Una hamburguesería para San Mamés Barria

Fuentes de toda solvencia consultadas por este medio aseguran que el Athletic, mediante la sociedad San Mames Barria, tiene previsto acometer un nuevo proyecto estratégico a fin de consolidar la internacionalización del nuevo estadio como “Gune Gastronomiko de Bizkaia”, tras comprobar el reclamo que suscita el restaurante San Mamés Jatetxea (https://goo.gl/JbCFng)

Se trata, más concretamente, de abrir un flamante Burger King en el espacio que actualmente ocupa el palco premium en la tribuna norte. A pesar de que la junta directiva que preside Josu Urrutia se muestra reticente a desvelar públicamente la ocupación e ingresos del anillo VIP, su núcleo duro (Aldazabal, Corres, Berasategi, quienes realmente ostentan el poder en la sombra) es consciente de que dicho sector está absolutamente infrautilizado. Temen que dicha gestión pueda pasarles factura en un futuro cercano, en caso de que alguno de ellos decidiera dar el salto a la presidencia o integrar una nueva plancha electoral, pues es evidente que Urrutia, cada vez más desacreditado y ya totalmente amortizado, no apurará sus opciones de continuar en la dirigencia.

Borrikin

La inminente apertura del Burger King supone, asimismo, un golpe a ese minúsculo sector de la afición que recurrentemente había venido criticando una supuesta elitización del club, a cuenta de los palcos VIP, los precios en entradas, viajes en chárter, museo, jatetxe, camiseta y tienda oficial, así como la carestía a la hora de hacerse socio y la inexistencia de abonos para jóvenes. La junta entiende que abrir un Burger King es un gesto social para con los aficionados de bolsillo menos pudiente. Un Athletic para todos, en definitiva.

La decisión, empero, ha sido bien meditada. Previamente, infinidad de proyectos han sido descartados, entre ellos destinar el espacio a las necesidades de los vecinos de Basurto y Olabeaga o ampliar la grada de animación reubicando en dicha tribuna a los socios afectados. Esta última opción fue desechada al entender que los socios de la ICHH ya están debidamente subvencionados para, encima, lo poco que animan.

El proyecto de San Mamés Burger King Jatetxea será implementado por un lado por IDOM, que ha prometido un local sin goteras, y por Balzola, que ha asegurado la finalización de las obras para dentro de, exactamente, un mes.

Es tal la minuciosidad del plan que este medio puede desvelar algunos de sus detalles más jugosos. La decoración del local combinará la tradición americana de la cadena de comida rápida con elementos zurigorris. Sin embargo, lo más reseñable reside en la calidad de la carne, auténticamente Eusko Label y conforme a la particular filosofía del club rojiblanco. Las hamburguesas serán confeccionadas sólo con vacas nacidas o formadas en Euskal Herria. Entran dentro, eso sí, las reses nacidas en Barcelona, Logroño, Agen o Costa de Marfil siempre que hayan llegado a los pastos de Lezama a una edad máxima de 16 años.

Unas hamburguesas que cambiarán sus habituales nombres por leyendas rojiblancas de ayer y hoy. Así, la viuda pasará a llamarse Kike Sola, la doble con bacon será Stepi Burguer y la vegana (que ni es burguer ni es nada) se denominará Lamikiz. Además, reputados cocineros trabajan contrarreloj ideando una hamburguesa de raíz más vasca si cabe. Sería la hamburguesa conocida como bakalao-bakalao. Pero no sólo eso: los socios tendrán un descuento del 5% en nuggets y patatas fritas, mientras los simpatizantes y patronos de la Fundación contarán con una sala en exclusiva para ellos, donde podrán reflexionar sobre el fútbol contemporáneo. Dicha sala estará engalanada con un rótulo en el que se podrá leer: “Piensa, pero no cambies nada”. El lema será traducido al euskara y latín, lenguas muertas que dan solera y visten mucho. Por cierto, la Fundación fue consultada para el proyecto pero su opinión, un silencio traducible como “ni sí, ni no, ni todo lo contrario”, no fue tenida en cuenta. De todos modos, la junta directiva le ha encomendado seguir desviando la atención del aficionado biempensante mediante sus habituales proyectos. Por último, suena Michel para engrosar la lista de exjugadores amigos que, vía Fundación, reciben su nómina del club.

Por otro lado, Aburto y Rementería ya han calculado el impacto que el nuevo restaurante tendrá en el turismo. “Lloverán euros, mearemos colonia”, se les oyó decir fuera de micro, mientras mandaban desalojar el enésimo gaztetxe, concretamente esta vez el de Deusto. La junta directiva, por su parte, ha declinado dar cifras exactas, pero estima que las ganancias pueden oscilar entre 10.000 euros y trece billones, dependiendo del apetito que deje el resultado y la hora que elija Tebas para el partido.

