El Correo intoxica la memoria de Iñigo Cabacas

5 años después, cuando la secuencia de los hechos ocurridos aquella noche está aclarada a falta de conocer lo más importante, los culpables, El Correo vuelve a usar su maquinaria para intoxicar y manipular la memoria colectiva y, de paso, blanquear la actuación de la Ertzaintza y el Departamento de Interior.

ElCorreoICHH

Sí, aquellos que dieron publicidad a las fantasiosas versiones de Ares sobre supuestas porras extensibles y demás objetos a investigar en el callejón, vuelven a la carga con estas palabras:

…”Iñigo Cabacas, el joven fallecido en abril de 2012 por un pelotazo de goma en la cabeza durante el operativo policial para frenar los altercados entre los seguidores del entre el Athletic y el Schalke 04 tras un encuentro de la Europa League”

No, señores de Vocento. La Ertzaintza y la seguridad del club solo mostraron su brutalidad (aqui si que pudimos ver porras extensibles) contra los hinchas alemanes en el interior de San Mamés, con los que no hubo ningún altercado en todo el día. Además, según ustedes y Lakua, ¿el despliegue de ertzainas en la herriko no fue para cortar unos supuestos altercados entre hinchas del Athletic que ya se demostró que fue una simple pelea disuelta 15 minutos antes de la carga mortal? Si es que hay audios públicos que dan fe de que allí no ocurría nada y que Ugarteko dio la orden de entrar con todo gratuitamente.

La derecha unionista periodística vuelve a asomar la pata de la forma más hiriente, criminalizando a la afición del Athletic y lo que es más grave, al propio Iñigo, del que se deja caer que recibió un pelotazo por estar cerca, dentro o involucrado en unos altercados. Ésta es la postura de El Correo justo cuando el caso toma un nuevo impulso. No es casualidad, pues. Se vuelven a alinear con el corporativismo y la impunidad, aprovechando en esta ocasión la reivindicación de la ICHH en la puerta 13 de San Mamés y que ha vuelto a dejar clara la postura, también corporativista, de la directiva del Athletic. Otros que tal bailan.

Mientras contenemos a duras penas la rabia contra toda esta ralea, queremos recordar a todos aquellos que están en el lado oscuro que no pasarán. Que en esto no hay medias verdades. Iñigo fue una victima inocente y el relato de lo que allí ocurrió, afortunadamente, no lo va a escribir el grupo Vocento.

JUSTIZIA IÑIGORENTZAT

Facturas a medio plazo

¿Qué futuro le espera al Athletic? ¿Quién será el sustituto de Aduriz? ¿Pondrá Balenziaga algún buen centro durante el próximo lustro? Todo es incertidumbre, quizás eso sea lo bonito de este juego, pero como en Ibaigane saben desde hace tiempo que el fútbol es negocio, balance, pérdidas, ganancias, inmovilizado pasivo y similar vocabulario, intuimos que andarán trabajando en ello, que diría el ínclito Josemari.

Desde nuestra humilde tribuna, el panorama es desalentador. Cada vez es más difícil no ya fichar jugadores top sin soltar un pastizal, sino retener a los propios canteranos. La mayor de las veces, pues, quedan a tiro medianías que, encima, resultan caras, bien sus fichas bien sus traspasos.

bar-san-mames

El nuevo reparto del dinero televisivo, además, hará más fuertes a nuestros más cercanos competidores. La Real tiene más dinero para retener a sus canteranos y cuenta con extranjeros con los que, a nada que acierte, poder montar un bloque que a medio plazo pueda superar el nivel del Athletic y disputarle la hegemonía. Por de pronto, este año han acabado arriba. Sí, con un gol en el 93 y una competición menos, pero “clasificación, amigo”. El Eibar, asimismo, también se está moviendo a la hora de captar jóvenes promesas en su radio de acción más próximo, Durangaldea. Y fichar en los despachos de Iruña y Gasteiz no es tan sencillo como antes.

Difícil mercado el del Athletic que, por si fuera poco, ve cómo vuelan una docena de chavales bizkainos a destinos tan dispares como Villarreal, Eibar, Real, Alavés o Madrid. Veremos quién de ellos llega a primera, pero a priori no es buena señal. Tampoco cabe llorar porque pesquen en Bizkaia, pues el Athletic lleva años haciendo lo propio en otras provincias. De ahí que la Real haya fichado a Txirri como ojeador. Movimiento tan tardío como lógico y amenazador para los intereses zurigorris.

