El Correo intoxica la memoria de Iñigo Cabacas

5 años después, cuando la secuencia de los hechos ocurridos aquella noche está aclarada a falta de conocer lo más importante, los culpables, El Correo vuelve a usar su maquinaria para intoxicar y manipular la memoria colectiva y, de paso, blanquear la actuación de la Ertzaintza y el Departamento de Interior.

ElCorreoICHH

Sí, aquellos que dieron publicidad a las fantasiosas versiones de Ares sobre supuestas porras extensibles y demás objetos a investigar en el callejón, vuelven a la carga con estas palabras:

…”Iñigo Cabacas, el joven fallecido en abril de 2012 por un pelotazo de goma en la cabeza durante el operativo policial para frenar los altercados entre los seguidores del entre el Athletic y el Schalke 04 tras un encuentro de la Europa League”

No, señores de Vocento. La Ertzaintza y la seguridad del club solo mostraron su brutalidad (aqui si que pudimos ver porras extensibles) contra los hinchas alemanes en el interior de San Mamés, con los que no hubo ningún altercado en todo el día. Además, según ustedes y Lakua, ¿el despliegue de ertzainas en la herriko no fue para cortar unos supuestos altercados entre hinchas del Athletic que ya se demostró que fue una simple pelea disuelta 15 minutos antes de la carga mortal? Si es que hay audios públicos que dan fe de que allí no ocurría nada y que Ugarteko dio la orden de entrar con todo gratuitamente.

La derecha unionista periodística vuelve a asomar la pata de la forma más hiriente, criminalizando a la afición del Athletic y lo que es más grave, al propio Iñigo, del que se deja caer que recibió un pelotazo por estar cerca, dentro o involucrado en unos altercados. Ésta es la postura de El Correo justo cuando el caso toma un nuevo impulso. No es casualidad, pues. Se vuelven a alinear con el corporativismo y la impunidad, aprovechando en esta ocasión la reivindicación de la ICHH en la puerta 13 de San Mamés y que ha vuelto a dejar clara la postura, también corporativista, de la directiva del Athletic. Otros que tal bailan.

Mientras contenemos a duras penas la rabia contra toda esta ralea, queremos recordar a todos aquellos que están en el lado oscuro que no pasarán. Que en esto no hay medias verdades. Iñigo fue una victima inocente y el relato de lo que allí ocurrió, afortunadamente, no lo va a escribir el grupo Vocento.

JUSTIZIA IÑIGORENTZAT

Llamada a la calma [Harmailatik]

**Atención**: esto no es un comunicado de la ICHH, es un artículo de opinión exclusivamente del blogzine.

Cuando la noticia debería haber sido el enfrentamiento entre dos rivales de entidad y en gran estado de forma, en una competición que gusta mucho en Bilbao, y con un horario incomprensible que tendríamos que echar en cara a Tebas y sus adláteres, o la preciosa iniciativa de la ICHH de llenar la grada de niños y niñas que durante el año no pueden acudir a San Mamés, la directiva se las ha ingeniado para desviar el foco de atención de su fracaso con los asientos Premium o con el tema de la lluvia con una jugada maestra, poniendo en pie de guerra a los socios del 109 y provocando una reacción en cadena por parte de una grada hastiada de tanta palabrería y pasotismo.

0-as12106

Y es que, al comenzar el partido, unas cuantas decenas de socios del sector 109, como ya sabréis por el altavoz tan sospechosamente raudo que les ha otorgado el medio oficial del régimen, Deia, y cómo no, de sus supuestos antagonistas de Vocento, han protestado por la decisión de la directiva de desplazarles de su localidad para dejar espacio a la ampliación de la grada popular. Claro, es lo que tienehacer oídos sordos a cualquier otra alternativa ya ofrecida por la grada (como desplazarse a sur y mitigar los efectos de la lluvia y sacar a los jetas del 124, 2 en 1) para no tener la necesidad de molestar a los socios que ocupan sus asientos en la tribuna norte.

