Facturas a medio plazo

¿Qué futuro le espera al Athletic? ¿Quién será el sustituto de Aduriz? ¿Pondrá Balenziaga algún buen centro durante el próximo lustro? Todo es incertidumbre, quizás eso sea lo bonito de este juego, pero como en Ibaigane saben desde hace tiempo que el fútbol es negocio, balance, pérdidas, ganancias, inmovilizado pasivo y similar vocabulario, intuimos que andarán trabajando en ello, que diría el ínclito Josemari.

Desde nuestra humilde tribuna, el panorama es desalentador. Cada vez es más difícil no ya fichar jugadores top sin soltar un pastizal, sino retener a los propios canteranos. La mayor de las veces, pues, quedan a tiro medianías que, encima, resultan caras, bien sus fichas bien sus traspasos.

bar-san-mames

El nuevo reparto del dinero televisivo, además, hará más fuertes a nuestros más cercanos competidores. La Real tiene más dinero para retener a sus canteranos y cuenta con extranjeros con los que, a nada que acierte, poder montar un bloque que a medio plazo pueda superar el nivel del Athletic y disputarle la hegemonía. Por de pronto, este año han acabado arriba. Sí, con un gol en el 93 y una competición menos, pero “clasificación, amigo”. El Eibar, asimismo, también se está moviendo a la hora de captar jóvenes promesas en su radio de acción más próximo, Durangaldea. Y fichar en los despachos de Iruña y Gasteiz no es tan sencillo como antes.

Difícil mercado el del Athletic que, por si fuera poco, ve cómo vuelan una docena de chavales bizkainos a destinos tan dispares como Villarreal, Eibar, Real, Alavés o Madrid. Veremos quién de ellos llega a primera, pero a priori no es buena señal. Tampoco cabe llorar porque pesquen en Bizkaia, pues el Athletic lleva años haciendo lo propio en otras provincias. De ahí que la Real haya fichado a Txirri como ojeador. Movimiento tan tardío como lógico y amenazador para los intereses zurigorris.

Parece pues que la dependencia de Lezama se acrecentará más pronto que tarde. Ocurre que Lezama no es infalible y que la calidad de las cosechas, como es lógico, varía de generación en generación. Ante esta tesitura, estirar más si cabe la filosofía, poniendo centros de formación allende las fronteras de Euskal Herria no es sino pervertir una idiosincrasia que, al menos para nosotros los románticos, es incuestionable. Ni cantera global ni trampas al solitario.

Entretanto, la afición del Athletic se ha vuelto muy exigente, lo cual es bueno siempre que no caiga en la intransigencia tipo Mestalla (donde, por cierto, critican los efectos de la gestión de Lim cuando abrazaron fervientemente su causa). Probablemente la exigencia sea una herencia positiva de Bielsa, quien sacudió los cimientos de una masa y una entidad adormecidas, y con quien la afición se quitó la venda de los ojos con los bien llamados millonarios prematuros. En cualquier caso, basta ver cómo ha salido un Valverde que, con todos sus defectos (que los tiene) y sus virtudes, ha asegurado resultados y resulta que es válido para dirigir al Barça. Probablemente sea víctima del tiempo que le toca vivir, seguramente su ciclo habría llegado a su fin tal y como está el patio, pero un entrenador de su talla y carácter bien podía haber sido el “Ferguson del Athletic”, que diría Lamikiz. O no, da igual. Lo flagrante es que no hay paciencia, todo es inmediatez en el mundo del fútbol. Nos va la vida en el resultado del domingo pero llevamos décadas sin ganar nada, salvo la meritoria y honrosísima Supercopa. Así somos de cortoplacistas.

El clima, pues, roza la histeria, aún yendo a Europa cuatro años consecutivos. Quién nos lo iba a decir cuando celebrábamos in extremis el 3-0 al Anorthosis subidos a la valla del fondo norte. Ahora el socio es un cliente, de los exigentes encima. Basta ver cómo la gente huye en estampida de San Mamés en el minuto 80 o la fría despedida a Iraizoz. Ambos ejemplos se enmarcan dentro del mismo contexto. El fútbol se ha mercantilizado hasta el paroxismo y no somos excepción. El “caso único en el fútbol mundial” que nos dedicó L´Equipe queda ya muy lejos. Las heridas no cicatrizaron, el vínculo se ha enfriado.

