Iñigo: mentiras y preguntas sin respuesta (II)

Domingo sin fútbol, con el Athletic de vacaciones y buena parte de la gente en el Ibilaldi o en la fiesta de la escuela pública vasca. Ojeamos la prensa y, en general, poca novedad salvo algunos pequeños detalles en el llamado “caso Cabacas” publicados en Gara. Ponemos el Teleberri y nos cuelan como primera noticia a Urkullu repartiendo loas y medallas al mérito a diversos ertzainas (auxilio o accidente de tráfico, lo mismo da). Inciso: curioso el celo en premiar a algunos funcionarios mientras otros (médicos, maestros) son ninguneados o carecen de similar reconocimiento público. ¿El titular del evento? Lo “exasperante” que le resulta a Urkullu la tardanza de ETA en disolverse. Teletipos y agencias multiplicaron lo exasperado que se encuentra el lehendakari. Sobre Cabacas ni media palabra. Será que el caso no lo exaspera.

Si las principales noticias del domingo eran actos a favor del euskera o datos sobre la muerte de Cabacas, basta que Urkullu condecore policías y critique a ETA para que esta se convierta en la noticia del día en TeleBatzoki. He ahí la agenda del PNV: manto de silencio sobre Cabacas, condecoraciones al cuerpo que provocó su muerte y entorpecer la labor de la justicia. Burda maniobra de distracción, lenda.

.

Decimos que están entorpeciendo la investigación porque el departamento de seguridad de Lakua se ha negado a darle a la jueza el protocolo para la disolución de manifestaciones vigente aquél fatídico día. Cualquiera con dos dedos de frente apreciará que el protocolo no se cumplió, a no ser que en él se recomiende cargar sin avisar y cuando no haya problema alguno. Asimismo, ha desaparecido, como por arte de magia, el registro de escopetas y pelotas utilizadas por la Ertzaintza ese día. Ni protocolo ni registro del material. Y, señores, aquí no pasa nada. Quién sabe, lo mismo alguna de las medallas que repartió Urkullu fueron para algunos responsables de esta chapuza, por desgracia, mortal.

El PNV y más concretamente Estefanía Beltrán de Heredia prometieron a familia y sociedad investigar el caso. Un grano más de la eterna campaña electoral. Ganaron las elecciones y lejos de cumplir con su palabra actúan en una dirección radicalmente opuesta. El calificativo de mentirosa es lo menos que se han ganado ella y, por ende, el partido al que representa. ¿Los que acusaban a cierto sector de intentar politizar el caso no ven aquí una instrumentalización política del dolor?

Todo esto nos lleva a reafirmarnos en aquello que dijimos hace menos de un mes (enlace). Las preguntas siguen vigentes. Respondan de una vez porque su legitimidad sigue en entredicho y lo mismo les cuesta votos. Sí, es un planteamiento mezquino, pero estamos seguros de que a alguna se le hace conocido el modus operandi. Respondan, por favor, aunque sólo sea por el miedo a perder cuatro cochinos votos.

Anuncios

Iñigo: mentiras y preguntas sin respuesta.

Este fin de semana, filtración a Vocento mediante, hemos sabido que un suboficial de la Ertzaintza ha sido imputado por el asesinato de Iñigo Cabacas. Ya son 5. Lo curioso de la noticia es que este último imputado negó a la juez Torres que ordenara cargar, mientras sus subordinados testificaron que fue él quien les dio orden de “cargar” y “disparar pelotas”. Obviamente, alguien en la Ertzaintza miente, pero nadie se sonroja.

No obstante, aún más sonrojante resulta que “Ugarteko”, el mando que dio la orden de cargar a sabiendas de que no había ya problema alguno en el callejón, siga sin ser imputado y que el máximo responsable policial de todo aquel dispositivo haya sido ascendido.

Ares

Este ascenso, el montaje de Ares, las mentiras de Beltrán de Heredia a los allegados de Cabacas o el rechazo del Parlamento Vasco (PNV, PSE, PP y UPD) a crear una comisión de investigación son actos perpetrados por políticos y cuya carga política es más que evidente hasta para un ciego. Asimismo, por si alguno nació ayer, no hay, no existe policía apolítica. Cualquier cuerpo policial, rojo, verde o marrón, en la China maoísta o en la CAV, está a merced, en última instancia, del poder político. Conviene recordar todo esto, ya que muchos acusaron y siguen acusando a amigos y a otros sectores de la sociedad de querer politizar la muerte del joven y sacar rédito político. Normalmente la crítica va dirigida a un espectro político en concreto, en un reduccionismo vulgar e insultante. Parece que molesta que pidamos justicia; y si lo hacemos intentan descalificarnos, en vano, vinculándonos a cierto partido político. Pueril es poco. Como si reclamar justicia y transparencia fuese indigno. ¿Acaso tienen miedo de algo?