Empezamos mal, y podemos acabar peor si no ponemos remedio. Tras la protesta, parte de la grada reaccionó con algunos cánticos que desde luego no ayudan a llevar a buen puerto la tan ansiada ampliación por la que tanto se ha trabajado. Porque el hecho es que al final, la directiva, por arte de magia y en un solo movimiento, ha conseguido enfrentar a los socios entre sí, a la par que ha puesto el foco en lo malos que somos en la grada, para alegría y regocijo de todos los enemigos que parece que tenemos en La Catedral.

Pues bien, cabe volver a recordar, por enésima vez, la secuencia de hechos que nos han llevado a esta situación y las alternativas que hay sobre la mesa, para poner el foco en su lugar y que las aguas vuelvan a su cauce.

  • El club, durante la reasignación de localidades con motivo del traslado al nuevo estadio, sube el precio de los carnets de las antiguas gradas norte y sur, de 350 € de media a entre 400 y 742. Hablamos de socios con muchos años de antigüedad a sus espaldas en gran parte de los casos y en muchos otros habiendo sufrido ya desplazamientos forzosos por ubicaciones de aficiones visitantes.
  • Aparte de los precios, nos ofrecían 1100 localidades separadas en dos sectores, sufriendo una reducción de alrededor de 4000 localidades de grada con respecto al anterior estadio.
  • La grada, ante este intento de chantaje y robo de las localidades que ha ocupado históricamente, reacciona ofreciendo un traslado a sur, donde ya se sabía que se iba a mojar la gente, con una ampliación de las localidades disponibles para grada y unificando los dos sectores de norte y sur.
  • El traslado a sur tenía la ventaja de que gran parte de las localidades estaban libres y no habían entrado todavía los socios barria. La oportunidad era única y fue el club, con supuesto asesoramiento de la Ertzaintza, el que lo denegó frontalmente.
  • Tras la imposición de las esquinas y la comprobación de que el sector 124 era un auténtico fraude, comienza la campaña por la ampliación de la grada. Todas las alternativas vuelven a ser las que estaban sobre la mesa por parte de una ICHH abierta a todas las opciones. La respuesta siempre es no, a pesar de promesas y plazos siempre incumplidos.
  • El club parece que mueve ficha con comunicados que al final no cristalizan en nada concreto, con lo que se da un plazo para intentar llegar a un acuerdo.
  • Cuando éste parece que puede llegar a buen puerto y se desactiva una hipotética reacción de la grada, el club, en vez de trabajar de manera horizontal dialogando con todas las partes y ofreciendo contrapartidas reales, parece que intenta imponer a los socios del 109 unas medidas unilaterales.

Esta línea de acontecimientos, totalmente ignorada por Deia y Vocento, a los que únicamente interesa la carnaza, es un insulto a la lógica, a la transparencia y al sentido común. Unas decenas de personas y una pancarta han bastado para que les den voz en sus medios, mientras han ignorado toda la campaña de la grada durante los últimos años. Eso es informar, claro que sí.

Mientras hay miles de localidades Premium sin asignar y sin vender, un sector 124 que funciona bajo mínimos y la intención de gastarse 10 millones de euros en extender la cubierta a punto de ser aprobada, sucumbimos al instinto y las ganas de que San Mamés tenga una grada a la altura de su historia y no un córner donde parecemos visitantes en nuestro propio estadio .

Desde aquí llamamos a la calma, pues. Si bien es verdad que en nuestra condición de socios de la grada nos llama poderosamente la atención lo mucho que se mueven algunos socios de tribuna para unas cosas y lo poco que lo hacen para otras igual o más importantes, es totalmente comprensible que los intentos de imposición con unos plazos tan cortos sienten mal, aunque sospechemos la premeditación de todo esto por parte de Urrutia y sus peones, Ucha a la cabeza. El hecho de que ciertos medios carroñeros aprovechen la ocasión para azotarnos sin piedad evidencia que la maniobra bien podría ir en esa línea.

La grada está dispuesta a todo tipo de alternativas en cuanto a localización para ampliar su aforo. Es el club, con la actual directiva y de la mano de otros agentes externos, el que se niega frontalmente a valorarlas. Así pues, no nos enfrentemos entre nosotros, exijamos al club valentía en sus decisiones y pongamos solución de una vez a tres temas que pueden resolverse de una manera mucho más inteligente y audaz: la ampliación de la grada, el problema de la lluvia en sur y la eliminación de infiltrados en el 124.