La medida contentará, claro está, a la juventud local. Todo aquel interesado en trabajar en el San Mamés Burger King Jatetxea debe mandar su currículum con foto actualizada al ayuntamiento de Berango, a la atención de la alcaldesa María Isabel Landa (PNV), que con suma bondad y amabilidad tiene a bien intermediar entre el paro juvenil y un sector al alza como es el de la hostelería, en el que con tesón, perseverancia, rodilleras y suavidad uno puede ascender rápidamente; quién sabe si, en este caso, a txapelgorri o lateral izquierdo titular.

Entretanto, la masa social se muestra, como siempre, dividida. Según un socio, “esto está muy bien, así ni mi amatxu ni mi novia tienen que hacerme el bocadillo”. Otro hincha coincide en que “es fenomenal, porque traerá muchísimo dinero y así podremos fichar finalmente a Monreal. Además, es mejor que anunciar, qué sé yo, prostíbulos. ¿Cómo? ¿Que ya se hace? Pues no sé, casas de apuestas y alcohol. ¿Que también? Joder, cómo estamos, menuda fiesta”. Los hay contrarios al nuevo restaurante, claro. “Esta marranada devaluará mi palco VIP. ¿A dónde vamos a llegar?”. Como ven, nunca llueve a gusto de todos.

Anuncios

EURO 2020: Bilbao,en el punto de mira

Sí, ese Bilbao para turistas, reclamo a nivel mundial, proyecto nación, gran escaparate del Euskadi posmoderno por decisión de la Txoika y con el auspicio de hosteleros y patronales varias, jaleados todos por medios afines. Bilbao, y San Mamés, sedes de la Eurocopa 2020…y de todo lo que conlleva. En su afán por mostrar los numerosos e hipotéticos beneficios que traería la celebración de tamaño evento en nuestra ciudad, a los mandamases del partido y sus mariachis se les olvidó, qué descuido, contarnos la cara B de la cinta, la que hoy se está viendo en Marsella, Niza, París o Lille. Y eso que solo se adivina la punta del iceberg. La realidad es bastante más cruda.

Nos surge esta reflexión viendo las innumerables escenas de violencia desatada en las calles de Francia. Escenas parecidas a las de otras competiciones anteriores, aunque quizá ahora magnificadas por los medios y las redes sociales. No negaremos que nos divierte bastante ver cómo toda la calaña fascista de Europa se bate el cobre en las calles y se rompe las encías a grito de “my nation is better than yours, unga, unga”. Así se las gastan los blanquitos del Viejo Continente. Húngaros, turcos, franceses, ingleses, bastardos unionistas, alemanes, ucranianos y, sobre todo, polacos y rusos. Y los medios venga a colgar el mochuelo a los ingleses. Se ve que no saben muy bien de qué va la fiesta y hay que tirar de viejos clichés, aunque siguen gastando de lo suyo, por supuesto.
OrtuzarFirm
Entre todos, cómo no, unos viejos conocidos del Botxo, los ultras del Lokomotiv (acompañados en Francia de los del Zenit y unos cuantos grupos más), que pasaron por aquí para enseñarnos, entre manos alzadas, una pancarta neonazi de “Josué libertad” en la Vieja Catedral. A Vocento le faltó tiempo para definirlos como estudiantes de Erasmus que habían sido agredidos por las hordas abertzales locales. Pero la realidad es tozuda y el tiempo pone a cada uno en su sitio, ¿verdad? Otros efímeros rivales de los rojiblancos han asomado la patita en las calles de la France en las últimas horas, como los casuals del PSG, algunos neonazis ucranianos o los Ultras Chándal del Olympique de Marsella.
Pero nada comparado con el nivel que han mostrado en esto del MMA futbolero los hijos de Eslavia. Los ruskis se bajaron a decenas de ingleses en cada esquina marsellesa, repartiendo mandobles a diestro y siniestro. Fantástico, si no fuera porque gracias al partido de la gestión, toda esta bazofia de extrema derecha puede estar poblando las calles de nuestra ciudad dentro de 4 años. Y, por si no lo sabía ya el común de los hinchas del Athletic, estamos en el punto de mira, vaya usted a saber por qué, de todo neonazi europeo que se precie y que quiera emular aquel antiguo domuit vascones. ¿Alguien se acuerda de Viena o de Bruselas? ¿Alguien recuerda los protocolos de seguridad que reinan su nuestra querida Eujkái? ¿Hola, hay alguien en Lakua?
Para más cojones, y por si no fuera poco con ser sede de la EUROFACHA 2020 y también por obra y gracia de Ortuzar y Urkullu, Bilbao podría ser sede local para la selección de Manololandia. Fetén. Les van a faltar buses para llenar a todo siegheiler aceituno que quiera subir a la heroica reconquista de las Vascongadas tricornio en cabeza, capote y estoque torero en mano. Ole, ole y ole.
Pues eso, que vista la que se avecina y cómo gestionan las calles los men in black de Doña Estafanía, valorando el conocimiento que tienen, tanto ellos como los medios, de un movimiento tan viejo como el propio fútbol, pero que simplemente ha cambiado de forma y origen, y sobre todo teniendo la certeza de que nadie sabe ni verlas venir, el cóctel puede resultar de lo más curioso. Eskerrik asko aldez aurretik.
Esperemos que los hosteleros, esos motores de la economía vasca, se hagan de oro explotando a estudiantes y parados. Aunque bueno, si se establece la ley seca, como en Francia, igual no hay ni oficio ni beneficio. Pero tranquilos, ya será El Correo el que eche la culpa a “los aberchales radicales”, AreSS dixit.

