Olor a puro

Hay a quien una canción le transporta a un lugar, persona o recuerdo, están los que relacionan un paisaje con su infancia y las vacaciones. O bien a quienes la hierba cortada y los trozos de barro desprendidos de las botas, el olor a réflex y a esparadrapo le llevan hacia su época de jugador, le evocan compañerismo y la emoción de saltar al terreno de juego. Está también el aroma a mar y a salitre, a monte, a primavera. Algunos sentidos son muy potentes a la hora de activar las inescrutables conexiones cerebrales que provocan que el añorado pasado vuelva. En nuestro largo caminar como hinchas del Athletic, quizá el olor a puro es el inconfundible sentido que nos devuelve a un estadio vetusto, de los de antes, donde la fina lluvia en nuestra piel, el rumor de la marea humana hacia las puertas, y el escudo del Athletic dominando Pozas completaban un póker de sentidos que, aunque idealizados y resumidos en el tópico “cualquier tiempo pasado fue mejor“, siguen representando nuestro ideal futbolero.

Durante los últimos años se han extendido los lemas contra el fútbol moderno, y como todas las modas, de tanto usarse pueden volverse anodinas, vacías y superficiales, aunque no por ello dejen de ser el reflejo de un cambio abrupto, traumático, de algo roto en el interior.

san-mames-fuera.jpg

Caminando hacia San Mamés el otro día, por las mismas calles de antes, reflexionábamos sobre ello, sobre esa desconexión evidente entre el pasado y el presente en nuestro universo rojiblanco. No intuíamos el rumor en las calles, y al mezclarnos con la marea humana, a lo lejos veíamos una pantalla que ha sustituido torpemente al antiguo escudo. Ya no había viejos fumando puros en las puertas de acceso, fueron sustituidos por hombres trajeados y azafatas que aguardaban a los Very Important People. El aroma a césped del interior también había desaparecido. Ningún sentido despertó para hacer de esas dos horas algo especial, íntimo, deseado, fuera de lo rutinario.

En un proceso global, de Highbury a Upton Park, del Wanda Metropolitano a San Mamés, se han unificado sentimientos, metiéndolos en un mismo frasco y poniendo nombre al producto. Porque es eso lo que es el fútbol moderno, un producto en envoltorio cutre, de venta en tienda oficial a un alto precio. Y al hincha le han despojado de todo sentimiento convirtiéndolo en cliente. Soñábamos con un Athletic diferente pero nos despertamos con un Athletic igual. No igual al de antes, igual a los demás. En este proceso doloroso ya no nos quedan referentes, ni siquiera podemos consolarnos en el viejo Lasesarre en alguna fase de ascenso en sus gradas fabriles y sus tribunas de madera. Ya sólo nos queda Las Llanas, hasta que suba a Segunda A y se lo lleven por delante, como a todos.

Seguiremos la búsqueda de nuestro tarro de las esencias, ese que al destaparlo nos transporte a nuestro querido pasado, a nuestro olor a puro, el tarro que han intentado transformar en museo y que no ha conseguido sino que odiemos más el edificio que lo contiene. Porque tristemente, hau da San Mamés.</p>

Anuncios

Información, polarización, seguidores e hinchas

**Colaboración de Animazio Harmaila

Septiembre del 97, treintaidosavos de final de la UEFA, comienzos de la temporada del Centenario, Luisfer en el banco y la gente con ganas. Rival de entidad, mucha calidad en su plantilla, con la “brujita” Veron o Klinsmann entre otros, un equipazo, diría que mejor, hombre por hombre, que el compuesto para la agónica final que perdió ante el Barcelona, con el antológico gol de Koeman in extremis.

80025345

Bilbao – Génova, aproximadamente 3000 km. entre ida y vuelta e incontables horas, sobre todo en autobús. Y como única preocupación, cuadrar cuentas con lo ahorrado, poner ojitos de cordero ante aita, amama edo izeko, pedir adelantos de cumpleaños y/o Navidades para sufragar el viaje al país transalpino, buscar una excusa para faltar a clase…

¿Será muy caro el tabaco allí, y la birra? ¿Podremos meter la bota de vino al campo? ¿Frío? ¿Pillaremos cacho? ¿Y cómo se llega allí? ¿Hace falta pasaporte? ¿Y en que polideportivo nos duchamos? Mil y una dudas de un aficionado joven, poca o nula experiencia en viajes mas allá de Pirineos, e inocente, por decirlo de alguna manera, respecto a lo que podría deparar visitar el Luigi Ferraris.