Y tampoco olvidemos que los tan aclamados asientos premium están vacíos en un 99% cada partido. Su única justificación es el porcentaje que cubren para ser un campo 5 estrellas para la tan cacareada Eurocopa que tan ricos nos hará. Nos suena a argumento megalómano y vacío que se suele usar para justificar otro tipo de superinfraestructuras tan del gusto de ciertos estamentos. Pero nosotros solo vemos un par de miles de asientos ocupables por socios a los que se les podría dar una salida.

Para terminar de rizar el rizo, el club sigue negándose a la existencia de la figura del abonado con la que dar entrada a jóvenes al estadio. Sólo acepta traslados de socios a la futura grada ampliada. Política de club, y no hay más que hablar.

Diálogo y unidad entre hinchas, que al fin y al cabo, el club es nuestro. Ésa es la vía.

ATHLETIC ZALEOK GARA

Todos vuestros, Agiriano

Si hay alguien dando palmas con las orejas por el fichaje de Raúl García es El Correo. Tan magno acontecimiento gozó de una cobertura de seis páginas glosando su trayectoria y loando sus virtudes. Tampoco escatimaron en artículos de opinión sobre el asunto, lo mismo firmados por Agiriano que por un Ayarza capaz, decía, de ponerse en la piel de Javi Martínez, Herrera y compañía y, lógicamente, optar por salir de Bilbao. La risión para quienes peinamos canas y vimos saltar al césped al ínclito. Michel de comentarista, Alkorta de tertuliano-economista en magazín vespertino de ETB2, Clemente en twitter. En fin, exfutbolistas subiendo el precio del pan.

La hagiografía en honor a Raúl García contenía unas palabras de Agiriano criticando a Urrutia por su incoherencia a la hora de fichar al navarro, pues contradecía todas y cada una de las ruedas de prensa del presidente. Básicamente, en ese punto estábamos de acuerdo (putos y financistas). Ocurría, sin embargo, que Agiriano celebraba la incoherencia y la llegada de Raúl García. Es su opinión. Hasta ahí sin problema.

Aguiriano

Lo sorprendente llega dos semanas más tarde de la pluma del propio Agiriano. Un fichaje que es “un gran éxito de gestión de Urrutia” y es aplaudido por el público de San Mamés en un acto “tan carente de cualquier poso sentimental” se torna, de repente, problemático. Porque “la filosofía del Athletic se queda en nada (al menos nada bueno) si se prescinde del sentimiento que la ha impulsado”. ¿Entonces, qué hay que hacer? “Resolver una injusticia”, dice Agiriano. ¿Cuál?, os preguntaréis.

“Pienso en aquel peñista de Belmonte (Cuenca) que un día me preguntó con tristeza por qué su hijo no podía jugar en el Athletic. (…) No me gustaría que alguien pudiera preguntarme qué tipo de filosofía es aquella que permite a un club contratar por una millonada a un profesional que nunca ha tenido el más mínimo sentimiento rojiblanco (o nos ha malquerido) tan sólo porque su DNI dice que ha nacido en Pamplona (…) En fin, que debemos de aceptar que todos son los nuestros, por supuesto, pero sin olvidar que lo son más los que siempre nos han querido”.

El consejo que le da a Urrutia, y entre líneas a la masa social, es “abandonar discursos esencialistas”. Ya no hace falta que el equipo flirtee con el descenso para que El Correo dé la turra con fichar extranjeros; ahora marean la perdiz con sensiblería barata de hijos de peñistas casualmente españoles. Podían haber hablado de la diáspora o del australiano que en verano quiso fichar por el Athletic, pero es mejor acabar de cargarse lo que queda de filosofía empezando por Cuenca.

Si lo que se lleva es la mentalidad pragmática, utilitarista y profesional, no nos llevemos a engaño, señor Agiriano, y seamos coherentes. Olvidémonos de cualquier sentimiento que no sea el amor al dinero y fichemos a Forlán, Griezmann, africanos a precio de saldo, etc. A lo grande. Sin esencialismos (risas, por favor). Esperamos una inocente encuesta al respecto en la web del ABC Sección Vizcaya a fin de pulsar la opinión de la afición. El súmmum de la participación democrática en el Athletic, o al menos con la misma incidencia real.