¿Qué hará, pues, el Athletic cuando la pelotita no entre, el hincha no apriete y San Mamés siga con ambiente gélido y mucho asiento vacío? ¿A quién invocará? Las sucesivas directivas llevan desde finales de los 90 subiendo precios y poniendo cada vez más trabas para que la chavalería y la clase obrera acuda a San Mamés. Todas y cada uno de sus medidas (la última viene con agosticidad y es una circular kafkiana sobre cómo meter una bandera en San Mamés) han ido encaminadas a dividir, esquinar, minimizar y reprimir a dichos sectores, portadores históricamente de proclamas incómodas para el establishment local, léase PNV, que gobierna provincia, ciudad y palco presidencial. Su mensaje es claro: Os queremos fuera de San Mamés.

La cuota de entrada de 1.600 euros a fondo perdido marca el aval y el sesgo de clase para poder ser socio. “Herritik sortu zinalako” y tal, pero todo atado y bien atado. Precios caros, minúscula grada popular, abonos sólo disponibles para unos palcos VIP con una ocupación irrisoria y, en menor medida, horarios intempestivos están matando San Mamés. A todo esto, si San Mamés está prácticamente muerto, si el reclamo es un aura, atmosfera y misticismo que se desvanecen sin remisión, ¿qué plus se le puede ofrecer a nadie para que se deje un dineral en un palco VIP? Ah, sí: poder hacer negocios en él.

Como no hay peor ciego que el que no quiere ver, cada vez que Urrutióteles habla del ambiente queda retratado. Primero dijo que no era para tanto, que contra un Logroñés en el 93 tampoco había ambiente; ergo, ahora no lo hay, pero no os quejéis. Más tarde dijo que no hay problema de ambiente porque hemos sacado muchos puntos; ergo, sí hay ambiente. Miente, obviamente. Porque el ambiente no es problema para él, mojarse en cambio sí; de ahí tanta zarandaja, pues le incomoda una verdad que no afronta. Está a otras cosas, otros mandatos.

Será que el Gure Estiloa consiste en usar la filosofía como señuelo. O en dejarse una millonada en poner a punto la cubierta de un estadio nuevo levantado mayormente con dinero público mientras ignoras otros problemas de solución menos gravosa. Asimismo, resulta flagrante que sea precisamente un exjugador el pelele que ampare la defunción de San Mamés. Cierto es que recibía una pésima herencia, pero Urrutia es el presidente que, habiendo podido hacer más por mejorar la animación (consecuencia de implementar una amplia grada popular a precio ídem, no nos engañemos), ha hecho menos al respecto. Sobre palmeros, supuestamente de izquierdas, amparando el estilo de gestión del PNV mejor no hablamos. Allá cada cual con su conciencia.

Repetimos: cuando haya más que altibajos, Lezama no chute y la pasta de las televisiones equipare presupuestos, no se pueda fichar más que medianías y el equipo no carbure, ¿a quién le pedirán que entone “beti zurekin” si se han cargado a tantos fieles por el camino? Que sí, que lo primordial es el negocio, pero el negocio no es infinito. Y al apostar única y exclusivamente por el modelo clientelar, el Athletic, lejos de fidelizar, está cavando su propia tumba. Al tiempo.

general-1928-b

#HERRIHARMAILADUINA

Anuncios

Represión selectiva contra la hinchada del Athletic

Algún medio ya recoge la noticia, pero sin entrar en detalles. Durante el partido contra el Granada, un hincha del sector 110 fue multado con 600 euros por introducir una lata de cerveza. Pero el esperpento que se montó por tamaño delito, mientras los VIP y los del palco presidencial brindaban con champán fue, otra vez y como viene siendo habitual últimamente, una auténtica vergüenza que deja a la entidad a la altura del Circo Mundial.

Resulta que, no contentos con entrar a la grada como si estuvieran a la caza del Octubre Rojo, a la salida del partido nuestra querida policía autonómica, walkie en mano, tenía preparado un embudo a cara de perro para localizar al temible delincuente, ya grabado e identificado por el carísimo sistema de vídeo, supuestamente. No será porque no tienen un archivo pormenorizado de cada miembro del 110, por cierto…

sanmiguel

Al no conseguir dar con él y tras consultar con Mortadelo y Filemón, y como al parecer la biblioteca municipal no estaba abierta y no tenían otra cosa que hacer un domingo a la tarde, la persecución continuó hasta una taberna cercana a La Catedral. Ni para detener al Vaquilla se montaba parecido despliegue. Por una lata de cerveza que no hizo daño a nadie, insistimos.