Pero eso si, con ganas de txufla, aventura y Athletic. Ganas de Athletic. Los insulsos finales de los 80 y lo transcurrido de los 90, deportivamente hablando, comenzaban a remontar tras el fogonazo europeo de la mano de Heynckes, y el stepitoso  estrepitoso año con Dragoslav. El doblete, aunque realmente ya en la lejanía, aún parecía, de alguna manera, un objetivo futurible, que todo esto solo era fruto de una mala hornada de Lezama, que pronto volveríamos a luchar por todo…

Y aunque el Athletic no estaba en su mejor momento, y aunque nunca ha sido seguridad de buenas noticias emocionalmente hablando, Athletic y el domingo a las 5 era la parte que completaba el círculo del ocio de la juventud. Sí, OCIO. Ir a San Mamés entretenía, divertía, te relacionaba con la gente, pasabas el rato, era una opción lúdica real, y aunque no regular para la mayoría de bilbaínos, sí que entraba dentro de las posibilidades de divertimento un puñado de veces al año. Y eso que había buena competencia… Aún vibraban las 7 calles, Baraka, Pozas, Portu… ya rulaban las primeras plays chipeadas por el videoclub del barrio, algún pudiente ya disponía de internet en casa, incluso móvil.

Pero el ocio se distribuía, grosso modo y en orden horario, entre futbolines / time crisis en salas de recreativos, hacer unos litros y arrimar cebolleta en algún disco-pub mientras sonaba, con suerte, song-2 de Blur en vez del wannabe de las Spice Girls; compartiendo y haciendo una puesta en común entre los colegas lo sucedido la noche del sábado, ya el domingo, en el fútbol.

Ahora dile a un adolescente que deje los youtuber, el LOL, el porno, whatsapp, facebook, twitter, instagram, Tinder, fifa pro, RETA, ir al local/lonja, por gastarse 50 € en una entrada al campo, donde imperan unas restricciones absurdas, te tratan como ganado o peor, no conoces a nadie a tu alrededor y encima ni siquiera puedes vivir el partido como te gustaría, porque molesta. Difícil concretar en qué momento ir al fútbol pasó de ocio a otra cosa.

Hoy en día, en un imaginario partido VS Sampdoria en fase de grupos, a comienzos de temporada y tras una larga sequía en cuanto a participaciones europeas, todas esas “inocentes” dudas sobre el viaje se resolverían a golpe de Google, y a su vez surgirían otras dudas, percepciones, miedos…provocadas por lo leído en internet. Todo el viaje organizado desde la salida hasta entrar en tu casa a la vuelta, sabiendo cuantos km exactos recorreríamos, cuánto costarían los peajes con la aplicación de maps. Estancia reservada con airbnb o similares, con fotos y situación exacta en el mapa. Conoceríamos de antemano dónde podríamos comer o salir a tomar algo. Conoceríamos la normativa exacta de acceso al campo, o la normativa particular que exigiría la propia Sampdoria o el Athletic para este desplazamiento, precio exacto de la bebida dentro del campo, si sirven alcohol, que asiento nos toca…

Sabríamos ya de antemano si podría haber o no problemas con la hinchada local, si Ultras Tito son de tal palo o del otro, si aun siendo “del rollo” tienen o tuvieron amistades “no toleradas”, qué encontronazos han tenido con otros grupos y por qué, nombres de garitos donde paran, zonas, capos o subgrupos dentro de la gradinata sud di marassi…

Una cantidad ingente de información que nos elimina la gran mayoría del factor sorpresa, aventura. Amén de que en la horquilla de precios en los que nos manejaríamos entre entrada, viaje y estancia mínima, tirando por lo más low-cost posible, eliminaría de un plumazo la posibilidad de viajar al grueso de la chavalería. Así que entre el ya “saberlo todo”, y estos precios, se nos queda una excursión a Italia para la mediana edad con todo incluido, traslado al hotel y visita con guía incluida. Un plan nada atractivo para la juventud. Es difícil adquirir pasión por algo cuando se pierde el placer de descubrirlo por ti mismo.

No malinterpretéis, ni somos tecnófobos, ni estamos en contra de acceder a toda información posible. Pero vemos que hay un desfase entre toda la información a la que podemos acceder y la que podemos asumir. La información es buena, siempre y cuando podamos asimilarla. Un bombardeo continuo de tanta información hace que, de alguna manera, nos posicionemos, e incluso nos atrevamos a sentar cátedra para cualquier tema, para cosas que desconocíamos 5 minutos antes, sin haber tenido tiempo para informarnos bien, y así podernos labrar una opinión fundada, y no un copy-paste de 2 o 3 ideas que creamos correctas al respecto. Esa rapidez e inmediatez en la que vivimos, y exigimos, ha cambiado la forma de relacionarnos.

Una pasión como lo puede llegar a ser el fútbol exige tiempo, paciencia y espera. No puedes apasionarte por la poesía si ya conoces toda la obra de Garcia Lorca o Mahmud Darwish desde el primer momento. Una pasión por algo exige ir descubriéndola poco a poco, asimilando y paladeando cada nueva experiencia.