Parece pues que la dependencia de Lezama se acrecentará más pronto que tarde. Ocurre que Lezama no es infalible y que la calidad de las cosechas, como es lógico, varía de generación en generación. Ante esta tesitura, estirar más si cabe la filosofía, poniendo centros de formación allende las fronteras de Euskal Herria no es sino pervertir una idiosincrasia que, al menos para nosotros los románticos, es incuestionable. Ni cantera global ni trampas al solitario.

Entretanto, la afición del Athletic se ha vuelto muy exigente, lo cual es bueno siempre que no caiga en la intransigencia tipo Mestalla (donde, por cierto, critican los efectos de la gestión de Lim cuando abrazaron fervientemente su causa). Probablemente la exigencia sea una herencia positiva de Bielsa, quien sacudió los cimientos de una masa y una entidad adormecidas, y con quien la afición se quitó la venda de los ojos con los bien llamados millonarios prematuros. En cualquier caso, basta ver cómo ha salido un Valverde que, con todos sus defectos (que los tiene) y sus virtudes, ha asegurado resultados y resulta que es válido para dirigir al Barça. Probablemente sea víctima del tiempo que le toca vivir, seguramente su ciclo habría llegado a su fin tal y como está el patio, pero un entrenador de su talla y carácter bien podía haber sido el “Ferguson del Athletic”, que diría Lamikiz. O no, da igual. Lo flagrante es que no hay paciencia, todo es inmediatez en el mundo del fútbol. Nos va la vida en el resultado del domingo pero llevamos décadas sin ganar nada, salvo la meritoria y honrosísima Supercopa. Así somos de cortoplacistas.

El clima, pues, roza la histeria, aún yendo a Europa cuatro años consecutivos. Quién nos lo iba a decir cuando celebrábamos in extremis el 3-0 al Anorthosis subidos a la valla del fondo norte. Ahora el socio es un cliente, de los exigentes encima. Basta ver cómo la gente huye en estampida de San Mamés en el minuto 80 o la fría despedida a Iraizoz. Ambos ejemplos se enmarcan dentro del mismo contexto. El fútbol se ha mercantilizado hasta el paroxismo y no somos excepción. El “caso único en el fútbol mundial” que nos dedicó L´Equipe queda ya muy lejos. Las heridas no cicatrizaron, el vínculo se ha enfriado.

¿Qué hará, pues, el Athletic cuando la pelotita no entre, el hincha no apriete y San Mamés siga con ambiente gélido y mucho asiento vacío? ¿A quién invocará? Las sucesivas directivas llevan desde finales de los 90 subiendo precios y poniendo cada vez más trabas para que la chavalería y la clase obrera acuda a San Mamés. Todas y cada uno de sus medidas (la última viene con agosticidad y es una circular kafkiana sobre cómo meter una bandera en San Mamés) han ido encaminadas a dividir, esquinar, minimizar y reprimir a dichos sectores, portadores históricamente de proclamas incómodas para el establishment local, léase PNV, que gobierna provincia, ciudad y palco presidencial. Su mensaje es claro: Os queremos fuera de San Mamés.

La cuota de entrada de 1.600 euros a fondo perdido marca el aval y el sesgo de clase para poder ser socio. “Herritik sortu zinalako” y tal, pero todo atado y bien atado. Precios caros, minúscula grada popular, abonos sólo disponibles para unos palcos VIP con una ocupación irrisoria y, en menor medida, horarios intempestivos están matando San Mamés. A todo esto, si San Mamés está prácticamente muerto, si el reclamo es un aura, atmosfera y misticismo que se desvanecen sin remisión, ¿qué plus se le puede ofrecer a nadie para que se deje un dineral en un palco VIP? Ah, sí: poder hacer negocios en él.

Como no hay peor ciego que el que no quiere ver, cada vez que Urrutióteles habla del ambiente queda retratado. Primero dijo que no era para tanto, que contra un Logroñés en el 93 tampoco había ambiente; ergo, ahora no lo hay, pero no os quejéis. Más tarde dijo que no hay problema de ambiente porque hemos sacado muchos puntos; ergo, sí hay ambiente. Miente, obviamente. Porque el ambiente no es problema para él, mojarse en cambio sí; de ahí tanta zarandaja, pues le incomoda una verdad que no afronta. Está a otras cosas, otros mandatos.