Bonita doble vara de medir. ¿Hay quien se imagine una actitud igual con socios de otros sectores por algo que se ha hecho, hace y seguirá haciendo en todo el estadio? Ya puestos, ¿el segurata al que se le coló la lata, va a ser castigado? ¿O quizá es que hacer cacheos abusivos en solo una puerta no sirve de nada cuando en la puerta de al lado se puede meter una catapulta? Si todo el tema de seguridad es por prevención (y no por represión), ¿si una vez metida la lata, no se lanza al campo y no se usa para otra cosa que no sea bebérsela…no es mejor pasarlo por alto?

De momento nos consta que el socio ha sido multado, aparte de perseguido y maltratado. Pero no ha sido el único. Otros 20 hinchas del Athletic han sido castigados con 600 euros por insultos a los ultras del Racing en Copa fuera del estadio. 20, ahí es nada. Cantar “Puta Santander” parece que es más caro que cantar “Puta Bilbao. Y hablando es esto último, Nicosia, Apoel, y sus ultras fascistas a los que algunos ertzainas reían las gracias por las calles de Bilbao como se puede apreciar en algún vídeo.

https://m.youtube.com/watch?v=nA0RyYHR26I

Días antes del partido en Chipre, los voceros de la Ertzaintza (entre ellos Julen Guerrero en Twitter), con nocturnidad, alevosía y muy mala leche, dieron una falsa información sobre una supuesta advertencia de la policía chipriota en la que se pedía a los hinchas del Athletic que no salieran a la calle con indumentaria rojiblanca. Parece que no quedaron contentos con el espectáculo propio de Benny Hill del partido de ida. Faltó tiempo para que los propios desplazados rojiblancos desmintieran todo y más tarde la propia policía local. De traca, pero el sector de la grada al que querían poner en el ojo del huracán ya estaba juzgado.

17078337_583216138554175_1534345781_n

A 1 escaso mes del 5º aniversario de la muerte de Pitu y cuando sobrevuela el archivo del caso, la txaraina, la seguridad y el club vuelven a estirar la cuerda. Muy apropiado, sí señor. Y para rematarlo, decretan Medio Día del Club el match contra el Real Madrid. Claro, os podéis imaginar las ganas que nos entran de ir a San Mamés a animar y saltar como si fuéramos al programa de Xuxa. No sabíamos que la “cuota subvencionada” conllevara tener que aguantar todo tipo de atropellos. Fueron las pancartas, luego las banderas, las canciones y quién sabe qué sacarán de la manga el próximo partido para atenazarnos. Lo que tenemos claro es que hay una persecución hacia un sector de la afición y que esto no va a parar y que los platos rotos los pagamos todos…a no ser que la masa social le ponga freno y diga basta.

“Lord Cardigan” Urrutia, AldazaBank y compañía parece que quieren seguir con la fiesta. Tomamos nota, de nuevo.

Athletic Club – Sporting S.A.D: checkpoint 13

Clásico norteño que no pasará a los anales de la historia por su calidad futbolística y que, sin embargo dejó, como siempre, detalles a destacar.

El primero, como viene siendo habitual, es la suerte de checkpoint que la seguridad del club ha venido a montar en la previa de cada partido en la puerta 13 que da acceso a la grada popular. Si las 4 (a veces 3 o incluso 2) filas valladas para acceder son a todas luces insuficientes para desahogar la zona con fluidez, a los lumbreras que dan las órdenes se les ha ocurrido retrasar 3 o 4 metros el cacheo – abuso sexual, lo que provoca que se agolpe en la calle, que ya de por sí es estrecha, la gente que quiere entrar por la 13 y la que quiere acceder por las puertas siguientes.

checkpoint13

El tapón que se forma es tal que partido tras partido los gritos, pitos y empujones son habituales desde 20 minutos antes del comienzo. Las educadísimas respuestas que dan los seguratas van desde un “¡pues haber venido antes!” a un “¡es lo que hay y te callas!”. Modales británicos del “gure style”. Resultado, la grada medio vacía hasta el minuto 10 y caras muy largas. Si ya cuesta arrancar con la animación y vamos cuesta abajo y sin frenos en ese aspecto, el club no pone nada de su parte y el ambiente es equivalente al de un palacio de hielo vacío. Por no mencionar el baile de mensajes por walkie-talkie de la policía de la bandera haciendo seguimiento a todo Pichichi.