Construcciones Ibaigane S.A.

Las instalaciones del Athletic rebosan actividad. Si en Lezama es febril, en San Mamés no lo es menos. La bandera de Portugal vuelve a ondear en Ibaigane.

Al calor de la obra del techo de La Catedral, el Athletic publicó ayer un vídeo de la ingeniería bilbaína Idom en la web oficial. Muy efectista y del que se pueden hacer varias lecturas. http://www.athletic-club.eus/cas/noticias/16807/proyecto-de-extension-de-la-cubierta.html

Lo primero que nos ha llamado la atención es que en esta ocasión Idom ha apostado por sus propios trabajadores como actores. ¿Protagonismo para todos, necesidad de explicaciones técnicas o bien colgar el mochuelo de las chapuzas a unos currelas que no parecen precisamente cómodos ante las cámaras? Ya puestos a poner currelas, no habría estado de más entrevistar a algún contable. Pero a los que más echamos de menos es a los directivos de la empresa. Al fin y al cabo, en última instancia, ellos son los que se llevarán cruda la plusvalía. Y el proyecto a dedo, no hay que olvidarlo.
Sea como sea, el objetivo del vídeo parece ser tapar la cagada en la gestión con deslumbrantes detalles ingenieriles y arquitectónicos que tanto gustan al populacho. No se entiende si no que no aparezca ante la cámara el mayor humorista del club, Aldazabal, a explicarnos el motivo que está detrás de la obra que se está acometiendo por 12,6 millones contantes y sonantes (eran 10 en un principio). Qué menos que un selfie desde su nuevo puesto en Kutxabank para hablarnos de las cuotas o de algún premio Nobel en matemáticas.
Aldazabal
Porque que quede claro, este proyecto que nos está costando un dineral a los socios y a los ciudadanos de la CAV y de Bizkaia, surge de una falta atroz de previsión, un timo en las cuotas y la venta de una moto cuyos responsables se han ido de rositas.
Ahora los plazos son cortos. La próxima temporada acecha y el ritmo será frenético. Y a mayor velocidad, menos derechos laborales. Así nos las gastamos en el Athletic, socios incluidos. Ya es tarde, pero conviene hacer memoria. Había alternativas. Grada popular en sur, reubicación de socios y adecuación proporcional de cuotas. No han querido oír hablar de nada de esto. El negocio debe continuar, sin disidencia, sin cuestionamiento.
Mientras, vemos con envidia cómo el Celtic de Glasgow instala safe standings y prepara una grada de 3000 localidades.

Reflexiones sobre la ampliación de la grada popular

Después de 3 años de travesía en el desierto, promesas incumplidas, oídos sordos y vaivenes constantes, unos señores de traje que representan a su Athletic Club, que no al nuestro, dan por zanjada la ampliación de la grada en una nota oficial en la web del club. Y punto final…según ellos. 200 localidades del 109 (mejor dicho 66, porque 134 ya estaban ahí) han pasado a engrosar las filas de la lata de sardinas en la que 600 sufridos hinchas nos apretujamos mientras intentamos alentar al equipo contra viento, marea y silencio sepulcral. Alrededor de 200 socios que habían solicitado ingresar en la grada se quedarán fuera.

13096259_1041924515877949_3666975632602977699_n

Vaya por delante que en primer lugar queremos reconocer, ante todo, el trabajo desinteresado de los miembros de la ICHH que, fuera de cualquier interés personal o económico, a diferencia de los señores directivos, han cumplido cada requisito que se les ha pedido con luz y taquígrafos. Y por qué no, valorar en su justa medida que haya por lo menos alguien, en ese palacio de hielo entregado al negocio llamado Ibaigane, que haya tenido, por primera vez en muchos lustros, la altura de miras (unos pocos centímetros) para por lo menos bajarse de la nube y afrontar una gran cagada que va a tener, si no tiene ya, consecuencias directas sobre el club. Eso sí, han bajado de la nube a su manera y en escaleras mecánicas, por si se cansaban.