Será que el Gure Estiloa consiste en usar la filosofía como señuelo. O en dejarse una millonada en poner a punto la cubierta de un estadio nuevo levantado mayormente con dinero público mientras ignoras otros problemas de solución menos gravosa. Asimismo, resulta flagrante que sea precisamente un exjugador el pelele que ampare la defunción de San Mamés. Cierto es que recibía una pésima herencia, pero Urrutia es el presidente que, habiendo podido hacer más por mejorar la animación (consecuencia de implementar una amplia grada popular a precio ídem, no nos engañemos), ha hecho menos al respecto. Sobre palmeros, supuestamente de izquierdas, amparando el estilo de gestión del PNV mejor no hablamos. Allá cada cual con su conciencia.

Repetimos: cuando haya más que altibajos, Lezama no chute y la pasta de las televisiones equipare presupuestos, no se pueda fichar más que medianías y el equipo no carbure, ¿a quién le pedirán que entone “beti zurekin” si se han cargado a tantos fieles por el camino? Que sí, que lo primordial es el negocio, pero el negocio no es infinito. Y al apostar única y exclusivamente por el modelo clientelar, el Athletic, lejos de fidelizar, está cavando su propia tumba. Al tiempo.

general-1928-b

#HERRIHARMAILADUINA

Únete a la disidencia [ICHH a la asamblea]

*****¡ÚLTIMOS DÍAS PARA ENTREGAR TU FIRMA!*****

Como decía Eskorbuto, ya no quedan más cojones, ICHH a las elecciones. O bueno, mejor dicho, a la asamblea de compromisarios, ente que rige, a trancas y barrancas, el devenir del club de nuestros amores. No es ningún secreto que la gestión de Josu Urrutia ha sido mas que decepcionante desde el punto de vista social, especialmente en su vertiente graderil. Tampoco lo es que las anquilosadas y viejunas estructuras de poder de la provincia mandan con puño de hierro en las decisiones de calado de la entidad, léase, las económicas. Hoy, el club es un auténtico dinosaurio cuya paz social depende de que la pelotita entre. La participación real del socio tiende a cero y parte más bacalao un VIP o un patrocinador que cualquier bazkide.

17505174_1450019725032758_317072215036939861_o

En esta tesitura, y con una clase trabajadora que se las ve para pagar la cuota anual o que, dada la ausencia de abonos y/o entradas asequibles, hace eones que no pisa San Mamés, la ICHH, como coordinadora de taldes de la grada popular, pretende aumentar su representación en la asamblea para ser la voz de los que hasta ahora no la han tenido, al menos públicamente. En contra, por cierto, de lo que quiere la directiva del club que, de nuevo, intenta reprimir toda expresión contraria a sus ideas. Tanto es así que ha prohibido a la ICHH repartir hojas informativas dentro de la grada. Así se las gastan.

Sea como sea, los objetivos de la ICHH son varios. Ejercer de contrapoder, pelear por una grada popular más amplia, la vuelta de los abonos, precios razonables acordes a la situación económica, más transparencia, más participación de la masa social en cuestiones vitales o traer el debate sobre safe standings, entre otros.

Así que ya sabes, si quieres que haya una voz más diversa en la asamblea, que el futuro del Athletic no dependa únicamente de las decisiones de los 300 de Abando, que las constructoras no se forren a tu costa y que los VIP no se beban hasta el agua de los aspersores, puedes ponerte en contacto con la Iñigo Cabacas Herri Harmaila en Facebook, Twitter o email.

Y como hemos empezado con punk, a acabamos con punk. De ti depende, tú eliges.

Represión selectiva contra la hinchada del Athletic

Algún medio ya recoge la noticia, pero sin entrar en detalles. Durante el partido contra el Granada, un hincha del sector 110 fue multado con 600 euros por introducir una lata de cerveza. Pero el esperpento que se montó por tamaño delito, mientras los VIP y los del palco presidencial brindaban con champán fue, otra vez y como viene siendo habitual últimamente, una auténtica vergüenza que deja a la entidad a la altura del Circo Mundial.