A todo esto, ayer nos dio por fijarnos en el 124. Increíble. Si eran pocos los valientes que se ponían de pie e intentaban hacer algo cada partido, cada vez son menos y hasta la parte baja del sector se sienta. ¿Alguien va a poner ese tema sobre la mesa para una posible ampliación de la grada popular en norte intercambiando localidades con sur? ¿O al club directamente se la pela? Suponemos que sí, ya que estarán más centrados en pasar del 5% de ocupación en los asientos Premium que hacen de división entre tribunas altas y bajas. Seguimos esperando a que alguien asuma responsabilidades por este desastre.

En el aspecto deportivo, poco, muy poco que destacar. Aduriz no tuvo el día, aunque acertó en en lanzamiento del penalti ocasionado por una exageración teatral de Muniain ante la torpeza del defensa gijonés. Luego pitamos a Iniesta… aunque claro, actitudes antideportivas como las del bueno de Iker van en la línea de las que mantienen jugadores como Raúl García, Aduriz o Williams, los 3 con tarjeta y que se meten en todos los berenjenales que haya. En el caso de Iñaki, parece que no se le puede ni tocar y no es la primera ocasión esta temporada que se encara con un jugador contrario. Lo de ayer bien le podía haber costado la roja. Cabría recordarles que el fútbol es un juego de contacto y que es otra la actitud que se espera de los jugadores del Athletic Club. Quizá deberían pasar una temporada jugando a rugby para comprobar lo caros que salen los aspavientos histéricos que hacen a los árbitros o a los contrincantes. Cuánto echamos de menos a Gurpegi…

Reflexiones sobre la ampliación de la grada popular

Después de 3 años de travesía en el desierto, promesas incumplidas, oídos sordos y vaivenes constantes, unos señores de traje que representan a su Athletic Club, que no al nuestro, dan por zanjada la ampliación de la grada en una nota oficial en la web del club. Y punto final…según ellos. 200 localidades del 109 (mejor dicho 66, porque 134 ya estaban ahí) han pasado a engrosar las filas de la lata de sardinas en la que 600 sufridos hinchas nos apretujamos mientras intentamos alentar al equipo contra viento, marea y silencio sepulcral. Alrededor de 200 socios que habían solicitado ingresar en la grada se quedarán fuera.

13096259_1041924515877949_3666975632602977699_n

Vaya por delante que en primer lugar queremos reconocer, ante todo, el trabajo desinteresado de los miembros de la ICHH que, fuera de cualquier interés personal o económico, a diferencia de los señores directivos, han cumplido cada requisito que se les ha pedido con luz y taquígrafos. Y por qué no, valorar en su justa medida que haya por lo menos alguien, en ese palacio de hielo entregado al negocio llamado Ibaigane, que haya tenido, por primera vez en muchos lustros, la altura de miras (unos pocos centímetros) para por lo menos bajarse de la nube y afrontar una gran cagada que va a tener, si no tiene ya, consecuencias directas sobre el club. Eso sí, han bajado de la nube a su manera y en escaleras mecánicas, por si se cansaban.

Las negociaciones han sido arduas y venían precedidas de un traslado en el que, si bien la grada estaba predispuesta a cualquier solución y había ofrecido unas cuantas propuestas antes incluso de la entrada de los barria, la posición del club ha sido la de rechazar de plano todas ellas como si fuera el frontón de Miribilla. Y entre más pitos que flautas, 3 años después, la directiva cede un mínimo insuficiente, no exento de polémica, como no podía ser de otra manera en el reino de los sectores taifas, donde parece que el socio es rey de su asiento. Ya se sabe, al socio del Athletic le pueden subir las cuotas, le pueden poner publicidad hasta en el sobaco, le pueden cachear los genitales, pero joder, no le toques el asiento o se convierte en Atila y se pone a agitar pancartas como si no hubiera mañana. Pancartas que milagrosa y extrañamente pueden meter al campo sin permiso previo…

109 Ez Mugitu se han venido a llamar. Con la ayuda de plumillas a sueldo de Vocento como un tal JOL que, hambriento de carroña, sigue siendo enémigo acérrimo de Urrutia y de la grada. Pero que no os engañe el nombre. Gran parte de los socios del 109, con gran paciencia, han estado receptivos y han puesto de su parte. Bien por ellos que, a la postre, están pagando la decisión incomprensible de no crear una grada popular en condiciones a priori. Decisión que, por cierto, tiene nombre y apellidos y se sienta en su despacho de Ibaigane, donde, al parecer, no existe el despido procedente. Será cuñao de alguien…