Las negociaciones han sido arduas y venían precedidas de un traslado en el que, si bien la grada estaba predispuesta a cualquier solución y había ofrecido unas cuantas propuestas antes incluso de la entrada de los barria, la posición del club ha sido la de rechazar de plano todas ellas como si fuera el frontón de Miribilla. Y entre más pitos que flautas, 3 años después, la directiva cede un mínimo insuficiente, no exento de polémica, como no podía ser de otra manera en el reino de los sectores taifas, donde parece que el socio es rey de su asiento. Ya se sabe, al socio del Athletic le pueden subir las cuotas, le pueden poner publicidad hasta en el sobaco, le pueden cachear los genitales, pero joder, no le toques el asiento o se convierte en Atila y se pone a agitar pancartas como si no hubiera mañana. Pancartas que milagrosa y extrañamente pueden meter al campo sin permiso previo…

109 Ez Mugitu se han venido a llamar. Con la ayuda de plumillas a sueldo de Vocento como un tal JOL que, hambriento de carroña, sigue siendo enémigo acérrimo de Urrutia y de la grada. Pero que no os engañe el nombre. Gran parte de los socios del 109, con gran paciencia, han estado receptivos y han puesto de su parte. Bien por ellos que, a la postre, están pagando la decisión incomprensible de no crear una grada popular en condiciones a priori. Decisión que, por cierto, tiene nombre y apellidos y se sienta en su despacho de Ibaigane, donde, al parecer, no existe el despido procedente. Será cuñao de alguien…

En este blogzine, desde el principio, hemos hecho campaña activa por una grada popular, donde existiera la figura del abonado, con capacidad suficiente, no solo como garantía de ambiente y animación, sino como garantía de futuro y cantera de nuevos cachorros y futuros socios de la entidad. Pero por supuesto, por un sentido de justicia con la clase trabajadora aficionada a este club. Somos nietos de la general, hijos de las gradas de pie, y nos hemos quedado huérfanos. Tenemos un estadio para pijos, donde la directiva sólo se preocupa de llenar los desiertos asientos prémium, donde se va a celebrar una Eurocopa para deleite de empresarios locales…pero un estadio sin alma y alejado de lo que quiere el aficionado que, al fin y al cabo, es el que llena el campo el 99% de las ocasiones.

Seguimos teniendo la media de edad más alta de todas las gradas de Europa, y con las 800 localidades llenas de socios, es algo que no se va a solucionar con este parche. Y sobre todo, 800 es una cifra irrisoria sobre el total del aforo o en comparación con los palcos VIP. Es un insulto y lo seguirá siendo, que no se le olvide a nadie.

Cuánto se les ha hinchado el pecho a los valdanogoitias que pueblan las tribunas de San Mamés con su nuevo templo construido con dinero público y esclavos portugueses. Que si el ambiente iba a ser una mezcla de Dortmund y Estambul con la entrada de tantos socios barria, que si tenemos 5 estrellas, que si me aprieto más la txapela no me llega la sangre al hipotálamo. La realidad les ha dado en la frente y tenemos el ambiente de Getafe, pero la culpa es de la grada, que no anima, o que hace canciones en euskera. Tranquilo, señor tribunero, conocemos de sobra los argumentos ombliguistas del bilbaíno medio, no hace falta recordarlos. Podrían mirar hacia Vitoria – Gasteiz, aunque les escueza. Aunque sabemos que son más de mover la cerviz hacia abajo que hacia el sur.

En definitiva, para desgracia de la directiva, la batalla no ha hecho más que comenzar. Así que de finalizado el proceso de ampliación, y un huevo. Tenemos una “grada de animación” un poquito más grande con las mismas condiciones y limitaciones que la anterior, no una auténtica grada popular, que es a lo que aspiramos y lo que demanda gran parte de la masa social. Hasta que se cumpla, seguiremos dando la matraca, esté el señor Urrutia en la presidencia y la camarilla de Sabin Etxea en Ibaigane o no. Lo mismo nos da.

LOS HINCHAS PRIMERO

Joao, nos volvemos pa’ Bilbao

Habemus obra de la cubierta de San Mamés. En otro alarde de bilbaínismo boinarrosquista, la directiva, con el beneplácito del resto de socios de San Mamés Barria, se ha inclinado por la opción más cara y cobarde de todas y que implica gastar 10 millones de euros del bolsillo de los socios en un estadio estrenado hace apenas 3 años y tras haber gastado un dineral en las pruebas (túnel de viento incluido) para planificar la extensión.