Resulta que, no contentos con entrar a la grada como si estuvieran a la caza del Octubre Rojo, a la salida del partido nuestra querida policía autonómica, walkie en mano, tenía preparado un embudo a cara de perro para localizar al temible delincuente, ya grabado e identificado por el carísimo sistema de vídeo, supuestamente. No será porque no tienen un archivo pormenorizado de cada miembro del 110, por cierto…

sanmiguel

Al no conseguir dar con él y tras consultar con Mortadelo y Filemón, y como al parecer la biblioteca municipal no estaba abierta y no tenían otra cosa que hacer un domingo a la tarde, la persecución continuó hasta una taberna cercana a La Catedral. Ni para detener al Vaquilla se montaba parecido despliegue. Por una lata de cerveza que no hizo daño a nadie, insistimos.

Bonita doble vara de medir. ¿Hay quien se imagine una actitud igual con socios de otros sectores por algo que se ha hecho, hace y seguirá haciendo en todo el estadio? Ya puestos, ¿el segurata al que se le coló la lata, va a ser castigado? ¿O quizá es que hacer cacheos abusivos en solo una puerta no sirve de nada cuando en la puerta de al lado se puede meter una catapulta? Si todo el tema de seguridad es por prevención (y no por represión), ¿si una vez metida la lata, no se lanza al campo y no se usa para otra cosa que no sea bebérsela…no es mejor pasarlo por alto?

De momento nos consta que el socio ha sido multado, aparte de perseguido y maltratado. Pero no ha sido el único. Otros 20 hinchas del Athletic han sido castigados con 600 euros por insultos a los ultras del Racing en Copa fuera del estadio. 20, ahí es nada. Cantar “Puta Santander” parece que es más caro que cantar “Puta Bilbao. Y hablando es esto último, Nicosia, Apoel, y sus ultras fascistas a los que algunos ertzainas reían las gracias por las calles de Bilbao como se puede apreciar en algún vídeo.

https://m.youtube.com/watch?v=nA0RyYHR26I

Días antes del partido en Chipre, los voceros de la Ertzaintza (entre ellos Julen Guerrero en Twitter), con nocturnidad, alevosía y muy mala leche, dieron una falsa información sobre una supuesta advertencia de la policía chipriota en la que se pedía a los hinchas del Athletic que no salieran a la calle con indumentaria rojiblanca. Parece que no quedaron contentos con el espectáculo propio de Benny Hill del partido de ida. Faltó tiempo para que los propios desplazados rojiblancos desmintieran todo y más tarde la propia policía local. De traca, pero el sector de la grada al que querían poner en el ojo del huracán ya estaba juzgado.

17078337_583216138554175_1534345781_n

A 1 escaso mes del 5º aniversario de la muerte de Pitu y cuando sobrevuela el archivo del caso, la txaraina, la seguridad y el club vuelven a estirar la cuerda. Muy apropiado, sí señor. Y para rematarlo, decretan Medio Día del Club el match contra el Real Madrid. Claro, os podéis imaginar las ganas que nos entran de ir a San Mamés a animar y saltar como si fuéramos al programa de Xuxa. No sabíamos que la “cuota subvencionada” conllevara tener que aguantar todo tipo de atropellos. Fueron las pancartas, luego las banderas, las canciones y quién sabe qué sacarán de la manga el próximo partido para atenazarnos. Lo que tenemos claro es que hay una persecución hacia un sector de la afición y que esto no va a parar y que los platos rotos los pagamos todos…a no ser que la masa social le ponga freno y diga basta.

“Lord Cardigan” Urrutia, AldazaBank y compañía parece que quieren seguir con la fiesta. Tomamos nota, de nuevo.

Athletic Club – Eibar: ¡a la huelga!

Derby contra el Eibar, domingo a las 16:15 y la posibilidad de escalar a posiciones en la tabla cercanas a puestos Champions no fueron acicate suficiente. Ya camino del estadio, notábamos apatía. Una apatía que viene siendo norma desde hace unos años y crece y se extiende como un virus. Supuestamente, con el nuevo estadio 5 estrellas y una plantilla tan competitiva nos deberíamos estar comiendo el mundo. O eso creíamos antes de toparnos con la cruda realidad con la que nos obligan a convivir.