Esta sobre-información hace que entremos en un juego continuo y perverso de tener que posicionarnos, cada día, en un sinfín de debates que surgen a nuestro alrededor, sin que hayamos pedido participar y para que, de primeras, carecemos de opinión. Y especialmente en el fútbol, que para rellenar horas y horas de tertulias insulsas nos atosigan con supuestos debates, desde Clemente o Sarabia, con opiniones formadas casi exclusivamente a base de leer la prensa local, pasando por el Arrate o Lertxundi de los 90, habiendo ya tertulias radiofónicas varias y programas de TV específicos, a la actual encrucijada sobre la continuidad o no de Cuco o Urrutia y los posibles candidatos a ocupar el banquillo y el palco, con opinadores profesionales que esparcen su discurso cada noche, cuentas de Twitter con contactos y exclusivas, encuestas, grupos de Facebook llevados por gente con ganas de popularidad…

Esta necesidad de inmediatez para saciar los debates en los que nadamos cada día hace que solo podamos ofrecer respuestas fáciles, más fáciles incluso que el propio debate. Se quedan por el camino los análisis profundos y solo sobreviven respuestas simplistas. Y esas simplezas acaban por acapararlo todo, y lo que podría considerarse un debate se convierte en una especie de encuesta de 2 opciones. Todo acaba polarizado a dos únicas posiciones.

  • Bielsa o no Bielsa
  • Llorente o no LLorente
  • Tuchel o L. Enrique
  • Athletic o anti-Athletic
  • Seguidor o Ultra/Fanático/Hintxa

Y a su vez, esta polarización de respuestas estándar, a preguntas o debates que requieren un análisis mas sesudo, construyen una corriente de opinión que acapara seguidores que se basan, la mayoría, en si se siente a gusto en esa conclusión. Así que nos encontramos con gente que realiza un recorrido inverso en cuanto a la formación de una opinión. Primero, se decantan por una conclusión en la que se sienten cómodos, gracias a ideas finales, super resumidas que que sacia su sed de respuesta momentánea del debate de moda. Y después, van buscando, online, ideas que refuten esa conclusión.

Esta facilidad de posicionamiento tiende al radicalismo y al inmovilismo. Gente que defiende “a muerte” su idea, SU idea, sin que haya posibilidad de escala de grises, ni posible debate.

Y esta dinámica, llevada a todos los ámbitos sociales, nos lleva a que mucha gente vuelva a polarizarse, otra vez,  a otras dos opciones. Tomar parte o pasar de todo. Activistas VS padefos. Perdiéndose una importantísima “clase media”, que si bien no eran parte activa, eran parte importante y se contaba con ella para el día a día.

Clientes / Seguidores VS Hintxas / Fanaticos / Ultras, que es lo que nos toca.

Se ha perdido toda esa clase media que acudía al estadio con alegría y ganas de fiesta sin ser parte activa de ningún nombre gordo de los fondos. Se ha perdido toda esa gente que cantaba, agitaba la bufanda y ondeaba la bandera desde su asiento.

La gente que ha decidido ser parte de un club, ya sabe de antemano dónde quiere sentarse y por qué y ya tiene formada su opinión de cómo se vive un partido aquí o allá, qué tipo de gente hay aquí o ahí, y ya sabe que le tiene que ofrecer el equipo a él para sentirse bien. No ha adquirido una pasión, la ha comprado. En un momento de su vida, ha decidido pagar porque le entretengan, cual suscripción a netflix, solo que piensa que por ser un precio anormalmente alto, el entretenimiento debe ser mayor, o de mayor regularidad. Y además, su umbral de satisfacción depende de las conclusiones de debates artificiales que haga suyas en determinado tiempo.

Gente que no ha tenido la suerte de ir creciendo y disfrutando año a año con sus más y sus menos del Athletic. Gente que no ha podido desarrollar una verdadera pasión, o que la que ha desarrollado, está basada en artificios más que en sentimientos, que es lo que verdaderamente cuenta. Y esta falta de gente apasionada tiene que ver, y mucho, en esta nueva clase de espectadores / socios que acuden a San Mamés. El campo ahora se divide entre gente que va a que le entretengan y gente que se entretiene.

Así pues, centrándonos en nuestro San Mames, si por arte de magia nos cayera un pellizquito con el que poder sufragar hacernos socio, entraríamos en esa dinámica de polarización continua: Tribuna Vs Herri Harmaila

Y una vez elegida, nos volverían a poner dos puertas para elegir cruzar cada partido:

  • Pitar a Susaeta VS pitar a San José
  • Gritar contra rivales que me han dicho que son no sé qué VS aplaudirles y homenajearles
  • Pitar cánticos o seguirlos
  • Hacer minuto de silencio o quedarme fuera

Etc…

Nos hemos dejado por el camino, buena parte de esa ilusión, y de las ganas de descubrir que nos depararía el próximo partido. La emoción de descubrir. Ojalá la recuperemos algún día.

SANKT PAULI, otro fútbol es posible

*Colaboración de Animazio Harmaila

Ya llego el verano ya llego la fruta, el que no se agache es un hijo…

Ya llego la maravillosa época estival, época de temperaturas obscenas, guiris (y no tan guiris)en sandalias con calcetines, camisa marcando axila oscurecida camachil y el comienzo del páramo futbolístico veraniego, que este año a falta de una entretenida euro-hostias con sus rusos y sus  ingleses y sus cosas, y a puntito de terminar las distintas fases de ascenso, nos hayamos ante un horizonte  yermo de actividad, mas allá de distintos torneos infantiles-juveniles ultramercantilizados, que crecen y se reproducen como por esporas a la par de los festivales musicales veraniegos.