Transparencia

No, no es la Ciudad de las Ciencias de Valencia, ni el aeropuerto de Castellón del PP. Es San Mamés y esto es el Bilbao y la Euskadi del PNV. El cambalache tiene su continuación a nivel institucional, cómo no, y empiezan a filtrarse a los medios ciertas informaciones que ponen en cuestión cómo se llevó a cabo la construcción del estadio, por si a estas alturas nadie sabía de qué iba esto de las obras públicas en nuestra provincia. Y claro, la maquinaria propagandística se ha puesto en marcha con noticias sobre la futura compra del estadio en 50 años. Justo ahora, ¿casualidad?

Bingen Zupiria, en la edición de Deia de hoy, saca el material de limpieza y nos deja esta lindeza (valga el pareado):

Cada vez que paso por delante de San Mamés me acuerdo del nuevo Mestalla, el estadio que el Valencia comenzó a construir en 2007 con un presupesto de 350 millones y que si alguien con mucho dinero no lo evita no será inaugurado. En el camino se cruzaron la impagable deuda del club ché y el expolio de la antigua Bancaja. Ayer supimos que el nuevo San Mamés, cuyas obras finalizaron just in time, nos ha costado 141 millones, 12 menos de los previstos, pagados por las instituciones vascas, un banco sano y un club sin deudas. Los hechos marcan la diferencia.

Claro que sí, Bingen, vamos a los hechos: estadio sin terminar, a costa de trabajadores sin convenio, que nos costó 141 (+10) en los peores años de crisis y recortando en todos los sectores, entre otros, educación y sanidad. Una caja de ahorros privatizada que desahucia familias y un club con pacto en la hacienda territorial. Cuidado no te des de bruces con un muro de tanto mirarte el ombligo.

No sabemos qué recorrido tendrá y si alguien tendrá que responder por toda esta chapuza, pero de primeras, conviene hacer repaso de lo que hemos publicado sobre este tema anteriormente.

Que esta vez no nos coja a contrapié. Después de ver cómo se violaban los derechos laborales de cientos de obreros en las obras del nuevo estadio, cómo se hacían malabarismos para encajar de mala manera el centro de alto rendimiento que exigía el Gobierno Vasco para intentar justificar una inversión obscena de dinero público para disfrute privado, o cómo el contrato se daba a dedo a una ingeniería, no podemos volver a tolerarlo.

Desde aquí, volvemos a exponer claramente nuestra opinión. No a las obras de la cubierta, sí al traslado de la grada popular a sur, sí a la rebaja de cuotas de quien se siga mojando, no al oscurantismo en los contratos y en las licitaciones, no a la complicidad política de ciertos partidos con este nuevo derroche, sí a la compra de la parte pública del estadio por parte del Athletic Club para ser dueños en exclusiva. El silencio cómplice de partidos de la izquierda y los sindicatos en este asunto no debe volver a darse.

De primeras, el club se niega a facilitar los documentos de licitación a los socios que los solicitan, bajo el pretexto de que el club no es propietario exclusivo de estadio. Sin embargo, sí facilitan esos documentos en la web oficial para empresas interesadas. Empezamos mal.

Emplazamos pues al club a ser totalmente transparente en este proceso y poner encima de la mesa y boca arriba todas las cartas. Y desde luego, exigimos la asunción de responsabilidades. Hay directivos que vendieron una Scooter a precio de Yamaha (Aldazabal) y el resultado es un gasto extra, y otros que tuvieron brillantes ideas como la composición de las gradas. Todos ellos responsables del desastre.

“Pedimos juego limpio al Athletic”: 1200 eurotik gora

Hará unas semanas vimos cómo algunas personas repartían pasquines cerca de San Mamés. Allí no había propaganda de agencias de viajes ni ninguna revista futbolera, sino las reivindicaciones de un colectivo, 1200 eurotik gora, que ha tenido a bien respondernos a este breve cuestionario.

  • A modo de introducción, ¿podríais resumir cómo nace “1200 Eurotik Gora” y qué objetivos se marca como colectivo?

Somos un grupo de ocho personas que se han visto golpeadas en primera persona por la precariedad. Tenemos condiciones laborales muy complicadas, algo que creemos que también le ocurre a la mayoría de la gente. Hemos decidido que dando a conocer nuestras situaciones de precariedad se podría abrir un debate sobre la necesidad de unos sueldos dignos. La cifra de 1200 euros no es lo más importante, lo que queremos trasladar es que hacen falta condiciones y sueldos dignos. Hay que poder hacer frente al día a día y con los sueldos actuales es imposible. Pagar facturas, hipotecas, gastos básicos, ahora que llega el invierno la calefacción, alimentación, la educación de hijos e hijas, ocio… Unos mínimos para poder vivir con dignidad. Eso es lo que buscamos poner sobre la mesa, que hay que acabar con la situación actual. Sueldos bajísimos, precariedad, contratos temporales, una de las tasas de paro más alta de Europa, exilio juvenil o los problemas de los autónomos. Son cosas que la inmensa mayoría de gente vivimos en nuestros entornos familiares o sociales, que nos golpean y complican la vida. Por ello, hemos decidido poner en marcha esta iniciativa, socializarla mediante las redes sociales primero, con un manifiesto que se puede firmar mediante nuestra web 1200eurotikgora.eus o señalando a los responsables de la miseria mediante las acciones de lo que hemos bautizado como el Foco Contra la Precariedad.