Resulta que, después de todo el historial de desagravios que la grada (y el común de los socios, por extensión) ha venido sufriendo durante los últimos años por parte de esta Junta Directiva, la sucesión de acontecimientos de la última semana corona a Urrutia, Aldazabal y sus compinches como Reyes Supremos del esperpento. Tiremos de línea temporal. En el partido europeo contra el Genk, la seguridad del club intentó obligar a HNT a retirar su pancarta, proscrita en la Catedral en competiciones estatales por las normas abusivas de Tebas. Siendo Europa, esta prohibición no procedía. Pero a la directiva le dio igual y envió a sus mamporreros, con los 4 jinetes del Apocalipsis Represivo en cabeza. El rifirrafe no fue más allá de una sokatira, y HNT mostró su pancarta durante la primera parte.

Parecía que la cosa quedaba en tablas, hasta que días después, la directiva publicó una infame circular de la que hablamos aquí (enlace), y que suponía la prohibición de facto de introducir cualquier bandera que no pasara el filtro que a algún segurata se le pusiera en la punta del capullo. Directamente. No hablamos ya de las banderas artesanales que se curran muchos hinchas. ¿La excusa? Que no son ignífugas. Tócate los pies y llama a los bomberos.

15322493_545096252366164_67295611_o

Para dar más empaque a su decisión, la directiva ordenó, en el siguiente partido de liga, retirar las pancartas de dos peñas del sector 111 (Vídeo). No contaban con que HNT iba a regularizar su estatus en el famoso libro de hinchadas de Tebas e iba a conseguir introducir de nuevo su material. En esta situación, llegó el día del homenaje a Iñigo Cabacas, y la ICHH, siguiendo el proceder impuesto por el club, solicitó a la directiva la introducción de una pancarta con el lema “Orain!”. La Junta, sin intuir, al parecer, que se trataba de un homenaje, la autorizó. En un principio, claro, porque cuando se enteró a traves de las redes sociales de qué iba el asunto denegó el permiso. ¿Consecuencia? Pues ya visteis que la pancarta entró, el estadio no se incendió y no se provocaron incidentes por el lema escrito en ella. Pero la intención de la Junta dejó una sensación de amargura y asco bastante evidente.

Como resultado de todo esto, y ante esta absurda escalada que no solo afecta a San Mamés sino que se extiende a Lezama y los partidos del femenino y el BA en su nueva flamante tribuna, la ICHH decretó huelga de animación. La segunda en las últimas temporadas contra la patronal de Ibaigane. Ya se sabe, cuando se pasan el convenio por el forro, toca tirar de recursos.

15178052_1332665860101479_241403198218503541_n

Durante la primera parte San Mamés estuvo callado hasta el punto que se oían los gritos de la defensa eibartarra desde norte. Un par de tímidos Athletic, Athletic salieron desde algún lugar de la Tribuna Alta y en el minuto 28 se exigió justicia para Iñigo. Y ya, esto da de sí nuestro estadio sin la grada apretando. El guión de la segunda parte ya lo sabéis, pero merece un par de apuntes. La ocupación de la grada popular fue muy inferior a la habitual. Algo que está ocurriendo de manera frecuente últimamente. El hastío empieza a calar hondo y no es el primer socio que anuncia su baja en próximas fechas.

Es demasiado. Horarios de locura que obligan a hacer mil cambalaches laborales y familiares para poder madrugar e ir a trabajar, para encontrarte con que en la puerta de tu grada te espera una semiviolación en forma de cacheo a cara de perro. Si quieres meter una simple bandera te la tiene que aprobar el Comité Censor y el Parque de Bomberos Municipal, y al entrar te arriesgas a que la policía del cántico y el cigarro te ponga una multa de 3.000 euros y una prohibición de acceso al campo de 6 meses. Todo ello habiendo pasado por delante de las puertas de los VIP donde solo falta que las azafatas hagan genuflexiones enseñando el tanga a sus honorables señorías.