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Muchos ertzainas insisten que fue un accidente. Tengamos un acto fe. Si es así, podrían ser valientes, es decir, sin pistolas y a cara descubierta, y responder a cuestiones vitales: ¿por qué la Ertzaintza no depura responsabilidades y tranquiliza a la sociedad?, ¿por qué deja pasar tanto tiempo y dilata el proceso?, ¿por qué sigue utilizando pelotas de goma, ahora que ya saben que matan?, ¿por qué este corporativismo?, ¿por qué se ordena cargar si hay calma?, ¿cuánto de esbirro o perro hay que tener en la sangre o en la nómina para acatar órdenes injustas y lesivas? ¿qué clase de órdenes políticas reciben de sus superiores políticos?, ¿tienen ordenes de “arriba” en este “Caso Cabacas”?, ¿por qué no hay videos de lo sucedido, siendo un lugar continuamente vigilado y grabado?, ¿por qué tanto silencio?, ¿quien calla otorga?

Han pasado ya más de dos años desde aquel fatídico día. Cada minuto que pasa sin explicaciones oficiales aumentan el descrédito de la Ertzaintza, por mucho que ciertas encuestas intenten disimularlo o tranquilizar conciencias dentro del cuerpo. Aún así, si dieran un paso al frente, dijeran la verdad y dejaran de hacer el avestruz, TODOS ganaríamos. Desde la familia y amigos de Iñigo hasta toda la sociedad, incluso la propia Ertzaintza como institución. De lo contrario es lógico pensar, junto con los padres de Iñigo (Elkarrizketa irakurri), que cualquier funcionario con borreguillo pueda ser quien apretó el gatillo aquél día.

Para los espíritus sensibles que tras haber matado, de momento impunemente, todavía se sienten víctimas: esto no va de desacreditar; lo que queremos es saber la verdad y que se haga justicia, caiga quien caiga y sin pactos en la trastienda. ¿Es tanto pedir?

Manifa por Iñigo: la contracrónica

Muchas han sido las noticias sobre la manifestación y los actos del sábado. Menos de las que nos gustarían, dicho sea de paso.

Fue un día de contrastes. Mucha solidaridad, desde grupos de hinchas antifascistas de todo el Estado a músicos, ciudadanos, hinchas del Athletic y sobre todo, los incansables familiares y amigos de Pitu, con un saber estar y una dignidad que es digna de admiración. Para todos ellos nuestro más sincero reconocimiento.

No queremos decir nada que ya se haya dicho. Los que han querido y podido estar han estado, y los que no han querido, se han escondido en las cloacas. Como siempre. Pero llama la atención la nula representación del Athletic Club. Creemos que debería revisar de arriba abajo todas sus guías de actuación desde el punto de vista humano, porque no se entiende que no hayan dado noticia desde Ibaigane desde aquella escueta (y forzada) nota que publicaron hace ya dos años. Contrasta con sus actuaciones tan sentidas en otras ocasiones. No lo entendemos, pero allá cada cual con su conciencia.

Sabiendo además el impacto que podría tener cualquier actuación en este sentido, que sin duda ayudaría a la difusión del caso.

10175064_10152321003824304_4763268629344603463_n

Para más inri, los amigos del Correo, otra vez haciendo de abogados del diablo, dan una cifra de medio millar de asistentes a la manifestación bajo una foto que claramente muestra otra cosa. Puede parecer un detalle baladí, pero cualquiera que les conozca sabe que no lo es. Qué manera más poco sutil de restar importancia a una movilización que sumó bastantes cientos más (menos de los que nos gustaría, también es cierto). Por otro lado, Deia y EiTB en su línea. Los medios del establishment guardaron su artillería de propaganda y dieron la noticia de refilón y a otra cosa mariposa. ¿Somos los únicos que pensamos que hay muchos interesados en pasar página y que moleste lo mínimo este asunto? ¿Tan incómodo es pedir justicia para un inocente asesinado por un policía cabrón, que recibió una orden de un mando cabrón, a su vez ordenado por un político cabrón? Porque en otras ocasiones les ha faltado tiempo para estar detrás de una pancarta. Cualquiera podría pensar que lo único que les motiva es el rédito político que sacan de ello… ¿no?

