Martín€z y el Athl€tic

Pasta y millones. Al final, todo se reduce a eso. El mensaje que el club ha querido dar a navegantes en su web en la nota informativa sobre la marcha de Laporte queda diluido por las mareantes cifras que rodean las dos operaciones. En definitiva, una de cal y otra de arena en cuestión de horas. Un día hablan de filosofía como si fueran sus guardianes y al siguiente actúan como el propio Manchester City a golpe de talonario con el vecino a mitad de temporada. Parece que la coherencia se la tragan como quien deglute un canapé en el palco VIP.

Se podían haber ahorrado el enésimo golpe de pecho, la verdad. No era necesario. Los socios ya sabemos de qué va esto. En un mes hemos pasado a engordar las arcas y los garajes de varios jugadores de los llamados estratégicos, siempre con la sospecha, o evidencia, de estar pagando un sobrecoste por lo limitado de nuestro mercado, y de la presión (o chantaje) al que someten algunos jugadores y sus representantes al club, y por extensión, su afición, para sacar el máximo partido a la situación en beneficio propio. Kepa como último exponente. Hacerse un Urzaiz está de moda, pues, y el mensaje que se está enviando a las futuras perlas y no tan perlas de Lezama es que todo vale.

unnamed

 

Ojo, esto es fútbol profesional, y los jugadores tienen derecho a pedir lo que crean conveniente. Ahora, hay unos límites, quizá éticos, quizá socioeconómicos, o de otra índole, pero tienen que conocer el terreno que pisan. Y es ese terreno el que se dinamita con fichajes como los de Iñigo Martínez.

Siendo coherente con lo que predica, Josu Urrutia tenía que haberse plantado con los 65 kilos de Laporte, los 40 de Martínez y los de Andar Herrera en las oficinas del Gobierno Vasco y la Diputación a comprar la parte pública del estadio, y suplir la marcha de Aymeric con lo que salga de Lezama, que supuestamente es tan fiel a la filosofía. Hasta que llega un City, un Bayern o un Real Madrid de la vida. Vamos, lo que hemos hecho siempre.  Para ser diferentes hay que demostrarlo, no vale sólo con palabras.

Las ruedas de prensa de uno y otro equipo, Real y Athletic, Athletic y Real, han servido de nuevo para certificar el bajo nivel del periodismo deportivo. Buscando carnaza y sensacionalismo, Aperribay, el señor de las armas, fue asediado a preguntas sobre los vecinos, hasta que soltó lo de la ambición de Martínez e “irse a un grande”. La ocasión la pintan calva, pensaría Urrutia, el títere del Batzoki, que sacó pecho ahí donde mejor le gusta moverse, en el discurso de las esencias y de la grandeza zurigorri. Ridículo todo, pero no es cosa de Vocento solo, ojo, pues hoy Radio Euskadi abría su informativo matutino con las declaraciones. El oasis vasco y su código deontológico.

Hemos vuelto a tropezar con una piedra en el camino, otra más. La vorágine nos está consumiendo y no reconocemos a este Athletic. No queremos estrellitas repeinadas en el césped ni Florentinos en el palco. Tiene que haber un término medio, en algún lugar.

Anuncios

Que viva el business y se jodan los de la Real

Sí, ya sabemos que las entradas que el Athletic envió a Donosti se vendieron en su totalidad. De ahí que, cosas del directo y las prisas, tengamos que matizar que con precios populares hubiera habido más ambiente y más papel vendido. Poquito más, pero sí, aunque fuera en zona teóricamente local. Porque conviene recordar que San Mamés no se llena y que tenemos unos palcos VIP infrautilizados porque la masa social zurigorri acata el business (aunque finalmente no resulte tal) sin rechistar.

Viene esto a colación de la negativa del Athletic a pactar precios en los derbis, cosa que a mucho aficionado zurigorri le parece estupendo. Excusas, más que razones, hay muchas. Algunas son lamentables, y otras, sencillamente, no nos convencen.

Está quien no puede ver a la Real. Suponemos que son los mismos que en el ardor de la batalla del domingo trataban de insultar al grito de “giputxis”. Los que mezclan la velocidad y el tocino porque “¿cómo vas a pactar precios con los que tienen claúsulas anti-Athletic?”. Vamos, que el vecino no tiene derecho a blindarse, aunque sea de manera burda y populista, ante la chequera del Athletic. Un poco más de victimismo, por favor. Menos mal que Javi Martínez y cía no se fueron a la Real; de haber sido así ya teníamos tercera guerra mundial.

