? Suponemos que no, ya que últimamente por Lakua y la comisaría de Deusto andan más pendientes de pedir dinero que de dar, como nos demostró un señor apodado “Ugarteko” y que tiene menos vergüenza que el partido que gobierna y sus socios municipales. Visto el talante del PNV, capaces de condecorar a alguien por lo de ayer.

Para rematar el esperpento, hoy se publica en El Correo (marca blanca de ABC) abundante información sobre los incidentes, con especial del ¿periodista? más amarillista y morboso de la provincia. Encantados están, más de media web de despliegue informativo. Pero entre todo, destaca una noticia que no debe pasar inadvertida: “los peritos no pueden determinar quién fue el ertzaina que mató a Iñigo Cabacas”. Tremendo. ¿Coincidencia? Es obvio que no. El mensaje queda claro: da igual qué ocurra, que a la policía siempre le va a salir gratis.

A estas horas, el resultado de la tarde de ayer es de varios heridos y detenidos por parte de los hinchas, miles de euros pagados al Gobierno Vasco por una seguridad incumplida, una muerte que sigue quedando impune y una afición harta de estas situaciones y que teme otra desgracia.

Algunos siguen reclamando finales de Copa, de Europa League y Eurocopas como si Bilbao estuviera preparada para recibir miles de ultras polacos, rusos o serbios. Sólo de pensarlo no sabemos si reír o llorar, pero pagaríamos por ver a Ortuzar y Urkullu sin sus guardaespaldas cara a cara con ellos en Doctor Areilza.

Mientras reflexionamos sobre todo esto, no podemos evitar que nos vengan a la cabeza oscuras premoniciones sobre lo que puede ocurrir de tocarnos un Lazio de la vida en octavos de final. Las cartas vuelven a estar marcadas y la espada de Damocles sobrevuela nuestras cabezas. El que avisa no es traidor, se dice…

Illarra & El Correo: Mentiras de corto alcance.

El fútbol es un estado de ánimo y nada como dos victorias seguidas para que el sufrido hincha encare optimista la cuesta de febrero, con Barça, Espanyol en Copa y Torino a la vuelta de la esquina. Las derrotas, en cambio, desmoralizan a la afición, que tan pronto cae en la pesadumbre como en la esquizofrenia. Y es que hace escasamente una semana no pocos aficionados querían fichar a Illarrra a cualquier precio y traerse de Eibar hasta las duchas de los vestuarios. Tras la actuación de San José el jueves y la victoria ante el Levante, nadie en su sano juicio podría juzgar de imperiosa necesidad el despilfarro de 25 millones en un jugador cuya demarcación está bien cubierta y que además se ha reafirmado en su postura de no venir a Bilbo.

Que la ilusión de algunos seguidores zurigorris dependa de los fichajes no es un síntoma saludable, pero en cierto modo es comprensible que a muchos les dé por hacer fútbol-ficción cual managers del PC Fútbol. Lo que no se puede consentir es que un medio de comunicación trate de explotar las ansias más o menos irracionales del personal usando viles mentiras. Estamos hablando de El Correo, que en su particular carrera por atizar a Urrutia y caldear el ambiente titulaba de esta guisa la crónica del partido del sábado: “El Real Madrid golea a la Real con una notable actuación de Illarramendi”. La realidad es bien distinta, pues las crónicas provenientes del foro hablaban de una actuación gris y de inicio titubeante. Marca puntuaba con un discreto 6 su partido, la nota más baja de todo el once inicial junto con Casillas.

ElCorreoIllarra

Pero hay más. La propia crónica del Correo no aludía a Illarramendi más que en su titular, ni rastro de sus andanzas en líneas posteriores. Había gato encerrado. El relato que publicó la versión edulcorada de ABC correspondía a la agencia EFE, y otros medios, como La Nueva España (enlace) , utilizaron idéntica crónica con, oh sorpresa, un titular diferente, en el que evidentemente Illarra no tenía cabida porque, lisa y llanamente, su actuación había pasado desapercibida.