Cansa. Mucho. Así que la huelga estaba más que justificada. Desde algunos sectores no se entiende y esgrimen los archiconocidos argumentos. Que si estamos subvencionados, que si somos grada de “no animación” nos suban la cuota, etc… La hasbará de la directiva haciendo el trabajo sucio. No entienden que la implementación de una grada popular es por el bien de todos, que la entrada de abonados jóvenes va a nutrir de nuevos socios a la entidad, que se asegura el relevo generacional y da oxígeno a una grada vieja y pequeña, que el subidón de ambiente viene con esas medidas, y que por mucho que nos empeñemos y cantemos, sólo lo hacemos nosotros. Eso si nos dejan, claro. Las restricciones a la grada son extensibles al resto de sectores. Y mientras nos peleamos entre nosotros los directivos se descojonan de la risa mientras dan de comer a sus VIPs y sus clientes preferentes.

Tantas peticiones y disponibilidades para colaborar con el club formuladas con cada vez más insistencia siguen sin respuesta por parte de quienes integran el palco, que no dejan de hacer guiños de desprecio a una grada que al final termina cansándose. Tanto es así que, por ejemplo, la Junta Directiva dice permitir cada partido 24 banderas grandes de las que se ondean con palo de plástico, ¿Alguien ve todas esas 24 banderas a lo largo del campo? No, nadie, ya que el club contesta negativamente cada vez que se le pide introducir más banderas de las que él mismo dice permitir. Se saltan hasta sus propias normas. No hay ambiente, no hay viajes, no se puede acudir a gran parte de los partidos en casa. Sólo falta la extremaunción y los malos augurios no presagian nada bueno. Si el lobby PNV-PSE se sale con la suya y logra archivar el caso del asesinato de Iñigo Cabacas el cansancio y el hastío se juntarán con la mala hostia. Mala combinación. Sinceramente, eso de dejarse la garganta quedará en último plano. Y no será porque no se ha dado opción al socio de reunirse con la ICHH para proponer iniciativas.

En fin, un encuentro en el que el resultado fue lo de menos para nosotros, donde el partido que se juega en las gradas marcará el devenir de lo que será San Mamés en el futuro y que preocupa a cada vez más gente. No vamos a tragar con su ley mordaza, eso podéis tenerlo bien claro. Quizá cuando los grupies de la directiva se den cuenta de que ha muerto una parte de San Mamés sea demasiado tarde para resucitarla. Seguimos creyendo que estamos a tiempo, aunque el reloj juega en nuestra contra…

Gracias a la Junta Directiva por hacer de este club algo tan “especial”.

15310597_545117365697386_1570464750_n

Reflexiones sobre la ampliación de la grada popular

Después de 3 años de travesía en el desierto, promesas incumplidas, oídos sordos y vaivenes constantes, unos señores de traje que representan a su Athletic Club, que no al nuestro, dan por zanjada la ampliación de la grada en una nota oficial en la web del club. Y punto final…según ellos. 200 localidades del 109 (mejor dicho 66, porque 134 ya estaban ahí) han pasado a engrosar las filas de la lata de sardinas en la que 600 sufridos hinchas nos apretujamos mientras intentamos alentar al equipo contra viento, marea y silencio sepulcral. Alrededor de 200 socios que habían solicitado ingresar en la grada se quedarán fuera.

13096259_1041924515877949_3666975632602977699_n

Vaya por delante que en primer lugar queremos reconocer, ante todo, el trabajo desinteresado de los miembros de la ICHH que, fuera de cualquier interés personal o económico, a diferencia de los señores directivos, han cumplido cada requisito que se les ha pedido con luz y taquígrafos. Y por qué no, valorar en su justa medida que haya por lo menos alguien, en ese palacio de hielo entregado al negocio llamado Ibaigane, que haya tenido, por primera vez en muchos lustros, la altura de miras (unos pocos centímetros) para por lo menos bajarse de la nube y afrontar una gran cagada que va a tener, si no tiene ya, consecuencias directas sobre el club. Eso sí, han bajado de la nube a su manera y en escaleras mecánicas, por si se cansaban.