Están los que sacan la calculadora, dividen la cuota anual, sacan el precio de la entrada y concluyen que “a ver qué va a ser eso de que paguen menos que yo”. Es como aquel que habiendo comprado el piso en pleno boom inmobiliario critica el pinchazo del ladrillo o la existencia de VPOs porque devalúan su piso. Eso sí, no le oirás ninguna palabra sobre el desorbitado precio del fútbol, el (des)uso de los VIPs, las ventajas de ser socio frente a no serlo y un largo etc. Es de un egoísmo tal que este tipo de posturas solo beneficia y legitima una política de precios desmesurada y, en fin, clasista.

Y conviene recordar que el Athletic baja precios de entradas cuando le interesa. Hace diez años, con el fantasma del descenso asomando, se bajaron precios para muchos partidos, incluso se financiaron viajes para la afición. Nadie sacó la calculadora, ¿o sí? Ahora, cuando las cosas van bien, “si te he visto no me acuerdo” y el hincha juzgándolo todo bajo criterios economicistas. En Ibaigane se descojonan.

Porque en vez de mirar al futuro con actitud constructiva y pelear por unos precios dignos, nos empeñamos en defender ciertos status y privilegios que no conducen a buen puerto. Pasa con las entradas y pasa con la afición de la Real, a la que no se le pasa ni una (al contrario que a bastantes aficiones fascistas europeas, donde se pone el foco en los malvados radicales locales) y todo vale contra ella porque “en Anoeta y en Atotxa blablabla”. Que sí, que será verdad, pero así no se va a ningún lado y lo único que se hace es retroalimentar aquello que se dice odiar, enquistando el problema eternamente.

He aquí la proverbial afición señorial del Athletic. Y no oses criticarlo o ponerlo en cuestión; automáticamente te conviertes en anti-Athletic. Mayor infantilismo no hay. Porque somos superiores, claro que sí. Pero alguien debería poner mote a nuestros “cebras” locales. Ya saben, ese especimen zurigorri con ojo y medio en Zubieta, los foros realzales y siempre atento a la enésima mierda del Diario Vasco sin reparar en la intoxicación de El Correo, diarios ambos del mismo grupo editorial, el franquista ABC. Eta, orain, amaitzeko abestu dezagun danok: “gu, euskaldunak gara, Euskal Herrikoak”.

Athletic Club – Real Sociedad SAD: contracrónica [Harmailatik]

Durante la semana habíamos publicado en nuestro muro de Facebook una matización a las palabras de Josetxo Olalde, representante de peñas de la Real, que acusaba al Athletic de no sumarse a la campaña de pactar precios para aficiones visitantes en los derbis vascos, cosa que ya se ha hecho en el Osasuna – Real Sociedad. Esta matización suscitó un debate, en principio sin mayor problema, y que acabó necesitando que tuviera que borrar bastantes comentarios e insultos contra los habitantes de Donostia y Gipuzkoa e hinchas de la Real. En Twitter la cosa anduvo parecida, y gran parte de los hinchas del Athletic defendieron la postura de la junta de Urrutia sin pararse a pensar que la Real pondrá unos precios parecidos a los aficionados rojiblancos que quieran desplazarse a Anoeta en el partido de vuelta. “Que se queden en su casa”, “que se jodan”, “allí nos cobran lo mismo y el campo es peor”, y demás argumentos científicos se leyeron. Tuvimos que acordarnos irremediablemente de la pancarta que nos dedicaron, con total razón y mucha sorna, los ultras del Schalke 04 aquella noche de infausto recuerdo. Estamos como para pedir precios y abonos populares en casa.

galeria34997

Todo este ambientillo viciado no se reflejó en las calles del Botxo, donde ambas aficiones compartían tragos sin mayor problema en el Casco Viejo, bertsoderbi incluído, y más tarde en Indautxu y San Mamés. Eso sí, echamos de menosa los hipotéticos cientos de realistas que habrían acudido a Bilbao de haberse pactado los precios. Bajando al barro economicista, si los tan cacareados beneficios de una Eurocopa, una final de Copa o una de Europa League son tan pingües, ¿por qué no se aprovecha para hacer caja (en la hostelería, no en el estadio, que ya se hace a conciencia) con los rivales más cercanos? ¿O con ellos no vale? ¿Preferimos recibir cientos de ultras fachas rusos o polacos a pacíficos hinchas de la Real? ¿Alguien más se plantea estas cosas o simplemente nos ajustamos la txapela demasiado fuerte mientras soltamos unga unga?

En cuanto a lo meramente deportivo, una dura Real que no sabemos muy bien a qué quería jugar, especialmente sacando el balón, encajó una justa derrota que pudo ser mayor de haber estado más acertados de cara a portería. Victoria que nos aúpa a posiciones nobles de la tabla y que nos hace lamentarnos de la ocasión perdida en Málaga. Menciones especiales a Yeray y Lekue, asentados totalmente en el primer equipo y con una implicación máxima y muy acertada.