El Correo nos miente con Illarra y como pretender que no lo hagan en otros temas de mayor importancia es demasiado para la fachenda local, sólo esperamos que no aburran a la borregada con el de Mutriku, como hicieran con el ínclito Llorentito.

Agiriano, El Correo y cía: cómo usar un muerto para ajustar cuentas

Delantera de lujo la que alinea hoy El Correo Español para atacar a un sector de la afición zurigorri, concretamente, a la grada. Uriarte, Agiriano, Ortiz de Lazcano y Olabarri forman un cuarteto atacante que ríete tú de la delantera histórica del Athletic. Alguno de ellos tiene en estas lides más bacalaos que el propio Zarra.

Por un lado podría sorprendernos que en el Día de su Constitución dediquen tantos esfuerzos a dar mamporros a siniestro -ellos son el diestro-, pero si lo pensamos bien, tiene su lógica. Por un lado, sabedores de que cualquier palabra suya tiene mucho eco en Bizkaia y que para la hora del partido habrá surtido efecto en gran parte de la afición del Athletic, aprovechan para echar una tonelada de basura sobre la grada poniendo sobre el candelero un tema que hace poco más de una semana nadie se planteaba. Un grupo de neonazis se ha bastado solito para que todo el mundo baile a su son. Qué curioso.

ElCorreointoxica

Tampoco es casualidad de que justamente El Correo sea quien ponga en su punto de mira a un sector que tiene en su seno jóvenes de ideología independentista, antifascista y de izquierda. Pero demuestran no dar puntada sin hilo cuando en la misma publicación hacen mención a la reunión de los padres de Iñigo Cabacas con la directiva, en la que se trató, entre otras cosas, de bautizar la grada de animación con su nombre. Grada en la que están, entre otros, los grupos a los que el Correo dirige sus iras. Bonita manera de criminalizar y enmierdar en una sola publicación. Premio Pulitzer en camino.

Uriarte se cubre de gloria con un artículo en la que casi pide que los socios de la grada seamos controlados por GPS. Criminalización total de unos pocos a costa de sus prejuicios. Aprovechamos que un nazi ha asesinado a otro hincha para poner el foco en una gente que no tiene nada que ver con lo que ha pasado. Muy elegante, sí señor. Y democrático. Se olvida de que quizá, poniendo en marcha las medidas que propone, tres cuartas partes del estadio podrían cerrarse por insultar, sea al árbitro, a Diego Costa o a Cristiano Ronaldo. ¿Quién pone el baremo? ¿Él? ¿Aguiriano? Un tipo de dudosa catadura moral que demuestra en su artículo con este párrafo:

Como ahora, dentro de bien poco, por mucho que los ‘Riazor Blues’ hagan de él su gran mártir, todo quedará reducido al dolor de la madre, las hijas y la novia de ‘Jimmy’ Romero Taboada, un pobre desgraciado. Los hinchas radicales del Deportivo le llamaban ‘El abuelo’. Ese mismo apelativo es su retrato: el del viejo yonqui cuarentón, superviviente de mil estragos, que sigue metido en todas las movidas, infantil como siempre, más patético que otra cosa, intentando ganar el prestigio de las fieras más jóvenes. Sólo puede inspirar piedad.

Acaba el esperpento con un “trabajo de investigación” propio del trabajo de fin de curso sobre tribus urbanas de un adolescente. Les dejamos las capturas porque no tienen desperdicio.

Por favor, que alguien invite a David S. Olabarri a una grada. No contento con sacar extractos de un blog inactivo hace bastante años y hacer copia pega, demuestra desconocer por completo la realidad de las gradas y de los movimientos que las integran. Es tan lamentable e infantil el intento, que no nos sorprendería que el público se lo comiera sin pensar en lo que están digiriendo. En nuestro caso, sinceramente, no podríamos dejar escapar una sonora carcajada si el intento de criminalizar a todo un colectivo no fuera tan serio. Porque no es la primera vez que El Correo pone en el punto de mira a la grada. ¿Será que le molesta?