En este blogzine, desde el principio, hemos hecho campaña activa por una grada popular, donde existiera la figura del abonado, con capacidad suficiente, no solo como garantía de ambiente y animación, sino como garantía de futuro y cantera de nuevos cachorros y futuros socios de la entidad. Pero por supuesto, por un sentido de justicia con la clase trabajadora aficionada a este club. Somos nietos de la general, hijos de las gradas de pie, y nos hemos quedado huérfanos. Tenemos un estadio para pijos, donde la directiva sólo se preocupa de llenar los desiertos asientos prémium, donde se va a celebrar una Eurocopa para deleite de empresarios locales…pero un estadio sin alma y alejado de lo que quiere el aficionado que, al fin y al cabo, es el que llena el campo el 99% de las ocasiones.

Seguimos teniendo la media de edad más alta de todas las gradas de Europa, y con las 800 localidades llenas de socios, es algo que no se va a solucionar con este parche. Y sobre todo, 800 es una cifra irrisoria sobre el total del aforo o en comparación con los palcos VIP. Es un insulto y lo seguirá siendo, que no se le olvide a nadie.

Cuánto se les ha hinchado el pecho a los valdanogoitias que pueblan las tribunas de San Mamés con su nuevo templo construido con dinero público y esclavos portugueses. Que si el ambiente iba a ser una mezcla de Dortmund y Estambul con la entrada de tantos socios barria, que si tenemos 5 estrellas, que si me aprieto más la txapela no me llega la sangre al hipotálamo. La realidad les ha dado en la frente y tenemos el ambiente de Getafe, pero la culpa es de la grada, que no anima, o que hace canciones en euskera. Tranquilo, señor tribunero, conocemos de sobra los argumentos ombliguistas del bilbaíno medio, no hace falta recordarlos. Podrían mirar hacia Vitoria – Gasteiz, aunque les escueza. Aunque sabemos que son más de mover la cerviz hacia abajo que hacia el sur.

En definitiva, para desgracia de la directiva, la batalla no ha hecho más que comenzar. Así que de finalizado el proceso de ampliación, y un huevo. Tenemos una “grada de animación” un poquito más grande con las mismas condiciones y limitaciones que la anterior, no una auténtica grada popular, que es a lo que aspiramos y lo que demanda gran parte de la masa social. Hasta que se cumpla, seguiremos dando la matraca, esté el señor Urrutia en la presidencia y la camarilla de Sabin Etxea en Ibaigane o no. Lo mismo nos da.

LOS HINCHAS PRIMERO

Llamada a la calma [Harmailatik]

**Atención**: esto no es un comunicado de la ICHH, es un artículo de opinión exclusivamente del blogzine.

Cuando la noticia debería haber sido el enfrentamiento entre dos rivales de entidad y en gran estado de forma, en una competición que gusta mucho en Bilbao, y con un horario incomprensible que tendríamos que echar en cara a Tebas y sus adláteres, o la preciosa iniciativa de la ICHH de llenar la grada de niños y niñas que durante el año no pueden acudir a San Mamés, la directiva se las ha ingeniado para desviar el foco de atención de su fracaso con los asientos Premium o con el tema de la lluvia con una jugada maestra, poniendo en pie de guerra a los socios del 109 y provocando una reacción en cadena por parte de una grada hastiada de tanta palabrería y pasotismo.

0-as12106

Y es que, al comenzar el partido, unas cuantas decenas de socios del sector 109, como ya sabréis por el altavoz tan sospechosamente raudo que les ha otorgado el medio oficial del régimen, Deia, y cómo no, de sus supuestos antagonistas de Vocento, han protestado por la decisión de la directiva de desplazarles de su localidad para dejar espacio a la ampliación de la grada popular. Claro, es lo que tienehacer oídos sordos a cualquier otra alternativa ya ofrecida por la grada (como desplazarse a sur y mitigar los efectos de la lluvia y sacar a los jetas del 124, 2 en 1) para no tener la necesidad de molestar a los socios que ocupan sus asientos en la tribuna norte.