Sí, ya sabemos que algunos pensaréis: “ya están estos pesados otra vez con sus conspiranoias, aprovechando las circunstancias para criticar”. Pues os diremos que, tras lo vivido ayer, desgraciadamente, tenemos la certeza de que si los amigos y familiares de Iñigo, las hinchadas y la plataforma de apoyo no se estuvieran movilizando, los políticos ya habrían enterrado este tema en lo más profundo de su vergüenza y los medios ni lo habrían mencionado.

Estamos más que cansados de las lágrimas de cocodrilo de políticos, medios y demás chusma. Queremos justicia. Y la queremos ya.

Aprovechamos para hacernos eco de la kalejira que irá desde el callejón hasta San Mamés el lunes a las 21.

10168232_440517766085777_637498897497883423_n

 

Pitu, bi urte gurekin

Dos años contigo, dos años sin justicia, dos años sin descanso. Algunos te conocíamos de vista, otros a tus amigos, otros de nada, y sin embargo, todos nos sentimos igual. Eras uno de los nuestros. Tu cuadrilla podía ser de Basauri, Sestao, Barakaldo, Bilbao, Getxo, Arratia o cualquier otro lugar de los tantos que se juntan para disfrutar de las previas y los post partidos del Athletic en el callejón de María Díaz de Haro. Sí, para disfrutar, que es a lo que habías ido.

Tuvimos la gran suerte de habernos ido a casa aquella aciaga noche y no hacer algo que solíamos hacer habitualmente, potear por esa zona y quizá acabar en el callejón. La mañana siguiente, antes de conocer la noticia de que estabas herido, alguien comentó: “¿sabéis la razón por la cual Pozas se convierte en una mezcla de Bagdad y Chechenia después de los partidos europeos?”

ATHLÉTIC BILBAO - REAL MADRID

Esa pregunta, sin quererlo, describía a la perfección el ambiente que se venía creando en los alrededores de San Mamés en los últimos meses, con cargas, pelotazos y actitudes policiales totalmente descontroladas y sin ningún sentido. Y entonces, algún mando, o quizá algún político, o quién sabe, todos a la vez, tomaron la decisión más irresponsable, injustificada y peligrosa, mandar cargar en un callejón lleno de gente y disparar sus pelotas a quemarropa. Las transcripciones de las comunicaciones son claras.

Mucha gente se ha preguntado: ¿cómo es posible que no murieran más personas si dispararon tanto como dicen los testigos presenciales? La respuesta es fácil, estamos demasiado acostumbrados y la gente corrió a refugiarse intuyendo lo que les venía encima. Dicen que la cabra tira al monte, y ese día, las cabras con casco y escopeta pelotera no hicieron más que lo que habían hecho en tantas ocasiones. Sin embargo, en ésta, a alguno se le fue de las manos total y voluntariamente.

Un conocido, asiduo a muchas manifestaciones y que estaba tomando algo en aquella esquina, a escasos metros de uno de los policías, nos lo describió bien: “bajó uno de la furgoneta, y sin más, nada más bajar, se puso a disparar a todo lo que se movía, hasta el punto de que algún mando o compañero le tuvo que decir que se tranquilizara después de unos cuantos disparos”. Nuestro conocido, sabiendo bien cómo solían acabar esas situaciones, echó a correr hacia la Gran Vía sin mirar atrás.

trailer_cabacas_naiz

Poco más hay que decir sobre la actuación policial de ese día. Con ver el documental se comprueba con qué tipo de personas se tuvieron que enfrentar aquel día los amigos de Iñigo y Laia, la valiente malagueña que le atendió sin conocerle de nada. La afición del Athletic siempre estará en deuda contigo.

Y en éstas estamos, dos años después. Nos seguimos atormentando preguntándonos si podíamos haber sido nosotros, si podía haber sido cualquier amigo o familiar… pero fuiste tú. Y la desgracia hizo que de forma automática, te convirtieras en uno más de nuestra cuadrilla, una cara conocida y querida, que nunca olvidaremos, y que siempre estará presente. Incluso han bautizado una grada y una plaza con tu nombre, quién te lo iba a decir.

i_igo_cabacas

Así que este año, segundo aniversario, queremos dedicarte un poema que leímos en una de las muchas dedicatorias que aquellos días fueron colgadas y pegadas en el lugar donde caíste herido.

Izar batek zerutik

klaritatez beterik

gauaz ere argitzen du

beste ororen gainetik;

dudatzen dut baduenentz

mundu hontan parerik.

JUSTIZIA IÑIGORENTZAT!