Desde Alabinbonban, sólo podemos decir que no toleramos más campañas de criminalización, y menos de un medio que tiene la credibilidad por los suelos. Somos socios con todos los derechos, pero sin embargo, sufrimos cacheos, grabación contínua de nuestros movimientos en la grada, vigilancia dentro del estadio por parte de la seguridad privada del club, y de vez en cuando, agresiones verbales o físicas por parte de las Fuerzas de Seguridad, cuando no sanciones aleatorias.

El debate sobre la violencia en el fútbol no lo pueden poner encima de la mesa unos neonazis y un gobierno reaccionario. Debe ser desde abajo, con la participación de todos y con medidas constructivas, no represivas.

Erecciones y elecciones, empieza la campaña

Ni la Viagra, ni el gol de Toquero en Valencia. Lo último en estimulación sexual para las gónadas de los hinchas de San Mamés es leer artículos de medios foráneos alabando nuestros hechos diferenciales. En esta ocasión, Simon James, del medio británico The Guardian, nos sorprende con unos párrafos que han suscitado gran interés (y pérdida de fluidos) entre los aficionados del club, que han podido ver a su amado Athletic en las páginas de un periódico de gran relevancia mediática en UK (enlace). Oh yeah, lo muy muy y lo más más, que diría Evaristo. Este tipo de artículos ciegan al aficionado y hacen vernos como el ombligo del universo futbolístico de bien. Nada más lejos de la realidad.

Viagra

Deia, por su parte, nos deleita con sus comentarios sobre el escrito. Pero lo más llamativo no es el plumilla (de talla mundial al parecer, aunque no lo conozca ni su madre, siempre hay que dar el máximo de pompa), sino alguna mentirijilla piadosa de las que se suele alimentar el ego de nuestra afición, como el autor remarca sobre un club “cuya cantera es su único sustento de jugadores, un club que nunca adquiere jugadores de fuera de su ciudad y que vende a sus mejores hombres y que aun así continúa haciéndolo bien”. Claro, porque Sola, Viguera, Beñat o Mikel Rico subieron del Bilbao Athletic.

Hace tiempo ya que dejamos de tener como referencia única la cantera de Lezama. Abusamos de fichajes que van en contra de la filosofía a la que tanto hacemos referencia para marcar la diferencia con otros equipos… y lo más grave es que todo esto ocurre con el beneplácito de la mayor parte de la masa social o por lo menos con su silencio. Todo en aras del supuesto incremento del rendimiento deportivo y el “es que algo tendremos que ganar algún día“.

Continúa el articulista haciendo hincapié en el éxito de marketing. Paren rotativas. Una cosa es decir medias verdades, y otra hacer loas de una de las carencias más grandes de nuestro club. ¿Marketing? A alguna mente pensante de Ibaigane habría que mandarle a Sankt Pauli para conocer el concepto de marketing, claro que, en el caso de los de Hamburgo, venden algo auténtico para financiar algo más bien auténtico, y nosotros, vendemos un espejismo para financiar el Porsche Cayenne de media plantilla y el carísimo catering de los directivos en los palcos del nuevo estadio. Sobre esto último ya podría hablar Deia… pero no, prefiere halagar sin tapujos a la actual directiva, sin medias tintas.

Amarillismo

Creíamos que la campaña electoral a la presidencia del Athletic no empezaría hasta dentro de unos meses, pero nos hemos encontrado con que para rematar la jugada, El Correo se ha sumado a la fiesta con un texto digno de su fama, más amarilla que la nuca de Piolín. Parece que se coordinan, ¿será una conspiración? Estos últimos, fieles a su estilo, meten cizaña y aprovechan la coyuntura para malmeter. “Urrutia, cada vez más cerca de la reelección” titulaba este medio un artículo en el que añadía que “el PNV esperaba el sí del presidente para activar la máquina electoral”. ¿A quién beneficia realmente malmeter de manera tan torpe?