Empezamos mal, y podemos acabar peor si no ponemos remedio. Tras la protesta, parte de la grada reaccionó con algunos cánticos que desde luego no ayudan a llevar a buen puerto la tan ansiada ampliación por la que tanto se ha trabajado. Porque el hecho es que al final, la directiva, por arte de magia y en un solo movimiento, ha conseguido enfrentar a los socios entre sí, a la par que ha puesto el foco en lo malos que somos en la grada, para alegría y regocijo de todos los enemigos que parece que tenemos en La Catedral.

Pues bien, cabe volver a recordar, por enésima vez, la secuencia de hechos que nos han llevado a esta situación y las alternativas que hay sobre la mesa, para poner el foco en su lugar y que las aguas vuelvan a su cauce.

  • El club, durante la reasignación de localidades con motivo del traslado al nuevo estadio, sube el precio de los carnets de las antiguas gradas norte y sur, de 350 € de media a entre 400 y 742. Hablamos de socios con muchos años de antigüedad a sus espaldas en gran parte de los casos y en muchos otros habiendo sufrido ya desplazamientos forzosos por ubicaciones de aficiones visitantes.
  • Aparte de los precios, nos ofrecían 1100 localidades separadas en dos sectores, sufriendo una reducción de alrededor de 4000 localidades de grada con respecto al anterior estadio.
  • La grada, ante este intento de chantaje y robo de las localidades que ha ocupado históricamente, reacciona ofreciendo un traslado a sur, donde ya se sabía que se iba a mojar la gente, con una ampliación de las localidades disponibles para grada y unificando los dos sectores de norte y sur.
  • El traslado a sur tenía la ventaja de que gran parte de las localidades estaban libres y no habían entrado todavía los socios barria. La oportunidad era única y fue el club, con supuesto asesoramiento de la Ertzaintza, el que lo denegó frontalmente.
  • Tras la imposición de las esquinas y la comprobación de que el sector 124 era un auténtico fraude, comienza la campaña por la ampliación de la grada. Todas las alternativas vuelven a ser las que estaban sobre la mesa por parte de una ICHH abierta a todas las opciones. La respuesta siempre es no, a pesar de promesas y plazos siempre incumplidos.
  • El club parece que mueve ficha con comunicados que al final no cristalizan en nada concreto, con lo que se da un plazo para intentar llegar a un acuerdo.
  • Cuando éste parece que puede llegar a buen puerto y se desactiva una hipotética reacción de la grada, el club, en vez de trabajar de manera horizontal dialogando con todas las partes y ofreciendo contrapartidas reales, parece que intenta imponer a los socios del 109 unas medidas unilaterales.

Esta línea de acontecimientos, totalmente ignorada por Deia y Vocento, a los que únicamente interesa la carnaza, es un insulto a la lógica, a la transparencia y al sentido común. Unas decenas de personas y una pancarta han bastado para que les den voz en sus medios, mientras han ignorado toda la campaña de la grada durante los últimos años. Eso es informar, claro que sí.

Mientras hay miles de localidades Premium sin asignar y sin vender, un sector 124 que funciona bajo mínimos y la intención de gastarse 10 millones de euros en extender la cubierta a punto de ser aprobada, sucumbimos al instinto y las ganas de que San Mamés tenga una grada a la altura de su historia y no un córner donde parecemos visitantes en nuestro propio estadio .

Desde aquí llamamos a la calma, pues. Si bien es verdad que en nuestra condición de socios de la grada nos llama poderosamente la atención lo mucho que se mueven algunos socios de tribuna para unas cosas y lo poco que lo hacen para otras igual o más importantes, es totalmente comprensible que los intentos de imposición con unos plazos tan cortos sienten mal, aunque sospechemos la premeditación de todo esto por parte de Urrutia y sus peones, Ucha a la cabeza. El hecho de que ciertos medios carroñeros aprovechen la ocasión para azotarnos sin piedad evidencia que la maniobra bien podría ir en esa línea.

La grada está dispuesta a todo tipo de alternativas en cuanto a localización para ampliar su aforo. Es el club, con la actual directiva y de la mano de otros agentes externos, el que se niega frontalmente a valorarlas. Así pues, no nos enfrentemos entre nosotros, exijamos al club valentía en sus decisiones y pongamos solución de una vez a tres temas que pueden resolverse de una manera mucho más inteligente y audaz: la ampliación de la grada, el problema de la lluvia en sur y la eliminación de infiltrados en el 124.