Así que ante este panorama, qué mejor que un buen libro para esos ratos en la toalla en la playa o esas tardes de domingo para mitigar un poco la resaca tras el Azkena, las fiestas del Carmen o txapel-reggae.

ST PAULI
“otro fútbol es posible”

Carles Vinyas y Natxo Parra nos relatan en este libro, bajo el hilo conductor del fútbol, una parte de la historia reciente de Alemania, Centro Europa y los distintos movimientos sociales que surgieron tras la Segunda Guerra Mundial, el fin de la Unión Soviética y la caída del muro y la reciente Unión Europea tras el Tratado de Maastrich.

Quien mas quien menos habrá oído hablar sobre el Sankt Pauli, su icónica calavera, sus ultras y sus acciones reivindicativas y tendrá una idea aproximada de cuál es el rollo que lleva este club de culto. Pero pocos sabrán que no todo el monte es orégano, y cómo empezó la mentalidad revolucionaria del Sankt Pauli como institucion y su afición.

Un recorrido histórico-futbolístico, partiendo de mediados del siglo XIX, pasando por todo el siglo XX y acabando hoy en día. Fans, seguidores, ultras, skinheads, okupas, sqatters, trabajadores del sexo y el barrio rojo, policía, políticos, punks, kuttens….junto a la evolución de una barrio, un equipo de fútbol, una ciudad, un país, una pizca de corrupción, gentrificación, nueva ola de policorrectismo….

Un repaso completo de la sociedad de Hamburgo, y cómo ha evolucionado todo, y la demostración de cómo, queriendo, se puede rebajar muy mucho el grado de marcantilizacion de un club, y cómo se puede ganar en participación de la masa social en la toma de decisiones del propio club.

Es un libro denso, que posiblemente requiera de varias lecturas para poder hacerse con una idea general plena de la historia del Sankt Pauli, ya que contiene centenares de anotaciones, que de ser leídas a la vez que el propio relato, nos cortan el ritmo y nos inundan con demasiada información que nos nubla la posibilidad de fijar los contenidos que estamos leyendo.

 

libro 1
Pero que en una primera lectura, ciñéndonos casi exclusivamente al relato, satisface gustosamente la curiosidad por este club tan singular.

Como critica negativa, nos pareció demasiado farragoso una parte del libro donde se cuenta con demasiado detalle el devenir deportivo del club de unas cuantas temporadas, con resultados, goleadores, fichajes… y semi-crónicas deportivas de algún encuentro que mas allá de curiosidad para los fans de la estadística, no aportan demasiado al libro.

También echamos en falta alguna entrevista de alguien relacionado bien con el propio Sankt Pauli, bien con algunos de los movimientos sociales de Hamburgo que pudiera haber aportado un contrapunto subjetivo de lo que se vivió y se vive allí.

En general, un fantástico libro que cumple de sobra con las expectativas, de casi 300 paginas, con prólogos de Quique Peinado (periodista y columnista, autor de los libros “futbolistas de izquierdas” y “a las armas”) y Deniz Naki (jugador kurdo con una jugosa historia que algo nos cuenta el libro) que harán las delicias de aquellos que busquen algo mas allá de JOL, Iñigo Larva y compañía.

wer hat uns verraten? sozialdemokraten! wer verrat uns nie? SANKT PAULI!
FUßBALL GEGEN NAZIS!!

Beste futbol bat posiblea da
Bejondeizuela

*Más info y compra en Capitán Swing: http://capitanswing.com/libros/st-pauli/

Athletic Club Shop: ¡Arriba las manos!

Creíamos que lo habíamos visto todo cuando el Athletic publicó que BBK patrocinaría la manga izquierda en Liga y el torso de Kike Sola en Champions. Pero qué grata sorpresa cuando nos hemos pasado por la tienda online del Athletic, a raíz de un artículo de “Los otros 18”, y hemos comprobado que el precio de la zamarra rojiblanca es de 85 euros, módico precio para la adinerada hinchada rojiblanca, que acostumbrada a decir aquello de “¡que somos de Bilbao, txo!”, se tragará gustosa el enésimo detallazo de la Junta directiva con sus aficionados.

AthleticShop3

Hace unos meses, desde la Fundación se nos comentaba lo mucho que reflexionaban sobre las críticas. Ya vemos. Duplicar sponsors y no dar cifras al respecto ha sabido a poco al club y tampoco se han dignado a redactar ni media línea de información sobre el margen que saca el club, el que saca Nike y dónde están fabricadas las camisetas. Casi mejor, ¿verdad? Porque cuando leemos en internet que las camisetas están hechas en un 96% de botellas de plástico reciclado nos dan ganas de buscar un tutorial de Bricomanía para hacernos nuestra propia zamarra. ¿A cuánto está el kilo de plástico reciclado? ¿Nike se ha vuelto ecologista o está abaratando costes?