  • Hemos visto que no sólo denunciais las condiciones laborales en Bilbao, sino que lo habéis hecho en el resto de construcciones con capital público de Euskal Herria ¿Cuáles son las reivindicaciones concretas que hacéis en el caso de San Mamés? ¿Es comparable nuestro estadio al resto en ese sentido o hay diferencias?

En el caso de San Mamés,  hemos querido denunciar dos cosas. La primera es que las condiciones laborales bajo las que se llevó a cabo la obra no son admisibles. En su momento ya hubo protestas por ejemplo del sindicato ELA, debido a las condiciones de los trabajadores que en su mayoría llegaban de Galicia o Portugal, el uso de subcontratas y la enorme precariedad que marcó una obra muy emblemática. Estamos hablando de que se obligó a más de 100 empleados a trabajar en un festivo, que la hora se pagaba a 7’5 euros, algo muy por debajo establecido. Los sueldos mensuales oscilaban entre 600 y 900 euros para jornadas de 12 horas, tres empresas fueron investigadas y grupos de muy diverso signo como EH Bildu o UPyD realizaron preguntas o denuncias parlamentarias.

Es algo muy grave, más si tenemos en cuenta que el gasto principal de la obra ha corrido a cargo de instituciones públicas. Algo inadmisible. Se construye un recinto deportivo con dinero público y las condiciones son inaceptables. Por eso hemos puesto el Foco Contra la Precariedad en San Mamés. No tenemos nada en contra del Athletic, al contrario, queremos que en lo deportivo le vaya lo mejor posible y consiga la mayor cantidad de éxitos, pero fuera del campo pedimos juego limpio. Más en algo tan sensible como las condiciones laborales. Teniendo en cuenta que ahora se habla de realizar una modificación en la obra inicial por el tema de la lluvia, creemos que la misma debe de realizarse bajo unas condiciones dignas y exenta de dinero público. Lo mismo decimos para la remodelación del Estadio de Anoeta, instalación que tiene menos de 25 años y que ahora se pretende ampliar pese a que difícilmente se llena, el gasto de la ampliación del Buesa Arena en Gasteiz o los despilfarros sangrantes del Reyno Arena, que todavía no se ha inaugurado, o el Circuito de Los Arcos en Nafarroa.

  • Sin embargo, durante las primeras fases de la construcción no se vio demasiado movimiento de protesta más allá de asambleas de parados y algún amago sindical a última hora. ¿A qué se debe?

Es cierto, hubo algunas protestas, pero su incidencia no fue muy grande. El Athletic es un elemento integrador en Bizkaia, la mayoría de la gente lo siente como propio, y creemos que quienes fomentaron la precariedad y condiciones de esclavitud casi, se aprovecharon de eso para que el tema no tuviese una gran contestación social. De cualquier manera, creemos que con el paso de los años y la crisis que estamos viviendo, el hecho de que un campo de fútbol se construya con dinero público está cada vez más rechazado.

  • ¿Pertenecéis a algún sindicato? ¿Cómo valoráis el papel de éstos a este respecto?

No, como tal no, siendo un grupo de personas que tienen preocupaciones sociales y laborales, es lógico que algún@ de nosotr@s tenga relación sindical. Sin embargo, no dependemos orgánicamente de ningún sindicato, grupo o partido político. Hemos mantenido y tenemos relación con algunos de ellos, pronto ofreceremos una comparecencia pública, estamos trabajando en ello, en la que daremos más detalles sobre nuestra iniciativa y estaremos con personas que nos han acompañado en este proceso.

  • ¿Cómo creéis que debería haber sido el proceso de contratación de trabajadores teniendo en cuenta la gran cantidad de operarios con convenio de fuera de Bizkaia (e incluso fuera del Estado) que han realizado todo tipo de tareas?  

Sí, se trajeron a muchos trabajadores de Galicia y Portugal sobre todo. Las condiciones laborales de los operarios eran pésimas. Precariedad extrema aplicada a personas de fuera de nuestro entorno, probablemente porque así era más complicado acceder a los datos o empatizar con personas que personas que no conocíamos, que no son de nuestros barrios, pueblos, familias o cuadrillas. Nuestras noticias eran en tercera persona, se encargaron de que no fuera en primera personas, imaginamos que para limitar la contestación y noticias.