Y tampoco olvidemos que los tan aclamados asientos premium están vacíos en un 99% cada partido. Su única justificación es el porcentaje que cubren para ser un campo 5 estrellas para la tan cacareada Eurocopa que tan ricos nos hará. Nos suena a argumento megalómano y vacío que se suele usar para justificar otro tipo de superinfraestructuras tan del gusto de ciertos estamentos. Pero nosotros solo vemos un par de miles de asientos ocupables por socios a los que se les podría dar una salida.

Para terminar de rizar el rizo, el club sigue negándose a la existencia de la figura del abonado con la que dar entrada a jóvenes al estadio. Sólo acepta traslados de socios a la futura grada ampliada. Política de club, y no hay más que hablar.

Diálogo y unidad entre hinchas, que al fin y al cabo, el club es nuestro. Ésa es la vía.

ATHLETIC ZALEOK GARA

Empieza la fiesta

No sabemos si es un dejá vu, el día de la Marmota o si hemos montado en el Delorean con Doc para retroceder un año, pero esta película nos suena. El Athletic vuelve a empezar con una previa europea y nosotros tenemos las mismas sensaciones (enlace).

Empezamos los partidos oficiales contra un Inter de Bakú que nos trae irremediablemente a la memoria aquellas infames eliminatorias contra Young Boys, Tromso o Trabzonspor y la Intertoto de 2005. Sea como sea, hay que pasar dos rondas, y desde luego, desde la grada se intentará superar la enésima sobredosis de opio futbolero para acudir a la esquina que el club nos vuelve a asignar esta temporada. Y decimos acudir, porque habrá que ver qué postura toma el club al respecto, si es que la toma.

Y es que 3 años después, seguimos exactamente en la misma situación. Ni un avance, más allá de declaraciones de intenciones o detalles de cara a la galería en las elecciones. No tenemos datos oficiales por parte del club desde que habilitó la posibilidad de trasladarse al sector 109 y quizá acometer la tan ansiada ampliación de la grada, eso sí, sólo con socios. Siguen sin querer oír hablar de abonos (a pesar de cientos de peticiones  en manos de la ICHH), de jóvenes, ni nada que se le parezca, y hoy tenemos una de las cuotas más altas de toda la liga. Ojo, sin contar medios días del club y competiciones de Copa y Europa League. Cuando nos decían que querían un club de élite, pensamos que se referían a otra cosa… aunque claro, visto que este año inauguran por todo lo alto los palcos VIP, vemos que las cosas iban por otros derroteros.

UrrutiaGrada

Se les acaban las excusas y a nosotros la paciencia con una directiva que no ha sabido hacer una lectura de lo positivo que fue el comportamiento en Barcelona de una grada poblada por 7000 personas. Pues bien, este tendrá que ser un año de medidas y decisiones, por dolorosas que sean. Como primer plato, ya son cerca de 700 las firmas que piden la instalación de una grada popular en San Mamés. (enlace)

El segundo plato del verano viene con 3 partidos contra un Barça que, sinceramente, nos aburre. Nos da igual que venga Messi, el que lleva un zurullo en el melón o el que tiene cuentas pendientes con nuestra afición desde que se puso una nariz roja en la final de Copa y se puso a hacer una de esas cosas que nos repugnan del fútbol moderno, el payaso. Cuánto se parecen a sus primos hermanos de la Capital del Reino. Sinceramente, a pesar de que esté un título en juego, el partido carece de gran interés y ya nos cansa ver cómo esa empresa que factura 500 millones de euros al año se pasea por todos los campos con unos aires de grandeza que nos cuestan tragar…

La buena noticia es que quizá, con tanto circo, los periodistas que cubren la actualidad rojiblanca se centran en el juego y dejan de lado las insoportables tonterías que año tras año llenan los periódicos y webs con rumores de fichajes que no necesitamos, filtraciones de agentes, vacaciones de jugadores y demás salsa rosa. Este verano la palma se la ha llevado uno de los esclavos del grupo Vocento con un ritmo de un artículo diario hablando de su querido Llorentini. Repugnante. Aunque lo peor es que gran parte de la afición les sigue el juego.

Por acabar, no nos olvidamos de Iñigo Cabacas. Una temporada más volverá a estar en nuestro corazón, en nuestros cánticos, camisetas y banderas. Nuestra grada, a pesar de la intención del club de no mover un dedo al respecto, se llama y llamará Iñigo Cabacas Herri Harmaila, en honor de un chaval que nunca debió morir asesinado aquella noche, hecho por el que todavía nadie ha pagado. Si el clamor de las tribunas se va apagando, el de la grada aumentará. Justicia ya.

