Los nazis y el fútbol moderno

Este finde nos llegaban malas noticias desde Xixón (enlace), puesto que algunos nazis decidieron realizar una visita nocturna a La Cruz. Aparte de dibujar esvásticas y célticas, trataron de cargarse el icónico mural donde se podía leer “Against Modern Football”.

La hazaña, por desgracia, no nos sorprende y, ciertamente, poco queda por decir acerca del retraso cognitivo y madurativo de estos valientes soldados arios. Sin embargo, llama la atención el hecho de que hayan desdibujado el mural mientras otros compañeros de filas de los mentados han llegado a dar cancha al slogan de marras contra el fútbol moderno.

Si estamos contra el fútbol moderno y defendemos que otro fútbol es posible, que el “back to the roots” ciarista (y de tantos otros) es preferible al actual fútbol de élite, no es por reacción, ni siquiera por romanticismo, tampoco postureo, sino por el rechazo que nos provoca la mercantilización del deporte, el hecho de haberse convertido en un mero negocio capitalista.

Si los nazis/fascistas que destrozaron el mural se pararan a pensar más de dos minutos se darían cuenta de que con sus acciones solo glorifican ese capitalismo que dicen odiar. No es nuevo, al fin y al cabo el fascismo y el nazismo no son sino meras mutaciones del capitalismo. Ya lo dijo, entre otros, Horkheimer: “el fascismo no es nada mas sino el gobierno capitalista-democrático que dejo al lado sus adornos“. La prueba del algodón sería reparar en la propiedad de los medios de producción; y la historia ha demostrado cuán tranquila ha vivido la clase empresarial bajo este tipo de regímenes. Lo decimos por si algún nazi despistado, de esos que se autodenominan revolucionarios, se deja caer por aquí.

*Ejemplo de uso torticero e hipócrita (y nazi) del lema “Against modern football” en un lugar cercano a Ceares

Rsg-Ponferradina-8.jpg

Tras ese “against modern football” hay, pues, anticapitalismo. O al menos así lo entendemos en esta casa. Y tras el ataque hay un rechazo al fútbol popular, un modo de funcionar asambleario y, sobre todo, pocas neuronas.

Puxa Ciares!

*entrevista al UC Ceares

*Documental UC Ceares

Anuncios

¿Al Molinón o a La Cruz?

El 6 de marzo a las 18:15, la afición del Athletic tiene una cita en el Molinón, estadio del Sporting. Desplazamiento cercano, bonita ciudad con buena gastronomía y, más allá de cierto grupo de cuyo nombre pasamos de acordarnos, un ambiente futbolero garantizado en un estadio cuya afición es de las más viajeras y volcadas de la liga. Buen plan a priori y pocas dudas para el que se acerque a Xixón a pasar una buena jornada.

154513_759126284160057_3133303183635593048_n

La casualidad ha querido que esta visita coincida con el encuentro de Tercera División entre el UC Ceares y el Covadonga a las 12:30 del domingo. Si alguien se pregunta qué pinta un hincha del Athletic en un partido de la tercera asturiana para ver a un Ceares en horas bajas, queridos amigos, Ceares es al fútbol lo que un gran reserva al vino tinto. No, no hablamos del nivel de sus jugadores, ni de supuestos palcos VIP de su humilde estadio, ni de los flamantes deportivos que no aparcan sus estrellas que combinan un trabajo de asalariado (el que lo tiene) con la práctica del fútbol. Hablamos de sabor añejo, de fútbol de barro, de entrega, de compromiso y de tradición y orgullo de un barrio por su equipo de fútbol.

Hace casi ya un par de años nos entrevistamos (enlace) con Iñigo Arza, socio, entrenador de divisiones inferiores y uno de los conductores del programa radiofónico Bómbialu (en directo por Radio Krash y en diferido por ivoox), que sigue la actualidad del equipo teyero y su afición. Si el combinado de La Cruz era ya un referente a nivel estatal, los resultados de las dos últimas temporadas, playoff de ascenso a 2ªB incluído, no han hecho sino asentar unos cimientos que van hasta lo más profundo de este barrio obrero del extrarradio de Xixón.

Con una hinchada totalmente anglófila (y que recientemente ha recibido el premio Panenka a la mejor afición del año) y unas ideas muy claras en lo que respecta no sólo a la gestión del club, sino al comportamiento en una grada donde no caben los insultos al rival, el racismo o cualquier tipo de comentario discriminatorio, donde todo el mundo es bienvenido y ni la edad, ni la clase social son impedimento para disfrutar de un partido, bien merecen una visita. No esperéis una lambretta del extremo, faltas de respeto al árbitro ni aspavientos histéricos de un anormal engominado. Esto ye La Cruz, maldita sea, y su fútbol ye pa’ paisanos.

Así que si el domingo no tienes claro el plan, te proponemos, querido compañero zurigorri, pasar por La Cruz, tomar una o dos en la cantina, pillar un par de recuerdos en el puesto de material y charlar amigablemente con los parroquianos. Te lo agradecerán, y sobre todo, lo agradecerás tú.

En una época en la que muchos socios del Athletic buscan referencias en grandes clubes europeos con el único objetivo de convertirse en una empresa que facture cifras mareantes, más nos vale tomar como ejemplo, salvando las distancias, a pequeños clubes que no están dispuestos a vender su alma al diablo. Porque el lema del Ceares no es un brindis al sol. Es un ejemplo a seguir.

ÚLTIMOS EN DINERO, PRIMEROS EN CORAZÓN