  • El fútbol tiene un gran peso social pero a su vez puede servir para invisibilizar problemas de mayor calado. ¿Cómo veis en este aspecto al Athletic?

Ya lo hemos dicho, el Athletic es un elemento integrador en la sociedad vizcaína. Comparte y crea ilusiones, por lo que ya hemos dicho anteriormente que queremos que le vaya bien en lo deportivo, pero le pedimos juego limpio. Las obras de un nuevo estadio pagado con dinero público exige responsabilidad y un control adecuado de las condiciones laborales de los operarios. Hay que ser ejemplo en todo, ¿eso sería hablar de Gure Estiloa, no?

  • Esta misma semana hemos leído en prensa cómo el sindicato ELA denunciaba las actuaciones de miembros de Confebask en aquellas empresas donde ostentan poder. ¿Veis relación entre el Athletic y poderes fácticos y políticos del herrialde?

Sí, parece que los sindicatos principales están impulsando campañas contra la precariedad y por unos sueldos dignos, lo estamos viendo estas semanas. Bueno, no somos expertos, a algunos nos gusta el fútbol y a otros no. Vemos que el Athletic tiene aficionados de todo tipo, pero parece claro que a muchas empresas y a partidos políticos les gusta estar cerca de las directivas del Athletic. Y no cabe duda de que al decir que las dos empresas que han patrocinado la camiseta son dos poderes fácticos del territorio, hablamos de Kutxabank o Petronor. También nos acordamos del follón entre Bielsa y la empresa Balzola por unas obras en Lezama. El poder, en cualquier sitio del mundo, busca controlar o tener cerca el deporte y no pensamos que aquí sea una excepción.

  • Lezama sigue en obras. Desde la denuncia pública de Bielsa poco más se supo de su desarrollo. ¿Sabéis algo al respecto?

Nos falta información sobre las obras de Lezama, más allá de lo que ha salido en la prensa respecto a las mejoras que quiere hacer el Athletic. Parecen parte de un proyecto a largo plazo, mientras que la discusión de Bielsa y Balzola se debía a arreglos más a corto plazo. Lo dicho, no tenemos demasiada información, trataremos de tener más datos al respecto.

  • ¿Qué tipo de modos de protesta tenéis en mente a corto-medio plazo? En este blog siempre hemos pensado que el caso de San Mamés era merecedor de periodismo de investigación e incluso un documental.

No nos vemos haciendo un documental, eso queda más para los que seguís de cerca la actualidad o los periodistas que siguen temas deportivos o económicos. Pero en lo que a nosotros respecta, sí que vamos a seguir denunciando a los responsables de la precariedad y la miseria. A los que la crean y también a los que la consienten. Hasta el momento hemos realizado tres tipos de acciones. La primera de ellas dando a conocer la iniciativa en las redes sociales y con nuestra web, la segunda con el reparto de billetes simbólicos de 1200 euros en las capitales de Hego Euskal Herria para denunciar la precariedad, uno de los repartos lo hicimos antes del partido entre el Athletic y el Partizan en San Mamés. Y luego está lo que hemos llamado el Foco Contra la Precariedad, un foco de luz con el que señalamos a los que crean o consienten la precariedad. Lo hemos utilizado ya en la Torre Iberdrola, las sedes de las patronales guipuzcoana y navarra, El Corte Inglés de Iruña, las oficinas del Gobierno Vasco en Lakua, la sede central de Kutxabank-VitalKutxa en las afueras de Gasteiz o el propio San Mamés. Hemos denunciado así la precariedad y exigido sueldos dignos. Pero también otras cuestiones como la pobreza energética, el gasto público en infraestructuras enormes, el exilio juvenil o el poder los bancos. Resumiendo, que mientras la inmensa mayoría de gente, las que somos el 99% lo pasamos mal, hay unos pocos que se forran. Para ejemplo, en las empresas del Ibex35, los directivos llegan a ganar 158 veces más que las y los empleados. Y no hay que irse a Madrid para ver esta realidad, aquí también pasa y lo vamos a denunciar.

12143083_598160953655706_7109716192427628420_n

San Mamés-Repsol: Verosímil falsedad

Hará un año que este humilde blog bromeó anunciando que Fujitsu Arena patrocinaría San Mamés, habida cuenta del silencio reinante en las gradas. Un año después recogemos la broma y, en nuestro particular 28 de diciembre, hablamos de renombrar “nuestro” estadio San Mamés-Repsol, al estilo de otros equipos como el Madrid o el Espanyol.