Las negociaciones han sido arduas y venían precedidas de un traslado en el que, si bien la grada estaba predispuesta a cualquier solución y había ofrecido unas cuantas propuestas antes incluso de la entrada de los barria, la posición del club ha sido la de rechazar de plano todas ellas como si fuera el frontón de Miribilla. Y entre más pitos que flautas, 3 años después, la directiva cede un mínimo insuficiente, no exento de polémica, como no podía ser de otra manera en el reino de los sectores taifas, donde parece que el socio es rey de su asiento. Ya se sabe, al socio del Athletic le pueden subir las cuotas, le pueden poner publicidad hasta en el sobaco, le pueden cachear los genitales, pero joder, no le toques el asiento o se convierte en Atila y se pone a agitar pancartas como si no hubiera mañana. Pancartas que milagrosa y extrañamente pueden meter al campo sin permiso previo…

109 Ez Mugitu se han venido a llamar. Con la ayuda de plumillas a sueldo de Vocento como un tal JOL que, hambriento de carroña, sigue siendo enémigo acérrimo de Urrutia y de la grada. Pero que no os engañe el nombre. Gran parte de los socios del 109, con gran paciencia, han estado receptivos y han puesto de su parte. Bien por ellos que, a la postre, están pagando la decisión incomprensible de no crear una grada popular en condiciones a priori. Decisión que, por cierto, tiene nombre y apellidos y se sienta en su despacho de Ibaigane, donde, al parecer, no existe el despido procedente. Será cuñao de alguien…

En este blogzine, desde el principio, hemos hecho campaña activa por una grada popular, donde existiera la figura del abonado, con capacidad suficiente, no solo como garantía de ambiente y animación, sino como garantía de futuro y cantera de nuevos cachorros y futuros socios de la entidad. Pero por supuesto, por un sentido de justicia con la clase trabajadora aficionada a este club. Somos nietos de la general, hijos de las gradas de pie, y nos hemos quedado huérfanos. Tenemos un estadio para pijos, donde la directiva sólo se preocupa de llenar los desiertos asientos prémium, donde se va a celebrar una Eurocopa para deleite de empresarios locales…pero un estadio sin alma y alejado de lo que quiere el aficionado que, al fin y al cabo, es el que llena el campo el 99% de las ocasiones.

Seguimos teniendo la media de edad más alta de todas las gradas de Europa, y con las 800 localidades llenas de socios, es algo que no se va a solucionar con este parche. Y sobre todo, 800 es una cifra irrisoria sobre el total del aforo o en comparación con los palcos VIP. Es un insulto y lo seguirá siendo, que no se le olvide a nadie.

Cuánto se les ha hinchado el pecho a los valdanogoitias que pueblan las tribunas de San Mamés con su nuevo templo construido con dinero público y esclavos portugueses. Que si el ambiente iba a ser una mezcla de Dortmund y Estambul con la entrada de tantos socios barria, que si tenemos 5 estrellas, que si me aprieto más la txapela no me llega la sangre al hipotálamo. La realidad les ha dado en la frente y tenemos el ambiente de Getafe, pero la culpa es de la grada, que no anima, o que hace canciones en euskera. Tranquilo, señor tribunero, conocemos de sobra los argumentos ombliguistas del bilbaíno medio, no hace falta recordarlos. Podrían mirar hacia Vitoria – Gasteiz, aunque les escueza. Aunque sabemos que son más de mover la cerviz hacia abajo que hacia el sur.

En definitiva, para desgracia de la directiva, la batalla no ha hecho más que comenzar. Así que de finalizado el proceso de ampliación, y un huevo. Tenemos una “grada de animación” un poquito más grande con las mismas condiciones y limitaciones que la anterior, no una auténtica grada popular, que es a lo que aspiramos y lo que demanda gran parte de la masa social. Hasta que se cumpla, seguiremos dando la matraca, esté el señor Urrutia en la presidencia y la camarilla de Sabin Etxea en Ibaigane o no. Lo mismo nos da.

LOS HINCHAS PRIMERO

Crónica musical: CD Athletic Gu Gara

Con el título de la popular canción de la ICHH “Athletic gu gara”, que reivindica claramente un club para los hinchas, unas cuantas viejas glorias de las gradas bocheras se propusieron el objetivo de unir a la institución y a la afición en un proyecto musical surgido de la gente, desde abajo, de los corazones de los propios aficionados, con el honorable fin de repartir los posibles beneficios a la Fundación Saiatu. Al compartir totalmente los beneficios y con ganas de aportar, no sólo al proyecto, sino a la propia afición, desde el blog participamos con un par de letras para la canción Hau da San Mamés.