En una cosa sí tienen razón cuando apelan a los valores del club desde las altas instancias. Somos diferentes. Tanto, tanto, que somos los más caros, igualando el precio de las camisetas del Real Madrid y el FC Barcelona. Desde luego, vistos los precios de la tienda oficial, no sabemos qué hace el Athletic abriendola en San Mamés y no en la Quinta Avenida de Nueva York. Si estamos destinados al mercado de lujo, qué coño, a por todas, tienda del Athletic al lado de Louis Vuitton en Londres.

Ya estamos visualizando la vestimenta de los futuros pobladores de los palcos Vips. Camiseta con fular al cuello y pantalón de mil rayas. Perfecto para una tarde de fútbol entre el chin chin de las copas de champán y el cras cras de los percebes, sin olvidar unos bomboncitos. ¡Sebastián, los Ferrero, que ha marcado Aduriz!

AthleticShop1

Como más de uno estará preocupado por lo que le saldrá la temporada, allá va un presupuesto a medida para el prototipo de bazkide barria que quiere esta junta para la 2014-15:

  • carnet de tribuna + cuota de entrada: 2300 €
  • suplemento Champions o Europa League: 100 €
  • equipación (txapela y pin de oro opcional): 85 €
  • 1 viaje con la agencia oficial del club a destino europeo a pensión completa: 650 €
  • Bufanda + bandera patrocinada: eso corre a cuenta de BBK, San Miguel, Euskaltel o Petronor, ¡detallazo!

Pues nada, agradecemos a la directiva la idea de Gure Estiloa que propone a la afición y tomamos nota, ya no se nos ocurrirá ir como pordioseros con carnet de grada, bufandas hechas a mano y camiseta del año de la Polka a animar a nuestro Athletic.

 

FC United: fútbol y democracia de la mano

A más de uno le sonará la historia del FC United, un club que antepone valores a negocio y que precisamente fue impulsado por hinchas hartos de la deriva mercantil del Manchester United. Hace unos meses hablábamos de este proyecto en un reportaje que incluía un par de instructivos vídeos (enlace) y en esta ocasión os traemos un testimonio de primera mano gracias a John, un involucrado hincha que nos ilustra la filosofía del club. Visto lo visto, United sólo hay uno, y es el FC.

shapka

  • ¿Cómo puede ser que aficionados de un club tan laureado como el Manchester United acaben animando a un equipo que empezó en la décima división? ¿Cuál es el proceso que os llevó a esa decisión? Tuvo que ser muy duro y muy extraño cambiar de colores, algo así como un divorcio. ¿Alguno sigue yendo a Old Trafford o fue algo definitivo?

Un grupo de hinchas a finales de los 90 y principios del 00 se habían hartado de una serie de cambios. Se estaban cambiando los horarios y las fechas por la televisión, se obligó a los hinchas a sentarse en estadios de todo asientos (y se expulsó de los campos si no cumplían con esto y el ambiente decayó debido a esto y la dilución de los hinchas por parte del Manchester United deliberadamente asignando entradas a hinchas no fijos para partidos importantes (para que los “viajeros de un día” compraran merchandising). La lucha en la 98/99 para evitar que Sky Television comprara el Manchester United había radicalizado a un núcleo de hinchas y, por entonces, alguno ya había sugerido la idea de formar un club llevado por hinchas si Sky hubiera llevado a cabo su idea. Así que cuando la familia Glazer por fin consiguió comprar el MUFC, se recuperó la idea y el FC United nació en 2005.

Fue muy difícil para muchos de nosotros tomar la decisión de dejar a nuestro primer amor. Sin embargo, la determinación mostrada para fundar el club ha permanecido en un núcleo de unos 2.000 hinchas y son los que llevan el club adelante. Alguno, como yo, nunca ha vuelto a Old Trafford, otros ven al MUFC si se les ofrecen un carnet o entrada y otros siguen teniendo el abono anual del MUFC y ven al FC United si el MUFC no juega. Todos apoyamos al equipo todavía, no así al club. Ven al MUFC por la tele cuando el FC United no juega.

File photo of Manchester United fans protesting against the proposed sale of the club to US tycoon Malcolm Glazer.

  • ¿Cómo afectó todo esto a vuestra relación con hinchas del United que siguen apoyando a ese club?

Hubo un montón de discusiones durante los dos primeros años pero la mayoría de ellas han desaparecido ya.

  • El estadio ya está a medio construir. ¿Cómo se ha conseguido que sea viable económicamente? ¿Os llegasteis a plantear construirlo vosotros mismos, como el Union de Berlin?

Consideramos la idea de usar la ayuda de los hinchas para construir el campo pero hubiera llevado demasiado tiempo construirlo por ese método y la legislación de construcción y seguridad es muy estricta en el Reino Unido. Todavía contribuímos con las habilidades de los hinchas para ayudar a equipar el campo y construir instalaciones adicionales una vez que hemos tomado posesión del campo.

  • ¿Cómo es la escena futbolera inglesa en la división en la que os encontráis actualmente? ¿Hay hinchadas tan numerosas como la vuestra? ¿Hay violencia o se respira un ambiente más relajado?