Amigos, no basta con estirar la filosofía como un chicle para fichar a Laporte, Viguera, Saborit y demás, siempre se podrá dar otra vuelta de tuerca. Hijos de peñistas, el paradigma del pragmatismo sentimental, la solución a nuestros males. Obviamente, no estaríamos discutiendo boludeces si Macua y Urrutia, tanto monta, monta tanto, no lo hubieran puesto en bandeja. Un Urrutia, por cierto, al que Agiriano y El Correo han de zumbar aun cuando cumple sus deseos. Pero como diría ese conocido trencilla: “sigan, sigan”… banalizando. Porque la filosofía nada tiene que ver con vascos, detallito nimio que conviene obviar, ni con la identificación de la hinchada con jugadores e institución, sino con “sentimiento”. Todavía veremos a Urrutia recitar la palabrería y las inconsistentes filigranas silogísticas ad hoc de Agiriano, si es que no lo ha hecho ya.

El Correo Hooligans: anima tú

Podemos estar tranquilos. Si los ingleses tienen sus firms de hooligans, los italianos los ultras y los argentinos las barras bravas, nosotros tenemos a El Correo Español para que San Mamés tenga voz. Así titulan su artículo para dar a conocer los ganadores del concurso que han organizado para, supuestamente, crear canciones para ser cantadas en San Mamés. En su día nos partimos de la risa cuando vimos el anuncio del concurso, y ayer, viendo los ganadores, todavía más.

Animatu

Cómo no nos vamos a descojonar viendo como una tal Olaia les cuela en sus derechosas fosas nasales la versión de una canción revolucionaria italiana en honor a los partisanos antifascistas, y encima se lleva 3000 euros de premio. Nos quitamos la txapela, porque en el fondo, sabemos que realmente, los del Correo ni siquiera sabían que la canción era Bella Ciao, por otra parte, ya usada y cantada en multitud de gradas con conciencia de clase (Livorno, Torino, Burdeos…), justo lo contrario que ese medio. Tampoco esperábamos mucho de quienes se financian con anuncios de contactos y de dar portadas a Mercadona, ¿no? Si lo llegamos a saber, colamos una versión de Bandiera Rossa.

Sobre el concurso en sí, qué vamos a decir. En pleno debate sobre la grada popular y el ambiente de San Mamés, cuando hay una actividad inusitada alrededor de la grada con canal de youtube, blogs y un despliegue de medios importante, cogen estos oportunistas, y fieles a su estilo, tratan de meter sus sucias garras en una fiesta a la que nadie les ha invitado. Pensaréis que somos unos amargados y que El Correo ha intentado aportar su granito de arena en forma de billete de 500, lo único que entienden estos juntaletras liberales de tres al cuarto. Y nosotros diremos que si alguien pisa San Mamés conocerá perfectamente de dónde salen el 99% de los cánticos en La Catedral y que este concurso sólo busca protagonismo en un ámbito donde El Correo no pinta nada, ni pintará, mal que les pese. Mejor que se dediquen a echar basura sobre el Athletic para poner a su candidato oficial en Ibaigane, que se les da muy bien.

En fin, que a ese punto hemos llegado y esto es lo que piensa Vocento de la afición del Athletic, tratándola como si fuera una mercenaria en busca de dinero. Y con algunos ha dado en el clavo, 3000 euros son una buena pieza de caza y un ganador ya ha dicho que va a reformar su habitación con la pasta. Lo que sucede es que quizá lo que no se habían planteado es que la gente acabara participando sólo por eso, por la pasta, y no por amor a los colores, con lo que el concurso en sí queda bastante desdibujado y con poco sentido.

Aaaay, afición del Athletic, quién te ha visto y quién te ve vendiendo tu dignidad por 30 monedas de plata de los Pilatos de la provincia. Como cantaban los Siniestro, menos mal que nos queda Portugal, o la Herri Harmaila, y como siempre, se seguirá cantando y componiendo simplemente por el bien del equipo y el ambiente en La Catedral, desde los bares, desde la calle o el autobús en algún desplazamiento. Sin patrocinios.