La falsedad, el fake, tenía su punto pero muchos ni contrastaron la información ni leyeron hasta el final, donde aparecía Julio Iglesias explicando que aquello era una trola… de momento. Entre los que no supieron o quisieron leer hasta el final hubo de todo. Por ejemplo, el PNV de Indautxu, que tuiteó la noticia para luego borrarla. Inquietante tuit, por cierto. O existe la noticia en realidad o el jelkide no domina el castellano.

Screenshot_2015-11-13-16-05-33

Leer sólo los titulares es lo que tiene. No es de extrañar, pues, que los mentirosos y creadores de opinión neoliberal como El Correo y Deia colonicen nuestras mentes con propaganda barata. La era de la superficialidad y los 140 caracteres casa bien con rumores, bulos y prejuicios infundados. Así vivimos.

La noticia de marras tenía por objetivo sacudir conciencias y testar opiniones. Aquí, lo verdaderamente preocupante del asunto es la verosimilitud de una noticia falsa. Que algo así parezca real, y realizable por esta junta tan jatorra (ironía para quien no esté familiarizado con el blog), dice mucho de la deriva mercantil del Athletic, algo expresado en un texto que, entre elucubraciones y desvaríos varios, contenía verdades como puños: este club está teledirigido desde el Batzoki, Josu Jon hizo negocios en Ibaigane, Repsol y Petronor son primos hermanos y el nombre del estadio es uno de los pocos espacios que se ha mantenido libre de sponsors. De momento.

Ciertamente, estamos en las antípodas de aquellos que aplauden, incluso ansían y celebran, patrocinios de este calibre, pero hay que reconocerles su coherencia con lo que se ha convertido el club a día de hoy. Son los que pondrían publicidad hasta en el busto de Pichichi, pero no les restaremos legitimidad mientras no nos vendan milongas de que somos diferentes. O setas o Rolex.

¿Dónde está el límite? Valores y señas de identidad se diluyen cuando buena parte de la masa social tiene al dinero como criterio único y principal a la hora de juzgar lo concerniente al Athletic. Si pasado mañana cualquiera, sea un jeque saudí, un chino forrado, un narco kosovar o La Gula del Norte, decide pagar una cantidad malsana por, verbigracia, cambiar los colores de la camiseta por el rojo chillón, el fucsia fosforito o (¡atención, anatema!) el blanquiazul la peña daría palmas con las orejas… salvo si nos pasamos a la estética txuriurdin, así somos de provincianos. Los chistes de algunos a cuenta del Kraft en la camiseta de la Real nos vienen hoy de vuelta.

Enlace permanente de imagen incrustada

Montaje que un lector qué si captó la broma nos hizo llegar vía twitter

Irreductibles quedan pocos. Probablemente haya muchos hinchas que vean mal cambiar el nombre de San Mamés pero acabarían tragando. La camiseta era tan simbólica como el nombre del estadio y hoy pocos se replantean la publicidad, no digamos taparla cuando adquieren una camiseta a precio de oro. El dinero, que todo lo puede O casi.

¿Tan mal debería sentarnos un cambio de nombre? Ojo, reiteramos que el blog está totalmente en contra de algo así, pero de suceder no sería de extrañar, he ahí lo grave. Como mucho, sería la gota que colma el vaso. O la penúltima. Porque, aún a costa de que nos acusen de mezclar churras con merinas, he aquí unos pocos datos:

Tenemos un club que cede espacios pagados con dinero público a palcos VIP para hacer negocio entre empresas (del mismo o similar talante que Repsol, por ejemplo), un estadio donde la selección española, la misma que nos niega la oficialidad y representa al Estado que nos niega el derecho de autodeterminación, va a jugar en 2020 con la justificación de que “va a traer muchos millones de euros a Bilbao y nos va a poner en el mapa”. Todo Dios lleva una camiseta que pone Petronor (propiedad de Repsol) por un puto par de millones, y se ha naturalizado hasta tal punto que cuesta ver camisetas sin publicidad. Cualquier patrocinador (Priva, putas y apuestas) le parece bien a la peña, que no levanta la voz; compramos jugadores por una millonada aunque no entren en la filosofía; damos contratos a dedo para que obreros mal pagados sean explotados en las obras, y nos suben las cuotas unos directivos que siguen ahí sin que hayan sido elegidos por los socios. Unos socios con menos poder en el club que cierto banco y cierto partido.

Y resulta que después de todo eso, cambiar el puñetero nombre al estadio por una millonada y que encima asumieran el coste de cubrirlo para evitar otro derroche de dinero público es una locura. Ajá.

Llegados hasta este punto, ¿qué nos diferencia como masa, como hinchada, del resto? Quizás que seamos más histéricos. Y que luego hemos de aguantar que las sucesivas juntas directivas, pero sobre todo la actual, usen los símbolos del club como arma arrojadiza. Sermones para ocultar que todo está en venta.

Hincha, reflexiona. Quo vadis, Athletic?

meme julito2