Llamamos a nuestro actual nivel de fútbol “el fútbol sin liga”. En la mayoría de partidos de este nivel, el ambiente es muy relajado con los hinchas mezclados y charlando felizmente entre ellos. Tenemos de media una asistencia de 2.000 hinchas en los partidos de casa, mientras que otros equipos a este nivel tuvieron la temporada pasada una media de entre 172 y 949 hinchas en los partidos de casa. Reunimos entre 400 y 1.000 hinchas para los partidos de fuera. Nuestra hinchada genera un ambiente excelente con su “90-90”, esto es, el  90% de los hinchas cantando durante 90 minutos.

  • En los vídeos de la afición que hay en internet hemos podido ver un notable repertorio de canciones. ¿Qué influencias tenéis para componerlas y cómo las dais a conocer a la afición?

No hay una organización real! En el verdadero estilo de fútbol punk, se anima a todo el mundo a cantar sus cánticos al resto en el pub o en el tren o en el bus camino del partido. Si es buena, todos la cantarán en el siguiente partido.

  • ¿Hay espacio en las 2 primeras divisiones de las ligas europeas para luchar desde las gradas contra el fútbol moderno o es predicar en el desierto y no vale la pena?

Nos gustaría tener la oportunidad de intentarlo! Queremos demostrar que los clubs llevados por hinchas pueden funcionar a los niveles más altos pero no nos endeudaremos para conseguirlo. Estamos atrayendo cada vez más atención en Inglaterra y desde fuera, ya que hemos demostrado que la democracia puede operar en los clubes de fútbol durante un periodo prolongado y que los hinchas pueden construir un campo de 6 millones de libras y 5.000 localidades que generará beneficios comunitarios diarios. Alguno dijo en mayo de 2005 que no duraríamos hasta navidades. Recibirán su décima tarjeta navideña en diciembre de nuestros hinchas! Con el paso del tiempo, hemos ido creciendo en la creencia que los clubes de fútbol regidos democráticamente por los aficionados pueden tener éxito y no tenemos temor alguno en decir que hay otro modelo por el cual los clubes pueden poseerse y dirigirse.

  • Cuando un magnate compra un club también adquiere en cierto modo (o lo pretende al menos) los valores añadidos que tiene dicho club, a menudo valores de clase obrera e izquierda ligada a la ciudad. ¿No hay modo de luchar contra esa mercantilización?

Es muy difícil para los aficionados luchar contra el deseo de un propietario. Ellos quieren la inversión pero a menudo les disgusta las formas con las que el propietario intenta incrementar los ingresos. La mayoría de los propietarios rechazan los valores del hincha local, tradicionalmente de clase trabajadora, en un intento para atraer al más pudiente hincha de clase media. Los aficionados del FC United comienzan de una base distinta porque los hinchas decidieron la constitución del club y sus valores hace 9 años. Somos una organización democrática en la que los hinchas tienen el voto final (poder de decisión) en temas tales como los precios de las entradas para el campo, el precio de los abonos anuales, el diseño, si surgiera, de la camiseta y cómo debe ser dicho diseño.

  • ¿Cómo funciona el club internamente? ¿Este funcionamiento del FC United lo habéis trasladado a otras experiencias (barrio, sindicato, asociaciones…)?

Los aficionados son dueños del club, quienes eligen una directiva de 11 miembros durante dos años para marcar la estrategia del FC United. Asignan personas para dirigir el club y llevar a cabo la estrategia. Muchos hinchas trabajan voluntariamente para ayudarnos a dirigir el club en el día a día. Contamos con 7 u 8 voluntarios que realizan tareas de administración cada semana y tenemos a otras 100 personas que trabajan de voluntarios en los partidos de casa. Además, contamos con diseñadores de páginas web, comentaristas y productores para FCUM Radio y FCUM Television, entrenadores voluntarios en la comunidad y gente que ayuda con eventos para recaudar fondos. Hasta ahora, las distintas partes del FC United se han instalado en diferentes partes de Manchester, así que no ha tenido un gran impacto en la organización que mencionabais. Cuando tengamos el nuevo campo, esperemos para finales de septiembre, tendremos una base y entonces el barrio podrá ver cómo trabajamos y cómo podría influir en la gente nuestra forma de trabajar.

  • ¿Contáis con fútbol base? Si es así, ¿cuál es la diferencia de llevar a tu hijo a las categorías inferiores del FC y no a otro club?

Acabamos de abrir una escuela. Intentaremos darles una buena educación y una serie de valores con los que pueden vivir sus vidas, además de proporcionarles una formación excelente.

  • ¿Qué opinión se tiene por allí sobre el Athletic Club de Bilbao?

La mayoría de la gente de clase trabajadora del Manchester United admira su independencia y determinación de que sólo pueden jugar vascos en el Athletic. Los hinchas del Manchester United siempre desean tener jugadores de Manchester en el equipo.

* Eskerrik asko a John y al traductor oficial de Alabinbonban.