Nos vemos donde siempre, en la calle, el campo y la grada. De pie, cantando, animando, como siempre. Hay cosas que nunca cambiarán…mientras nos dejen…

Los hinchas primero.

La grada en la final

Pasar el torno, bajar las escaleras de acceso, buscar el sector, y mirar alrededor. La visión nos llenó, como decía el cazador de elefantes, de orgullo y satisfacción. “Estamos todos”. A izquierda y derecha, grada llena, de pie, y en el centro, la ICHH con todos sus grupos y banderas, y hordas de flag-makers de la 110 … un espectáculo. Las imágenes ochenteras de la vieja Catedral y de otras finales de copa nos venían a la mente. Como dice la canción, “esto saldrá bien, no puede fallar, gora gure Athletic ta Euskal Herria“. Y no falló. La motivación nos desbordó en ese momento y la euforia nos jugó una mala pasada. “¡Ganamos fijo!”. Sí, claro, como si a Messi le influyera lo que ocurriera en la grada.

Casi 7000 hinchas de pie, ocupando todo el anillo inferior del fondo norte del Camp Nou, nos preparábamos para, por una vez en una final, animar organizadamente como es debido. Y se cumplió de sobra. La cara de felicidad y motivación en la gente fue suficiente para recompensar todo el trabajo que se llevó a cabo para llevar esta iniciativa hasta el final.

El partido en la grada comenzó con un tifo. Sí, sabemos que para una afición que se enorgullece de su estilo inglés era algo nuevo y un tanto extraño y que a nosotros no nos acaba de convencer, con lo bonito que queda un bufandeo-bandereo. Pero hay que decir que quedó bonito, para qué negarlo. No hay más que ver el tuit que nos dedicó el ABC. Un día es un día y nos soltamos la melena. Jo ta ke, irabazi arte, pues.

Con el partido empezado, se notaron los nervios, la falta de experiencia en grada de gran parte de la afición rojiblanca y el tamaño del estadio. No es lo mismo organizar la animación en una minúscula esquina de un campo como San Mamés que en una grada de casi 40 filas y tendida como la del Camp Nou. Los directores de orquesta se las vieron para organizar aquello. Si a ello le sumamos que por izquierda y derecha cada uno iba a su bola, y que ese estadio pierde decibelios por su nulo efecto caldera, no acabó de sonar como nos habría gustado.

Eso sí, cuando se conseguía organizar el asunto y se cantaba a coro, aquello sonaba, como diría Eskroto, como un trueno. El momento culminante quizá llegó con el txoria txori de la segunda parte. Impresionante y muy emotivo.

Entre las notas negativas, cabe destacar la presencia de algunos aficionados culés en una zona que tenía que haber sido exclusivamente nuestra, lo que provocó algún que otro incidente que no pasó a mayores. Por otra parte, la seguridad privada del club culé no es muy diferente de la de cualquier otro estadio y se excedió en sus funciones con actitud chulesca, arbitraria y desmedida.

En definitiva, se cumplieron las expectativas, y fue un paso de gigante en las demandas de una grada popular en San Mamés. El potencial es enorme, inversamente proporcional a la capacidad de la directiva para apreciarlo y poner en marcha alguna vía de salida. Vista la reacción positiva de la masa social, quizá sea el momento de reclamar su apoyo. Nos lo hemos ganado. La cifras hablan por sí solas. 6600 localidades reservadas, pero más de 10000 peticiones. 1 de cada 4. Y por las opiniones que recogimos en la misma grada, hay multitud de socios de tribuna que se pasarían a una grada popular en condiciones, pero en la situación actual es imposible. Si a eso sumamos una política de abonos de temporada a buen precio, no sabemos ni dónde estaría nuestro techo. No digamos si se implementa una grada “safe standing”, como en Alemania o Inglaterra, y vuelve la opción de estar de pie y seguro.

Si la afición del Athletic es lo más grande, como se pavonea el club y los medios a su alrededor, ¿por qué nos ignoran mientras ponen alfombras rojas a los palcos VIP? ¿Cuestión de dinero y poder? Suponemos. La solución está encima de la mesa, y la disposición de la afición es total. Es el momento.

Zorionak danoi. Geurea da garaipena.

abc final de copa