Desgraciadamente, tenemos que hacer un par de reseñas para terminar la crónica. La primera, una agresión a un seguidor de la Real en Tribuna Este Baja y que hizo que la seguridad del estadio montara un circo totalmente prescindible. La agresión en sí (desde el desconocimiento de qué había causado la discusión previa), pues viene a demostrar que todos aquellos que tiran de victimismo y cuentan mil películas de sus viajes a Donostia (que si meadas, que si insultos, que si blablabla) omiten que los hinchas de la Real vienen a sufrir exactamente lo mismo en San Mamés. Tranquilos, conocemos vuestro eterno argumento: “ellos empezaron primero”. La situación terminó con los dos realistas (uno de ellos recibió un guantazo) siendo apartados del sector mientras decenas de hinchas locales que no sabían ni qué había pasado les insultaban de pie y muy airados, lo que indica que estaban con ganas y totalmente predispuestos a ello. Muy señorial. Lo que organizó al término del encuentro el personal de Prosegur con el agresor, en fin…menuda película.

Y para terminar, y con 3-1 en el marcador y el partido encaminado, una cuadrilla de realistas que se encontraban en los asientos Premium de norte celebró el 3-2 golpeando los soportes publicitarios. Terrible delito que les valió la airada reacción de gran parte del público rojiblanco que les dedicó cortes de manga, insultos y demás lindezas. Ante tal avalancha, uno de ellos, con gran sentido del humor, vaciló un rato con una sonrisa en la cara. Nos quitamos el sombrero, ya que retrata perfectamente la mala hostia con la que el personal acude a La Catedral en el derbi contra la Real. Y eso que muchos siguen defendiendo (carcajadas aquí, por favor), que nuestros derbis son contra Madrid y Barcelona y que el partido contra la Real es uno más.

La total ausencia de autocrítica de la que siempre hace gala la afición del Athletic Club vuelve a hacerse evidente. Nadie lo menciona, nadie lo comenta. Es un tabú, uno más que nos hace ser más pequeños y más parecidos al resto de aficiones. Que bonito sería canalizar la mala gaita en forma de cánticos cachondos, con buen humor, y disfrutar de un partido de fútbol sin más. Parece que no hay manera. Una pena…como es una pena que en Donostia y Anoeta pequen exactamente de lo mismo. Qué fácil es enfrentar al pueblo con el fútbol. En España deben estar bailando la conga viendo el percal…

75

Provincianismo

Ahora que andamos a vueltas con el derby y vista la cantidad de peña diplomática que habita esas dos provincias unidas por la A-8, el departamento de Recursos Humanos del blog se ha puesto manos a la obra para realizar el test definitivo que te ayude a calcular tu grado de provincianismo. Bueno, el tuyo o el de tu vecino, porque la cosa funciona en idénticos parámetros.

ElDerbiNoEsParaMi

La prueba, en un inicio, contaba con tres respuestas posibles a cada ítem, pero viendo la simpleza del fenómeno localista y del público objetivo, el test ha mutado en simple prueba de reconocimiento. Venga, la ele con la e: le; si le añades otra e: lee. De paso, calcula con cuántas frases te sientes identificado.

  • Dices el San Sebastián o el Bilbao.
  • Eres capaz de cantarle “a segunda” al equipo rival cuando le van mal dadas, emulando aficiones ejemplares como la del Barça o, sí, el Racing.
  • Gastas versos como “no son leones, son maricones” o clásicos como “gasté, gasté 500 pelas en la palanca de San Sebastián”.
  • Tu lectura habitual son los panfletos locales de Vocento y Mundo Deportivo.
  • Criticas que el equipo rival tenga un estadio construido/remodelado con ingente dinero público sudándotela que el tuyo funciona(rá) de modo similar.
  • Te tiras de los pelos por la falta de fidelidad de unos jugadores que se venden al mejor postor ($$$) y se largan a otros equipos, incluso, sacrilegio, cruzan la A-8.
  • Quieres blindar tu cantera y que nadie te “robe” jugadores pero no renuncias a fichar lo que te place en la provincia vecina, La Rioja o Turkmenistán.
  • Te mofas de Eneko Goia en el vestuario de la Real olvidándote de cómo consiguió Azkuna ser socio del Athletic, por no hablar de cosas más lamentables. Populismo de idénticas siglas.
  • Crees que ETB está monitorizada por el equipo rival.
  • Portas bufandas como “antirrealista” o fundas la peña 5-0.
  • Insultas a “la otra” provincia y sus habitantes, sobre todo rodeado de los tuyos cuando juegas en casa. En la calle o a la cara: chitón.
  • Si gana el equipo contrario es culpa del árbitro o de algún complot contra tu equipo.
  • Los piscinazos, entradas a destiempo y simulaciones del rival son asquerosas. Las de mi equipo o no las veo o las aplaudo.
  • Te ponen las bravuconadas de casposas tertulias “deportivas” de cadenas locales, aunque critiquen haber visto a hinchas rivales con tupperwares en tu ciudad o, simplemente, en la tribuna de tu estadio.
  • Tu cota argumentativa radica en: “sí, pero vosotros más”.