FC United: football and democracy, hand in hand

Some might be familiar with the history of FC United, a club that places values before business and that was precisely launched by a group of supporters fed up with Manchester United’s commercial drift. Some months ago we talked about this project in an article that included a couple of instructive videos (link) and now we bring you a first hand testimony thanks to John, a committed fan who shows us the club’s philosophy. From what we’ve seen, there’s only one United… and that’s FC.

shapka

  • How is possible that fans of such acknowledged club as Manchester United end up supporting a team that started in the 10th division? What was the process that led you to that decision? It had to be hard and very strange to change colours, something like a divorce. Do any of you still go to Old Trafford or was it something for good?

A number of fans during the late 1990s and early 2000s had become fed up with a number of changes. Kick off times and dates of matches were being changed for television, fans were being told to sit down in the all-seated stadia (and being ejected from the ground if they failed to do so and the atmosphere was being quietened by this and the dilution of the supporters by Manchester United deliberately allocating tickets to irregular supporters for high profile matches (so that the ‘day trippers’ would buy merchandise). The fight, in 1998/1999, to prevent Sky Television from buying Manchester United had radicalised a core of supporters and, at that time, some had suggested the idea of forming a supporters’ owned club if Sky had succeeded. So, when the Glazer family eventually succeeded in buying MUFC, the idea was resurrected and FC United was born in 2005.

It was very difficult for many of us to make the decision to part from our first love. However, the determination shown to start the club has stayed with a core of about 2000 people and they drive the club forward. Some, like me, have never been back to Old Trafford, some will watch MUFC if they are offered a ticket and some still have a season ticket at MUFC and will watch FC United if MUFC are not playing. All still support the team, but not the club. They will watch MUFC on television when FC United are not playing.

File photo of Manchester United fans protesting against the proposed sale of the club to US tycoon Malcolm Glazer.

  • How did this affect your relation with United fans who still support that club?

There were a lot of arguments for the first 2 years, but those have largely died down now.

  • The ground is already half built. How did you manage to make it economically viable? Did you get to consider to build it yourselves as FC Union Berlin did?

The ground will cost about £6 million, of which half has been raised by supporters and friends of FC United. Then we have had grants from Sport England, the Football Foundation and Manchester City Council which has covered most of the other costs. We did consider using supporter help to build the ground but it would have taken far too long to build by that method and building + safety regulations are very strict in the UK. We do still anticipate using supporters’ skills to help fit out the ground and build additional facilities once we have taken possession of it.

  • How’s the English football scene in the division you’re currently playing? Are there fans as numerous as yours? Is there any violence or is it a more relaxed atmosphere?

We call our current level of football ‘Non-League football’. At most matches at this level the atmosphere is very relaxed with the supporters mixing and talking quite happily with each other. We average about 2000 supporters at our home matches and the other clubs at our level averaged last season between 172 and 949 for their home matches. We take between 400 and 1000 supporters to our away matches. Our fans generate an excellent atmosphere with their 90-90, 90% of the fans singing for 90 minutes.

  • In different videos through the Internet of your fans we could see a remarkable display of chants. What are your influences when you compose them and how do you make them known through the fanbase?

There is no real organisation to it! In true punk football style, everyone is encouraged to sing their songs to others in the pub or on the train and buses to the match. If it is good, all will sing it at the next match.

 

  • Is there room in the two firsts European leagues to fight from the stands against modern football or is it like preaching in the desert and not worth it?

We would like to have the opportunity to try! We want to demonstrate that supporter owned clubs can be successful at the very highest level, but we will not go into debt to achieve it. We are attracting increasing attention in England and overseas, as we have demonstrated that democracy can operate in football clubs for a sustained period of time and that supporters can build a £6 million, 5 thousand capacity ground which will have daily community benefit. Some people said in May 2005 that we would not last until Christmas. They will receive their 10th Christmas card in December from our supporters! As time passes, we are growing in confidence that supporter owned democratically run football clubs can be successful and we are not afraid to say that there is another model by which clubs can be owned and run.

  • When a magnate buys a club, also acquires to a certain extent (or at least tries) the added values of the club, often working class and leftist values linked to the city. Isn’t there a way to fight against that commercialization?

It is very difficult for fans to fight against the wish of an owner. They want the investment, but often dislike the ways that the owner attempts to increase revenue. Most owners reject the values of the local, traditional working class supporter in the attempt to attract the more affluent middle class supporter. FC United supporters start from a different base because the supporters decided the club’s constitution and its values 9 years ago. We are a democratic organisation in which the supporters have the final vote (decision making power) on such things as admission prices for entry to the ground, the price of season tickets, whether there should be a new design for a shirt and what that design should be.

  • How does the club internally work? Have you transferred this FC running to other experiences (districts, unions, associations…)?

The supporters own the club who elect 11 Board members for 2 years to set the strategy for FC United. They appoint people to run the club and carry out the strategy. Many supporters volunteer to help us run the club on a day to day basis. We have 7 or 8 volunteers who carry out administrative tasks each week and we have about 100 people who volunteer at home matches. Then we have web designers, FCUM Radio and television commentators and producers, volunteer coaches in the community and people who help with fund raising events. Up to now, the different parts of FC United have been based in different parts of Manchester, so have not had a great effect on the organisations that you mention. When we have our new ground, hopefully by the end of September, we will have one base and then the district will see how we work and may be the people will be influenced by our style of working.