El gran mérito del proyecto ha sido conseguir reunir de manera altruista a un elenco de artistas que difícilmente lo habrían hecho de otra manera. El Athletic, o mejor dicho, sus colores y su sentimiento, unen. Artistas, asociaciones, peñas…¿y club? Pues lo de siempre. Tras aceptar el proyecto, condicionarlo, y a un paso del gran lanzamiento, abandonar el barco, qué se puede decir. Que aparte de robar ilusiones y pretender que las cosas surjan siempre de manera vertical y mediante los interlocutores de siempre (Last Tour, BBK y sus pesebreros y demás clientes VIP de Ibaigane), se toma la libertad de darnos lecciones de todo lo que hace mediante su Fundación. Ríome yo del marketing empresarial.

Nunca es tarde si la dicha es buena, y en el blog teníamos una deuda con los promotores del disco. Una contracrónica, por supuesto.

Musicalmente, el disco es muy heterogéneo. Con una producción muy profesional y un sonido muy limpio, va desde la música clásica hasta los bertsos. ¿Estrellas de la escena rockera y punkarra vasca con la BOS y Mocedades el mismo CD? ¿La ICHH y el  Reno Renardo juntos y revueltos? Pues sí. Y por desgranar un poco el asunto, destacamos lo que más nos ha llamado la atención, que no quiere decir que sea lo mejor. Cuestión de gustos.

Cinco de mayo: rock & roll homenaje a los campeones de Copa de 1984, con tintes vacilones y acento argentino. El Athletic es campeón, y sin la mano de Dios. ¿Qué más se puede decir? Pues que el acento porteño recuerda a grupos como Tequila o Los Rodríguez.

Hey Hoss: narración del partido en una imaginaria jugada entre jugadores históricos, que llega a poner la piel de gallina con una nube de imágenes que se agolpan en nuestras retinas en este homenaje tan logrado al eterno cantante del bakalao, Jose Iragorri, entre acordes guitarreros:

Iribarrek sakonean Julen Guerrerori, honek laburrean Iturrasperentzat, buelta erdi eman eta luze hegalera Estanis Argoteri, Estanisek bularrekin gelditu, aurrera eraman baloia, atzelari izkin egin, erdiratu, Pichichi buruz area erdian baloia, Telmo Zarraren errematea eta gola!

Hemen gaude: inconfundible sello de Mocedades. Perfecta despedida al gran Sergio, uno de los más grandes talentos musicales que ha dado Bizkaia, con la sorprendente participación de dos ex-jugadoras del primer equipo femenino, Arrate Orueta y Joana Arranz. Una canción que hace justicia a aquella Eurovisión setentera que tenía a nuestras amas pegadas al televisor.

No lo llames el Bilbao: a estas alturas, El Reno Renardo no necesita ni presentación ni explicación. Letra cachonda y con trasfondo made in Renux con guitarras heavys sonando a todo trapo. Vamos, en su línea, y eso es mucho decir teniendo en cuenta el éxito que ha cosechado a lo largo y ancho del universo e incluso más allá, en las afueras de Bilbao. Nos quedamos con una frase en particular: No tenemos extranjeros, como mucho un riojano. Se puede decir más alto, en do mayor, como un tenor o con la voz de Urkullu, pero no más claro. No es raro escucharla en bares e incluso en clases de Body Pump.

Hau da San Mames: los chicos de la grada norte afinan sus castigadas gargantas para poner voz a una canción que pretende aunar 8 himnos en 1. Entre ellos, versiones de las irlandesas Dirty old town de los Pogues y Fields of Athenry, algunas tradicionales vascas y otras melodías ya conocidas en San Mamés que acaba con una adaptación de la mítica We’re not gonna take it de los Twisted Sister. Un gran acierto para disfrute de la afición. Escuchadla y cantadlas con nosotros en San Mamés, malditos.

En definitiva, un disco muy diverso pensado para todos los públicos y gustos musicales, labor quizá demasiado grande para una obra que pretende llegar al oído y el corazón de los hinchas del Athletic, los de tribuna, los de grada, los mayores, los jóvenes y hasta los que añoran los 70. Un hándicap a priori que se convierte en fortaleza cuando se piensa en que ha provocado la participación desinteresada de tantos y tan dispares colectivos en tan loable misión.

10 euros que bien merecen la pena para echar una mano a la Fundación Saiatu y pasar un buen rato escuchando el disco.

+info: web Athletic Gu Gara, Facebook.