Resumiendo: Villarriba y Villabajo son antzeko-parecido, sólo cambia el Fairy. Lo más parecido, pues, a un provinciano de la Real es un provinciano del Athletic. Y como aquí somos del Athletic, son estos últimos especímenes quienes mayor vergüenza ajena nos producen. Todos ellos, además, sean de la Real o del Athletic, son incapaces de comprender una cosa: que su actitud no hace sino retroalimentar aquello que dicen odiar y a aquellos de quien sólo les diferencia un color, el azul o el rojo.

Athletic Club – Real Sociedad: kontrakronika

Albiste mordoa atzokoan. Bilboko EH Bilduk uko egin zien Athleticek zinegotziei ematen dizkien bina sarrerei eta Le Tissier-ek atsedenaldian jaso zuen “One-Club Player” saria. Biei buruz beste momentu batean berba egingo dugu. Aipatu gabe utzi ezin dena,ordea, bi taldeek Aitor Zabaleta eta Iñigo Cabacasi egindako omenaldi xumea da. Detaile polita baina herriak gehiago nahi du, justizia alegia.

realAthletic

Berdegunean, Athletic makal. Ez da posible, ezin liteke, abestiak zioen moduan, 1-0 jartzea eta Erreala, jokalari bat gutxiago izanda, Athletic baino hobea izatea, partida berdindu eta joko politagoa egiteraino. Badirudi derbietan Erreala mentalizatuago zelairatzen dela, gose handiagoarekin.
Berdinketa ez da akaso aski izango zazpigarren postua eskuratzeko eta, bitartean, taldearen gabeziak agerian geratu ziren atzo. Eskas, Athletic, eskas.

Athletic Club – Real Sociedad: kontrakronikie

Denboraldiko ez-dakigu-zenbatgarren minutuko isilunea. Oraingoan aste honetan Badajozen jazotako ezbeharragatik, zeinean 5 ume hil diren trafiko istripu batean futbolean jolastetik zetozela. Eta gu blogetik klubari irizpide sendoak eskatzen; sudur puntan jartzen zaiena egiten ez dutenean LFP-k proposatzen duen edozerri men egiten diote. Edonola, batzuengatik edo besteengatik, minutu hauek zentzuz husten ari dira. Noizko gosearen kontrako isilunea? Eta Marsellan (beste hiri bat jartzearren) futbolean jolasten duten umeak hilko balira, isilunea ere egingo genuke? Eta Kutxabankek Bilbon egiten dituen desjabetzeengandik jendeak bere buruaz beste egiten duenean? 
SanMiguel
Ah, ez, Kutxabankekoak “kolegillak” direla, bufandak oparitzen dituen sponsorraren moduan. Bideo batean ikusi genuen nola dozena pasatxo ardi sartu (omen) zituzten San Mames zaharrean eta ardi horien artilearekin bufandak egin zituzten, ondoren zaleoi oparitzeko. Arraroa zirudien hain ardi gutxirekin 40.000 bufanda ateratzea baina Bilbokoak izanda, auskalo… Bufanda hartu eta 100%ean akrilikoak zirela ikustean ulertu dugu zergatik Mikel Deuna etxeak pisa saltzen duen garagardoa bailitzan. Hau ez da aitzakia izan mundu guztiak bufanda mierdosoa hartu eta astintzeko. Total, normala da enpresa pribatu batek etekinak ateratzeko Athletic erabiltzea, gainera gezur bat zabalduz zaleon artean, ezta? Gainera, ardiek belarra jan bazuten, metakrilatozko kutxa horietan zer ostia saldu nahi izan zigun klubak duela urte bete? Hura ere San Mameseko belar sakratua zen edo norbaitek belar gehiegi erre zuen?
Futbolari dagokionez Athletic nahiko serio, Muniainen gol puskararte bai gutxienez. Ondoren, Errealari gora joatea besterik ez zaio geratu, beren entrenatzaile bizkaitarrak berezko duen estilo amarrategia ahaztuz. Dena kontraerasoan oinarritu beharrean, baditu Errealak futbolean dotoreagoa jolasteko kalitatezko jokalariak (ez Ansotegi, noski) banakoaren golean erakutsi duten moduan. Hortik aurrera Athletici gol bat bertan behera utzi diote eta azken txanpan Errealak aukeraren bat izan du irabazteko, gehiegizko saria izango zena ezbairik gabe.
Espero dugu hurrengo denboraldian, sarrera gehiagorekin, giro polita egotea. Bitartean ea Athleticzale dotore eta demokrata horiek ez duten maskaradun errealzalaren showa erabiltzen fobia ergelak elikatzeko.