Pero bueno, tampoco hace falta conocer los entresijos de la entidad rojiblanca para identificar a dos grandes grupos de interés que cual buitres leonados sobrevuelan su presa cada 4 años, sin dejar en esos espacios de tiempo de afilar sus sucias garras mediante los medios a su disposición. Por un lado Grupo de Noticias y por otro Vocento, por un lado Deia y por otro El Correo (Español), por un lado PNV y por otro… preferimos no especular. Sólo hay que recordar la bochornosa campaña electoral anterior para esperar otro espectáculo circense.

Deia y Vocento han dado el pistoletazo de salida, nos podemos preparar para un artículo semanal alabando la gestión en todos los ámbitos de esta Junta Directiva por parte de Deia y una bombita por parte de Vocento. Menudo coñazo nos espera. Así que nosotros, desde Alabinbonban, preferimos hacer una crítica saludable. Hay mucha pasta y poder en juego, y no vamos a formar parte de ese circo. No nos vamos a dejar embaucar por esos encantadores de serpientes. Nos bajamos del carro y desde aquí podemos asegurar que si no hay una alternativa popular, horizontal, democrática y razonable, pediremos el voto nulo.

 

Llorentitis, la obsesión de El Correo

Volvemos a sufrir un nuevo recordatorio de este medio de incomunicación sobre Llorente, “noticia” que a estas horas ya han retirado. Cada vez que marca un gol, hace un regate o se tira un pedo, es noticia en su web, hasta ese punto llega su carencia de contenido. No es que seamos asiduos lectores de ninguna de las variantes del grupo Vocento, pero como más de media Bizkaia sí lo es, conviene sacarle los colores de vez en cuando y recordar de qué pie cojean, exactamente el mismo que Fraga, aquel demócrata de toda la vida.

Llorente cuesco

En este caso, desde que Josu Urrutia y su Junta ganaron las elecciones y derrotaron a la querida de El Correo y su lobby, García Macua y su tropa, han estado a la gresca. Cualquier asunto es bueno, la clasificación, las obras de Lezama, Bielsa, entradas para Manchester o renovaciones. Son politóxicomanos, le dan a todo. Y si no hay ningún problema, ya se lo inventarán. Ahora que vamos cuartos, entendemos que para ellos tiene que estar siendo un infierno. Ya en su día metieron mucha baza con el equipo txapeldun de los 80 y Clemente les culpó de desmembrarlo. Cuando las cosas se tuercen, son los primeros en sacar el tema de la filosofía y los extranjeros, tan del Athletic que son ellos.

¿Qué iban a hacer si no? ¿Publicar información seria? Venga ya. Cualquiera que tenga un poco de objetividad sabrá que el único objetivo de ese periodicucho es la división y estar al servicio del poder, da igual usar el fútbol o la política. En Llorente creen que tienen una mina e intentan sembrar otra semillita que pueda germinar en unas futuras elecciones o que acabemos a guantazos entre los socios por un tema tan banal como Fernandito. Con ello no decimos que nos guste Urrutia, de hecho, si por nosotros fuera, pondríamos a un gorila albino como presidente. Haría lo mismo y sería más elocuente.

Pero la campaña de estos illuminati es de tan bajo nivel, que están alcanzando cotas propias de TeleBilbao. No nos sorprende, tampoco esperamos que a Agiriano y compañía les den el Pulitzer.

Sólo echamos en falta algún vídeo de Luis Calabor con una pelea, un navajazo o miembros humanos para adornar cada noticia, y ya el amarillismo es completo.

Portada del Trolero con la foto de su Amado Líder

Portada del Trolero con la foto de su Amado Líder

Otro día hablaremos del Deia y su proselitismo de la Junta Directiva actual. No vayáis a pensar que por no tragar a unos lo vamos a hacer con otros…