 

  • Do you have a football academy? If so, what’s the difference between taking your son to the FC football school and elsewhere?

We have just started an Academy. We will try to give them a good education and a set of values by which they can live their life, as well as provide them with excellent coaching.

  • What is the general opinion over there about Athletic Club de Bilbao?

Most working class people who support Manchester United admire their independence and determination that only Basque born people can play forAthletic Club de Bilbao. Manchester United fans always like to have players from Manchester in the team.

* Eskerrik asko to John and to Alabinbonban`s official translator.

 

¿Grada subvencionada? ¡Ja!

Venimos escuchando, en las últimas semanas, algunas quejas sobre el “reducido” precio que pagan los socios del sector 110 por ser socios, como si pagar de 300 a 350 euros fuera una minucia indigna de un miembro del exclusivo club en el que han convertido al Athletic. Las quejas vienen sobre todo de socios que estando en filas altas de los fondos, pagan hasta 400 euros más por una distancia de 2 metros, con la única diferencia de estar sentados y un poco más centrados.

Conviene rebobinar la cinta y ver los pasos que nos han llevado a esta situación. En el antiguo campo, muchos de los socios de los fondos, sobre todo en norte, pagaban desde los 320 euros por debajo de la fila 8, hasta los 360 por encima. A estos últimos, si estaban encima de la fila 11, por una localidad “equivalente”, el club pretendía cobrarles 742 euros, una subida escandalosa. El resto, oscilan entre los 398 de una fila por debajo de la 6 y 557 por encima. De facto, conociendo el sector de población representado por los antiguos fondos, se forzaba a esta gente a aceptar las esquinas que les habían reservado en el nuevo campo.

la-foto-21

Ya veis, todo muy sibilino, y lo que es indignante, algunos socios sostienen que esas localidades están subvencionadas por el resto. Es decir, no contentos con dar la patada a la gente de la grada, quieren sangrarles con las cuotas, lo que, en la gran mayoría de los casos, conllevaría el abandono. Éste es el cariño y el sentido de la justicia que tienen muchos socios del Athletic para con los miembros menos pudientes del club. En vez de pedir que les bajen a ellos las cuotas, vamos a pedir que jodan a la grada, mal de muchos, consuelo de tontos. Eso es, sin medias tintas. Ya puestos, que prohiban entrar a la gente de Otxar, o que no se pueda entrar con botas de monte, que es de borrokas.

No parece molestarles tanto que el club gaste varios millones de euros en fichajes que han dado un rendimiento más que pobre, y sí lo que paga el de al lado. O que ofrezcan la friolera que les ofrecieron a Llorente y Amorebieta para que paseen sus Porsche Cayenne por nuestras narices, operación que quieren repetir con Muniain. Menos mal que los 2 primeros rechazaron la renovación, porque igual nos habrían subido las cuotas…

La cosa tiene más gracia todavía cuando uno piensa que con 8000 nuevos socios (¿más unos centenares que se harán este año?), los ingresos estructurales por cuotas anuales subirán como poco unos 4 millones de euros por temporada. Pero de bajar las cuotas, ni hablar, que hay que dar de comer a Balzola con unas obras en Lezama valoradas en 20 millones, que para eso son patrocinadores de la Fundación. Ya sabéis, nunca mordais la mano de quien os da de comer, pero del resto poneos chatos. Los miembros de la grada deben aplaudir con las orejas, porque les han mordido hasta los codos.

Sospechamos, con fundamento, que la directiva es consciente de que los sitios que tradicionalmente ocupaban las peñas de los fondos son bastante golosos económicamente, y esto justifica el exilio de unos, y el aplauso complaciente de otros. Con algo de voluntad e iniciativa, mucha gente podía haber permanecido en la localidad que históricamente ha ocupado y haber aglutinado en torno a ella a mucha gente más. Cualquiera que conozca el mundillo del fútbol sabe que una grada potente y popular con mucha gente joven es un plus y una garantía de futuro. Pero la directiva, con el voto y la aprobación de los socios y de una Asamblea de Compromisarios mansa (¿o era comprada?), ha decidido establecer unas castas, como en la India, y crear el Athletic Club de Golf de La bilbaína. Y con la casta más baja, todo vale, desde cacheos a controles de alcoholemia en la entrada. Cuidado, que lo siguiente igual es entrar con bozal.

La moraleja es clara. Da igual que lleves 30 años de socio pagando una cuota religiosamente, que si viene alguien con la billetera por delante dispuesto a pagar más que tú, te darán la patada y adiós muy buenas. Eso sí, antes de irse pase por la tienda oficial y llévese una bufanda de recuerdo, por unos módicos 30 euros, sin IVA, con la inscripción “Herritik sortu zinalako”.

Por cierto, nos comentan que Hitler se ha cabreado un poco al enterarse de la nueva iniciativa de la grada…

Ya lo dijo Evaristo, todo por la pasta, canción con la que se pueden establecer unas cuantas analogías: